El ministro del Interior destaca el tesón de San Juan para evangelizar

El judío errante” es una de las más importantes novelas-serial publicadas en el siglo XIX. Este tipo de narración se diferenciaba de la literatura anterior en sus protagonistas principales no pertenecían a las clases altas si no a las clases populares. De este modo, el autor conseguía el pueblo se identificara aún más con los personajes de la novela y su problemática.

Las novelas-serial se publicaban en periódicos, en forma de breves capítulos que continuaban en el siguiente número, y se convirtieron muy pronto en un formidable medio de comercialización que aumentó la venta de los Diarios.

Sin embargo, esto se resiente en la estructura de la narración en la que nos encontramos con capítulos alargados en exceso lo que provoca que la acción avance muy lentamente. En consecuencia, la lectura se me ha hecho bastante pesada.

No me parece demasiado oportuno tampoco el modo en como se presenta el conflicto, ya que hasta la página 111 no sabemos de qué va realmente la historia. Las tribulaciones de las dos gemelas y Dagoberto, su protector, ocupan gran parte del comienzo, dando como resultando una novela algo descompensada y un tanto desordenada también.

El propio Eugenio Sue explica sus intenciones al escribir esta novela: “En varios episodios de esta obra, intenté mostrar la acción admirablemente satisfactoria y práctica que un hombre de buen corazón noble y de espíritu iluminado, podría tener sobre la clase obrera; por oposición, expreso las espantosas consecuencias del olvido de toda justicia, toda caridad, toda simpatía hacia los que, desde hace tiempo dedicados a todas las privaciones, a todas las miserias, a todos los dolores, sufren en silencio, solo reclamando el derecho en el trabajo, es decir, un salario evidente, proporcionado a sus duras tareas y a sus necesidades. A falta de talento, se encontrarán al menos en mi obra saludables tendencias y generosas convicciones.” Las intenciones del autor son buenas pero sus reflexiones a sabor social y moralista se explican muy bien por el contexto de publicación de la época pero actualmente han perdido toda vigencia y resultan de una ingenuidad apabullante. El estilo de Sue resulta arcaico y bastante pasado de moda.

La novela es también un ataque feroz a los Jesuitas, que parecen ser una especie de oscura organización, (como el Opus de “El Código Da Vinci“) sólo preocupada de apoderarse por el medio que sea de una cuantiosa herencia.

En ese sentido, los malvados jesuitas son odiados pero también son dignos de admiración por su ingeniosidad, mientras que la cursilería de los herederos (en especial de las dos gemelas) resulta bastante insoportable y su bondad y amabilidad, bastante ñoña, vista con los ojos de un lector de hoy en día.

Señalar por último que El judío errante, del título, solo desempeña un papel secundario en la historia y está presente únicamente para añadir un muy ligero elemento de sobrenatural a la historia.
 
————————————
Los actos en honor a San Juan de Ávila aún acaban de empezar y muestra de ello es que Almodóvar del Campo volvió a vivir el sábado otro día grande en torno a su patrón, hijo ilustre y ya Doctor de la Iglesia. Con una intensa agenda en la que lo civil y lo religioso fueron de la mano, varios cientos de almodovareños se congregaron en la casa consistorial y en la antigua vivienda del maestro San Juan de Ávila junto con una amplia representación de autoridades, entre las que destacó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

La casa consistorial fue el punto de partida en una tarde de acción de gracias en torno al doctorado proclamado una semana atrás en Roma, en un acontecimiento histórico y de gran trascendencia para los creyentes católicos de todo el mundo. La casa del santo, donde quedó después bendecido el medallón escultórico conmemorativo y el templo parroquial, que albergaba como broche dorado la misa de acción de gracias presidida por el obispo, Antonio Algora, fueron los otros puntos de atención.
Institucionalmente se dieron cita, además del ministro, el subdelegado del Gobierno Fernando Rodrigo, la diputada Carmen Quintanilla, la senadora Carmen Fúnez, la consejera regional María Luisa Soriano y su delegado provincial Antonio Lucas-Torres, además de la diputada regional María José Ciudad, una delegación de la localidad de Montilla y la totalidad del equipo de Gobierno local, encabezado por el alcalde José Lozano.
Alrededor de las cinco y media de la tarde y en un rebosante salón de plenos se abrió el programa con unas palabras de agradecimiento en las que el alcalde anfitrión citó a todos y cada uno de los colectivos y personas que se han implicado en las iniciativas en torno al doctorado.  José Lozano agradeció las gestiones que el obispo ha realizado para  que Almodóvar del Campo pueda vivir en 2013 un año jubilar, algo que todavía está pendiente y recordó las palabras que el santo almodovareño escribió sobre el oficio público de los gobernantes, que, según estableció, “cruz es”.
Soriano citó la “inmensa alegría y orgullo” producida por el doctorado y se congratuló de que fuera reconocido para un castellano-manchego, a la vez que hizo hincapié en su faceta como docente. Asimismo, valoró el “esfuerzo y tesón” que demostró el santo doctor durante toda su vida, “cuyos ideales están hoy más vigentes que nunca”, al mismo tiempo que recalcó ese papel “re evangelizador” que cumplió en su época, su “magistral uso de la pluma” y la coherencia entre su predicación y su manera de vivir.  Por su parte, el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, aludió también a esa parte de la doctrina en la que el santo se refiere a los gobernantes y les aconseja sobre la mejor manera de gastar los impuestos y dar un salario justo a quienes tuvieran la oportunidad de dar un trabajo.

http://www.lanzadigital.com/sociedad/el_ministro_del_interior_destaca_el_teson_de_san_juan_para_evangelizar-40308.html
Más de un millar de personas piden la dimisión de Rajoy en Madrid

Este jueves se produjeron protestas en más de 40 ciudades de todo el Estado español para exigir la dimisión del presidente Mariano Rajoy, cuyo partido político y su persona se encuentran involucrados en una gran trama de corrupción.

En Madrid, miles de personas secundaron un acto de protesta frente a la sede del gobernante Partido Popular (PP).

Bajo el lema ‘Barbacoa de chorizos en las sedes del PP’, los manifestantes protestaron durante cuatro horas frente al edificio de la calle Génova que alberga la sede nacional del partido e hicieron un recorrido por las calles del centro de la capital al grito de ‘Gobierno, dimisión, por corrupto y por ladrón’.
El acto de protesta, que arrancó a las 20h, congregó a un número mayor de personas que en las últimas ocasiones, cuando ya habían salido a la luz informaciones que implicaban a la cúpula del partido y al presidente español.
Pancartas con lemas como ‘Robo y corrupción, Marca España’ y la palabra ‘No’ han reinado en un acto de protesta en el que se han lanzado gritos de ‘Gobierno, dimisión, por corrupto y por ladrón’, ‘Rajoy y Cospedal, a (la cárcel de) Soto del Real’ o ‘No hay tanto pan para tanto chorizo’.
La madrileña Puerta del Sol fue el punto y final de la marcha poco después de la medianoche.
En Barcelona, la acción se inició en la Delegación del Gobierno. Entre los concentrados destacaban los activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), los iaioflautas y un grupo de afectados por las preferentes. Entre numerosas banderas republicanas la mayoría de los asistentes reclamaron la dimisión del presidente del Gobierno.
Las consignas más coreadas por los manifestantes fueron “Rajoy y Cospedal a Soto del Real”, “somos el pueblo y no tenemos miedo” o “ahí en frente están los delincuentes”.
Posteriormente se inició un recorrido por la ciudad que pasó por la sede del partido de gobierno catalán, también implicado en casos de corrupción, y se finalizó la marcha en la sede del PP.
En Valencia, la concentración comenzó sobre las 19h y participó medio millar de personas que exhibieron varios chorizos y una guillotina para exigir la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Durante el acto de protesta la policía detuvo a cuatro personas que se negaron a identificarse tras cortar el tráfico en la calle Fernando el Católico. Posteriormente, los manifestantes se dirigieron hacia el Paseo de la Petxina y la calle Turia, donde volvieron a cortar el tráfico. Los detenidos son dos hombres y dos mujeres mayores de edad y se les acusa de los delitos de atentado y desórdenes públicos.
Uno de los policías, que al parecer ha recibido en la espalda el impacto de una piedra o un objeto contundente lanzado desde un balcón de la calle Turia, ha tenido que ser evacuado a un centro sanitario.
En Málaga una gran manifestación superó las previsiones de asistencia con mucho éxito mientras que en Albacete se colgaron varios chorizos en la sede del PP alusivos al lema de la protesta. En Sevilla, algunos agentes de policía intentaron requisar alguna cámara de los fotógrafos que estaban cubriendo las protestas. Granada, Palma de Mallorca, La Coruña o Badajoz acogieron también concentraciones.
LibreRed

España: La protesta que pide la dimisión de Gobierno termina con una carga policial

La protesta que transcurre este jueves por varias ciudades de España para exigir la dimisión del Gobierno termina con una carga policial.

Según informan manifestantes en Twitter, la policía ha practicado al menos una detención en Madrid en el entorno de Cibeles y Alcalá.

Uno de los manifestantes ha resultado herido.

Además, en Valencia, fuentes policiales indicaron a Efe que cuatro personas fueron detenidas y que dos policías han resultado heridos.

Según Efe, la primera carga policial se produjo después de que varios manifestantes se enfrentaran a un conductor, cuando un grupo bajaba por la calle Alcalá hacia la plaza de Cibeles. Al no poder pasar con su vehículo, el hombre se enfrentó con los manifestantes, algunos de los cuales empezaron a increpar a los agentes que se acercaron, lo que dio origen al choque.

Este jueves los indignados en varias ciudades españoles han comenzado a protestar a partir de las 18:00 GMT. En la capital la movilización tiene lugar en la calle Génova, donde se ubica la sede del Partido Popular, donde se escucharon cánticos como “Esto nos pasa por un Gobierno facha”, “Que se vayan oe, que se vayan oe”, “No es un Gobierno, es una mafia”, “Ese presidente es un delincuente”, “Que no nos representan”, entre otros. Barcelona, Valencia, Zaragoza, Málaga y La Coruña también se unieron a la iniciativa.

Anuncios

los Elegidos Cohen

Digamos ahora para edificación del vulgo, para satisfacción del señor Conde de Mirville, para justificación de Bodin, para mayor gloria de la iglesia, que persiguió a los Templarios, quemó a los brujos, excomulgó a los francmasones, etc., etc.; digamos —repito— audaz y altamente, que todoslos iniciados en ciencias ocultas (hablo de los iniciados superiores y depositarios del gran arcano)han adorado, adoran todavía y adorarán siempre, a lo que está representado por este espantososímbolo.
Algo huele a podrido en todas partes

René Le Forestier, que se ha especializado en estudios históricos sobre las organizaciones secretas de la segunda mitad del siglo XVIII, sean masónicas u otras, publicó hace algunos meses una importante obra sobre La Franc-Maçonnerie occultiste au XVIII siècle et l’Ordre des Elus-Cohen”1.
Hay que especificar una pequeña reserva sobre el título, porque el vocablo “ocultista”, que no parece haber sido usado nunca antes de Eliphas Levi, se presenta dentro de la publicación un poco como un anacronismo; quizás hubiera sido mejor emplear otra palabra, y esto no es una simple cuestión de terminología, ya que lo que se denominó más precisamente “ocultismo”, de hecho no es sino un producto del siglo XIX.
La obra está dividida en tres partes. La primera trata de “las doctrinas y prácticas de los Elegidos Cohen”; la segunda de las relaciones entre “los Elegidos Cohen y la tradición ocultista” (y aquí, el término “esotérica” hubiera sido mucho más apropiado); la tercera finalmente trata “de la organización y de la historia de la Orden”.
La parte específicamente histórica está muy bien realizada, y se apoya sobre un serio estudio de la documentación que logró reunir el autor, por lo que no podemos menos que recomendar su lectura. Lo único que lamentamos son algunas lagunas respecto de la biografía de Martines de Pasqually, de la que quedan algunos aspectos oscuros. De todas maneras, el “Voile d’Isis” publicará una nueva documentación al respecto que quizá pueda contribuir a esclarecerlos.
La primera parte constituye una excelente visión de conjunto del contenido del Traité de la Réintégration des Êtres, obra mas bien confusa, redactada con estilo incorrecto, y que además quedó inconclusa. No era sencillo extraer de ella una exposición coherente, y debemos congratularnos con Le Forestier por haberlo logrado. De todas maneras subsiste cierta ambigüedad en lo referente a la naturaleza de las “operaciones” de los Elegidos Cohen: ¿eran éstas verdaderamente “teúrgicas” o solamente “mágicas”? Parecería que el autor no comprende que se trata de dos cosas esencialmente distintas, no pertenecientes a un mismo orden. Puede ser que dicha confusión ya haya existido entre los mismos Elegidos Cohen, cuya iniciación parece haber permanecido mas bien incompleta en muchos aspectos, pero hubiera sido oportuno destacar este hecho.  Por nuestra parte consideramos que, al parecer, se trataba de un ritual de “magia ceremonial” con pretensiones de teúrgia, lo cual dejaba la puerta abierta a más de una ilusión; y la importancia que se atribuía a simples manifestaciones “fenoménicas”, porque lo que Martines llamaba “pases” no eran otra cosa, prueba efectivamente que la esfera de la ilusión no había sido dejada atrás. Lo más peligroso de este asunto, nos parece, reside en que el fundador de los Elegidos Cohen haya podido creerse dueño de conocimientos trascendentales, cuando en realidad se trataba solamente de conocimientos que, aunque fueran reales, revestían características relativamente secundarias. Además, en él, y por las mismas razones, debía de persistir todavía cierta confusión entre lo “iniciático” y lo “místico”, puesto que las doctrinas que expone toman siempre un carácter religioso, al par que sus “operaciones” están absolutamente alejadas de dicho carácter. Es lamentable que Le Forestier aparentemente acepte tal confusión, y no tenga una idea clara sobre la distinción existente entre ambos puntos de vista. Por otra parte hay que puntualizar que lo que Martines llama “reintegración” no sobrepasa las posibilidades del ser humano individual, lo cual es evidente para el autor, pero se podrían haber extraído consecuencias muy importantes sobre las limitaciones de las enseñanzas que el jefe de los Elegidos Cohen podía trasmitir a sus discípulos, y en consecuencia del grado de “realización” a la que podía llegar a conducirlos.
La segunda parte nos parece la menos satisfactoria, quizás a su pesar, Le Forestier no tuvo siempre la capacidad de liberarse de cierto espíritu que podríamos calificar de “racionalista”, lo cual probablemente sea imputable a su formación universitaria. Dada la existencia de ciertas semejanzas entre las diversas doctrina tradicionales, no debe concluirse necesariamente que haya habido “préstamos” o influencias directas entre ellas: dondequiera que se expresen las mismas verdades es normal que existan tales similitudes, lo cual es válido particularmente en todo lo referente a la ciencia de los números, cuyos significados no provienen en lo más mínimo de un invento humano o de una concepción más o menos arbitraria.
Lo mismo se diga respecto de la astrología, que trata de leyes cósmicas que no dependen de nosotros, y no vemos por qué motivo todo lo que a ellas se refiera debería haber sido tomado de los Caldeos, como si éstos hubieran poseído originalmente el monopolio de tales conocimientos. Lo mismo puede decirse de la angelología, que, por lo demás, se relaciona bastante directamente con la astrología, y que no podemos, a menos de aceptar todos los “prejuicios” de la crítica moderna, considerar que fuera ignorada por los Hebreos hasta la época del cautiverio babilónico. Agreguemos además que Le Forestier no parece poseer una noción totalmente correcta de la Kábbala, nombre que, en el sentido más amplio, significa simplemente “tradición”, y que él asimila a veces con una modalidad particular de la redacción escrita de tales o cuales enseñanzas, hasta llegar a decir que “la Kábbala nació en la parte sur de Francia y en la septentrional de España”, y de fechar sus comienzos en el siglo XIII: también aquí el espíritu “crítico”, que ignora por anticipado cualquier transmisión oral, va demasiado lejos.
Anotamos finalmente una última cuestión: la palabra Pardes (que es, como ya explicamos en otras ocasiones, en sánscrito Paradêsha, “región suprema”, y no una palabra persa que significa “parque de los animales”, lo que no nos parece que tenga mucho sentido, no obstante la similitud con los querubines de Ezequiel) no designa de ningún modo una simple “especulación mística”, sino más bien la obtención real de un determinado estado que es la restauración del “estado primordial” o “edénico”, lo que no deja de presentar estrecha similitud con la “reintegración” tal como la consideraba Martines2.
Hechas todas estas reservas, es indudable que la forma con la que Martines ha revestido su enseñanza es de inspiración propiamente judaica, lo que no implica necesariamente que él tuviera un origen judío (éste es uno de los puntos que no ha sido suficientemente aclarado todavía), ni tampoco que no haya sido sinceramente cristiano. Le Forestier tiene razón de hablar a este respecto de “Cristianismo esotérico”, pero no vemos el porqué debería denegarse a las concepciones de este orden el derecho de proclamarse auténticamente cristianas. Atenerse a las modernas ideas de una religión exclusiva y restringidamente exotérica equivale a despojar al Cristianismo de todo sentido verdaderamente profundo, y significa también desconocer toda la diversidad que hubo en el Medioevo, de la cual posiblemente percibimos los últimos reflejos, ya muy apagados en organizaciones como la de los Elegidos Cohen3. Somos bien conscientes de lo que aquí pone en aprietos a nuestros contemporáneos: su preocupación de reducir todas las cosas a una cuestión de “historicidad”, preocupación que actualmente parece común tanto a los partidarios como a los adversarios del Cristianismo, pese a que tales adversarios fueron sin duda quienes por primera vez llevaron la discusión a ese terreno. Digámoslo bien claramente: si el Cristo debiera ser considerado únicamente como un personaje histórico, ello sería bien poco interesante. La consideración del Cristo-principio asume una importancia de otra índole, y además, una no excluye en absoluto a la otra, porque, como ya dijimos repetidamente, los hechos históricos tiene en sí mismos un valor simbólico, y expresan los principios a su manera y a su nivel. No podemos por el momento insistir más sobre este punto, que por otra parte nos parece suficientemente claro.
La tercera parte está consagrada a la historia de la Orden de los Elegidos Cohen, cuya existencia efectiva fue más bien breve, y a la exposición de lo que se conoce de los rituales de sus diferentes grados, que no parecen haber sido nunca completamente terminados y “puestos a punto”, del mismo modo que aquellos de las “operaciones”. Quizá no es muy exacto llamar “escoceses”, como lo hace Le Forestier, a todos los sistemas de altos grados masónicos sin excepción, ni tampoco catalogar de alguna manera como una simple máscara aquel carácter masónico que Martines otorgó a los Elegidos Cohen.  Pero profundizar las discusiones en torno a este asunto nos llevaría demasiado lejos4.
Queremos solamente llamar la atención más especialmente sobre la denominación de “Réau-Croix” dada por Martines al grado más elevado de su “régimen”, como se decía entonces, y en la que Le Forestier no quiere ver más que una imitación o sin más una falsificación de aquella de “Rosa-Cruz” (“Rose-Croix”). Para nosotros se trata de algo más. En la intención de Martines, el “Réau-Croix” debía ser, al contrario, el verdadero “Rosa-Cruz”, mientras que el grado que llevaba tal denominación en la Masonería ordinaria era nada más que “apócrifo”, siguiendo una expresión que utilizaba frecuentemente. Pero ¿de dónde proviene éste tan extravagante de “Réau-Croix”, y cuál puede ser su significado? Según Martines el verdadero nombre de Adán era “Roux” (pelirrojo) en lengua vulgar y “Réau” en hebreo, que significaba “Hombre-Dios muy fuerte en sabiduría, virtud y potencia”, interpretación que a primera vista al menos parece de fábula.  La verdad es que Adam significa de hecho y literalmente “rojo”: Adamah es la arcilla roja, y Damah es la sangre, que es igualmente roja.  Edom, nombre que se le dio a Esaú, también tiene el sentido de “rojo” (pelirrojo). Este color es frecuentemente tomado como símbolo de fuerza o potencia, lo que justifica en parte la explicación de Martines.  Por lo que hace a la forma “Réau” con toda seguridad no tiene nada de hebraico, pero pensamos que hay que ver allí una asimilación fonética con la palabra Roeh “vidente”, que fue la primera denominación de los profetas, y cuyo verdadero sentido es en todo comparable con el del sánscrito rishi. Como ya indicamos en varias oportunidades5, este tipo de simbolismo fonético no tiene nada de excepcional, y no sería de extrañar que Martines se hubiera servido del mismo para aludir a una de las principales características inherentes al “estado edénico”, y, consecuentemente, para significar la posesión de dicho estado. Si es así, la expresión “Réau-Croix”, con el agregado de la Cruz del “Reparador” al primer nombre “Réau”, indica, en el lenguaje utilizado en el Tratado de la Reintegración de los Seres, “el menor restablecido en sus prerrogativas”, vale decir, el “hombre regenerado”, quien efectivamente es el “segundo Adán” de San Pablo, y que también es el verdadero “Rosa-Cruz”6. En realidad no se trata entonces de una imitación del término “Rosa-Cruz”, del que por otra parte hubiera sido mucho más sencillo apropiarse lisa y llanamente como tantos otros hicieron, sino de una de las numerosas interpretaciones o adaptaciones a los que éste puede dar legítimamente. Lo que naturalmente no quiere decir que las pretensiones de Martines en lo que se refiere a los efectos reales de su “ordenación de Réau-Croix” estuvieran plenamente justificadas.
Para terminar este demasiado sumario examen, señalemos todavía un último punto: Le Forestier tiene plena razón de ver en la expresión “forma gloriosa”, frecuentemente empleada por Martines, y en la cual “gloriosa” es de algún modo sinónimo de “luminosa”, una alusión a la Shekinah (que algunos viejos rituales masónicos, por curiosa deformación, llaman el Stekenna7. Lo mismo puede aplicarse a la expresión “cuerpo glorioso”, que es corriente en el Cristianismo, inclusive en aquél exotérico y ello desde San Pablo: “Sembrado en la corrupción, resucitará en la gloria…”, y también de la denominación de la “luz de gloria”, en la cual, según la teología más ortodoxa, se opera la “visión beatífica”.  Esto demuestra que no existe oposición alguna entre exoterismo y esoterismo, sólo hay una superposición de éste sobre aquél, siendo el esoterismo el que confiere a las verdades expresadas de forma más o menos velada por el exoterismo, la plenitud de su sentido superior y profundo.
Publicado originalmente en “Voile d’Isis”, París, diciembre de 1929.
NOTAS

1 Darbon Aïné, editor.
2 A tal propósito hemos advertido una confusión asaz divertida en una de las cartas de Willermoz al Barón de Türkheim publicadas por Emile Dermenghem a continuación de los “Sommeils”:  Willermoz protesta contra la afirmación según la cual el libro Des Erreurs et de la Verité de Saint Martin decía que “provenía de los Partos”. Lo que tomó por el nombre de ese pueblo, que efectivamente nada tenía que ver con el tema, es evidentemente la palabra Pardes, que sin duda le era totalmente desconocida. Ya que el Barón de Türkheim había hablado a tal propósito “del Parthes, obra clásica de los cabalistas”,  y que nosotros pensamos que en realidad debe tratarse de la obra titulada Pardes Rimonin.
3 En lugar de “Cristianismo esotérico” sería sin embargo más correcto decir “esoterismo cristiano”, es decir, tomando como base el Cristianismo, para indicar así que aquello de que se trata no pertenece al ámbito de la religión. Naturalmente la misma observación es válida para el esoterismo musulmán.
4 A propósito de los diversos sistemas de altos grados, nos hemos visto un poco sorprendidos al ver que se atribuye “a la aristocracia de nacimiento y de dinero” la organización del “Consejo de Emperadores de Oriente y de Occidente”, cuyo fundador parece haber sido muy simplemente “el señor Pirlet, sastre”, como señalan los documentos de la época. Por más que Thory haya estado mal informado sobre ciertos puntos, no puede sin embargo haber inventado esta indicación (Acta Latomorum, tomo I, pag. 79 )
5 Le Forestier señala además otro ejemplo en el mismo Martines: se trata de la asociación que establece, por una especie de anagrama entre “Noaquitas” y “Chinos” (el efecto fonético resulta mucho más significativo en francés: “Noachites” y “Chinois”, N.del T.)
6 La Cruz es además, por sí misma, el símbolo del “Hombre Universal”, y podemos decir que representa la forma misma del hombre reintegrado en su centro original, de donde ha sido separado por la “caída”, o, según el vocabulario de Martines, por la “prevaricación”.
7 La palabra “gloria”, aplicada al triángulo que contiene el Tetragrama y aureolado de rayos, que aparece en las iglesias tanto como en las logias, es efectivamente una de las denominaciones de la Shekinah, tal como lo hemos explicado en El Rey del Mundo.

El cabalista Bodin, israelita por convicción y católico por necesidad

El cabalista Bodin, israelita por convicción y católico por necesidad, no ha tenido otra intención en su denomonomancia de la brujería, que atacar alcatolicismo en sus obras y de cogerle los dedos —por decirlo así— en el más grande de todos losabusos de su doctrina. La obra de Bodin, es profundamente maquiavélica y hiere en pleno corazón alas instrucciones y a los hombres, a quienes parece defender.

Difícilmente se imaginaría, sin haberleleído, todo cuanto ha recogido y amontonado, en cuanto se refiere a vergonzosas y repugnanteshistorias, actos de superstición que asquean, decretos y ejecuciones de una ferocidad estúpida

¡Quemadlo todo!, parecían decir los inquisidores;

Dios reconocerá perfectamente a los suyos…!Pobres locos, mujeres histéricas, idiotas, todo, todo era quemado, sin misericordia, por el delito demagia; pero, también, ¡cuántos grandes culpables escapaban a tan injusta y sanguinaria justicial

Esto es lo que Bodin nos hace saber cuando nos refiere anécdotas del género de la que atribuye a lamuerte del rey Carlos IX. Es una abominación poco conocida y que no ha tentado todavía, al menosque lo sepamos, aun en las épocas de las más febriles y desoladoras literaturas, el verbo de ningúnnovelista. La de guindos nariz

hamlet : ya hemos dicho que esta pagina se considera cristiana y dudosamnee catolica, y por supuesto no se nos pasa por la cabeza ni tenemos fuerza para ello acabar con la igelsia atolica, ahora si creemos que necesita una renovacion

Youtube :  alternativosCL

CUPULA PP

Atacado de un mal que ningún médico podía descubrir la causa, ni explicarse a los espantososefectos y síntomas, el rey Carlos IX iba a morir. La reina madre, que le dominaba por completo yque podía perder toda su influencia bajo otro reinado; la reina madre, a quien se suponía causantede esa misma enfermedad, aun en contra de sus propios intereses, porque esa mujer era capaz detodo, de ocultas astucias y de intereses desconocidos, consultó primero a sus astrólogos respecto alRey, recurriendo luego a las más detestables de las magias. El estado del enfermo empeoraba de díaen día, hasta el punto de hacerse desesperado. En vista de esta situación quiso consultar el oráculode la cabeza sangrienta, y he aquí cómo se procedió a esta infernal operación:


http://www.lesianas.tv/famosas/catalinademedici/

Se buscó un niño, hermoso de rostro e inocente de costumbre; se le hizo preparar en secreto para su primera comunión por un limosnero de palacio; cuando llegó el día, mejor dicho, la noche delsacrificio, un fraile jacobino, apóstata y entregado al ejercicio oculto de la magia negra, al comenzar la media noche, en la propia alcoba del enfermo y en presencia únicamente de Catalina de Médicisy de sus fieles, se procedió a decir lo que entonces se llamaba la misa del diablo.Esta misa, celebrada ante la imagen del demonio, teniendo bajo sus pies una cruz invertida, elhechicero consagró dos hostias, una negra y otra blanca. La blanca fue servida al niño, a quien se lecondujo vestido como para un bautismo y a quien se degolló sobre las mismas gradas del altar,inmediatamente que hubo comulgado. Su cabeza, separada del cuerpo de un solo tajo, fue colocada,completamente palpitante, sobre la gran hostia negra, que cubría el fondo de la patena, y después

Un nuevo escándalo de pedofilia sacude a la curia romana luego de abrirse una investigación contra un ex carabinero que supuestamente organizó una red de explotación sexual infantil para ofrecerla a clérigos.

——————
llevada encima de una mesa, en la que ardían dos misteriosas lámparas. Entonces comenzó elexorcismo y el demonio hubo de ser colocado en situación de pronunciar un oráculo y de responder por la cabeza y la boca de esa cabeza, a una pregunta secreta que el rey no osaba hacer en voz alta yque ni siquiera había confiando a nadie. Entonces una voz débil, una voz extraña que no tenía nadade humana, salió de la pobre y sangrienta cabecita del pequeño mártir. «Soy a ello forzado», decíaesa voz en latín: Vim parior. A esta respuesta, que anunciaba sin duda el enfermo que el infierno nole protegía ya, un temblor horrible se apoderó de él y sus brazos se retorcieron… Luego gritó convoz ronca: «¡Alejad esa cabeza, alejad esa cabeza! », y hasta que exhaló su último suspiro no se leoyó decir otra cosa. Aquellos de sus servidores, que no habían sido confidentes del afrentososecreto, creyeron que el rey se hallaba perseguido por el fantasma de Coligny, y que creía ver constantemente la cabeza del ilustre almirante; pero lo que agitaba al moribundo, no era ya unremordimiento, sino un espanto sin esperanza y un infierno anticipado.

¿

en Argentina, con la conexión “Sanchis” en la finca de 300Km2 de “La Moraleja”.

‘Carne Cruda 2.0’, en ‘Hora 25’ (21/06/2013) – ¡Todos a la cárcel!

Fuente: Carne Cruda

http://www.ivoox.com/podcast-carne-cruda-2-0_sq_f157350_1.html

http://www.ivoox.com/todos-a-carcel-carne-cruda-audios-mp3_rf_2154972_1.html

Barcenas dejó instrucciones precisas a un notario para que hiciera publica una declaración si lo metían en la cárcel. Hoy Barcenas ha ingresado en prisión, ha ver cuando respira el notario….. Y si no vamos equivocados dentro de poco vincularán a Barcenas con “la Ruta de dinero K” en Argentina, con la conexión “Sanchis” en la finca de 300Km2 de “La Moraleja”.

No se por que Mariano te veo de mierda hasta el cuello….

Read more http://www.mundoconmisojos.es/barcenas-si-me-meten-el-la-carcel-publicalo/
HAMLET: en este caso parece , ya lo era en cierta manera, es barcenas el chivo expiatorio
barcenas talego

El mago que quiera proceder a las obras de luz, debe operar en domingo de media noche alas ochode la madrugada, o desde las tres después del medio día hasta la noche. Estará revestido de un trajede púrpura, con tiara y brazaletes de oro. El altar de los perfumes y el trípode del fuego sagrado,estarán rodeados de guirnaldas de laurel, de heliotropos y de girasoles; los perfumes serán elcinamomo, el incienso macho, el azafrán y el sándalo rojo; los lápices serán de pieles de león; elanillo será de oro con una crisolita o un rubí; los abanicos serán de plumas de gavilán.

Así, los talismanes y los pantáculos del Sol, no deben ser vistos ni tocados por personas disformes ocontrahechas o por mujeres de malas costumbres;

La canciller aseguró a la directora del FMI que España bajaría los sueldos «because it’s my bitch» Nuevas ampollas en el viejo continente.Angela Merkel ha cometido un error diplomático fatal. En medio de una feria alimenticia y rodeada de periodistas, olvidó que su micrófono permanecía abierto mientras mantenía una animada charla con la Directora del Fondo Monetario Internacional. La reptiliana Christine Lagarde preguntó a la alemana acerca de la baja productividad española. Al poner en duda la capacidad de la canciller para conseguir que redujera el sueldo mínimo y abaratara el despido español, Merkel dijo: «conseguiré que España reduzca el sueldo mínimo a 250€ al mes – tras este comentario, dibujó una ‘z’ en el aire con la cabeza, chasqueó los dedos y añadió – because she’s is my bitch!». La líder europea fue advertida inmediatamente del incidente por su traductora, Laia Isern, quien confesó que «no pasaba tanta vergüenza desde que fui a un mercadillo vintage y mi padre intentó vender la silla de ruedas de mi abuela como deportivo “retro”». El incidente tuvo lugar en el marco de la popular Feria Pangermánica de Alimentación, que se celebra cada 21 de junio para dar la bienvenida al ‘Currywursty’. Según la tradición romántica alemana, el Currywursty es un animal mitológico, mitad Bratwurst, mitad patata con salsa de curry, que habita en los profundos bosques teutones del Norte de Westfalia (Nordhein-Westfalen). A finales de primavera, el Currywursty (Die Currywurstiën) abandona las zonas boscosas (Die Boskën Zohönnen), para bajar hasta la ciudad de Dülsseldorf (Frankfurt) a comprar dos pares de calcetines tobilleros y un libro de Goethe. Esta tradición es muy respetada en Alemania. Tanto es así, que muchos consideran que el verano no ha llegado hasta que el Currywursty ha comprado sus calcetines y su ejemplar de Fausto. La llegada del Currywursty coincide habitualmente con el solsticio de verano, momento en el cual los alemanes emprenden el tradicional éxodo masivo hacia la playa germana: Mallorca. El Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, todavía no se ha pronunciado al respecto de las declaraciones de su homóloga alemana. Se espera que lo haga esta misma tarde. O mañana. Cuando le vaya bien a Merkel. Fuente: http://lagranjahumanajl.blogspot.com/2013/06/cazan-merkel-con-el-mi…

La Franc-Maçonnerie occultiste au XVIII siècle et l’Ordre des Elus-Cohen

La magia ha producido las asociaciones secretas que realizaron la revolución llamada delrenacimiento; pero ésta llegó al espíritu humano cuando estaba cegado por locos amores, por sueñosde imposible realización, y en todos partes existía en pie la alegórica historia del Hércules hebreo(Sansón) derribando las columnas del templo y sepultándose a sí mismo bajo sus escombros.Las sociedades masónicas actuales, no comprenden hoy día las altas razones de sus símbolos másque los rabinos de antaño comprendían el Sepher Jesirah y el Sohar, en la escala ascendente de lostres grados, con la progresión transversal de derecha a izquierda y de izquierda a derecha delseptenario cabalístico.El compás del G:. A:. y la escuadra de Salomón se ha convertido en el nivel grosero y material deJacobinismo inteligente, realizado por un triángulo de acero; esto para el cielo y la tierra.

Los adeptos profanadores a quienes el iluminado Cazotte había predicho una muerte sangrienta seexcedieron en nuestros días al pecado de Adán; después de haber recogido temerariamente losfrutos del árbol de la ciencia, del cual no pudieron nutrirse, fueron arrojados a los reptiles yanimales de la tierra. Así, el reinado de la superstición ha comenzado y debe durar hasta el tiempoen que la verdadera religión se reconstituya sobre las eternas bases de !a jerarquía de los tres gradosy del triple poder que el temario ejerce fatalmente o providencialmente en los tres mundos

René Le Forestier, que se ha especializado en estudios históricos sobre las organizaciones secretas de la segunda mitad del siglo XVIII, sean masónicas u otras, publicó hace algunos meses una importante obra sobre La Franc-Maçonnerie occultiste au XVIII siècle et l’Ordre des Elus-Cohen”1.
Hay que especificar una pequeña reserva sobre el título, porque el vocablo “ocultista”, que no parece haber sido usado nunca antes de Eliphas Levi, se presenta dentro de la publicación un poco como un anacronismo; quizás hubiera sido mejor emplear otra palabra, y esto no es una simple cuestión de terminología, ya que lo que se denominó más precisamente “ocultismo”, de hecho no es sino un producto del siglo XIX.
La obra está dividida en tres partes. La primera trata de “las doctrinas y prácticas de los Elegidos Cohen”; la segunda de las relaciones entre “los Elegidos Cohen y la tradición ocultista” (y aquí, el término “esotérica” hubiera sido mucho más apropiado); la tercera finalmente trata “de la organización y de la historia de la Orden”.
La parte específicamente histórica está muy bien realizada, y se apoya sobre un serio estudio de la documentación que logró reunir el autor, por lo que no podemos menos que recomendar su lectura. Lo único que lamentamos son algunas lagunas respecto de la biografía de Martines de Pasqually, de la que quedan algunos aspectos oscuros. De todas maneras, el “Voile d’Isis” publicará una nueva documentación al respecto que quizá pueda contribuir a esclarecerlos.
La primera parte constituye una excelente visión de conjunto del contenido del Traité de la Réintégration des Êtres, obra mas bien confusa, redactada con estilo incorrecto, y que además quedó inconclusa. No era sencillo extraer de ella una exposición coherente, y debemos congratularnos con Le Forestier por haberlo logrado. De todas maneras subsiste cierta ambigüedad en lo referente a la naturaleza de las “operaciones” de los Elegidos Cohen: ¿eran éstas verdaderamente “teúrgicas” o solamente “mágicas”? Parecería que el autor no comprende que se trata de dos cosas esencialmente distintas, no pertenecientes a un mismo orden. Puede ser que dicha confusión ya haya existido entre los mismos Elegidos Cohen, cuya iniciación parece haber permanecido mas bien incompleta en muchos aspectos, pero hubiera sido oportuno destacar este hecho.  Por nuestra parte consideramos que, al parecer, se trataba de un ritual de “magia ceremonial” con pretensiones de teúrgia, lo cual dejaba la puerta abierta a más de una ilusión; y la importancia que se atribuía a simples manifestaciones “fenoménicas”, porque lo que Martines llamaba “pases” no eran otra cosa, prueba efectivamente que la esfera de la ilusión no había sido dejada atrás. Lo más peligroso de este asunto, nos parece, reside en que el fundador de los Elegidos Cohen haya podido creerse dueño de conocimientos trascendentales, cuando en realidad se trataba solamente de conocimientos que, aunque fueran reales, revestían características relativamente secundarias. Además, en él, y por las mismas razones, debía de persistir todavía cierta confusión entre lo “iniciático” y lo “místico”, puesto que las doctrinas que expone toman siempre un carácter religioso, al par que sus “operaciones” están absolutamente alejadas de dicho carácter. Es lamentable que Le Forestier aparentemente acepte tal confusión, y no tenga una idea clara sobre la distinción existente entre ambos puntos de vista. Por otra parte hay que puntualizar que lo que Martines llama “reintegración” no sobrepasa las posibilidades del ser humano individual, lo cual es evidente para el autor, pero se podrían haber extraído consecuencias muy importantes sobre las limitaciones de las enseñanzas que el jefe de los Elegidos Cohen podía trasmitir a sus discípulos, y en consecuencia del grado de “realización” a la que podía llegar a conducirlos.
La segunda parte nos parece la menos satisfactoria, quizás a su pesar, Le Forestier no tuvo siempre la capacidad de liberarse de cierto espíritu que podríamos calificar de “racionalista”, lo cual probablemente sea imputable a su formación universitaria. Dada la existencia de ciertas semejanzas entre las diversas doctrina tradicionales, no debe concluirse necesariamente que haya habido “préstamos” o influencias directas entre ellas: dondequiera que se expresen las mismas verdades es normal que existan tales similitudes, lo cual es válido particularmente en todo lo referente a la ciencia de los números, cuyos significados no provienen en lo más mínimo de un invento humano o de una concepción más o menos arbitraria.
Lo mismo se diga respecto de la astrología, que trata de leyes cósmicas que no dependen de nosotros, y no vemos por qué motivo todo lo que a ellas se refiera debería haber sido tomado de los Caldeos, como si éstos hubieran poseído originalmente el monopolio de tales conocimientos. Lo mismo puede decirse de la angelología, que, por lo demás, se relaciona bastante directamente con la astrología, y que no podemos, a menos de aceptar todos los “prejuicios” de la crítica moderna, considerar que fuera ignorada por los Hebreos hasta la época del cautiverio babilónico. Agreguemos además que Le Forestier no parece poseer una noción totalmente correcta de la Kábbala, nombre que, en el sentido más amplio, significa simplemente “tradición”, y que él asimila a veces con una modalidad particular de la redacción escrita de tales o cuales enseñanzas, hasta llegar a decir que “la Kábbala nació en la parte sur de Francia y en la septentrional de España”, y de fechar sus comienzos en el siglo XIII: también aquí el espíritu “crítico”, que ignora por anticipado cualquier transmisión oral, va demasiado lejos.
Anotamos finalmente una última cuestión: la palabra Pardes (que es, como ya explicamos en otras ocasiones, en sánscrito Paradêsha, “región suprema”, y no una palabra persa que significa “parque de los animales”, lo que no nos parece que tenga mucho sentido, no obstante la similitud con los querubines de Ezequiel) no designa de ningún modo una simple “especulación mística”, sino más bien la obtención real de un determinado estado que es la restauración del “estado primordial” o “edénico”, lo que no deja de presentar estrecha similitud con la “reintegración” tal como la consideraba Martines2.
Hechas todas estas reservas, es indudable que la forma con la que Martines ha revestido su enseñanza es de inspiración propiamente judaica, lo que no implica necesariamente que él tuviera un origen judío (éste es uno de los puntos que no ha sido suficientemente aclarado todavía), ni tampoco que no haya sido sinceramente cristiano. Le Forestier tiene razón de hablar a este respecto de “Cristianismo esotérico”, pero no vemos el porqué debería denegarse a las concepciones de este orden el derecho de proclamarse auténticamente cristianas. Atenerse a las modernas ideas de una religión exclusiva y restringidamente exotérica equivale a despojar al Cristianismo de todo sentido verdaderamente profundo, y significa también desconocer toda la diversidad que hubo en el Medioevo, de la cual posiblemente percibimos los últimos reflejos, ya muy apagados en organizaciones como la de los Elegidos Cohen3. Somos bien conscientes de lo que aquí pone en aprietos a nuestros contemporáneos: su preocupación de reducir todas las cosas a una cuestión de “historicidad”, preocupación que actualmente parece común tanto a los partidarios como a los adversarios del Cristianismo, pese a que tales adversarios fueron sin duda quienes por primera vez llevaron la discusión a ese terreno. Digámoslo bien claramente: si el Cristo debiera ser considerado únicamente como un personaje histórico, ello sería bien poco interesante. La consideración del Cristo-principio asume una importancia de otra índole, y además, una no excluye en absoluto a la otra, porque, como ya dijimos repetidamente, los hechos históricos tiene en sí mismos un valor simbólico, y expresan los principios a su manera y a su nivel. No podemos por el momento insistir más sobre este punto, que por otra parte nos parece suficientemente claro.
La tercera parte está consagrada a la historia de la Orden de los Elegidos Cohen, cuya existencia efectiva fue más bien breve, y a la exposición de lo que se conoce de los rituales de sus diferentes grados, que no parecen haber sido nunca completamente terminados y “puestos a punto”, del mismo modo que aquellos de las “operaciones”. Quizá no es muy exacto llamar “escoceses”, como lo hace Le Forestier, a todos los sistemas de altos grados masónicos sin excepción, ni tampoco catalogar de alguna manera como una simple máscara aquel carácter masónico que Martines otorgó a los Elegidos Cohen.  Pero profundizar las discusiones en torno a este asunto nos llevaría demasiado lejos4.
Queremos solamente llamar la atención más especialmente sobre la denominación de “Réau-Croix” dada por Martines al grado más elevado de su “régimen”, como se decía entonces, y en la que Le Forestier no quiere ver más que una imitación o sin más una falsificación de aquella de “Rosa-Cruz” (“Rose-Croix”). Para nosotros se trata de algo más. En la intención de Martines, el “Réau-Croix” debía ser, al contrario, el verdadero “Rosa-Cruz”, mientras que el grado que llevaba tal denominación en la Masonería ordinaria era nada más que “apócrifo”, siguiendo una expresión que utilizaba frecuentemente. Pero ¿de dónde proviene éste tan extravagante de “Réau-Croix”, y cuál puede ser su significado? Según Martines el verdadero nombre de Adán era “Roux” (pelirrojo) en lengua vulgar y “Réau” en hebreo, que significaba “Hombre-Dios muy fuerte en sabiduría, virtud y potencia”, interpretación que a primera vista al menos parece de fábula.  La verdad es que Adam significa de hecho y literalmente “rojo”: Adamah es la arcilla roja, y Damah es la sangre, que es igualmente roja.  Edom, nombre que se le dio a Esaú, también tiene el sentido de “rojo” (pelirrojo). Este color es frecuentemente tomado como símbolo de fuerza o potencia, lo que justifica en parte la explicación de Martines.  Por lo que hace a la forma “Réau” con toda seguridad no tiene nada de hebraico, pero pensamos que hay que ver allí una asimilación fonética con la palabra Roeh “vidente”, que fue la primera denominación de los profetas, y cuyo verdadero sentido es en todo comparable con el del sánscrito rishi. Como ya indicamos en varias oportunidades5, este tipo de simbolismo fonético no tiene nada de excepcional, y no sería de extrañar que Martines se hubiera servido del mismo para aludir a una de las principales características inherentes al “estado edénico”, y, consecuentemente, para significar la posesión de dicho estado. Si es así, la expresión “Réau-Croix”, con el agregado de la Cruz del “Reparador” al primer nombre “Réau”, indica, en el lenguaje utilizado en el Tratado de la Reintegración de los Seres, “el menor restablecido en sus prerrogativas”, vale decir, el “hombre regenerado”, quien efectivamente es el “segundo Adán” de San Pablo, y que también es el verdadero “Rosa-Cruz”6. En realidad no se trata entonces de una imitación del término “Rosa-Cruz”, del que por otra parte hubiera sido mucho más sencillo apropiarse lisa y llanamente como tantos otros hicieron, sino de una de las numerosas interpretaciones o adaptaciones a los que éste puede dar legítimamente. Lo que naturalmente no quiere decir que las pretensiones de Martines en lo que se refiere a los efectos reales de su “ordenación de Réau-Croix” estuvieran plenamente justificadas.
Para terminar este demasiado sumario examen, señalemos todavía un último punto: Le Forestier tiene plena razón de ver en la expresión “forma gloriosa”, frecuentemente empleada por Martines, y en la cual “gloriosa” es de algún modo sinónimo de “luminosa”, una alusión a la Shekinah (que algunos viejos rituales masónicos, por curiosa deformación, llaman el Stekenna7. Lo mismo puede aplicarse a la expresión “cuerpo glorioso”, que es corriente en el Cristianismo, inclusive en aquél exotérico y ello desde San Pablo: “Sembrado en la corrupción, resucitará en la gloria…”, y también de la denominación de la “luz de gloria”, en la cual, según la teología más ortodoxa, se opera la “visión beatífica”.  Esto demuestra que no existe oposición alguna entre exoterismo y esoterismo, sólo hay una superposición de éste sobre aquél, siendo el esoterismo el que confiere a las verdades expresadas de forma más o menos velada por el exoterismo, la plenitud de su sentido superior y profundo.
Publicado originalmente en “Voile d’Isis”, París, diciembre de 1929.
NOTAS

1 Darbon Aïné, editor.
2 A tal propósito hemos advertido una confusión asaz divertida en una de las cartas de Willermoz al Barón de Türkheim publicadas por Emile Dermenghem a continuación de los “Sommeils”:  Willermoz protesta contra la afirmación según la cual el libro Des Erreurs et de la Verité de Saint Martin decía que “provenía de los Partos”. Lo que tomó por el nombre de ese pueblo, que efectivamente nada tenía que ver con el tema, es evidentemente la palabra Pardes, que sin duda le era totalmente desconocida. Ya que el Barón de Türkheim había hablado a tal propósito “del Parthes, obra clásica de los cabalistas”,  y que nosotros pensamos que en realidad debe tratarse de la obra titulada Pardes Rimonin.
3 En lugar de “Cristianismo esotérico” sería sin embargo más correcto decir “esoterismo cristiano”, es decir, tomando como base el Cristianismo, para indicar así que aquello de que se trata no pertenece al ámbito de la religión. Naturalmente la misma observación es válida para el esoterismo musulmán.
4 A propósito de los diversos sistemas de altos grados, nos hemos visto un poco sorprendidos al ver que se atribuye “a la aristocracia de nacimiento y de dinero” la organización del “Consejo de Emperadores de Oriente y de Occidente”, cuyo fundador parece haber sido muy simplemente “el señor Pirlet, sastre”, como señalan los documentos de la época. Por más que Thory haya estado mal informado sobre ciertos puntos, no puede sin embargo haber inventado esta indicación (Acta Latomorum, tomo I, pag. 79 )
5 Le Forestier señala además otro ejemplo en el mismo Martines: se trata de la asociación que establece, por una especie de anagrama entre “Noaquitas” y “Chinos” (el efecto fonético resulta mucho más significativo en francés: “Noachites” y “Chinois”, N.del T.)
6 La Cruz es además, por sí misma, el símbolo del “Hombre Universal”, y podemos decir que representa la forma misma del hombre reintegrado en su centro original, de donde ha sido separado por la “caída”, o, según el vocabulario de Martines, por la “prevaricación”.
7 La palabra “gloria”, aplicada al triángulo que contiene el Tetragrama y aureolado de rayos, que aparece en las iglesias tanto como en las logias, es efectivamente una de las denominaciones de la Shekinah, tal como lo hemos explicado en El Rey del Mundo.

Demasiado parecido a una película de los Hermanos Coen o Tarantino

Cuanto más difícil u horrible es la operación, más eficaz resulta, porque obra mayor fuerza sobre laimaginación y confirma el esfuerzo en razón directa con la resistencia.Esto es lo que explica la bizarría y la atrocidad de las operaciones de la magia negra entre losantiguos y en la Edad Media, las misas del diablo, los sacramentos administrados a reptiles, lasefusiones desangre, los sacrificios humanos y otras monstruosidades que son la esencia misma y larealidad de la goecia y la nigromancia. Son semejantes prácticas las que han atraído sobre las brujasen todas los tiempos la justa represión de las leyes. La magia negra no es realmente más que unacombinación de sacrilegios y de crímenes graduados para pervertir para siempre una voluntadhumana y realizar en un hombre vivo el fantasma repugnante del demonio. Es, propiamentehablando, la religión del demonio, el culto de las tinieblas, el odio hacia el bien llevado al paroxismo; es la encamación de la muerte y la creación permanente del infierno.
mickey fuck
Demasiado parecido a una película de los Hermanos Coen o Tarantino, ¿verdad? Un asesino sin motivo, que deambula sonámbulo por la calle mientras las cámaras de televisión le filman en primer plano, una heroína que se le acerca y le increpa sin que le pase nada… Ha sido tan descarado que algunos diarios digitales han comenzado a cuestionar el reality show, atendiendo, por ejemplo, a la cercanía de la comisaría (y sin embargo, tardó 20 minutos en llegar); por no hablar de que los hechos se producen al lado de un cuartel. ¿A qué asesino se le ocurre matar a un soldado al lado de un cuartel? Esta misma información española también se pregunta cómo es que el asesino sabía que su víctima era militar si sólo llevaba una camiseta…
Como os avisé desde el primer momento, los fallos de “raccord” de este filme (es decir, las inconsistencias) deberían aparecer, y este blog inglés es el primero, que yo sepa, que ha comenzado a destacarlas.
La más obvia es que el asesino carece de manchas de sangre en su ropa y lleva SOSPECHOSAMENTE EMBADURNADAS DE COLOR ROJO, las manos. Demasiado rojas las manos y demasiado limpio el jersey.
Luego tenemos a la heroína, Ingrid Loyau-Kennet que salta de un autobús, chequea si el soldado está todavía vivo (supuestamente ya le habían cortado la cabeza) y se pone a hablar con uno de los asesinos, con unas frases de película: “vais a perder, qué es lo que queréis hacer?”. Lo más probable es que en unos días conozcamos a qué se dedica esta señora, y estoy por aseguraros que formara parte de alguna empresa dedicada a seguridad…
Y, por último y más importante, tenemos el propio Set de Rodaje o, perdón, el comportamiento de la policía en el auto del crimen.

La tienda está a la izquierda del rascacielos

Lo primero que hace la policía en estos casos es acordonar la zona pero aquí, o se les ha olvidado, o han llegado primero las cámaras de TV (cosa que me sucedía alguna vez cuando trabajaba en Sucedió en Madrid): en cualquiera de los dos casos hay una connivencia en que el reality show quede perfectamente grabado. Una vez más, os exhorto a que visionéis la película “Ocurrió cerca de su casa” porque se va a convertir en pieza clave para descifrar este absurdo. Continue reading ‘Primeros indicios de que la decapitación de Londres es un Reality Show’

El cabalista Bodin, que como se supondrá fue un espíritu débil y supersticioso, no ha tenido otromotivo para escribir su Demoniomaníaque la necesidad de prevenir a los espíritus contra la peligrosísima incredulidad. Iniciado por el estudio de la Cábala en los verdaderos secretos de lamagia había templado a pensar en los peligros a los cuales se expondría la sociedad abandonandoese poder a la maldad de algunos hombres. Intentó, pues, lo que ahora acaba de ensayar entrenosotros Eudes de Mirville; recogió hechos sin explicarlos, y denunció alas ciencias desatentas o preocupadas, la existencia de influencias ocultas y de operaciones criminales de la mala magia.Bodin no fue escuchado en su tiempo, como tampoco lo será ahora Eudes de Mirville, porque no basta indicar fenómenos y prejuzgar la causa para impresionar a los hombres serios; esta causa es preciso estudiarla, explicarla, demostrar su existencia, y esto es lo que tratamos de hacer.¿Tendremos nosotros mejor éxito?

Acordes con Leonard Cohen

Hoy hablamos sobre el fenómeno de las dos Españas, evidenciada en la lucha de banderas constitucional, repub licana y franquista, y sobre el periodismo y los medios de comunicación masiva, con especial atención a la necesidad de un libre flujo de la información y que esta sea representativa de la sociedad. Con Matthew Bennet y Antonio de Miguel. Conduce Juan Carlos Barba.

http://www.ivoox.com/dos-espanas-periodismo-economia-audios-mp3_rf_2032314_1.html

El desgraciado poeta Gilbert fue, en el siglo XVIII, víctima de su audacia al desafiarla corriente deopinión, y aun de fanatismo filosófico, de su época. Culpable de lesa filosofía, murió loco furioso,víctima de los terrores más espantosos, como si el mismo Dios le hubiera castigado por haber sostenido su causa fuera de sazón. Mas, en efecto, murió sentenciado por una ley que no podíaconocer; se había opuesto a una corriente eléctrica y caía fulminado por sus rayos. Quantcast

foto046
El popular presentador y doblador de películas ha fallecido en Barcelona a los 65 años, aqui os dejo con un video del disco “Acordes con Leonard Cohen” con la voz de Constantino Romero del año 2007, descanse en paz.


Probablemente, ninguna otra película ha causado mayor impacto cultural que El último tango en París, por ejemplo, en España, donde miles de españoles cruzaban la frontera hacia Francia para verla en Perpiñán pues no se proyectaba en la península ibérica.
De alguna manera, esta película “vendida” como una obra de arte al contar con Marlon Brando como protagonista y dirigida por el italiano Bernardo Bertolucci era un sinónimo de Libertad… y progreso.
Viéndola 40 años después lo que se ve es algo completamente diferente.
Nos encontramos con un loco norteamericano que coincide dentro de un “apartamento” a alquilar ‘nadiesabemuybiencómo’ con una francesita de buena familia que, sin mediar más conversación ni seducción, cae rendida en los brazos del ya maduro Brando, que se la folla irremisiblemente.
Esta absurda escena bastaría para que, hoy día, en la era de Internet, dejaras de ver la película inmediatamente, porque el director pretende, básicamente, reírse del espectador al venderle como posible algo… ilógico.
Pero bueno, resulta que el director es Bernardo Bertolucci y la protagoniza Marlon Brando, y dicen que es una obra de arte prohibida, así que será que la chica, aunque no le conoce de nada, habrá notado que está delante del macho entre los machos, el mayor sex symbol de la era del cine. (Por algo le dieron el papel a él, obviamente). Continue reading ‘El Ultimo tango en París, descodificado: magia negra para acabar con el amor y la familia’

los Elegidos Cohen y la tradición ocultista

Las causas se revelan por los efectos, yéstos son proporcionados a las causas. El verbo divino, la palabra única, el tetragrama, se ha afirmado por la creación cuaternaria. La fecundidad humana prueba la fecundidad divina;eljod del nombre divino es la virilidad eterna del primer principio. Elhombre ha comprendido a Dios, agrandando hasta lo infinito la idea que se había formado de símismo.Comprendiendo a Dios como hombre infinito, el hombre se dijo a sí mismo: «Yo soy el Diosfinito.» e

René Le Forestier, que se ha especializado en estudios históricos sobre las organizaciones secretas de la segunda mitad del siglo XVIII, sean masónicas u otras, publicó hace algunos meses una importante obra sobre La Franc-Maçonnerie occultiste au XVIII siècle et l’Ordre des Elus-Cohen”1.
Hay que especificar una pequeña reserva sobre el título, porque el vocablo “ocultista”, que no parece haber sido usado nunca antes de Eliphas Levi, se presenta dentro de la publicación un poco como un anacronismo; quizás hubiera sido mejor emplear otra palabra, y esto no es una simple cuestión de terminología, ya que lo que se denominó más precisamente “ocultismo”, de hecho no es sino un producto del siglo XIX.
La obra está dividida en tres partes. La primera trata de “las doctrinas y prácticas de los Elegidos Cohen”; la segunda de las relaciones entre “los Elegidos Cohen y la tradición ocultista” (y aquí, el término “esotérica” hubiera sido mucho más apropiado); la tercera finalmente trata “de la organización y de la historia de la Orden”.
La parte específicamente histórica está muy bien realizada, y se apoya sobre un serio estudio de la documentación que logró reunir el autor, por lo que no podemos menos que recomendar su lectura. Lo único que lamentamos son algunas lagunas respecto de la biografía de Martines de Pasqually, de la que quedan algunos aspectos oscuros. De todas maneras, el “Voile d’Isis” publicará una nueva documentación al respecto que quizá pueda contribuir a esclarecerlos.
La primera parte constituye una excelente visión de conjunto del contenido del Traité de la Réintégration des Êtres, obra mas bien confusa, redactada con estilo incorrecto, y que además quedó inconclusa. No era sencillo extraer de ella una exposición coherente, y debemos congratularnos con Le Forestier por haberlo logrado. De todas maneras subsiste cierta ambigüedad en lo referente a la naturaleza de las “operaciones” de los Elegidos Cohen: ¿eran éstas verdaderamente “teúrgicas” o solamente “mágicas”? Parecería que el autor no comprende que se trata de dos cosas esencialmente distintas, no pertenecientes a un mismo orden. Puede ser que dicha confusión ya haya existido entre los mismos Elegidos Cohen, cuya iniciación parece haber permanecido mas bien incompleta en muchos aspectos, pero hubiera sido oportuno destacar este hecho.  Por nuestra parte consideramos que, al parecer, se trataba de un ritual de “magia ceremonial” con pretensiones de teúrgia, lo cual dejaba la puerta abierta a más de una ilusión; y la importancia que se atribuía a simples manifestaciones “fenoménicas”, porque lo que Martines llamaba “pases” no eran otra cosa, prueba efectivamente que la esfera de la ilusión no había sido dejada atrás. Lo más peligroso de este asunto, nos parece, reside en que el fundador de los Elegidos Cohen haya podido creerse dueño de conocimientos trascendentales, cuando en realidad se trataba solamente de conocimientos que, aunque fueran reales, revestían características relativamente secundarias. Además, en él, y por las mismas razones, debía de persistir todavía cierta confusión entre lo “iniciático” y lo “místico”, puesto que las doctrinas que expone toman siempre un carácter religioso, al par que sus “operaciones” están absolutamente alejadas de dicho carácter. Es lamentable que Le Forestier aparentemente acepte tal confusión, y no tenga una idea clara sobre la distinción existente entre ambos puntos de vista. Por otra parte hay que puntualizar que lo que Martines llama “reintegración” no sobrepasa las posibilidades del ser humano individual, lo cual es evidente para el autor, pero se podrían haber extraído consecuencias muy importantes sobre las limitaciones de las enseñanzas que el jefe de los Elegidos Cohen podía trasmitir a sus discípulos, y en consecuencia del grado de “realización” a la que podía llegar a conducirlos.
La segunda parte nos parece la menos satisfactoria, quizás a su pesar, Le Forestier no tuvo siempre la capacidad de liberarse de cierto espíritu que podríamos calificar de “racionalista”, lo cual probablemente sea imputable a su formación universitaria. Dada la existencia de ciertas semejanzas entre las diversas doctrina tradicionales, no debe concluirse necesariamente que haya habido “préstamos” o influencias directas entre ellas: dondequiera que se expresen las mismas verdades es normal que existan tales similitudes, lo cual es válido particularmente en todo lo referente a la ciencia de los números, cuyos significados no provienen en lo más mínimo de un invento humano o de una concepción más o menos arbitraria.
Lo mismo se diga respecto de la astrología, que trata de leyes cósmicas que no dependen de nosotros, y no vemos por qué motivo todo lo que a ellas se refiera debería haber sido tomado de los Caldeos, como si éstos hubieran poseído originalmente el monopolio de tales conocimientos. Lo mismo puede decirse de la angelología, que, por lo demás, se relaciona bastante directamente con la astrología, y que no podemos, a menos de aceptar todos los “prejuicios” de la crítica moderna, considerar que fuera ignorada por los Hebreos hasta la época del cautiverio babilónico. Agreguemos además que Le Forestier no parece poseer una noción totalmente correcta de la Kábbala, nombre que, en el sentido más amplio, significa simplemente “tradición”, y que él asimila a veces con una modalidad particular de la redacción escrita de tales o cuales enseñanzas, hasta llegar a decir que “la Kábbala nació en la parte sur de Francia y en la septentrional de España”, y de fechar sus comienzos en el siglo XIII: también aquí el espíritu “crítico”, que ignora por anticipado cualquier transmisión oral, va demasiado lejos.
Anotamos finalmente una última cuestión: la palabra Pardes (que es, como ya explicamos en otras ocasiones, en sánscrito Paradêsha, “región suprema”, y no una palabra persa que significa “parque de los animales”, lo que no nos parece que tenga mucho sentido, no obstante la similitud con los querubines de Ezequiel) no designa de ningún modo una simple “especulación mística”, sino más bien la obtención real de un determinado estado que es la restauración del “estado primordial” o “edénico”, lo que no deja de presentar estrecha similitud con la “reintegración” tal como la consideraba Martines2.
Hechas todas estas reservas, es indudable que la forma con la que Martines ha revestido su enseñanza es de inspiración propiamente judaica, lo que no implica necesariamente que él tuviera un origen judío (éste es uno de los puntos que no ha sido suficientemente aclarado todavía), ni tampoco que no haya sido sinceramente cristiano. Le Forestier tiene razón de hablar a este respecto de “Cristianismo esotérico”, pero no vemos el porqué debería denegarse a las concepciones de este orden el derecho de proclamarse auténticamente cristianas. Atenerse a las modernas ideas de una religión exclusiva y restringidamente exotérica equivale a despojar al Cristianismo de todo sentido verdaderamente profundo, y significa también desconocer toda la diversidad que hubo en el Medioevo, de la cual posiblemente percibimos los últimos reflejos, ya muy apagados en organizaciones como la de los Elegidos Cohen3. Somos bien conscientes de lo que aquí pone en aprietos a nuestros contemporáneos: su preocupación de reducir todas las cosas a una cuestión de “historicidad”, preocupación que actualmente parece común tanto a los partidarios como a los adversarios del Cristianismo, pese a que tales adversarios fueron sin duda quienes por primera vez llevaron la discusión a ese terreno. Digámoslo bien claramente: si el Cristo debiera ser considerado únicamente como un personaje histórico, ello sería bien poco interesante. La consideración del Cristo-principio asume una importancia de otra índole, y además, una no excluye en absoluto a la otra, porque, como ya dijimos repetidamente, los hechos históricos tiene en sí mismos un valor simbólico, y expresan los principios a su manera y a su nivel. No podemos por el momento insistir más sobre este punto, que por otra parte nos parece suficientemente claro.
La tercera parte está consagrada a la historia de la Orden de los Elegidos Cohen, cuya existencia efectiva fue más bien breve, y a la exposición de lo que se conoce de los rituales de sus diferentes grados, que no parecen haber sido nunca completamente terminados y “puestos a punto”, del mismo modo que aquellos de las “operaciones”. Quizá no es muy exacto llamar “escoceses”, como lo hace Le Forestier, a todos los sistemas de altos grados masónicos sin excepción, ni tampoco catalogar de alguna manera como una simple máscara aquel carácter masónico que Martines otorgó a los Elegidos Cohen.  Pero profundizar las discusiones en torno a este asunto nos llevaría demasiado lejos4.
Queremos solamente llamar la atención más especialmente sobre la denominación de “Réau-Croix” dada por Martines al grado más elevado de su “régimen”, como se decía entonces, y en la que Le Forestier no quiere ver más que una imitación o sin más una falsificación de aquella de “Rosa-Cruz” (“Rose-Croix”). Para nosotros se trata de algo más. En la intención de Martines, el “Réau-Croix” debía ser, al contrario, el verdadero “Rosa-Cruz”, mientras que el grado que llevaba tal denominación en la Masonería ordinaria era nada más que “apócrifo”, siguiendo una expresión que utilizaba frecuentemente. Pero ¿de dónde proviene éste tan extravagante de “Réau-Croix”, y cuál puede ser su significado? Según Martines el verdadero nombre de Adán era “Roux” (pelirrojo) en lengua vulgar y “Réau” en hebreo, que significaba “Hombre-Dios muy fuerte en sabiduría, virtud y potencia”, interpretación que a primera vista al menos parece de fábula.  La verdad es que Adam significa de hecho y literalmente “rojo”: Adamah es la arcilla roja, y Damah es la sangre, que es igualmente roja.  Edom, nombre que se le dio a Esaú, también tiene el sentido de “rojo” (pelirrojo). Este color es frecuentemente tomado como símbolo de fuerza o potencia, lo que justifica en parte la explicación de Martines.  Por lo que hace a la forma “Réau” con toda seguridad no tiene nada de hebraico, pero pensamos que hay que ver allí una asimilación fonética con la palabra Roeh “vidente”, que fue la primera denominación de los profetas, y cuyo verdadero sentido es en todo comparable con el del sánscrito rishi. Como ya indicamos en varias oportunidades5, este tipo de simbolismo fonético no tiene nada de excepcional, y no sería de extrañar que Martines se hubiera servido del mismo para aludir a una de las principales características inherentes al “estado edénico”, y, consecuentemente, para significar la posesión de dicho estado. Si es así, la expresión “Réau-Croix”, con el agregado de la Cruz del “Reparador” al primer nombre “Réau”, indica, en el lenguaje utilizado en el Tratado de la Reintegración de los Seres, “el menor restablecido en sus prerrogativas”, vale decir, el “hombre regenerado”, quien efectivamente es el “segundo Adán” de San Pablo, y que también es el verdadero “Rosa-Cruz”6. En realidad no se trata entonces de una imitación del término “Rosa-Cruz”, del que por otra parte hubiera sido mucho más sencillo apropiarse lisa y llanamente como tantos otros hicieron, sino de una de las numerosas interpretaciones o adaptaciones a los que éste puede dar legítimamente. Lo que naturalmente no quiere decir que las pretensiones de Martines en lo que se refiere a los efectos reales de su “ordenación de Réau-Croix” estuvieran plenamente justificadas.
Para terminar este demasiado sumario examen, señalemos todavía un último punto: Le Forestier tiene plena razón de ver en la expresión “forma gloriosa”, frecuentemente empleada por Martines, y en la cual “gloriosa” es de algún modo sinónimo de “luminosa”, una alusión a la Shekinah (que algunos viejos rituales masónicos, por curiosa deformación, llaman el Stekenna7. Lo mismo puede aplicarse a la expresión “cuerpo glorioso”, que es corriente en el Cristianismo, inclusive en aquél exotérico y ello desde San Pablo: “Sembrado en la corrupción, resucitará en la gloria…”, y también de la denominación de la “luz de gloria”, en la cual, según la teología más ortodoxa, se opera la “visión beatífica”.  Esto demuestra que no existe oposición alguna entre exoterismo y esoterismo, sólo hay una superposición de éste sobre aquél, siendo el esoterismo el que confiere a las verdades expresadas de forma más o menos velada por el exoterismo, la plenitud de su sentido superior y profundo.
Publicado originalmente en “Voile d’Isis”, París, diciembre de 1929.
NOTAS

1 Darbon Aïné, editor.
2 A tal propósito hemos advertido una confusión asaz divertida en una de las cartas de Willermoz al Barón de Türkheim publicadas por Emile Dermenghem a continuación de los “Sommeils”:  Willermoz protesta contra la afirmación según la cual el libro Des Erreurs et de la Verité de Saint Martin decía que “provenía de los Partos”. Lo que tomó por el nombre de ese pueblo, que efectivamente nada tenía que ver con el tema, es evidentemente la palabra Pardes, que sin duda le era totalmente desconocida. Ya que el Barón de Türkheim había hablado a tal propósito “del Parthes, obra clásica de los cabalistas”,  y que nosotros pensamos que en realidad debe tratarse de la obra titulada Pardes Rimonin.
3 En lugar de “Cristianismo esotérico” sería sin embargo más correcto decir “esoterismo cristiano”, es decir, tomando como base el Cristianismo, para indicar así que aquello de que se trata no pertenece al ámbito de la religión. Naturalmente la misma observación es válida para el esoterismo musulmán.
4 A propósito de los diversos sistemas de altos grados, nos hemos visto un poco sorprendidos al ver que se atribuye “a la aristocracia de nacimiento y de dinero” la organización del “Consejo de Emperadores de Oriente y de Occidente”, cuyo fundador parece haber sido muy simplemente “el señor Pirlet, sastre”, como señalan los documentos de la época. Por más que Thory haya estado mal informado sobre ciertos puntos, no puede sin embargo haber inventado esta indicación (Acta Latomorum, tomo I, pag. 79 )
5 Le Forestier señala además otro ejemplo en el mismo Martines: se trata de la asociación que establece, por una especie de anagrama entre “Noaquitas” y “Chinos” (el efecto fonético resulta mucho más significativo en francés: “Noachites” y “Chinois”, N.del T.)
6 La Cruz es además, por sí misma, el símbolo del “Hombre Universal”, y podemos decir que representa la forma misma del hombre reintegrado en su centro original, de donde ha sido separado por la “caída”, o, según el vocabulario de Martines, por la “prevaricación”.
7 La palabra “gloria”, aplicada al triángulo que contiene el Tetragrama y aureolado de rayos, que aparece en las iglesias tanto como en las logias, es efectivamente una de las denominaciones de la Shekinah, tal como lo hemos explicado en El Rey del Mundo.

Mapas de Estrellas casas a la venta

Copio y pego directo del traductor de google:

En mis 10 años de ser un agente de bienes raíces nunca he visto un éxodo como éste. “Los mapas de casas de estrellas” se han convertido en “Mapas de Estrellas casas a la venta.” Todo el mundo está rescatando de Los Angeles este mes , reduciendo drásticamente sus mansiones de millones de dólares, teniendo enormes pérdidas, y están desesperados por vender lo antes posible.

“Escape from Los Angeles”-A Massive List of Hollywood Elite Selling Homes and Fleeing California (update: just listed) and more….
Aquí está la lista de las estrellas:
adam brody
América Ferrera
amy smart
anna nicole smith (sí, ella ya se ha ido, pero el raíces)
ARNOLD SCHWARNEGGER
ashlee simpson
ASTON KUTCHER
avril lavigne
BARRY MANILOW
Bert Lahr
beth subvención
Candy Spelling
CHARLIE SHEEN
charlize theron
cher
dennis quaid
dick clark (raíces)
de la roca Dwayne Jonson
ELLEN DE GENERAR
elvis presley (raíces)
Frankie Muñiz
HARRISON FORD
Heath Ledger (raíces )
Heidi Klum
hilary duff
hillary swank
Howie Mandel
ANDERSON JENNIFER
JENNIFER Love Hewitt
JIM CAREY
kd lang
Kara DioGuardi
kate walsh
Katherine Heigl
KATY PERRY
Kelsey Grammer
lauren conrad
Leonardo Di Caprio
Mark Wahlberg
mathew perry
MEG RYAN
megan mullully
MEL GIBSON
NEIL PATRICK HARRIS
Nick Lachey
P. DIDDY
Penélope Cruz
Pierce Brosnan
rosa
Reese Witherspoon
RHIANNA
robin williams
Sally feilds
SCARLETT JOHANSSON
SHARON STONE
SYVESTER STALLONE
Tori Spelling
USHER
wayne brady
Zsa Zsa Gabor (raíces)
Esto es sólo una lista parcial, aún sin incluir los directores de cine, productores, y los millones de ” la industria cinematográfica pueblo “en LA. ¿Qué saben ellos? ¿A dónde van? Nunca he visto un éxodo masivo como este ….Estoy un poco inquieto por esta situación.
UPDATE: MÁS QUE ESTA LISTA enumerados en febrero 2013 :
britney spears
chris brown
christina aguilera
Josh Groban
mel b
micheal jackson (raíces)
Ozzy y Sharon
paula abdul
Sonny Bono (raíces)
Max Weinberg
john mayer sólo aparece esta semana:
larry david
cheryl Tiegs
pam andersen
Fred Durst
brad paisley
Pete Sampras
y algunos más:
DONALD TRUMP
Jodie Foster
kourtney kardtrashian
jenny garth
scott baio
Fuente:  NESARA- REPUBLIC RESTORED – Galactic News: “Escape from Los Angeles”- A Massive List of Hollywood Elite Are Selling their Homes and Fleeing California (up-date: just listed) and more…
Visto en  :  Burbuja

Brokeback mountain

Foto: En una de las dos imágenes viven en una dictadura feroz y cruel que reprime a la disidencia, y en la otra están en un estado democrático con todas las garantías sociales de protección, ¿adivinas cual es cual? http://noestassoloantifa.blogspot.com.es/

el revisionismo gay pretende hacernos creer que todos los personajes importantes de la historia han sido homosexuales.
Ved aquí la película que se va a lanzar sobre María Antonieta, última reina de Francia. El valor simbólico de esta “transformación” de un símbolo galo como María Antonieta es similar a cuando el lobby gay homosexualizó a los cowboys (símbolos masculinos de Estados Unidos) en esa inverosímil película llamada “Brokeback mountain”.
La producción del filme es judía (Cohen).

En los tiempos primigenios y desde un punto de vista mitológico, que no histórico, los juegos poseían un emblemático sentido sagrado, estoy hablando desde una visión iniciática. El ajedrez tiene ese sentido en su origen y pertenece a tradiciones muy antiguas. Así, cuando se refieren a su origen, la versión más extendida que se da de su nacimiento, es que procede de la India y fue transmitido a Occidente, en la Edad Media, por persas y árabes. Sin embargo, ya Platón a través de Sócrates dice que el juego del ajedrez lo inventó Thoth y por consiguiente le da un origen egipcio.
Yo no quiero hablar aquí de la historia del ajedrez, ni de su cosmogonía, ni de sus orígenes, ni tan siquiera del sentido que tenía, si era militar o instructivo o por el contrario poseía una simbología que nos instruiría sobre el conocimiento primero y único de los iniciados o si por el contrario es simplemente un juego de mesa para entretener como aseguran algunos.
Leyenda: el Ajedrez de Carlomagno
Hace unos años leí una novela de la autora Katherine Neville con el título de El Ocho. Es una novela de intriga y su hilo conductor es un Ajedrez mágico que siempre ha sido codiciado por todos aquellos que están ávidos de poder y que en manos de gentes sin escrúpulos podía resultar muy destructivo. En dicha novela se le denomina con dos nombres, el ajedrez de Carlomagno o el ajedrez de Montglane.
Camino de Santiago
Recabando información sobre Roncesvalles que era la ciudad donde queríamos iniciar el Camino de Santiago, y por casualidad, encontré referencias a este ajedrez y a la leyenda que circula sobre él. Así que nuestro objetivo al llegar a Roncesvalles era ir al museo y obtener unas fotos del tablero de Ajedrez, para la oficialidad relicario, de Carlomagno. He de decir que no fue fácil, pues está prohibido obtener fotografías en el museo y menos de esta pieza, pero hay que tener amigos en todas partes y además tengo que decir con gran regocijo que hay sensibilidades que hacen posible que se cumplan los deseos sublimes de dos aficionados al ajedrez
Leyenda El 4 de abril del 782 de nuestra Era, se celebró una fiesta en el palacio oriental de Aquisgrán. Era una fiesta extraordinaria para conmemorar el cuadragésimo cumpleaños del monarca Carlomagno. El rey había invitado a todos los nobles del imperio. Para ese mismo día el guerrero más grande del mundo y monarca de un gran reino había preparado una sorpresa. Maestro de la estrategia bélica, sentía predilección por el juego del ajedrez o juego de los reyes. Este día Carlomagno pretendía enfrentarse con el mejor ajedrecista del reino, un soldado con el nombre de Garin el franco.
Cuenta la leyenda que Garin entró al son de trompetas, los acróbatas saltaron ante él y las jóvenes llenaron de pétalos de rosas su camino hacia el rey, arrodillándose ante él. El monarca se levantó para darle la bienvenida.
Ocho criados negros entraron a hombros el tablero de ajedrez regalo de Ibn-al-Arabi, gobernador musulmán de Barcelona, como muestra de agradecimiento por la ayuda de Carlomagno que le había prestado cuatro años antes contra los montañeses vascos. Fue durante la retirada de esta famosa batalla, en el desfiladero navarro de Roncesvalles, donde encontró la muerte Roland, el querido soldado real.
La corte se maravilló ante aquel juego de ajedrez, realizado por artesanos árabes. Las piezas mostraban indicios de su origen indio y persa. El tablero forjado en plata y oro, medía un metro entero por cada lado. Las piezas eran de metales preciosos afiligranados, poseían incrustados, diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas sin tallar. Debido al resplandor parecía brillar con una luz interior que hipnotizaba a quién lo contemplaba. La pieza llamada sha o rey, alcanzaba los 15 centímetros de altura y representaba a un hombre coronado que montaba a lomos de un elefante. La reina, dama o ferz iba en una silla de manos cerrada, salpicada de piedras preciosas. Los alfiles u obispos eran elefantes con las sillas de montar incrustadas de raras gemas. Los caballos o caballeros estaban representados por corceles árabes salvajes. Las torres o castillos se llamaban rujj, que en árabe significa carro, eran grandes camellos que sobre sus lomos llevaban sillas semejantes a torres. Los peones eran humildes soldados de infantería de siete centímetros de altura, con pequeñas joyas en lugar de ojos y piedras preciosas que salpicaban las empuñaduras de sus espadas.
Según esta leyenda, Carlomagno influenciado por extraños efluvios que salían del tablero, propuso una apuesta que consistía en lo siguiente: Si el soldado Garín me gana una partida, le concedo este territorio de mi reino, que va desde Aquisgrán a los Pirineos vascos y la mano de mi hija mayor en matrimonio. Si pierde será decapitado en este mismo patio al romper el alba.
La corte se estremeció, pues Carlomagno amaba a sus hijas, además ponía en riesgo la vida de un cortesano y, por otra parte, esa era una apuesta digna de un bárbaro. A medida que avanzaba la partida los contendientes se comportaban de una manera extraña, como embrujados: sudor, frío, movimientos espasmódicos; el rey estaba preso de una ira profunda, se mesaba los cabellos agitado. Garin se mostraba con desasosiego inexplicable.
Llevando más de una hora jugando y con convulsiones y excitados, Carlomagno se incorporó con gran esfuerzo y arrojó el tablero al suelo como si se liberara de una maldición, las piezas cayeron al suelo y la partida se interrumpió.
A decir de los presentes la partida se abandonó, pues consideraron que aquel ajedrez estaba poseído de una fuerza maligna. Sin embargo, en un tono menos tenso se inició una nueva partida, triunfando Garin y recibiendo como recompensa la Propiedad de Montglane, en los Bajos Pirineos.
No sabemos si la historia es verdadera o falsa, pero lo cierto es que hay quien asegura que dicho ajedrez mágico existió y que aún existe, que fue custodiado por mucho tiempo por los monjes de la Abadía de Montglane y que aún se sigue buscando su paradero.
Estos dos peregrinos, Tomás Llorach y Francisca Pino, han cumplido con su objetivo, que era tomar unas fotos en el museo de Roncesvalles del ajedrez de Carlomagno y escribir su leyenda. Ahora la imaginación de cada uno es la que debe de dar sentido y forma a esta singular leyenda, y ha si este tablero, que se encuentra en Roncesvalles, es o no el que perteneció a la abadía de Montglane.
No quiero acaba este artículo sin una pequeña reflexión:
8 fueron los moros que transportaron el ajedrez
8 casillas tiene de largo un tablero de ajedrez
8 casillas tiene de ancho un tablero de ajedrez
4 veces 8 son las piezas de un ajedrez
8 veces 8 son las casillas que contiene un tablero de ajedrez
El 8 es el número místico de muchas culturas
El 8 es el símbolo del infinito.
————–

http://arucasblog.blogspot.com/2012/05/jugada-maestra-golpe-de-estado-en.html

15 jul 12. Unos meses para ejecutar el trabajo sucio, al gual que los últimos de Zapatero, y desgaste absoluto de la pieza de ajedrez de nombre PP. Ahora viene la salida preparada, pero la venta del estado español a los Amos del Mundo ahí queda. Ellos sabían de sobra que tocar al funcionariado traería consecuencias, pero quienes mueven los hilos no van a permitir, ni tienen previsto, que la situación se les vaya de las manos y caiga en poder del Pueblo.

Una nueva pieza a mover en el tablero: hay indicios de que se está fraguando un probable Golpe de Estado porque los comunicados del SUP (1)(2)(3) y del AUME (4) llaman a la rebelión debido a la indignación por los recortes y rumores internos. Una jugada magistral, al estilo 23-F, para que aparezca algún salvador que sería aclamado por la gran mayoría porque prometerá acabar, y lo hará, con todo aquéllo que reclama gran parte de la población: Senado, privilegios de políticos, sueldos desorbitados, gastos innecesarios y lo que les venga en gana porque gran parte de la población lo aceptará. 

Para tensar este momento, antes han caldeado la situación y provocado la indignación ciudadana necesaria. Por ello siempre advertimos que el 15-M era invento suyo. Por ello no son casuales los excesos policiales o la ristra de leyes sin sentido alguno. Por ello el desprestigio absoluto de la casta política para indignar y aplaudir ahora la solución.

Podemos incluso imaginar escenarios como el de ver al Borbón e hijo encabezando la limpieza del Estado. No, no es ciencia ficción porque si cumplen lo antes expuesto se ganarán a la población al tiempo que el enemigo toma las riendas y el control absoluto de la situación porque han desarmado por completo esta supuesta democracia.

Pero queda descartada esta hipótesis porque también la monarquía ha sido manchada por corrupta para demolerla sin problemas por este supuesto y futuro gobierno cívico-militar de transición que aparecería en televisión de chaqueta y corbata y no con uniforme militar ya que el estilo franquista o pinochetista ya no será posible. Mientras tanto, por la puerta de atrás expolian al Estado.

No será un golpe represor, será la escenificación del ejército salvando la situación. Cuando lleguen al poder, ya se encargarán los Amos de decirles bien claro quién manda aquí. Toda una jugada, jugada maestra.

(1) https://docs.google.com/viewer?url=http%3A%2F%2Fwww.sup.es%2F01%2F585.pdf
(2) https://docs.google.com/viewer?url=http%3A%2F%2Fwww.sup.es%2F01%2F585.pdf
(3) https://docs.google.com/viewer?url=http%3A%2F%2Fwww.sup.es%2F01%2F588.pdf
(4) http://www.aume.org/modules.php?name=News&file=article&sid=1991

hamlet : mensje  de  Sociedad magdalena ,si te gustan nuestros contenidos, copialos, difundelos , antes de que CENSUREN DEL TODO  internet
hamlet : si crees que puedes ayudarnos a encontrar el codigo de desactivacion de la matrix-iii-guerra-mundia puedes eviarnos tus sugerencias a : martinezaparicios@yahoo.com,  Tranquilos esto solo es un juego, o no?