La lúgubre estancia secreta de la ONU

————

La lúgubre estancia secreta de la ONU, porque casi nadie la conoce, y porque tampoco puede entrar cualquiera, parece que se afila en un extremo del rectángulo y se dilata en el extremo opuesto, como si fuera una pirámide tumbada, y apuntando hacia el sol, el dios mayor de las sectas satánicas y de las antiguas culturas paganas.

El suelo del templo de la ONU dedicado al “dios desconocido” es muy llamativo, formando bloques alineados en niveles o escalones, al estilo masónico, que se dirigen hacia la luz que sale del fondo, y que es la única fuente que ilumina la estancia.

El cuadro pictórico que hay al fondo contiene mensajes en clave hermética, pero vemos que abundan los triángulos y los cuernos o medias lunas en diferentes partes de la obra. Que no se nos pase identificar la serpiente que sube de abajo arriba y que recorre verticalmente el cuadro por su mitad.

Pero, ¿a alguien se le ha ocurrido pensar en qué hay detrás del cuadro? ¿Qué tapa el cuadro a la vista de los ojos corrientes?… La respuesta puede ser escalofriante.

La piedra oscura que preside el Sancta Santorum de la ONU es de lo más terrorífica. Pesa 6 toneladas, el número del Diablo; no podían ser ni 5 ni 7. En las sectas masónicas, y por supuesto en la fraternidad diabólica Illuminati, todos los detalles son de una gran importancia.

Esa piedra nos recuerda a la piedra habitual de los rituales de sacrificios humanos y de animales de las culturas paganas y de los cultos negros. ¡Quién sabe las sesiones secretas y rituales que habrán visto esas paredes!…

Y una pregunta muy importante: ¿Qué habrá dentro de la piedra rectangular?… ¿Alguien puede certificar que dentro de ese bloque pétreo no hay nada más que el propio material de la pieza?

La piedra del templo solar de la ONU es parecida a la piedra rectangular y satánica que se adora en La Meca, la capital religiosa del mundo musulmán, que por cierto es una piedra de color negro y de procedencia meteorítica; vino de las estrellas. Los dioses demonios se representan en el espacio como estrellas. De ahí la creencia egipcia de que el alma del Faraón, al morir, era lanzada al espacio y se convertía en una estrella.

La piedra negra de la sala de la ONU es una masa de materia negra para la concentración de demonios.

El Edificio de la ONU por dentro

Hay que tener en cuenta que el Edificio oficial de la ONU en Nueva York se construyó dentro de los terrenos que eran propiedad del magnate satanista David Rockefeller, líder mundialista y sionista Illuminati y cofundador del Club Bilderberg.

Así es la Asamblea de la ONU por dentro. Es curioso el diseño ocultista illuminati de este espacio del Gobierno del Mundo. La imagen no tiene desperdicio y ahora comprenderás por qué.

Arriba hay una bóveda celeste, en donde se refleja el firmamento espacial, lleno de estrellas, y en el centro el Sol, dios de las sociedades secretas. De la bóveda estrellada desciende un rayo, como una rampa, hasta la Mesa Central que dirige la sala.

Ese rayo que desciende a la sala de la ONU es de color dorado, solar, en forma de pirámide, más estrecho por arriba y más ancho por abajo. Alrededor de ese monolito solar se extienden todas las hileras y filas de bancadas de los asistentes miembros, como si fueran rayos proyectados desde el centro. En el centro del rayo piramidal está el emblema de la ONU con forma de Ojo, un solo ojo que lo controla todo. Las dos pantallas hacen de cuernos en el obelisco dorado.

Traducción más clara, para quien no lo haya entendido del todo, porque estos chiflados iluministas siempre dan mucha importancia a los diseños y a los símbolos: El dios Sol y los dioses demonios, extraterrestres, que habitan en el espacio estelar, dictan al mundo, las normas y la Agenda de la Tierra, a través de la ONU.

ONU, una Historia de Corrupción


Eric Frattini presenta su libro “ONU. Historia de la Corrupción”.

En este libro se describen los episodios más vergonzosos, conocidos, de una organización que ha fomentado guerras en África y en todo el mundo; acusada de abusos a menores, extraño juez en la guerra fría, protagonista de la malversación de fondos en programas como el célebre Petróleo por Alimentos, etc…

En definitiva, la ONU, desde sus inicios, ha escrito una historia repleta de corrupción. Vivimos en un mundo con gobiernos corruptos, instituciones internacionales corruptas, una ONU corrupta y un Vaticano corrupto; el mundo corrupto de Satanás.