Barack Obama, a preparar una fuerza internacional para entrar en Siria y

Se lee en elSohar,uno de los grandes libros sagrados de la Cábala, que, «la serpiente mágica, hijadel sol, iba a devorar al mundo cuando la mar, hija de la luna, le puso el pie sobre la cabeza y ladominó». Por esto es por lo que, entre los antiguos, Venus era la hija del mar, como Diana eraidéntica a la luna; también por esto el nombre de María significa estrella del mar o sal del mar.

El senador John McCain urgió hoy al presidente estadounidense, Barack Obama, a preparar una fuerza internacional para entrar en Siria y poner bajo control sus presuntas armas químicas en caso de que sea necesario.


Las informaciones sobre el presunto uso de armas químicas en Siria, han aumentado la presión republicana sobre la Casa Blanca para que ayude más a los rebeldes sirios a derrocar el gobierno del presidente Bashar Al Assad.
El senador republicano por Arizona, John McCain, ha declarado que EE.UU. no debe enviar tropas de inmediato, pero sí cree que debe convencer a un grupo de países aliados para que una fuerza internacional “esté preparada en términos operativos” para impedir el uso de las armas químicas contra la población, tanto por parte del gobierno, como de los extremistas.
“Hay que estar preparados con una fuerza internacional para entrar [en Siria] y garantizar que estos arsenales de armas químicas, y quizá biológicas, estén seguros”, señaló McCain en una entrevista con la cadena NBC.
El viernes pasado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que el uso de armas químicas por parte del gobierno sirio “cambiaría las reglas del juego”, aunque puntualizó que “las evaluaciones de inteligencia” sobre este tema aún son insuficientes.
Por su parte, el Gobierno de Bashar al Assad acusa a los rebeldes de recurrir a este tipo de armamento y hace referencia al ataque que sacudió la región de la ciudad de Alepo en marzo por el que demandó a la ONU que investigara el caso. Rusia apoyó la petición del Gobierno sirio. Según el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, la situación en Siria parece acercarse a un escenario como el iraquí.
RT

la resignacion – o cambiar de signos

Si se nos pregunta cómo un signo puede tener tanto poder sobre los espíritus, nosotros preguntaremos a nuestra vez por qué el mundo cristiano se ha prosternado ante el signo de la cruz.El signo no es nada por sí mismo, y no tiene fuerza sino por el dogma de que es resumen y verbo.Ahora bien, un signo que resume expresándolas, todas las fuerzas ocultas de la naturaleza, un signoque siempre a manifestado a los espíritus elementales y a otros un poder superior a su naturaleza lesinfunde temor y respeto y les obliga a obedecer, por el imperio de la ciencia y de la voluntad sobrela ignorancia y la debilidad.

La vicepresidenta del Gobierno y los ministros de Economía y de Hacienda comparecieron tras el Consejo de Ministros y trataron de presentar un panorama de futuro optimista al tiempo que mostraban unos datos demoledores en los dos grandes objetivos del Ejecutivo: el crecimiento económico y la creación de empleo. Sobre el primero, Luis de Guindos anunció que, frente a una previsión inicial de caída del PIB de 0,5 en 2013, éste se contraerá un 0,8% más, hasta alcanzar un -1,3%, en consonancia con las previsiones de los organismos internacionales.
Además, en la “Actualización del Programa de Estabilidad 2013-2016”, el escenario macroeconómico del Gobierno contempla subidas del PIB del 0,5, 0,9 y 1,3% en 2014, 2015 y 2016 respectivamente. El escenario de creación de empleo es aún peor, pues el Ejecutivo prevé caídas del 3,4 y 0,4% en 2013 y 2014 y leves subidas del 0,3 y el 0,7 en 2015 y 2016 respectivamente.

Con este escenario, sin embargo, y con la cautela de presentar unas “hipótesis extremadamente conservadoras”, “prudentes” y “cautas”, De Guindos aseguró que “la recuperación” de la economía española estaba empezando, porque se “está dando la vuelta” a la situación de crisis. A pesar de todo, el Gobierno reconoce que “falta mucho” para que los datos macroeconómicos positivos (balanza comercial o costes de financiación) “se traduzcan a la economía real” y así lo explicará el presidente Mariano Rajoy en una comparecencia en el Congreso de los Diputados que solicitará hoy mismo para detallar las reformas que hoy ha adelantado su equipo y que la vicepresidenta aseguró que se producirá en “el más breve plazo posible”.

“Desindexar” las pensiones del IPC

La vicepresidenta anunció que se realizarán ocho grandes reformas, entre las que se encuentran la luz verde a las cacareadas leyes de transparencia y reforma local, la subida de impuestos especiales (medioambientales, entre otros que no ha querido concretar Cristóbal Montoro) o el mantener la subida del IRPF hasta 2015, corrigiendo así las intenciones iniciales del Ejecutivo, que aseguró que lo bajaría en 2014.
Soraya Sáenz de Santamaría ha anunciado, asimismo y entre las medidas de consolidación fiscal y Seguridad Social, la “regulación del factor de sostenibilidad, para garantizar el futuro del sistema de pensiones” y aunque no quiso adelantar nada, a la espera de los trabajos de una comisión creada al respecto y de la negociación en el marco del Pacto de Toledo, dejó en el aire la posibilidad de “desindexar” las pensiones del IPC anual, es decir, que no suban en función de éste, explicó la portavoz del Gobierno. Esta desindexación sí se producirá en las rentas públicas y afectará, especialmente, a los contratos administrativos.

“Bienvenida” de Bruselas

El Gobierno ha decidido posponer el cumplimiento del objetivo del déficit del 3% hasta 2016, dos años más tarde de lo previsto y la Comisión Europea le ha dado el visto bueno. También al ajuste fiscal propuesto hoy por el Ejecutivo, aunque Bruselas no se pronunciará sobre las reformas hasta el 29 de mayo, según ha trasladado en una nota en la que daba la “bienvenida” al plan de Rajoy sin entrar a valorarlo. En el Ejecutivo están satisfechos con la reacción de Bruselas, han señalado fuentes del mismo, y ven en las palabras del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn un espaldarazo a las políticas económicas del Gobierno. Las citadas fuentes se basan en el “grado de cumplimiento altísimo” de las recomendaciones de la UE a España hechas en junio de 2012. En Bruselas nos están diciendo que “sigamos como estamos”, que “profundicemos” en la hoja de ruta de ajustes, han señalado desde La Moncloa.

El Ejecutivo quiere dar una imagen optimista a pesar de la crudeza de las previsiones y de la falta de cumplimiento de los dos objetivos clave, la creación de empleo y el crecimiento económico. Su argumento central es la bajada “histórica” de la prima de riesgo, que permite a España mejorar su financiación y ahorrarse 1.000 millones de euros, según cómputo del propio Gobierno. Éste también hace extensiva a las empresas la mayor facilidad de financiación, lo cual les permitirá la creación de 80.000 puestos de trabajo en un año, siempre según los cálculos de los conservadores, que, en un documento trasladado al PP, estiman que “por cada 100 puntos de reducción de la prima de riesgo, se crean 80.000 puestos de trabajo

Neptuno – ego sum quid sum

Mercurio Trismegisto comienza su admirable símbolo, conocido bajo el nombre de tabla de esmeralda, por esta triple afirmación: Es verdad, es cierto sin error, es del todo verdad. Así, loverdadero confirmado por la experiencia en física, la certidumbre desprendida de toda aleación deerror en filosofía, la verdad absoluta indicada por la analogía en el dominio de la religión o de loinfinito, tales son las primeras necesidades de la verdadera ciencia, y es lo que la magia sola puedeacordar a sus adeptos.

GRECIA 2013-censurado todo lo que pasa y no vemos. Imagenes de la detención de los 4 chicos “anarquistas” de la noticia que difundimos hace unos días (Grecia ha colapsado)
En total silencio y avergonzados por nuestros medios de comunicación, llegan la misma noticia terrible de Grecia.
Mira estas escenas increíbles: algunos niños que mueren de hambre y la miseria son torturados y detenidos por los cuerpos especiales. Seguramente acusados ​​de ser anarquista sólo porque reaccionaron contra la austeridad impuesta.
Mientras que en Atenas la distribución gratuita de fruta y verdura, jubilados, desempleados siguen en emergencia están llegando a un punto de no retorno.
A pesar de los reiterados llamamientos a la calma, el hambre y la frustración no sólo han dado lugar a colas muy largas, pero también al desorden y de hecho, a los chicos detenidos les dieron una paliza. Esta es la Europa actual.
———–

De esta reconciliación del Verbo humano nacerá la verdadera moral, que todavía no existe de unmodo completo y definitivo. Entonces, una nueva carrera se abrirá delante de la Iglesia Universal.En efecto, hasta el presente, la infalibilidad de la Iglesia solo constituye el dogma, y para eso, sinduda, la Divinidad no necesitaba del concurso de los hombres, llamados a comprender que debíancreer primeramente. Pero, para construir la moral, no se da de la misma manera, ya que ella es tanhumana como divina; y necesariamente debe consentir en el pacto aquel que más obligacionesasume. Sabéis que falta al mundo, en esta época que vivimos? Es la moral. Todos lo sienten, todoslo dicen, y por tanto se abren por todas partes escuelas de moral. Que les falta a estas escuelas? Unaenseñanza que inspire confianza, en una palabra, una autoridad razonable, que en vez de ser unarazón sin autoridad es una autoridad sin razón

club Bohemio -Allí se reúnen los millonarios, multimillonarios, las personas que controlan el mundo y construyen armas nucleares

Quantcastviejas grandes verdades Manel Fontdevila

owl-dollar
“Allí se reúnen los millonarios, multimillonarios, las personas que controlan el mundo y construyen armas nucleares”


Asistir a una reunión del misterioso club Bohemio podría ser un asunto prioritario para el ex primer ministro británico, Tony Blair, según un correo electrónico dirigido al ex secretario del Departamento de EE.UU., Colin Powell, obtenido por RT.

El misterioso ‘hacker’ conocido como Guccifer ha suministrado de nuevo a RT correspondencia privada de algunos de los hombres más influyentes del mundo. Esta vez se trata del ex secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, y el tema versa sobre el retiro anual de verano en Bohemian Grove, en California.
En un e-mail enviado el 21 de marzo de 2012, Powell Knight, periodista que actualmente trabaja como director de Rupert Murdoch, el multimillonario magnate de los medios de comunicación, pide a Powell que converse con Tony Blair para que asista al retiro de ese año en el campamento anual del Bohemian Grove, un encuentro que algunos describen como un inocuo club de hombres y otros como una reunión insidiosa del poder.

Desde hace décadas no han dejado de ver a la luz documentales y libros sobre el evento. El periodista Alex Shoumatoff de ‘Vanity Fair’ incluso fue arrestado por intentar infiltrar datos secretos sobre la reunión.
En este lugar se reúnen “los millonarios, los multimillonarios, las personas que controlan el mundo, los bancos y fabrican armas nucleares. Este es su patio de recreo de verano”, dijo el profesor de sociología Peter Phillips a RT en 2011.
“Sabemos que fue allí donde Richard Nixon y Ronald Reagan mantuvieron una conversación acerca de quién y cuándo se iba a postular a la presidencia y llegaron a un acuerdo”, dijo.

correo

“¿Podría señalar suave/firmemente a Tony que usted ya ha programado el fin de semana en Bohemian Grove en su agenda antes de permitir que cualquier otra tarea se interponga en el camino?”, escribe Knight en su último correo electrónico filtrado. “La ausencia de una exposición sugiere que Tony aún no tiene sus prioridades en orden”.

La frase “Yo voy a sugerir lo mismo a Henry”, probablemente se refiera a Henry Kissinger, que ejerció funciones de secretario de estado bajo el gobierno de Nixon y Ford, que también se prepara para asistir al evento de este año.
Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ via (rafapal)
Sobre el carácter satánico del Club Bohemian Grove existe hasta documentación pública norteamericana como puedes comprobar en esta publicación.
Visto en  :  Despierten

En tu película “Calle Santa Fé”1 toman la palabra muchas mujeres


En esta entrevista, la realizadora chilena y antigua militante del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), Carmen Castillo, relata su experiencia militante en los años setenta en Chile, bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Nos cuenta su reflexión sobre lo que significa militar como mujer, y sobre lo que ello ha podido representar en esos años revolucionarios.

En tu película “Calle Santa Fé1 toman la palabra muchas mujeres. Militantes del MIR2, mujeres víctimas de tortura, o que han perdido allegados, mujeres periodistas y comprometidas en el movimiento social, etc. ¿Qué representaba el hecho de ser mujer y militante en el Chile de los años setenta?
En América Latina, en los años sesenta y setenta, era algo normal militar desde la adolescencia, éramos conscientes desde muy temprano de las necesidades de los demás, dábamos así los primeros pasos del compromiso político. Después venía el compromiso en las organizaciones y movimientos revolucionarios. El MIR nació en los años sesenta, en Chile, a la vez del movimiento estudiantil, donde el papel de las mujeres era muy importante, y del movimiento popular, sobre todo de “Los pobladores sin casa”, gentes que llegaban a las grandes ciudades y no tenían vivienda. Las mujeres tuvieron un papel extraordinario dentro de este movimiento porque, aunque la presencia masculina era más fuerte entre los campesinos, fueron las mujeres quienes llevaron a cabo el trabajo de alfabetización en el sur del país. En cierta manera, comprometernos en un movimiento nos parecía algo evidente. No nos planteábamos la cuestión de si éramos mujeres y militantes, todos éramos militantes: hombres, mujeres, jóvenes, obreros, campesinos, indígenas, etc. La especificidad de lo que implicaba ser mujer vino mucho más tarde, como una reflexión dentro del Movimiento. Diría incluso que vino con la clandestinidad, porque en la clandestinidad nosotras, las mujeres, tuvimos papeles bastante específicos, ya que la mayor parte de los hombres estaban detenidos y nos tocó a nosotras ponernos a la cabeza de las organizaciones sociales. Así, las primeras reacciones frente a la dictadura fueron los colectivos de mujeres: de madres, de esposas y hermanas que buscaban a los prisioneros, a los desaparecidos. Después vinieron las nacidas entre la población para organizar el auxilio popular, organizaciones que tuvieron un gran desarrollo en los años noventa, aunque ya en los años setenta estos primeros pequeños colectivos y comités estaban compuestos sobre todo de mujeres, que desempeñaban el papel de agentes de enlace o de cobertura.
Pero el verdadero momento de reflexión sobre la condición de mujer en el seno de una organización militante vino con la tortura y los campos de internamiento. En el encarcelamiento comenzó la reflexión sobre la especificidad de la tortura infligida a las mujeres. Después de la persecución y la represión de las y los militantes en Chile, después de la derrota seguida de la marcha al exilio, llegó a Europa un gran número de mujeres militantes. Estaban solas, la mayor parte con niños pequeños, habían salido de las prisiones y de las casas de tortura clandestinas; se encontraron entonces con los movimientos de mujeres revolucionarias de Europa –hablo sobre todo de París– y podría decirse que en ese momento comenzó un verdadero trabajo de reflexión colectiva sobre la especificidad de las mujeres y el militantismo.
Después de haber superado la muerte de tu compañero y dirigente del MIR, Miguel Enríquez, bajo la dictadura de Pinochet, dices en tu película que “aquel día, dejé de vivir para comenzar a existir”. Exiliada a la fuerza, decidiste continuar en la distancia la revolución emprendida por tu organización política. ¿Lo que comenzaba aquel día era una existencia a partir de una nueva concepción de tu condición de mujer y del compromiso militante?
Hay dos momentos en “Calle Santa Fé”, el momento de la muerte de Miguel y el final de mi vida de mujer libre no fue, en absoluto, el momento en que pasé de la supervivencia a la existencia. Aquel momento fue la ruptura total y el fin de mi vida de mujer libre, enamorada, comprometida, con un cuerpo, un alma, pensamientos, una articulación, … podríamos decir. Fue entonces cuando fue hecha prisionera, después expulsada, y llega el exilio. Hablo de un tiempo bastante largo, en el que la vida de superviviente –hablo de mí, aunque creo que hablo también de mis amigas– era un punzón peligroso, terrible, porque la condición de víctima no produce pensamiento sino que se sufre… se sufre a la vez que se dice que hay que desarrollar el trabajo de la solidaridad y denunciar el régimen de Pinochet. Como “miristas”, teníamos grandes escollos para denunciar, porque éramos una organización armada que resistía a Pinochet con las armas en la mano, y había que explicar por tanto para qué servían las armas, en qué contexto, etc. Para poder ser comprendidas por las organizaciones de perseguidos y de desaparecidos, por Amnesty International y por otras ONG que se ocupaban de ellos, teníamos que hablar de “resistencia”. Esta responsabilidad implicaba por tanto callarse sobre muchas cosas y no dejar lugar al dolor. Teníamos que ser firmes, aguantar, hablar, hacer discursos y, evidentemente, como debíamos estar a la altura de este compromiso de representación, todo lo relacionado con la culpabilidad, la supervivencia, la usurpación y la ilegitimidad estaba muy presente entre nosotras.
Ahora bien, el momento en la película en que hablo de “pasar de la supervivencia a la existencia” es el momento en que, mucho tiempo después, me reencuentro de nuevo con la política, la política donde hoy estoy. Es la ausencia de política lo que mata y lo que en cierta manera lleva al suicidio, a una situación de angustia absoluta. Si no puedes ser mujer y militante a la vez, revientas, te suicidas. Había que llevar por tanto el combate al interior del movimiento para que pudiéramos ser consideradas como mujeres, con todo lo que esto implica: madres, seres humanos que sufren, que lloran, que están en verdad afectados por la dictadura, por la muerte, y por otra parte continuar haciendo política, no simplemente el ritual del exilio –del ghetto exiliado nostálgico– porque eso solo puede ser mortífero. Como mujeres, tuvimos que pasar por todo lo que habíamos sufrido específicamente y preguntarnos cómo podríamos salir de ello y cuál era nuestra responsabilidad en ese momento fundamental –hablo como militante– del combate contra el culto a la muerte y al sacrificio, puesto en marcha por la lógica del torturador.
Esto representó diez años de vida y de combate que nos permitieron participar en las experiencias nacidas en América central, en París y en Italia, es decir, nuestra cabeza se puso a funcionar. Por “existencia” quiero decir simplemente tomar conciencia –de nuevo– de poder ser una mujer militante, no importa dónde, porque no todo se juega en el compromiso clandestino o armado, que es sólo un momento, por importante que sea.
¿Qué influencia tuvieron para una mujer chilena comprometida, como tú, los movimientos feministas emergentes en Francia en los años setenta?
El encuentro con el Mouvement Féministe Révolutionnaire [Movimiento Feminista Revolucionario], y en particular con todas esas mujeres de mi generación, fue esencial para nosotras. Yo pasé de la supervivencia a la vida, y de la vida a la existencia, porque me encontré con estas mujeres francesas y estas mujeres de la Resistencia, mayores que yo, con quienes podía discutir de las experiencias que había vivido. Me decían, por ejemplo: “también nosotras quedábamos embarazadas”, porque en situaciones en las que la vida es tan intensa –porque la muerte te acompaña de forma permanente, hasta el punto de que ya no se piensa en ella, sino que la intensidad de la vida es tan fuerte que ocupa todo el espacio mental y vital– no hay lugar para las pequeñas cosas, para los desfallecimientos. Todo está arbitrado por algo muy vital, por una especie de energía solar y precisamente en esos momentos una se queda embarazada. ¿Es una locura? Sí…, nos decían que era una locura, porque estábamos en la clandestinidad; pero nosotras no queríamos en absoluto sacrificar nuestro deseo de mujeres enamoradas de tener hijos. Ahora bien, si la organización no respondía, nos tocaba a nosotras organizarnos y lo mismo ocurrió a las mujeres de la Resistencia en Francia. Mis reflexiones sobre todo lo que habíamos vivido en la clandestinidad y frente a la dictadura me vinieron justamente del contacto con estas mujeres.
También estaban las mujeres de mi generación, e incluso más jóvenes, que se reunían en las grandes AG [Asambleas Generales] en Jussieu o en grandes fiestas en el Bataclan, mujeres con la experiencia militante de Mayo 68 que continuaban militando en el “Comité Chile”. El “Comité Chile” era un lugar de gigantesco compromiso político en Francia, había 600.000 personas organizadas, entre ellas una gran cantidad de mujeres que eran feministas y se planteaban de otra manera la cuestión de la violencia. La reconstrucción del espacio íntimo en política nos llegó de este encuentro; nos hicimos feministas, evidentemente, pero no combatíamos sólo por el aborto o la igualdad de oportunidades, peleábamos cotidianamente dentro mismo de la organización revolucionaria para ocupar espacios. La luz debía venir de nosotras mismas, del interior y colectivamente; así, por ejemplo, nació el “Proyecto hogares3, que tal vez pudo ser una “gran aberración” –no lo sé– aunque era un proyecto para responder al problema del cuidado de nuestros hijos.
Suele decirse que el siglo veinte fue el de la feminización de las sociedades occidentales; pero desde hace algún tiempo se viene hablando, sobre todo en la sociedad francesa, de que la condición de las mujeres se deteriora. ¿Qué piensas de eso?
Convertirnos en militantes y revolucionarias significa que nuestros compromisos se juegan en cada momento y en la acción; nada está ganado de antemano, la libertad es un acto que se hace, no es un regalo ni una conquista para siempre. A mí, personalmente, no me sorprende que haya que seguir peleando; es desesperante hasta qué punto la manipulación del poder hace que se vuelva atrás: se revisan leyes, se revisan fases, se nos culpabiliza; este desaliento, esta rabia, nos empuja a continuar de una manera cada vez más lúcida. Creo que hoy se nos requiere –a los jóvenes, pero también a nosotras– mantener una lucidez implacable. El Chile de los años setenta era más fácil de comprender: una dictadura aplastaba todos nuestros derechos, nuestras leyes, incluidas los de las mujeres.
Chile era un país –o todavía lo es, no lo sé– donde la mujer ocupaba ya un lugar muy particular en la sociedad, en comparación con otros países latinoamericanos. En los años ochenta, las mujeres estaban en primera línea de la resistencia, en todos los sectores. Llegó la democracia y nos volvimos a encontrar encerradas en el papel tradicional, y sobre todo en el terrorífico papel de consumidoras. En una sociedad donde hay que pagar la educación y la salud, donde todo el espacio de lo imaginario está ocupado con el slogan “hay que triunfar”, el lugar de las mujeres está completamente ahogado, porque al mismo tiempo tiene que proporcionar a los niños el máximo. Las condiciones de trabajo son terribles en todos los sectores, incluso en la clase media, y ese deseo tan sencillo de dar a los niños salud y educación no se puede alcanzar sin endeudarse. Ni siquiera encontramos el momento para discutir entre nosotras, para llevar a cabo acciones, la sociedad chilena se ha vuelto completamente retrógrada, hipócrita y sobre todo muy burguesa. Aunque es un problema mundial, porque en todas partes existe el riesgo de perder nuestras conquistas, como le ocurre hoy también al movimiento sindical y a los trabajadores en general. La urgencia es tanto mayor porque ya no sabemos qué hacer, yo no tengo respuestas. Según mis convicciones, creo que no podemos detenernos y habría que pensar en formas de participación colectiva para que nuestros deseos circulen y la transmisión de mi generación a la vuestra se haga de la manera más directa.
En “Calle Sante Fé” dices: “Como mi vida ya no corría riesgo, debía consagrarme al trabajo militante. Testimoniar sin cesar. Ya no llegaba a ser madre”. Muestras aquí la dificultad de conciliar el militantismo con el “papel tradicional” de madre. Varias mujeres del MIR se separaron de sus hijos para dedicarse mejor a construir un cambio social. ¿Cómo has vivido esta toma de decisión? ¿Crees que militar impone obligaciones más difíciles a las mujeres que a los hombres?
Las mujeres, la maternidad y la militancia… es el gran tema que apenas he mostrado en mi película. Hace algunos años, uno de nuestros hijos me planteó la cuestión: “¿cómo es que nos dejásteis?”. La cuestión de la maternidad y la militancia ha sido planteada por la generación de hoy, y el terremoto emocional que nosotras hemos vivido –que he vivido con esta conciencia que me viene de mi hija– es enorme, porque aunque esto debería haber sido igual para los padres, desgraciadamente no fue así.
A final de los años setenta, cuando pusimos en marcha el “Proyecto Hogares”, para dar una respuesta colectiva de la organización a la cuestión de la familia, de los hijos y de cómo criarlos, la revolución estaba en su punto álgido y decíamos entonces: “somos madres y no queremos ser excluidas del compromiso militante, queremos volver a Chile para recuperar lo que nos pertenece y que no sean sólo los hombres los que respondan a la llamada”. Por tanto, este proyecto no fue promovido en absoluto por una dirección masculina. ¿Se refería a eso? Con todo lo que ha pasado después, me siento tentada a contestar que “no”, pero no serviría de nada; en cambio, hay que situarse en el contexto en que estábamos, porque estábamos con dignidad, dolor y una profunda convicción de habernos unido a la lucha clandestina, que se encontraba en una fase importante.
Para nosotras, dejar a nuestros hijos era un gesto necesario, pero no los abandonamos: los dejamos a todos juntos, para poder pasar dos años construyendo una estructura de resistencia a la dictadura militar. Los confiamos a hombres y mujeres militantes que los cuidaron, primero en Bélgica y después en Cuba. Después llegó la derrota y para muchos de estos niños, llegó también la muerte de uno o de los dos padres… y el abandono para siempre.
¿Qué puede hacerse con ello a la luz del presente? Es fácil decir… “todo eso para nada” –como nos reprochan hoy nuestros hijos. Nos reprochan haberles abandonado, sin que nuestra lucha hubiera impedido que la sociedad chilena se convirtiera en una sociedad ultraliberal. Nuestra actitud es procurar ser lo más honestas posible y abrazar a nuestros hijos y decirles: “veo el horror que he cometido”. En aquel momento, interiormente, yo no tenía elección y este desgarro sólo lo hemos vivido las mujeres. Es nuestra relación con los hijos, habría que cambiar toda la sociedad para que sea de otra manera –tal vez hoy día un hombre se sentiría como nosotras entonces, tal vez se haya podido mover algo en ese sentido. En aquella época, sólo nos afectaba a las mujeres, y nosotras solicitamos que hombres jóvenes se quedasen también con los hijos, para enseñarles el papel de padre y de madre al mismo tiempo. De esta forma, no fueron sólo mujeres mayores sino también muchos hombres jóvenes militantes quienes se dedicaron a esta tarea, porque quedarse con estos niños era también un espacio de militancia política en la organización, durante los cuatro años que duró.
Pero cuando en “Calle Santa Fé” digo esta frase, estoy diciendo otra cosa muy distinta, porque en aquella época, yo personalmente, no estaba del todo en la realidad. La frase hace más bien referencia a una “ilusión”, a ese estado particular de cualquier mujer que acaba de perder al hombre de su vida, a su bebé y donde todo se ha hundido para ella. Esta incapacidad de ser madre, en mi caso personal, no estuvo determinada –como para otras mujeres– por la decisión definitiva de volver al país clandestinamente, sino por esa especie de indecisión, esa capa de cosas confusas que forman la ilusión de ser una militante libre y a la vez una mujer libre y todo eso hace que no puedas ser madre, por tanto era más bien una cuestión personal.
En lo que se refiere a nuestros hijos nacidos aquí, en el exilio, es verdad que hubo una transmisión que pudo ser demasiado cargada, vinculada al sueño de volver al país, al país soñado. Colectivamente como organización, sólo ahora nuestros hijos tienen un lugar; en los años noventa, hubo el movimiento H.I.J.O.S.4 en Chile y sobre todo en Argentina, en el que los hijos de los desaparecidos reclamaban justicia y verdad. Una gran parte de la transmisión viene de ahí, pienso que hemos fracasado en nuestro papel de transmisión, bien por hacerla de manera demasiado aplastante y nostálgica, o porque se hizo en el silencio absoluto o nublado por la culpabilidad, por la derrota y por el abandono. Hay tantas transmisiones como personas militantes que transmiten, pero es una evidencia para mí que los jóvenes exigen de nosotras respuestas a estas cuestiones.
En octubre de 2004, en una reunión que antiguos militantes del MIR habían organizado en la universidad ARCIS en Santiago de Chile –con distintos talleres de discusión sobre temas que habían marcado nuestra militancia– en el taller “Mujeres”, una mujer joven planteó la cuestión: “¿y para vosotras, madres y militantes, qué es la maternidad?” Esto quiere decir que para nosotras esta cuestión no había pasado todavía del estado de sufrimiento al estado de conciencia. Para nosotras lo esencial era decir: estamos verdaderamente en la vida, si deseamos, hay que tener hijos. Esto parecía tan natural que no habíamos asumido efectivamente toda la dimensión de lo que hacíamos. ¿Por ello no deberíamos haber tenido hijos? No lo creo, no. Creo que el deseo de tener hijos es bastante misterioso. En cambio, lo que debemos exigir de la organización o de cualquier pequeño colectivo, es aceptarnos tal como somos. Si una es madre, eso significa no obligar a una militante que no quiere dejar a su bebé a partir clandestinamente a Chile, que tanto una decisión como la otra sea considerada totalmente legítima, que no existe esta “moralización” del papel de madre, pero que tampoco haya desconsideración del tiempo que ocupa en el espacio mental. Nos toca vivirlo primero a nosotras, porque la sumisión insconsciente que hicimos y transmitimos por las madres a los hijos jóvenes, es uno de los temas siemrpe presentes hoy día: lo que se les pide respecto a nosotras, como madres, respecto a una mujer simplemente. Hay que estar muy atentas porque a veces nosotras mismas vehiculizamos comportamientos masculinos o femeninos estereotipados, como gestos habituales.
También muestras en tu película el deseo de “encontrar, aunque sea por un instante, la ilusión de una vida de mujer y de militante. ¿Cuál es esta ilusión? ¿La has cumplido a lo largo de tu vida? ¿De qué forma?
Creo que he tenido una vida cumplida de mujer y de militante. Cuando hablo de ilusión, quiero decir que inventamos prototipos allí donde estamos. En los años sesenta, yo estaba en la universidad, después a la puerta de las fábricas, más tarde en el MIR, más tarde como agente de enlace, después en los colectivos de apoyo a Chile. Era siempre militante, por la sencilla razón de que nunca he pensado un instante de mi vida sin el compromiso político, porque para mí la vida sin ese compromiso no tiene intensidad, no tiene alegría. Es también una manera muy simple de ver la vida y vuelvo a lo que decía al principio: en mi época, teníamos desde muy temprano una conciencia de los demás, y por ejemplo en mi familia éramos muy conscientes de la situación de injusticia y de pobreza que se vivía cerca de nosotros; pasábamos fines de semana construyendo casas junto a los sin-vivienda. También consiste en esto la educación, mucho más que esa educación “protegida” occidental que se recibe a diario. Hay que salir, ir a los suburbios, o a algunos barrios parisinos, intentar ver lo que pasa a nuestro alrededor, y puedo decir que en mi caso, a partir de esta primera conciencia, mi vida adquirió múltiples formas y siempre ha estado en contacto y en unión con un pensamiento vinculado a la política.
La palabra “ilusión” hace referencia a un estereotipo de militante que era el producto de esta autoconsiderada mujer sin ataduras. Con esta palabra de ilusión, quise denunciar en ese momento de la película la mascarada de la mujer militante y libre de sus responsabilidades, que no existe. No se puede ser militante y mujer más que en el día a día y allí donde no se está. Es ésta la cuestión que más me interesa de la acción y del pensamiento. Creo que perfectamente se puede ser mujer y militante en todo momento, que se trata simplemente de desmitificar la mujer militante, volverla “normal”, porque de lo contrario querrá decir que es excepcional y que sólo las gentes excepcionales pueden ser militantes y mantenerse fieles a una organización.
En un momento hablas del “agujero negro” de una vida sin compromiso. ¿Cuál es tu mensaje para todas esas mujeres que militan hoy en diversas formas y, por qué no, para aquellas que por su condición de mujeres creen que el militantismo no les conviene?
Desgraciadamente el término “militante” se ha endurecido, ha sido contaminado por la ideología dominante y ha asociado a la palabra “terrorismo”. No hay nada más opuesto a una militante que una terrorista, es justo todo lo contrario. Tenemos que recuperar las palabras, volverlas a dar su sentido, reapropiándolas nosotras mismas, porque sólo se puede ser militante siendo una mujer entre las otras, y si no es así no sirve de nada; no estamos ahí para ser diez, sino para ser millones. Además, en las condiciones actuales de vida, no disponemos de mucho tiempo, hay que inventar ese tiempo. Hoy día reflexionamos sobre esto: militamos allí donde estamos, sea en los sindicatos o en los colectivos, y a partir de ahí nos movemos y diseñamos conforme a las oportunidades. ¡Nada excepcional! Esto es lo que quiero decir, si la militancia no vuelve a la normalidad, es que se ha pensado mal lo que significa ser militante político hoy día. Hay que volver a dar al término “mujer comprometida” su amplitud poética. Es sencillo, se trata de gestos, de pequeñas cosas, de pequeñas acciones que llevamos a cabo día a día en momentos y en situaciones ligadas al contexto político y social. En mi caso, cuendo me dicen que he hecho esto o aquello, respondo: me quedé en la clandestinidad en Chile después del 11 de setiembre de 1973 y no reflexioné ni un instante. Todo el mundo se movió por ahí dentro de manera natural, porque estaba inscrito antes en pequeños gestos y pequeñas acciones que vienen de muy atrás, que pasan por ser cosas sencillas: una película, un texto o un grafitti en la calle. Hay cosas que nos despiertan y alimentan nuestro pensamiento y nuestra manera de actuar, pero sobre todo es el espacio colectivo, y este espacio está todavía por inventar.

http://www.contretemps.eu/interview…
Traducción del francés: VIENTO SUR
NOTAS
1.Calle Santa Fé”, documental realizado por Carmen Castillo en 2007, es el nombre de la calle donde se encuentra la casa que compartía con su compañero Miguel Enríquez hasta el asesinato de éste y el exilio de ella. El documental es una investigación sobre cuestiones sin respuesta de estos años de la dictadura a partir de rastros que sobreviven en el presente.
2. El Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) es un partido chileno de la izquierda radical creado en 1965 por la conjunción de las luchas estudiantiles y sindicales. Uno de sus primeros dirigentes, Miguel Enríquez, muerto en combate el 5 de octubre de 1974, fue el compañero de Carmen Castillo.
3. Nombre que recibió la iniciativa lanzada en los años ochenta por el MIR para mantener a los hijos de militantes en Cuba bajo la protección de “padres sociales”, mientras sus padres luchaban en la clandestinidad en Chile.
4. Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio es un organismo argentino de derechos humanos que agrupa a los hijos de desaparecidos bajo la dictadura militar de 1976 a 1982.

cos-pedal -el camino al ninijobs

Hay una verdadera y una falsa ciencia, una magia divina y una magia infernal, es decir, embustera ytenebrosa; vamos a revelar la una ya desvelar la otra; vamos a distinguir al mago del hechicero, y aladepto del charlatán. ——
—————
Recibimos la visita de Evaristo, que presenta el nuevo disco de su grupo Gatillazo: “Siglo XXI”. Y además, ‘F útbol’, el nuevo capítulo de nuestro serial súper-en-serio, ‘Compañeros, dos antidisturbios muy turbios’
 

Carlos Floriano ha querido poner en positivo a los ninis (acepción con la que se conoce al sector de la población que en la actualidad ni estudia ni trabaja) para que no haya jóvenes “ni poco formados ni desempleados”, ha explicado. El vicesecretario general de Organización del PP ha hecho estas declaraciones ante un centenar de jóvenes y varios profesionales desvinculados del partido -ha subrayado éste en la convocatoria- en la inauguración hoy en Ciudad Real de una serie de debates de acceso público a través de redes sociales (con la etiqueta #DebateNinis en Twitter), los medios de comunicación o la web del partido y en el marco de la iniciativa conservadora Juntos salimos. En esta primera jornada, el partido del Gobierno ha abordado el tema Ninis: ni desempleados ni poco formados con la participación, además de Floriano, de la secretaria general y presidenta de Castilla-La Mancha y de la ministra de Empleo.
El número tres del PP ha destacado que en España hay 457.000 jóvenes sin empleo y sin título de ESO y esa realidad hay que “analizarla y transformarla”. Floriano ha informado de que el objetivo de organizar este foro es el de recabar la opinión de la sociedad -“Conocer sus planteamientos”- y las cuestiones que más le preocupan, para ampliar la mesa de debate lo máximo posible y saber qué es lo que los dirigentes del PP y el Gobierno al que sustenta pueden hacer, pero también dar a conocer “qué se está haciendo” desde estos dos ámbitos de partido y Ejecutivo.

Gracias a Rajoy

Por su parte, María Dolores de Cospedal ha utilizado un tono más positivo y optimista en el debate, principalmente, en alusión a la situación de Chipre. “Hoy, España es creíble”, ha confirmado, pues a pesar de la crisis financiera que vive Chipre, la prima de riesgo española “no se ha disparado”, como tampoco “se ha encarecido nuestra financiación” ni “se nos ha caído la bolsa”. “Algo está cambiando gracias a las medidas y a la actitud del Gobierno liderado por Mariano Rajoy“, ha afirmado Cospedal visiblemente satisfecha. Fátima Báñez ha adoptado el tono más institucional para elogiar al mismo tiempo a los jóvenes empresarios “valientes” y el plan de empleo joven del Gobierno, que con sus 100 medidas abarca todas las realidades sociolaborales de España, ha dicho la ministra de Empleo. Báñez ha asegurado que la intención del Gobierno es trabajar en este sentido, canalizando “toda esa iniciativa empresarial, que es la creadora de empleo y oportunidades” y tratando de “no estorbar” a los emprendedores.
El debate en las redes no ha estado exento de polémica, pues muchos usuarios de Twitter, por ejemplo, consideran que el hashtag #DebateNinis constituye un sarcasmo ante una realidad de desempleo de más de la mitad de los jóvenes españoles. No es la primera vez que las etiquetas del PP se ven cuestionadas en esta red social, pues ya ocurriera sólo hace unas semanas con #lasmedidasdeRajoy o con #quenotelíenconlasanidad.

flor de lys 3 :Salfate Conspiraciones

Hay una verdadera y una falsa ciencia, una magia divina y una magia infernal, es decir, embustera ytenebrosa; vamos a revelar la una ya desvelar la otra; vamos a distinguir al mago del hechicero, y aladepto del charlatán.

Quantcast

Youtube  :  Salfate Conspiraciones

Nuevamente en un plazo de pocos días el portal de Falange Española de las JONS ha sido objeto de un ataque informático. Según los expertos consultados, se trata de un ataque muy bien dirigido, que buscaba destruir todo el sistema no sólo de software, sino de hardware de la empresa que aloja nuestro dominio.
En cualquier caso, y al igual que hace un par de semanas, los piratas informáticos no sólo no han logrado su objetivo, si no que nos han dado la oportunidad de reforzar los sistemas de seguridad. De hecho el ataque solamente ha producido una indisposición temporal de información, que se ha podido restablecer en 24 horas.
Como quiera que estos criminales informáticos se lo han tomado como un juego, ahora toca mover ficha a Falange Española de las JONS: el asunto está en manos de la Unidad de Delitos Informáticos de la Guardia Civil, por lo que nuevos ataques podrían dar con los responsables en cuestión de horas.
Agradecemos a todos los simpatizantes los correos electrónicos de apoyo que hemos recibido a lo largo de las últimas horas. Esto demuestra que, por un lado, los falangistas nos reafirmamos en nuestras soluciones económicas, políticas y sociales para los problemas de hoy, aunque a muchos no les guste. por otro, que frente a la adversidad y a la dureza de las circunstancias, nos crecemos y nos volvemos más vehemente si cabe. Si te identificas con nuestra manera de ser, Falange Española de las JONS es tu sitio. Puedes informarte de nuestras actividades en falange@falange.es

por .