Amanece que no es poco

Hemos definido los milagros como efectos naturales de causas excepcionales.La acción inmediata de la voluntad humana sobre los cuerpos, o por lo menos esa acción ejercidasin medio visible, constituye un milagro en el orden físico.

La influencia ejercida sobre las voluntades, o sobre las inteligencias, sea repentinamente, sea en untiempo determinado, y -capaz de cautivar los pensamientos, de cambiarlas resoluciones mejor adoptadas, de paralizas las más violentas pasiones, esa influencia, en fin, constituye un milagro enel orden moral.El error común relativo a los milagros, es el de mirarlos como efectos sin causas, comocontradicciones de la naturaleza, como ficciones repentinas de la imaginación divina; y no se piensaque un solo milagro de esta especie rompería la armonía universal y sumergiría al universo en elcaos.

Hay milagros imposibles, aun para el mismo Dios. Son estos milagros absurdos. Si Dios pudiera ser absurdo un solo instante, ni él ni el mundo existirían un instante después. Esperar del arbitrio divinoun efecto del que se desconociera la causa, o cuya causa no existiera, es lo que se llama tentar aDios; esto es sencillamente precipitarse en el vacío.Dios acciona por sus obras; en el cielo opera por sus ángeles y en la tierra por los hombres.

Así, pues, en el círculo de acción de los ángeles, éstos pueden todo lo que sea posible a Dios, y en elcírculo de acción de los hombres, éstos disponen igualmente de la omnipotencia divina.

Al ver las imágenes de Soraya y Cospedal con su mantilla y su peineta, tan españolas ellas, recordé esa escena genial de Amanece que no es poco en que el alcalde, un impagable Rafael Alonso, conminaba al pueblo desde el balcón a que volvieran a los tiempos de la posguerra con un esfuerzo mental que acababa con varios exilios involuntarios a Alemania: “Venga, todos a hacer flashback. Haced flashback, haced flasback”.
En el flashback sociológico que estamos padeciendo a marchas forzadas, Soraya y Cospedal se han metido de rondón en un cuadro de Julio Romero de Torres pero con el erotismo bajo mínimos, más bien con un aire a las hermanas Hurtado cuando se vestían de tacañonas en el Un, dos, tres. La posguerra ya ha quedado atrás, rebasada por los desvelos de un gobierno que ha abandonado el modelo franquista por blandengue y obsoleto, que hasta se preocupaba de los pobres en las fiestas de guardar y les construía escuelas y hospitales cuando le daba por ahí.
Juan de Ávila ha tardado cuatro siglos en sacarse el doctorado en el Vaticano, no está nada mal teniendo en cuenta que en esta ilustre academia del saber no aprobaron a Galileo hasta anteayer, cuando cayeron en la cuenta de que sí, de que la Tierra no es el centro del universo y de que a lo mejor es redonda. Juan de Ávila era un sabio que fomentaba la educación y ayudaba a los niños, una tarea imposible de llevar a cabo hoy día, cuando hay tantos colegios públicos y tantos niños capaces de escribir de oído, pero para eso está el PP, para que los santos empiecen a educar de cero a base de milagros.
Peregrina como ella sola, aunque sólo de ideas, Cospedal ha dado un salto aéreo a Roma y a la Contrarreforma vestida igual que algunas pinturas negras de Goya, para ir haciendo juego con su gestión decimonónica. Doctores tiene la Santa Madre Iglesia para elucidar si su doctrina de dejar morir a los emigrantes sin papeles a las puertas de los hospitales de Castilla La Mancha es más de Cristo o más de Gengis Khan. Cospedal y Soraya se han ido de curas para dar ejemplo, no como esas jóvenes alocadas que van a una despedida de soltera a ver cómo un señor se despelota y terminan la noche con el tanga en los tobillos. A falta de gigolós, Cospedal ya tiene cuarenta y un asesores nombrados a dedo sólo para que le hagan un estriptís de ocurrencias, como ésta de marcharse a Roma para la canonización de un sabio del siglo XVI mientras, en España, los sabios y doctores del XXI emigran a Alemania a hacer flashback. 

bienvenidos donde la información no procede de Satá

Hay una verdadera y una falsa ciencia, una magia divina y una magia infernal, es decir, embustera ytenebrosa; vamos a revelar la una ya desvelar la otra; vamos a distinguir al mago del hechicero, y aladepto del charlatán.El mago dispone de una fuerza que conoce; el hechicero se esfuerza por abusar de lo que ignora.El diablo, si está permitido emplearen un libro de ciencia esta palabra despreciable y vulgar, seentrega al mago y el hechicero se entrega al diablo.El mago es el soberano pontífice de la naturaleza, el hechicero no es otra cosa que el profanador dela misma.El hechicero es al mago lo que el supersticioso y el fanático al hombre verdaderamente religioso.

En Judea se consagraban dos machos cabríos, el uno puro el otro impuro. El puro, era sacrificado en expiación de los pecados; el otros, cargado por imprecaciones de esos mismos pecados, era enviando en libertad al desierto. ¡Cosa extraña, pero de un simbolismo profundo! ¡La reconciliación por la abnegación y la expiación por la libertad! Pues bien; todos los sacerdotes que se han ocupado del simbolismo judío, han reconocido en el macho cabrío inmolado, la figura de aquel que ha tomado —dicen ellos— la propia forma del pecado. Luego los gnósticos no estaban fuera de las tradiciones simbólicas, cuando daban al Cristo libertador la figura mística del macho cabrío

In hoc signo vinces es una traducción en latín de la frase griega “ἐν τούτῳ νίκα”, en toutōi nika, que significa “en este signo vencerás“.
Según la leyenda, Constantino I adoptó esta frase griega “, εν τούτῳ νίκα”, como lema después de su visión de un Crismón en el cielo justo antes de la batalla del Puente Milvio contra Majencio el 12 de octubre del año 312. El símbolo del cristianismo primitivo consistía en un monograma compuesto por las letras griegas chi (X) y rho (P), los dos primeros en el nombre de Cristo (en griego: Χριστός). En épocas posteriores el crismón “IHS”, representaba las tres primeras letras de “Jesús” en griego latinizado (Ίησους, latinizado IHSOVS) y el “In hoc signo” de la leyenda.
http://es.wikipedia.org/wiki/In_hoc_signo_vinces

Con la

el anciano – que es el diablo

LOS SOPRANO PP 2
Hemos regrabado el programa ‘perdido’ del 02/04 para que podáis disfrutarlo. Hablamos de la respuesta ciudada na a la sordera política ante el drama de los desahucios con Cristina Fallarás, Dionisio Moreno y Mohamed Aziz. Y además, os ofrecemos el capítulo 12 de ‘Compañeros’

En cábala, el principio oculto, se llama el anciano, y este principio multiplicado y como reflejado en las causassegundas crea sus imágenes, es decir, tantos ancianos como hay de concepciones diversas de suúnica esencia. Estas imágenes, menos perfectas al alejarse de su manantial, lanzan a las tinieblas unúltimo reflejo, o un postrer resplandor que representa a un anciano horrible y desfigurado; es lo quese llama vulgarmente el diablo. Así, un iniciado ha osado decir: «El diablo es Dios comprendido por los malvados
Santander pasa el examen

el demonio es un ángel caído por haber querido usurpar la divinidad. Esto pertenece al lenguaje alegórico de los profetas y de los autores deleyendas. Filosóficamente hablando, el diablo es una idea humana de la divinidad sobrepasada y desposeída del cielo por el progreso de la ciencia y de la razón. Moloch, Adramelek, Baal, han sidoentre los orientales primitivos, las personificaciones del Dios único, deshonradas por los bárbarosatributos. El dios de los jansenistas creando para el infierno a la mayoría de los humanos, ycomplaciéndose en las torturas eternas de aquellos a quienes no ha querido salvar, es unaconcepción todavía mas brutal que la de Moloch así, el dios de los jansenistas, es ya para loscristianos prudentes e instruidos, un verdadero Satanás caído del cielo

Un hombre y una mujer han sido hallados en la tarde de este martes muertos por impactos de bala en la misma habitación de una vivienda en Santiago de Compostela. Los indicios hallados por la Policía apuntan a un “suicidio concertado” entre ambos.


Junto a los cuerpos se encontró una nota manuscrita en la que las dos personas explicaban la razón por la que decidieron quitarse la vida y que apuntan a “motivos económicos”, según fuentes policiales.
Los cuerpos han sido localizados en una habitación de un domicilio en la calle Lisboa, del barrio compostelano de Fontiñas.
Al lugar de los hechos se han desplazado agentes de la Policía Nacional, que ha abierto una investigación, aunque los primeros indicios apuntan a un suicidio  pactado entre la pareja.
Los fallecidos, un hombre de unos 50 años, y una mujer de unos 35, presentaban impactos de arma de fuego y se hallaban juntos en la misma habitación del domicilio.
20 minutos