La respuesta ejemplar de un joven a una oferta de prácticas sin remunerar: “No trabajo gratis, no me vas a vender la moto

Quantcast

No cobrar ni un euro por trabajar. Ese es, desgraciadamente, el sino de numerosos jóvenes cuando acaban sus estudios en la universidad. Muchos de ellos, impacientes por entrar en el mercado laboral, aceptan resignados ofertas de prácticas sin remuneración, mientras algunas empresas lo venden bajo el lema Te estoy dando la oportunidad de aprender, qué mas quieres’.

Otros, sin embargo, no están por la labor de pasar por el aro de una manera tan humillante. Es el caso de Carlos, un joven catalán de 24 años que explotó cuando recibió por email la propuesta de Bloom Estudio (una empresa dedicada al diseño y lanzamiento de páginas web) tras presentar su candidatura en una prometedora oferta anónima de un portal de empleo para estudiantes.

“En principio nos interesan personas que puedan formalizar un convenio de prácticas, las practicas serán sin remuneración ya que queremos ver la valía de cada persona y valorar lo que nos aporta al equipo”, le dijeron el pasado 29 de abril. Cansado de trabajar de manera precaria, no se cortó en su respuesta: “me niego rotundamente a trabajar gratis y menos teniendo que pagar una habitación”.

Desde la empresa intentaron apaciguar los ánimos de Carlos justificando su decisión e incluso pidiendo disculpas por las posibles molestias causadas, pero lejos de conseguirlo, recibieron un repaso moral digno de tener en cuenta por cualquier comité de empresa:

“Lo siento, pero no me vas a vender la moto. Puedes adornarlo todo lo que tú quieras y escribir una frase de siete líneas, que no me la cuelas (…) Llevo cuatro convenios firmados, tres sin cobrar y uno cobrando. SIEMPRE es la misma historia. “Te damos la oportunidad de lanzar tu carrera en una agencia joven, con un equipo dinámico” bla, bla, bla.

Buscáis una persona que redacte y os lleve las redes sociales (…) ¿qué recibe a cambio?) Una palmadita en la espalda y un “muy bien, sigue así”. ¿Con qué se paga esa persona el transporte? ¿Cómo se paga la comida? ¿Cómo hace su vida? ¿Cómo se paga el alquiler de la habitación? ¿Sigo?
A base de becarios no remunerados yo también me monto una empresa. Sé muy bien que el puesto es de prácticas, pero lo que pretendéis hacer es inmoral y roza la exclavitud, además de ser vergonzoso, entre otras muchas cosas”, sentenció Carlos.
Su historia de supervivencia laboral le ha llevado, como a tantos otros, a ‘pringar’ desde la adolescencia para intentar hacerse un hueco en el mercado, pero su lucha no es fácil. A punto de firmar su quinto convenio universitario, con tres años de experiencia laboral y sin un euro cotizado, se ha visto obligado a decir basta. “Espero que mi caso pueda servir para denunciar a todas estas agencias y empresas que viven de becarios y que no tienen ni la decencia de pagar el transporte, como mínimo.”, nos comenta. Mientras tanto, Bloom Estudio no ha querido pronunciarse sobre el tema al ser contactados por Yahoo! Finanzas y siguen con su oferta en el portal de empleo.
[Actualización: Bloom Estudio se defiende y contesta a Carlos]
A continuación puedes ver la cadena de mails entre la empresa y Carlos