ya es hora de crucificar a satanas

En Judea se consagraban dos machos cabríos, el uno puro el otro impuro. El puro, era sacrificado en expiación de los pecados; el otros, cargado por imprecaciones de esos mismos pecados, era enviando en libertad al desierto. ¡Cosa extraña, pero de un simbolismo profundo! ¡La reconciliación por la abnegación y la expiación por la libertad! Pues bien; todos los sacerdotes que se han ocupado del simbolismo judío, han reconocido en el macho cabrío inmolado, la figura de aquel que ha tomado —dicen ellos— la propia forma del pecado. Luego los gnósticos no estaban fuera de las tradiciones simbólicas, cuando daban al Cristo libertador la figura mística del macho cabrío

In hoc signo vinces es una traducción en latín de la frase griega “ἐν τούτῳ νίκα”, en toutōi nika, que significa “en este signo vencerás“.
Según la leyenda, Constantino I adoptó esta frase griega “, εν τούτῳ νίκα”, como lema después de su visión de un Crismón en el cielo justo antes de la batalla del Puente Milvio contra Majencio el 12 de octubre del año 312. El símbolo del cristianismo primitivo consistía en un monograma compuesto por las letras griegas chi (X) y rho (P), los dos primeros en el nombre de Cristo (en griego: Χριστός). En épocas posteriores el crismón “IHS”, representaba las tres primeras letras de “Jesús” en griego latinizado (Ίησους, latinizado IHSOVS) y el “In hoc signo” de la leyenda.
http://es.wikipedia.org/wiki/In_hoc_signo_vinces

Con la nueva reforma del código penal, sumada a las múltiples reformas laborales, de sanidad, de enseñanza, de Internet y un largo Etc… somos más pobres, más esclavos y estamos más criminalizados.
En el siguiente vídeo, hacemos un análisis de la brutal destrucción de nuestras libertades que ni el propio Pol Pot jamás hubiera soñado.
Hablamos de la reforma del código penal efectuada por Gallardón, quién aparentemente pretende destruir en su origen cualquier forma de disidencia penalizándola.
De cómo nos hacen pagar hasta por utilizar ambulancias, de las subidas de todos los impuestos y energías, de la privatización de la sanidad convirtiéndola en un chiringuito rentable para amigotes del poder oligárquico.
¿Cuándo van a parar de destruir lo poco que nos queda?…  

José Luis C. para “La Granja Humana”.

www.lagranjahumana.com   

Navidad en el asilo de noche (Rosa Luxemburgo)

Ya hemos dicho que la iglesia, cuyo atributo especial es el depósito de las llaves, no pretende tener
las del Apocalipsis o de las visiones de Ezequiel. Para los cristianos y en opinión suya, en clavículas
científicas y mágicas de Salomón se han perdido.
Es cierto, sin embargo, que en el dominio de la inteligencia, gobernada por EL VERBO, nada de lo
que está escrito se pierde, solamente las cosas que los hombres cesan de comprender, no existen ya
para ellos, al menos como verbo. Estas cosas penetran, entonces, en el dominio del enigma y del
misterio.
De otra parte, la antipatía y aun la guerra abierta de la Iglesia oficial contra todo lo que entra en el
dominio de la magia, que es una especie de sacerdocio personal y emancipado, obedece a causas tan
necesarias e inherentes como las del sacerdocio cristiano. La iglesia ignora lo que es la magia
porque debe ignorarlo todo o perecer, como lo demostraremos más tarde. La conoce menos que su
misterioso fundador, que fue saludado en su cama por los tres magos, es decir, por los embajadores
hieráticos de las tres partes del mundo conocido y de los tres mundos analógicos de la filosofía
oculta.
En la escuela de Alejandría la magia y el cristianismo se dan casi la mano bajo los auspicios de
Ammonio Saccas y de Platón. El dogma de Hermes se encuentra casi todo entero en los escritos
atribuidos a Dionisio el Areopagita. Sinesio traza el plan de un tratado de los sueños, que debía ser
comentado más tarde por Cardan, y compuesto de himnos que podría servir a la liturgia de la iglesia
de Swedenborg, si una Iglesia de iluminados pudiera tener una liturgia. Es también en esta época de
abstracciones ardientes y de logomaquias apasionadas cuando se une el reinado filosófico de
Juliano, llamado el Apóstata, porque en su juventud había hecho, en contra de su voluntad,
profesión de fe en el cristianismo. Todo el mundo sabe que Juliano tuvo la desgracia de ser un héroe
de Plutarco, fuera de razón, y fue, si así puede hablarse, el Don Quijote de la Caballería romana;
pero lo que todo el mundo no sabe es que Juliano era un iluminado y un iniciado de primer orden;
era un individuo que creía en la unidad de Dios y en el dogma universal de la Trinidad; era, en una
palabra, un ser que no admitía del antiguo mundo más que sus magníficas símbolos y sus muy
graciosas imágenes. Juliano no era pagano, sino un gnóstico atiborrado de las alegorías del
politeísmo griego, y que tenía la desgracia de encontrar menos sonoro el nombre de Jesucristo que
el de Orfeo. Como emperador pagó sus gastos de colegio como filósofo y como retórico, y, después
que se hubo dado a sí mismo el placer de expirar como Epaminondas, con las frases de Catón, tuvo
de la opinión pública, ya toda cristiana, anatemas por oración fúnebre y un epíteto deshonroso por
última celebridad.
Pasemos por alto las pequeñeces del Bajo Imperio y lleguemos ala Edad Media… Tomad ese libro,
leed en la séptima página y sentaos después sobre el manto que yo voy a extender y con una de
cuyas puntas nos taparemos los ojos…… Vuestra cabeza da vueltas, ¿no es eso, y os parece así como
si la tierra huyera de vuestros pies? Manteneos firmes y no miréis…… El vértigo cesa; hemos

llegado. Levantaos y abrid

OBAMA CONTENEDOR
Hoy hablamos largo y tendido sobre la escuela económica austriaca con Antonio Rosenthal y Manuel Serra. Condu ce Juan Carlos Barba

Quiero terminar este año con un texto escrito la última noche de 1911 por por Rosa Luxemburgo, tras la muerte por envenenamiento de multitud de obreros empobrecidos que conmovió (ligeramente, pues ya sabemos que a la burguesia, especialmente a la grande, solo les conmueve realmente el dinero) a la sociedad “decente” y “bienpensante” de la época.

Rosa Luxemburgo en un mitín en Berlín

En el texto se denunciaba la verdadera causa del envenenamiento producido en el asilo municipal de la capital alemana en la Navidad de 1911, por el que una multitud de obreros perdieron sus vidas: la pobreza, la exclusion, la explotacion, el capitalismo que usa al hombre como mera mercancia cuando es productuva y la tira a la basura cuando le sobra.

No es que ese envenenamiento fuera algo excepcional. Precisamente eso es lo que subraya Rosa Luxemburgo, que lo que sucedió en plena Navidad y que hizo prestar un poco de atención a la degenerada clase explotadora hacia los obreros muertos sucedia en realidad todos los dias en fabricas, suburbios y campos de toda Alemania, aunque en general el drama no fuera suficientamente importante para los medios de propaganda y para la escasa sensibilidad de la burguesia, preocupada más bien de cómo exprimir al máximo la riqueza producida por los que quedaban vivos.

Lo peor de todo es que, como también denunciaba Rosa Luxemburgo, y que mas de un siglo después sigue sucediendo tal como entonces, los mismos obreros ayudaban a construir ese muro que les separa de sus propios hermanos caidos en desgracia mientras a ellos mismos les va bien, y no ven en el sufrimiento de sus camaradas de clase lo que mañana puede sucederle a sus propias familias y, de hecho, padecen millones de proletarios en el mundo.

Se trata, como he dicho, de un texto demasiado actual casi un siglo despues. En estas navidades de 2012, a punto de llegar 2013, mientras se celebran las fiestas con la sonrisa forzada y ciega del que no mira bien a su alrededor, (porque no puede o porque no quiere), miles de seres humanos mueren de hambre, miles de ciudadanos son bombardeados o asesinados en busca de recursos naturales para que los dominantes aumenten aun mas sus beneficios, y millones de obreros como los envenados en Berlin en 1910 sufren una oleada reaccionaria en todo el mundo que les hace perder sus trabajos, su dignidad,  y sus derechos que, por otro lado, se habían estancado hace tiempo tras haberse renunciado a seguir luchando por su conquista.

La burguesia ha extendido entre la clase obrera su ideologia aparentemente neutra, su Navidad hueca y sin sentido en la que la alegria hipocrita oculta todas las injusticias que acaecen en el mundo, incluso las del otro lado de nuestra propia calle. Mientras los obreros “afortunados” consumen irracionalmente siguiendo el modelo impuesto por las televisiones a imitación del amo,  el capitalismo sigue matando en los asilos, en las ciudades ocupadas, en los barrios de las minorias etnicas, en los pueblos sin derecho a la autodeterminacion, en los vertederos de la sociedad consumista, a traves de la violencia de genero, con bombas, con mentiras, y, en definitiva, con el principal arma genocida de la minoria dominante: la explotacion a través del control de los medios de producción (economica e ideologica).

Aún así, la aspiración intrínseca al ser humano a la justicia hace inevitable que, mientras haya una victima de la opresión, un muerto de hambre o enfermedad por la explotación de una clase sobre otra, y mientras unos cuantos mafiosos, parásitos y criminales sigan aumentando privilegios gracias al sufrimiento y al trabajo de la mayoria, siempre habrá alguien que siga llamando a la lucha con la proclama con la que la Rosa Luxemburgo termina el texto que podeis leer a continuación:

“¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

NAVIDAD EN EL ASILO DE NOCHE (ROSA LUXEMBURGO, 1 DE ENERO DE 1912)

Un acontecimiento acaba de turbar cruelmente la atmósfera de fiesta de nuestra capital. Las almas piadosas venían justamente de entonar el bello canto tradicional: “Navidad de alegría, Navidad de misericordia”, cuando se esparció bruscamente la noticia de que un envenenamiento en masa acababa de producirse en el asilo municipal. Las víctimas eran de diversas edades: Joseph Geihe, empleado, 21 años, Karl Melchior, obrero, de 47 anos, Lucien Scieptarorski, 65 anos, etc. Cada dia se traían nuevas listas de hombres sin casa, victimas del envenenamiento: La muerte los finiquitaba por todas partes: en el asilo, en la prisión, en el “chaufoir” público o simplemente en la calle, acurrucados; en cualquier rincón. Antes que el ano nuevo naciera, al son de las campanas, 150 se retorcian presas de los espantos de la agonia y 70 estaban ya muertos.

Obreros griegos reibiendo ayuda alimentaria (2012)


Durante muchos dias, el modesto edificio de la calle de Froebel, que
todo el mundo rehuye en tiempo ordinario, concentra boy sobre el, la atención general. ¿Cual era, pues, la causa de este envenenamiento en masa? ¿Se trataba de una epidemia o de un envenenamiento provocado por el consumo de alimentos en descomposición? La policía se dió prisa en restablezer la tranquilidad de la población: no se trataba de una enfermedad contagiosa. Mejor dicho, el hecho no presentaba ningun peligro para la población decente, para las gentes distinguidas de la ciudad. La muerte no tocaba más que a los “habituales” del asilo de noche, los cuales, con ocasión de la fiesta de Navidad, habian ingerido quizas arenques podridos o aguardiente infectado, “a trés bon marché”.

Pero aquellas gentes ¿dónde habian conseguido esos arenques podridos? ¿Los habían comprado a un vendedor ambulante de pescado? ¿o los habían recogido de los montones de basura en el mercado? Esta ultima hipótesis fue inmediatamente descartada por la perfecta razon de que los desechos de los mercados no constituyen, como podrian imaginarlo las gentes superficiales e ignorantes de las sanas medidas de la economia política, un bien sin dueño, del cual el primer vagabundo que llega se puede apropiar. Estos desechos son reunidos y vendidos a grandes empresas que les utilizan para el engorde de puercos. Se les desinfecta y muele cuidadosamente. Asi sirven de alimento a ese rebaño. Individuos vigilantes de la policía de mercados velan para evitar que los vagabundos vengan a tomar sin autorización el alimento de los puercos, para comerlo así sin desinfectar y sin moler. Era, pues, imposible que, como algunos lo imaginan fácilmente, los sin hogar hubieran recogido su festín de Navidad entre los montones de basura de los mercados. Es por esto que la policía buscaba al vendedor ambulante o al pulpero que ha vendido el aguardiente infectado, que determinó el envenemiento.

En el trascurso de toda su existencia Joseph Gehie, Karl Melchior, Lucien Sciptoriopski, no habían nunca atraído la atención tanto Como hoy. Pensad, pues, ¡que gran felicidad! Verdaderas juntas médicas secretas investigan prolijamente entre los intestinos de las recientes víctimas. El contenido de sus estómagos, para los cual el mundo había hasta entonces manifestado tanta indiferencia, es ahora examinado minuciosamente y hecho objeto de apasionadas discusiones en toda la prensa.

Colas del paro en España (2012)

Los periódicos anuncian que diez medicos se ocupan en preparar líquidos para el cultivo del bacilo, causa del envenenamiento. Por otro lado, se quiere saber de una manera precisa dónde cayó enfermo cada uno de esos miserables; ¿en el “Tenil” donde la policía encontró muerto a alguno de ellos o en el asilo donde otros habían pasado la noche? Lucien Sciptierovski ha devenido subitamente una importante personalidad y si él no fuera en este momento cadáver de olor nauseabundo sobre la mesa de disección seguramente tendria para inflarse de vanidad.Si, el emperador mismo –que ¡Dios sea bendito!, está preservado de peores males gracias al aumento debido a lo caro de la vida de tres millones de marcos que le ha sido aumentado sobre su pensión civil que recibe en calidad de rey de Prusia– el emperador mismo, pide insistentemente noticias de los envenenados en tratamiento en el hospital municipal. Y su alta esposa, femenina y enternecidamente, hace por intermedio del chamberlán Von Winterfeld, expresiones de su condolencia a M. Kirschner, burgomaestre de la ciudad. En verdad, el burgomaestre Kirschner no ha comido arenque a pesar de su precio barato y se encuentra él con su familia en excelente salud.

No es tampoco que nosotros lo creamos parientes o relacionados de Joseph Gehie o de Lucien Sciptierovski. Pero después de todo ¿a quién el señor chamberlán Von Winterfeld debía expresar las condolencias de la emperatriz? No podía evidentemente trasmitir las salutaciones de su majestad a los pedazos de cadáveres que yacían sobre la mesa de disección. En cuanto a los miembros de sus familias ¿hay alguien que los conocía? ¿Quién podría encontrarlos en los cabarets, los hospicios, los barrios de prostitución, y tambien en las fabricas y las minas donde ellos trabajan? Es por esto que el burgomaestre M. Kirschner acepta en nombre de ellos la condolencia de la emperatriz, lo que le da fuerzas para hacer suyo y soportar estoicamente el dolor de los parientes de Scipterovski.

Ante la catástrofe, en el Concejo Municipal se dieron pruebas de sangre fria viril. Se hicieron investigaciones, Se redactaron comunicados cubriendo de tinta innumerables hojas de papel. Pero a pesar de todo, se tuvo siempre la cabeza en alto y contra los espantos de la agonía en los cuales otros hombres se debatían, se permaneció con valor, con el estoicismo de los héroes antiguos delante de su propia muerte.

Y sin embargo, todo este suceso ha puesto una nota discordante en la vida pública. Ordinariamente nuestra sociedad conserva cierto carácter de decencia exterior. Ella observa la honorabilidad, el orden y buenas costumbres. Aunque es cierto que hay lagunas o imperfecciones en la estrúctura y en la vida del Estado.

¿Pero después de todo, el Sol no tiene tambien manchas? ¿Y existe aqui abajo alguna cosa perfecta? Los obreros mismos, los mejor pagados, los que están organizados, creen de buena voluntad que la existencia y la lucha del proletariado se prosiguen dentro de límites de honorabilidad y compostura. ¿La gris teoría del pauperismo no ha sido refutada (1) ya desde hace tiempo?. Todos saben bien que existen asilos de noche, mendigos, prostitutas, “soplones”, criminales y otros elementos de perturbación. Pero se piensa ordinariamente en esto, como en algo lejano, existente en alguna parte, fuera de la sociedad propiamente dicha.

Entre la clase obrera exitosa y sus parias hay un muro y se piensa raramente en los miserables que se arrastran en el fango, al otro lado del muro. Pero, bruscamente algo sucede, algo que hace el mismo efecto que si en un círculo de gentes bien educadas, amables y distinguidas, alguien descubriera por casualidad en medio de los muebles caros y preciosos, las huellas de un crimen abominable o de innobles corrupciones. Bruscamente un horrible espectro arranca a nuestra sociedad su máscara de compostura y enseña a todos que su honorabilidad no es más que el atavio de una prostituta. Bruscamente aparece que la superficie brillante de la civilización cubre un abismo de miseria, de sufrimiento y de barbarie. Verdaderos cuadros del infierno surgen, en los que se ven criaturas humanas hurgando en los montones de basura. Buscan los desechos, retorciendose en los espantos de la agonía. Se les ve así, agonizando, enviar a lo alto su aliento pestilente.


Guerras de saqueo (Libia 2012)

Y el muro que nos separa de este siniestro reinado de sombras aparece bruacamente como un simple decorado de papel pintado.
¿Quienes son, pues, estos habituales del asilo de noche envenenados por el arenque podrido o el aguardiente infecto? Un dependiente de almacen, un albañil, un tornero, un herrero, obreros, obreros, nada más que obreros. ¿Y quienes son, pues, los sin nombre que no han podido ser identificados por la policía? Obreros, siempre; nada más que obreros, en todo caso que lo eran todavía no hace mucho tiempo.

Y, en verdad, ningún obrero está garantizado contra el asilo o el arenque podrido. Ahora, vigoroso todavia, honesto, trabajador, ¿qué devendrá mañana si ya no es recibido en su trabajo porque habrá alcanzado el fatal limite de edad o que su patrón lo declara inutilizable? ¿Qué será de esta vida si mañana cae víctima de un accidente que hará de él un inválido, un mendigo? Se dice: las gentes fracasadas en el asilo no son en su mayor parte más que débiles y malos elementos. Viejos con el espíritu débil, jóvenes criminales, de atenuada responsabilidad. Es posible, pero los malos elementos de las clases superiores no caen nunca en el asilo sino son enviados a los sanatorios o al servicio de las colonias donde puedan satisfacer con toda libertad sus perversos instintos en las personas de los negros y de las negras.

Ancianas reinas y grandes duquesas que devienen idiotas, pasan el resto de sus dias en palacios suntuosos rodeadas de una muchedumbre de respetuosos servidores. Para el viejo sultán Abdul Amid (2), ese monstruo abyecto que tiene sobre su conciencia millares y millares de víctimas y al que sus crímenes innumerables y sus excesos sexuales han entorpecido los sentidos, la sociedad lo tiene preparado como último refugio una explendida villa con magnificos jardines, cocineros de primer orden y un harem de florecientes mujeres, de doce anos para arriba.

Para el joven criminal Prosper Eherenberg (3), una prisión confortable, bien provista de champagne, de ostras y una gozosa socieciad. Para los príncipes de instintos pervertidos, la indulgencia de los tribunales la abnegación de esposas heroicas y la dulce consolación de una buena y añeja cara. Para Madame d’Kbestein, esa mujer que tiene sobre su conciencia un asesinato y un suicidio, una confortable existencia burguesa, “toilettes” de seda y la simpatía dicreta de la sociedad.

Pero los viejos proletarios en los que la edad y el trabajo y las privaciones han debilitado el espíritu revientan como los perros de Constantinopla, en las calles, contra las muros, en los asilos, en el arroyo, y al lado de ellos se encuentra por todo rastro una cola de arenque podrido. La división de clases se evidencia duramente, cruelmente, hasta en la locura, hasta en el crimen, hasta en la muerte. Para la canalla aristocrática, la indulgencia de la sociedad y los goces hasta el último sorbo. Para el Lázaro proletario, el hambre y el bacilo de la muerte en los montones de basura.

Es así como se acaba la existencia reservada al proletario en la sociedad capitalista. Apenas sale de la infancia, comienza como un obrero trabajador y honesto en el infierno del servicio paciente y cotidiano en provecho del capital. Por millones y decenas de millones el oro aumenta en las granjas de los capitalistas. Una ola de riquezas cada vez mas formidable se vierte en los bancos y las bolsas de valores. En tanto, los obreros en masas grises y silenciosas atraviesan cada tarde las puertas de las fabricas y de las construcciones, como las pasaron en las mañanas, miserables, vagabundos, comerciantes eternos que llevan al mercado el solo bien que poseen: su propia piel.


Capitalismo: igual de criminal en 1912 que en 2012


De tiempo en tiempo un accidente, una tempestad los barre por docenas y por centenas de la superficie de la tierra. Una pequena nota en el periódico, una cifra redonda, hacen conocer brevemente el accidente. Al cabo de algunos días se les ha olvidado y su ultimo suspiro es apagado por el jadeo y las trepidaciones de la carrera de las ganancias. Al cabo de algunos dias, nuevas decenas y centenas, ocupan sus plazas bajo el yugo del capital.

De tiempo en tiempo sobreviene una crisis, semanas y semanas de paro, de lucha desesperada con el hambre. Siempre el obrero consigue prenderse a cierta capa infernal, feliz de poder tender de nuevo sus musculos y sus nervios al servicio del capital.

Sin embargo, las fuerzas disminuyen poco a poco. Un prolongado desempleo, un accidente, la vejez que se aproxima y, he aquí al obrero obligado a aceptar la primera ocupación que encuentra. Pierde su profesión y cae cada vez más bajo irremediablemente. El azar domina hien pronto su existencia, la desgracia lo persigue. El encarecimiento de la vida lo golpea cada vez más duramente. La energía constantemente desplegada en la lucha por el pan, se relaja al fin; su amor propio desaparece y he aquí que bien pronto se encuentra ante la puerta del asilo de noche y en otros casos ante la de la prisión.

Todos los años millares de existencias proletarias se desplazan así, fuera de las condiciones de existencia normal de la clase obrera, hacia los bajos fondos de la miseria. Se desplazan insensiblemente como un sedimento sobre el suelo de la sociedad, igual que las sustancias inútiles, de los que el capital no puede sacar ya ningún provecho: igual que un montón de basura humana que la sociedad barre despiadadamente con su escoba de hierro. El brazo de la ley, el hambre y el frío, sirven aquí a su entera comodidad. Y en fin de cuentas, la sociedad burguesa tiende a sus parias la copa de veneno que les hace desaparecer.

“El Sistema de asistencia pública, dice Carlos Marx en “El capital”, está representado por la casa de invalidos, los obreros ocupados y el peso muerto de los “sin trabajo”. En la sociedad capitalista el trabajo está indisolublemente ligado al paro. El uno y el otro son igualmente necesarios; el uno y el otro son una condición indispensable de la producción capitalista. Más son considerables la riqueza social, el capital explotador, las dimensiones y velocidad de su crecimiento y por consecuencia la plenitud absoluta dcl proletariado y del rendimiento de su trabajo y más considerable es la capa de sus desocupados. Pues, mientras más considerable es esta capa de desocupados en relación a la masa de obreros ocupados, es más considerable también la capa de obreros en excedente, reducidos a la miseria. Es esta una ley ineluctable de la producción capitalista”.

Lucien Scipterovski que muere en la calle envenenado por un arenque podrido pertenece al proletariado, tanto coma el obrero calificado que recibe buen salario, compra cartas postales de nuevo año y una dorada cadena de reloj. El asilo de noche y el Deutsche Bank (4)son los dos pivotes basicos de esta sociedad. Y el festín de arenque podrido y de aguardiente envenenada en el asilo de noche es el reverso invisible del caviar y del champagne en la mesa del millonario. Esos señores de los consejos medicos secretos pueden seguir buscando durante mucha tiempo al micróscopio el germen de muerte en los intestinos de los envenenados y preparar líquidos de cultivo. Sin embargo, el verdadero bacilo del que han muerto las gentes del asilo municipal es la sociedad capitalista y sus productos.

Cada día los sin albergue mueren de hambre y de frío. Nadie se ocupa de ellos, a no ser el parte cotidiano de la policía. La emoción provocada esta vez par este fenómeno banal se explica únicamente por su carácter de masa. Pues no es más que cuando su miseria adquiere un carácter de masa que el proletario puede obligar a la sociedad e interesarse por él. Hasta el mismo sin hogar en su aspecto de masa simplemente tomada coma un montón de cadaveres adquiere una verdadera importancia pública.

En tiempo ordinario, una cadáver es una cosa muda, sin la menor importancia. Pero hay cadáveres que hablan más alto que las trompetas e iluminan aventajando a las antorchas. Después del combate de barricadas del 18 de marzo de 1848, las obreros de Berlín levantando en sus brazos los cadáveres de sus hermanos caídos en el curso de la lucha, las condujeran delante del palacio real y obligaron al despotismo a saludar a sus víctimas. Ahora se trata de levantar los cadáveres de los sin hogar de Berlín envenenados, que son la carne de nuestra carne, y la sangre de nuestra sangre, sobre nuestros brazos, nuestros millones de brazos proletarios y de conducirlos en la nueva jornada de lucha que se abre ante nosotros, a los gritos mil veces repetidos: “¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

——————————————————————————–

*Texto publicado en el periodico Die Gleichheit (La Igualdad) de las mujeres socialistas de Alemania, dirigido por Clara Zetkin.

[1] Expresión tomada del Fausto de Goethe.

[2] Abdul-Hamid II (1842-1918), 34º sultan otomano. Fue asesinado por los arménios. Destronado en 1909 por Mehmet V.

[3] Los Eherenberg eran una vieja familia principesca alemana.

[4] El más importante banco en la Alemania del emperador Guillermo II. Financió, por ejemplo, la construcción del Ferrocarril de Bagdad.

http://www.radiotirana.es/navidad-asilo-luxemburgo.php

Quiero terminar este año con un texto escrito la última noche de 1911 por por Rosa Luxemburgo, tras la muerte por envenenamiento de multitud de obreros empobrecidos que conmovió (ligeramente, pues ya sabemos que a la burguesia, especialmente a la grande, solo les conmueve realmente el dinero) a la sociedad “decente” y “bienpensante” de la época.

Rosa Luxemburgo en un mitín en Berlín

En el texto se denunciaba la verdadera causa del envenenamiento producido en el asilo municipal de la capital alemana en la Navidad de 1911, por el que una multitud de obreros perdieron sus vidas: la pobreza, la exclusion, la explotacion, el capitalismo que usa al hombre como mera mercancia cuando es productuva y la tira a la basura cuando le sobra.

No es que ese envenenamiento fuera algo excepcional. Precisamente eso es lo que subraya Rosa Luxemburgo, que lo que sucedió en plena Navidad y que hizo prestar un poco de atención a la degenerada clase explotadora hacia los obreros muertos sucedia en realidad todos los dias en fabricas, suburbios y campos de toda Alemania, aunque en general el drama no fuera suficientamente importante para los medios de propaganda y para la escasa sensibilidad de la burguesia, preocupada más bien de cómo exprimir al máximo la riqueza producida por los que quedaban vivos.

Lo peor de todo es que, como también denunciaba Rosa Luxemburgo, y que mas de un siglo después sigue sucediendo tal como entonces, los mismos obreros ayudaban a construir ese muro que les separa de sus propios hermanos caidos en desgracia mientras a ellos mismos les va bien, y no ven en el sufrimiento de sus camaradas de clase lo que mañana puede sucederle a sus propias familias y, de hecho, padecen millones de proletarios en el mundo.

Se trata, como he dicho, de un texto demasiado actual casi un siglo despues. En estas navidades de 2012, a punto de llegar 2013, mientras se celebran las fiestas con la sonrisa forzada y ciega del que no mira bien a su alrededor, (porque no puede o porque no quiere), miles de seres humanos mueren de hambre, miles de ciudadanos son bombardeados o asesinados en busca de recursos naturales para que los dominantes aumenten aun mas sus beneficios, y millones de obreros como los envenados en Berlin en 1910 sufren una oleada reaccionaria en todo el mundo que les hace perder sus trabajos, su dignidad,  y sus derechos que, por otro lado, se habían estancado hace tiempo tras haberse renunciado a seguir luchando por su conquista.

La burguesia ha extendido entre la clase obrera su ideologia aparentemente neutra, su Navidad hueca y sin sentido en la que la alegria hipocrita oculta todas las injusticias que acaecen en el mundo, incluso las del otro lado de nuestra propia calle. Mientras los obreros “afortunados” consumen irracionalmente siguiendo el modelo impuesto por las televisiones a imitación del amo,  el capitalismo sigue matando en los asilos, en las ciudades ocupadas, en los barrios de las minorias etnicas, en los pueblos sin derecho a la autodeterminacion, en los vertederos de la sociedad consumista, a traves de la violencia de genero, con bombas, con mentiras, y, en definitiva, con el principal arma genocida de la minoria dominante: la explotacion a través del control de los medios de producción (economica e ideologica).

Aún así, la aspiración intrínseca al ser humano a la justicia hace inevitable que, mientras haya una victima de la opresión, un muerto de hambre o enfermedad por la explotación de una clase sobre otra, y mientras unos cuantos mafiosos, parásitos y criminales sigan aumentando privilegios gracias al sufrimiento y al trabajo de la mayoria, siempre habrá alguien que siga llamando a la lucha con la proclama con la que la Rosa Luxemburgo termina el texto que podeis leer a continuación:

“¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

NAVIDAD EN EL ASILO DE NOCHE (ROSA LUXEMBURGO, 1 DE ENERO DE 1912)

Un acontecimiento acaba de turbar cruelmente la atmósfera de fiesta de nuestra capital. Las almas piadosas venían justamente de entonar el bello canto tradicional: “Navidad de alegría, Navidad de misericordia”, cuando se esparció bruscamente la noticia de que un envenenamiento en masa acababa de producirse en el asilo municipal. Las víctimas eran de diversas edades: Joseph Geihe, empleado, 21 años, Karl Melchior, obrero, de 47 anos, Lucien Scieptarorski, 65 anos, etc. Cada dia se traían nuevas listas de hombres sin casa, victimas del envenenamiento: La muerte los finiquitaba por todas partes: en el asilo, en la prisión, en el “chaufoir” público o simplemente en la calle, acurrucados; en cualquier rincón. Antes que el ano nuevo naciera, al son de las campanas, 150 se retorcian presas de los espantos de la agonia y 70 estaban ya muertos.

Obreros griegos reibiendo ayuda alimentaria (2012)


Durante muchos dias, el modesto edificio de la calle de Froebel, que
todo el mundo rehuye en tiempo ordinario, concentra boy sobre el, la atención general. ¿Cual era, pues, la causa de este envenenamiento en masa? ¿Se trataba de una epidemia o de un envenenamiento provocado por el consumo de alimentos en descomposición? La policía se dió prisa en restablezer la tranquilidad de la población: no se trataba de una enfermedad contagiosa. Mejor dicho, el hecho no presentaba ningun peligro para la población decente, para las gentes distinguidas de la ciudad. La muerte no tocaba más que a los “habituales” del asilo de noche, los cuales, con ocasión de la fiesta de Navidad, habian ingerido quizas arenques podridos o aguardiente infectado, “a trés bon marché”.

Pero aquellas gentes ¿dónde habian conseguido esos arenques podridos? ¿Los habían comprado a un vendedor ambulante de pescado? ¿o los habían recogido de los montones de basura en el mercado? Esta ultima hipótesis fue inmediatamente descartada por la perfecta razon de que los desechos de los mercados no constituyen, como podrian imaginarlo las gentes superficiales e ignorantes de las sanas medidas de la economia política, un bien sin dueño, del cual el primer vagabundo que llega se puede apropiar. Estos desechos son reunidos y vendidos a grandes empresas que les utilizan para el engorde de puercos. Se les desinfecta y muele cuidadosamente. Asi sirven de alimento a ese rebaño. Individuos vigilantes de la policía de mercados velan para evitar que los vagabundos vengan a tomar sin autorización el alimento de los puercos, para comerlo así sin desinfectar y sin moler. Era, pues, imposible que, como algunos lo imaginan fácilmente, los sin hogar hubieran recogido su festín de Navidad entre los montones de basura de los mercados. Es por esto que la policía buscaba al vendedor ambulante o al pulpero que ha vendido el aguardiente infectado, que determinó el envenemiento.

En el trascurso de toda su existencia Joseph Gehie, Karl Melchior, Lucien Sciptoriopski, no habían nunca atraído la atención tanto Como hoy. Pensad, pues, ¡que gran felicidad! Verdaderas juntas médicas secretas investigan prolijamente entre los intestinos de las recientes víctimas. El contenido de sus estómagos, para los cual el mundo había hasta entonces manifestado tanta indiferencia, es ahora examinado minuciosamente y hecho objeto de apasionadas discusiones en toda la prensa.

Colas del paro en España (2012)

Los periódicos anuncian que diez medicos se ocupan en preparar líquidos para el cultivo del bacilo, causa del envenenamiento. Por otro lado, se quiere saber de una manera precisa dónde cayó enfermo cada uno de esos miserables; ¿en el “Tenil” donde la policía encontró muerto a alguno de ellos o en el asilo donde otros habían pasado la noche? Lucien Sciptierovski ha devenido subitamente una importante personalidad y si él no fuera en este momento cadáver de olor nauseabundo sobre la mesa de disección seguramente tendria para inflarse de vanidad.Si, el emperador mismo –que ¡Dios sea bendito!, está preservado de peores males gracias al aumento debido a lo caro de la vida de tres millones de marcos que le ha sido aumentado sobre su pensión civil que recibe en calidad de rey de Prusia– el emperador mismo, pide insistentemente noticias de los envenenados en tratamiento en el hospital municipal. Y su alta esposa, femenina y enternecidamente, hace por intermedio del chamberlán Von Winterfeld, expresiones de su condolencia a M. Kirschner, burgomaestre de la ciudad. En verdad, el burgomaestre Kirschner no ha comido arenque a pesar de su precio barato y se encuentra él con su familia en excelente salud.

No es tampoco que nosotros lo creamos parientes o relacionados de Joseph Gehie o de Lucien Sciptierovski. Pero después de todo ¿a quién el señor chamberlán Von Winterfeld debía expresar las condolencias de la emperatriz? No podía evidentemente trasmitir las salutaciones de su majestad a los pedazos de cadáveres que yacían sobre la mesa de disección. En cuanto a los miembros de sus familias ¿hay alguien que los conocía? ¿Quién podría encontrarlos en los cabarets, los hospicios, los barrios de prostitución, y tambien en las fabricas y las minas donde ellos trabajan? Es por esto que el burgomaestre M. Kirschner acepta en nombre de ellos la condolencia de la emperatriz, lo que le da fuerzas para hacer suyo y soportar estoicamente el dolor de los parientes de Scipterovski.

Ante la catástrofe, en el Concejo Municipal se dieron pruebas de sangre fria viril. Se hicieron investigaciones, Se redactaron comunicados cubriendo de tinta innumerables hojas de papel. Pero a pesar de todo, se tuvo siempre la cabeza en alto y contra los espantos de la agonía en los cuales otros hombres se debatían, se permaneció con valor, con el estoicismo de los héroes antiguos delante de su propia muerte.

Y sin embargo, todo este suceso ha puesto una nota discordante en la vida pública. Ordinariamente nuestra sociedad conserva cierto carácter de decencia exterior. Ella observa la honorabilidad, el orden y buenas costumbres. Aunque es cierto que hay lagunas o imperfecciones en la estrúctura y en la vida del Estado.

¿Pero después de todo, el Sol no tiene tambien manchas? ¿Y existe aqui abajo alguna cosa perfecta? Los obreros mismos, los mejor pagados, los que están organizados, creen de buena voluntad que la existencia y la lucha del proletariado se prosiguen dentro de límites de honorabilidad y compostura. ¿La gris teoría del pauperismo no ha sido refutada (1) ya desde hace tiempo?. Todos saben bien que existen asilos de noche, mendigos, prostitutas, “soplones”, criminales y otros elementos de perturbación. Pero se piensa ordinariamente en esto, como en algo lejano, existente en alguna parte, fuera de la sociedad propiamente dicha.

Entre la clase obrera exitosa y sus parias hay un muro y se piensa raramente en los miserables que se arrastran en el fango, al otro lado del muro. Pero, bruscamente algo sucede, algo que hace el mismo efecto que si en un círculo de gentes bien educadas, amables y distinguidas, alguien descubriera por casualidad en medio de los muebles caros y preciosos, las huellas de un crimen abominable o de innobles corrupciones. Bruscamente un horrible espectro arranca a nuestra sociedad su máscara de compostura y enseña a todos que su honorabilidad no es más que el atavio de una prostituta. Bruscamente aparece que la superficie brillante de la civilización cubre un abismo de miseria, de sufrimiento y de barbarie. Verdaderos cuadros del infierno surgen, en los que se ven criaturas humanas hurgando en los montones de basura. Buscan los desechos, retorciendose en los espantos de la agonía. Se les ve así, agonizando, enviar a lo alto su aliento pestilente.


Guerras de saqueo (Libia 2012)

Y el muro que nos separa de este siniestro reinado de sombras aparece bruacamente como un simple decorado de papel pintado.
¿Quienes son, pues, estos habituales del asilo de noche envenenados por el arenque podrido o el aguardiente infecto? Un dependiente de almacen, un albañil, un tornero, un herrero, obreros, obreros, nada más que obreros. ¿Y quienes son, pues, los sin nombre que no han podido ser identificados por la policía? Obreros, siempre; nada más que obreros, en todo caso que lo eran todavía no hace mucho tiempo.

Y, en verdad, ningún obrero está garantizado contra el asilo o el arenque podrido. Ahora, vigoroso todavia, honesto, trabajador, ¿qué devendrá mañana si ya no es recibido en su trabajo porque habrá alcanzado el fatal limite de edad o que su patrón lo declara inutilizable? ¿Qué será de esta vida si mañana cae víctima de un accidente que hará de él un inválido, un mendigo? Se dice: las gentes fracasadas en el asilo no son en su mayor parte más que débiles y malos elementos. Viejos con el espíritu débil, jóvenes criminales, de atenuada responsabilidad. Es posible, pero los malos elementos de las clases superiores no caen nunca en el asilo sino son enviados a los sanatorios o al servicio de las colonias donde puedan satisfacer con toda libertad sus perversos instintos en las personas de los negros y de las negras.

Ancianas reinas y grandes duquesas que devienen idiotas, pasan el resto de sus dias en palacios suntuosos rodeadas de una muchedumbre de respetuosos servidores. Para el viejo sultán Abdul Amid (2), ese monstruo abyecto que tiene sobre su conciencia millares y millares de víctimas y al que sus crímenes innumerables y sus excesos sexuales han entorpecido los sentidos, la sociedad lo tiene preparado como último refugio una explendida villa con magnificos jardines, cocineros de primer orden y un harem de florecientes mujeres, de doce anos para arriba.

Para el joven criminal Prosper Eherenberg (3), una prisión confortable, bien provista de champagne, de ostras y una gozosa socieciad. Para los príncipes de instintos pervertidos, la indulgencia de los tribunales la abnegación de esposas heroicas y la dulce consolación de una buena y añeja cara. Para Madame d’Kbestein, esa mujer que tiene sobre su conciencia un asesinato y un suicidio, una confortable existencia burguesa, “toilettes” de seda y la simpatía dicreta de la sociedad.

Pero los viejos proletarios en los que la edad y el trabajo y las privaciones han debilitado el espíritu revientan como los perros de Constantinopla, en las calles, contra las muros, en los asilos, en el arroyo, y al lado de ellos se encuentra por todo rastro una cola de arenque podrido. La división de clases se evidencia duramente, cruelmente, hasta en la locura, hasta en el crimen, hasta en la muerte. Para la canalla aristocrática, la indulgencia de la sociedad y los goces hasta el último sorbo. Para el Lázaro proletario, el hambre y el bacilo de la muerte en los montones de basura.

Es así como se acaba la existencia reservada al proletario en la sociedad capitalista. Apenas sale de la infancia, comienza como un obrero trabajador y honesto en el infierno del servicio paciente y cotidiano en provecho del capital. Por millones y decenas de millones el oro aumenta en las granjas de los capitalistas. Una ola de riquezas cada vez mas formidable se vierte en los bancos y las bolsas de valores. En tanto, los obreros en masas grises y silenciosas atraviesan cada tarde las puertas de las fabricas y de las construcciones, como las pasaron en las mañanas, miserables, vagabundos, comerciantes eternos que llevan al mercado el solo bien que poseen: su propia piel.


Capitalismo: igual de criminal en 1912 que en 2012


De tiempo en tiempo un accidente, una tempestad los barre por docenas y por centenas de la superficie de la tierra. Una pequena nota en el periódico, una cifra redonda, hacen conocer brevemente el accidente. Al cabo de algunos días se les ha olvidado y su ultimo suspiro es apagado por el jadeo y las trepidaciones de la carrera de las ganancias. Al cabo de algunos dias, nuevas decenas y centenas, ocupan sus plazas bajo el yugo del capital.

De tiempo en tiempo sobreviene una crisis, semanas y semanas de paro, de lucha desesperada con el hambre. Siempre el obrero consigue prenderse a cierta capa infernal, feliz de poder tender de nuevo sus musculos y sus nervios al servicio del capital.

Sin embargo, las fuerzas disminuyen poco a poco. Un prolongado desempleo, un accidente, la vejez que se aproxima y, he aquí al obrero obligado a aceptar la primera ocupación que encuentra. Pierde su profesión y cae cada vez más bajo irremediablemente. El azar domina hien pronto su existencia, la desgracia lo persigue. El encarecimiento de la vida lo golpea cada vez más duramente. La energía constantemente desplegada en la lucha por el pan, se relaja al fin; su amor propio desaparece y he aquí que bien pronto se encuentra ante la puerta del asilo de noche y en otros casos ante la de la prisión.

Todos los años millares de existencias proletarias se desplazan así, fuera de las condiciones de existencia normal de la clase obrera, hacia los bajos fondos de la miseria. Se desplazan insensiblemente como un sedimento sobre el suelo de la sociedad, igual que las sustancias inútiles, de los que el capital no puede sacar ya ningún provecho: igual que un montón de basura humana que la sociedad barre despiadadamente con su escoba de hierro. El brazo de la ley, el hambre y el frío, sirven aquí a su entera comodidad. Y en fin de cuentas, la sociedad burguesa tiende a sus parias la copa de veneno que les hace desaparecer.

“El Sistema de asistencia pública, dice Carlos Marx en “El capital”, está representado por la casa de invalidos, los obreros ocupados y el peso muerto de los “sin trabajo”. En la sociedad capitalista el trabajo está indisolublemente ligado al paro. El uno y el otro son igualmente necesarios; el uno y el otro son una condición indispensable de la producción capitalista. Más son considerables la riqueza social, el capital explotador, las dimensiones y velocidad de su crecimiento y por consecuencia la plenitud absoluta dcl proletariado y del rendimiento de su trabajo y más considerable es la capa de sus desocupados. Pues, mientras más considerable es esta capa de desocupados en relación a la masa de obreros ocupados, es más considerable también la capa de obreros en excedente, reducidos a la miseria. Es esta una ley ineluctable de la producción capitalista”.

Lucien Scipterovski que muere en la calle envenenado por un arenque podrido pertenece al proletariado, tanto coma el obrero calificado que recibe buen salario, compra cartas postales de nuevo año y una dorada cadena de reloj. El asilo de noche y el Deutsche Bank (4)son los dos pivotes basicos de esta sociedad. Y el festín de arenque podrido y de aguardiente envenenada en el asilo de noche es el reverso invisible del caviar y del champagne en la mesa del millonario. Esos señores de los consejos medicos secretos pueden seguir buscando durante mucha tiempo al micróscopio el germen de muerte en los intestinos de los envenenados y preparar líquidos de cultivo. Sin embargo, el verdadero bacilo del que han muerto las gentes del asilo municipal es la sociedad capitalista y sus productos.

Cada día los sin albergue mueren de hambre y de frío. Nadie se ocupa de ellos, a no ser el parte cotidiano de la policía. La emoción provocada esta vez par este fenómeno banal se explica únicamente por su carácter de masa. Pues no es más que cuando su miseria adquiere un carácter de masa que el proletario puede obligar a la sociedad e interesarse por él. Hasta el mismo sin hogar en su aspecto de masa simplemente tomada coma un montón de cadaveres adquiere una verdadera importancia pública.

En tiempo ordinario, una cadáver es una cosa muda, sin la menor importancia. Pero hay cadáveres que hablan más alto que las trompetas e iluminan aventajando a las antorchas. Después del combate de barricadas del 18 de marzo de 1848, las obreros de Berlín levantando en sus brazos los cadáveres de sus hermanos caídos en el curso de la lucha, las condujeran delante del palacio real y obligaron al despotismo a saludar a sus víctimas. Ahora se trata de levantar los cadáveres de los sin hogar de Berlín envenenados, que son la carne de nuestra carne, y la sangre de nuestra sangre, sobre nuestros brazos, nuestros millones de brazos proletarios y de conducirlos en la nueva jornada de lucha que se abre ante nosotros, a los gritos mil veces repetidos: “¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

——————————————————————————–

*Texto publicado en el periodico Die Gleichheit (La Igualdad) de las mujeres socialistas de Alemania, dirigido por Clara Zetkin.

[1] Expresión tomada del Fausto de Goethe.

[2] Abdul-Hamid II (1842-1918), 34º sultan otomano. Fue asesinado por los arménios. Destronado en 1909 por Mehmet V.

[3] Los Eherenberg eran una vieja familia principesca alemana.

[4] El más importante banco en la Alemania del emperador Guillermo II. Financió, por ejemplo, la construcción del Ferrocarril de Bagdad.

http://www.radiotirana.es/navidad-asilo-luxemburgo.php

Quiero terminar este año con un texto escrito la última noche de 1911 por por Rosa Luxemburgo, tras la muerte por envenenamiento de multitud de obreros empobrecidos que conmovió (ligeramente, pues ya sabemos que a la burguesia, especialmente a la grande, solo les conmueve realmente el dinero) a la sociedad “decente” y “bienpensante” de la época.

Rosa Luxemburgo en un mitín en Berlín

En el texto se denunciaba la verdadera causa del envenenamiento producido en el asilo municipal de la capital alemana en la Navidad de 1911, por el que una multitud de obreros perdieron sus vidas: la pobreza, la exclusion, la explotacion, el capitalismo que usa al hombre como mera mercancia cuando es productuva y la tira a la basura cuando le sobra.

No es que ese envenenamiento fuera algo excepcional. Precisamente eso es lo que subraya Rosa Luxemburgo, que lo que sucedió en plena Navidad y que hizo prestar un poco de atención a la degenerada clase explotadora hacia los obreros muertos sucedia en realidad todos los dias en fabricas, suburbios y campos de toda Alemania, aunque en general el drama no fuera suficientamente importante para los medios de propaganda y para la escasa sensibilidad de la burguesia, preocupada más bien de cómo exprimir al máximo la riqueza producida por los que quedaban vivos.

Lo peor de todo es que, como también denunciaba Rosa Luxemburgo, y que mas de un siglo después sigue sucediendo tal como entonces, los mismos obreros ayudaban a construir ese muro que les separa de sus propios hermanos caidos en desgracia mientras a ellos mismos les va bien, y no ven en el sufrimiento de sus camaradas de clase lo que mañana puede sucederle a sus propias familias y, de hecho, padecen millones de proletarios en el mundo.

Se trata, como he dicho, de un texto demasiado actual casi un siglo despues. En estas navidades de 2012, a punto de llegar 2013, mientras se celebran las fiestas con la sonrisa forzada y ciega del que no mira bien a su alrededor, (porque no puede o porque no quiere), miles de seres humanos mueren de hambre, miles de ciudadanos son bombardeados o asesinados en busca de recursos naturales para que los dominantes aumenten aun mas sus beneficios, y millones de obreros como los envenados en Berlin en 1910 sufren una oleada reaccionaria en todo el mundo que les hace perder sus trabajos, su dignidad,  y sus derechos que, por otro lado, se habían estancado hace tiempo tras haberse renunciado a seguir luchando por su conquista.

La burguesia ha extendido entre la clase obrera su ideologia aparentemente neutra, su Navidad hueca y sin sentido en la que la alegria hipocrita oculta todas las injusticias que acaecen en el mundo, incluso las del otro lado de nuestra propia calle. Mientras los obreros “afortunados” consumen irracionalmente siguiendo el modelo impuesto por las televisiones a imitación del amo,  el capitalismo sigue matando en los asilos, en las ciudades ocupadas, en los barrios de las minorias etnicas, en los pueblos sin derecho a la autodeterminacion, en los vertederos de la sociedad consumista, a traves de la violencia de genero, con bombas, con mentiras, y, en definitiva, con el principal arma genocida de la minoria dominante: la explotacion a través del control de los medios de producción (economica e ideologica).

Aún así, la aspiración intrínseca al ser humano a la justicia hace inevitable que, mientras haya una victima de la opresión, un muerto de hambre o enfermedad por la explotación de una clase sobre otra, y mientras unos cuantos mafiosos, parásitos y criminales sigan aumentando privilegios gracias al sufrimiento y al trabajo de la mayoria, siempre habrá alguien que siga llamando a la lucha con la proclama con la que la Rosa Luxemburgo termina el texto que podeis leer a continuación:

“¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

NAVIDAD EN EL ASILO DE NOCHE (ROSA LUXEMBURGO, 1 DE ENERO DE 1912)

Un acontecimiento acaba de turbar cruelmente la atmósfera de fiesta de nuestra capital. Las almas piadosas venían justamente de entonar el bello canto tradicional: “Navidad de alegría, Navidad de misericordia”, cuando se esparció bruscamente la noticia de que un envenenamiento en masa acababa de producirse en el asilo municipal. Las víctimas eran de diversas edades: Joseph Geihe, empleado, 21 años, Karl Melchior, obrero, de 47 anos, Lucien Scieptarorski, 65 anos, etc. Cada dia se traían nuevas listas de hombres sin casa, victimas del envenenamiento: La muerte los finiquitaba por todas partes: en el asilo, en la prisión, en el “chaufoir” público o simplemente en la calle, acurrucados; en cualquier rincón. Antes que el ano nuevo naciera, al son de las campanas, 150 se retorcian presas de los espantos de la agonia y 70 estaban ya muertos.

Obreros griegos reibiendo ayuda alimentaria (2012)


Durante muchos dias, el modesto edificio de la calle de Froebel, que
todo el mundo rehuye en tiempo ordinario, concentra boy sobre el, la atención general. ¿Cual era, pues, la causa de este envenenamiento en masa? ¿Se trataba de una epidemia o de un envenenamiento provocado por el consumo de alimentos en descomposición? La policía se dió prisa en restablezer la tranquilidad de la población: no se trataba de una enfermedad contagiosa. Mejor dicho, el hecho no presentaba ningun peligro para la población decente, para las gentes distinguidas de la ciudad. La muerte no tocaba más que a los “habituales” del asilo de noche, los cuales, con ocasión de la fiesta de Navidad, habian ingerido quizas arenques podridos o aguardiente infectado, “a trés bon marché”.

Pero aquellas gentes ¿dónde habian conseguido esos arenques podridos? ¿Los habían comprado a un vendedor ambulante de pescado? ¿o los habían recogido de los montones de basura en el mercado? Esta ultima hipótesis fue inmediatamente descartada por la perfecta razon de que los desechos de los mercados no constituyen, como podrian imaginarlo las gentes superficiales e ignorantes de las sanas medidas de la economia política, un bien sin dueño, del cual el primer vagabundo que llega se puede apropiar. Estos desechos son reunidos y vendidos a grandes empresas que les utilizan para el engorde de puercos. Se les desinfecta y muele cuidadosamente. Asi sirven de alimento a ese rebaño. Individuos vigilantes de la policía de mercados velan para evitar que los vagabundos vengan a tomar sin autorización el alimento de los puercos, para comerlo así sin desinfectar y sin moler. Era, pues, imposible que, como algunos lo imaginan fácilmente, los sin hogar hubieran recogido su festín de Navidad entre los montones de basura de los mercados. Es por esto que la policía buscaba al vendedor ambulante o al pulpero que ha vendido el aguardiente infectado, que determinó el envenemiento.

En el trascurso de toda su existencia Joseph Gehie, Karl Melchior, Lucien Sciptoriopski, no habían nunca atraído la atención tanto Como hoy. Pensad, pues, ¡que gran felicidad! Verdaderas juntas médicas secretas investigan prolijamente entre los intestinos de las recientes víctimas. El contenido de sus estómagos, para los cual el mundo había hasta entonces manifestado tanta indiferencia, es ahora examinado minuciosamente y hecho objeto de apasionadas discusiones en toda la prensa.

Colas del paro en España (2012)

Los periódicos anuncian que diez medicos se ocupan en preparar líquidos para el cultivo del bacilo, causa del envenenamiento. Por otro lado, se quiere saber de una manera precisa dónde cayó enfermo cada uno de esos miserables; ¿en el “Tenil” donde la policía encontró muerto a alguno de ellos o en el asilo donde otros habían pasado la noche? Lucien Sciptierovski ha devenido subitamente una importante personalidad y si él no fuera en este momento cadáver de olor nauseabundo sobre la mesa de disección seguramente tendria para inflarse de vanidad.Si, el emperador mismo –que ¡Dios sea bendito!, está preservado de peores males gracias al aumento debido a lo caro de la vida de tres millones de marcos que le ha sido aumentado sobre su pensión civil que recibe en calidad de rey de Prusia– el emperador mismo, pide insistentemente noticias de los envenenados en tratamiento en el hospital municipal. Y su alta esposa, femenina y enternecidamente, hace por intermedio del chamberlán Von Winterfeld, expresiones de su condolencia a M. Kirschner, burgomaestre de la ciudad. En verdad, el burgomaestre Kirschner no ha comido arenque a pesar de su precio barato y se encuentra él con su familia en excelente salud.

No es tampoco que nosotros lo creamos parientes o relacionados de Joseph Gehie o de Lucien Sciptierovski. Pero después de todo ¿a quién el señor chamberlán Von Winterfeld debía expresar las condolencias de la emperatriz? No podía evidentemente trasmitir las salutaciones de su majestad a los pedazos de cadáveres que yacían sobre la mesa de disección. En cuanto a los miembros de sus familias ¿hay alguien que los conocía? ¿Quién podría encontrarlos en los cabarets, los hospicios, los barrios de prostitución, y tambien en las fabricas y las minas donde ellos trabajan? Es por esto que el burgomaestre M. Kirschner acepta en nombre de ellos la condolencia de la emperatriz, lo que le da fuerzas para hacer suyo y soportar estoicamente el dolor de los parientes de Scipterovski.

Ante la catástrofe, en el Concejo Municipal se dieron pruebas de sangre fria viril. Se hicieron investigaciones, Se redactaron comunicados cubriendo de tinta innumerables hojas de papel. Pero a pesar de todo, se tuvo siempre la cabeza en alto y contra los espantos de la agonía en los cuales otros hombres se debatían, se permaneció con valor, con el estoicismo de los héroes antiguos delante de su propia muerte.

Y sin embargo, todo este suceso ha puesto una nota discordante en la vida pública. Ordinariamente nuestra sociedad conserva cierto carácter de decencia exterior. Ella observa la honorabilidad, el orden y buenas costumbres. Aunque es cierto que hay lagunas o imperfecciones en la estrúctura y en la vida del Estado.

¿Pero después de todo, el Sol no tiene tambien manchas? ¿Y existe aqui abajo alguna cosa perfecta? Los obreros mismos, los mejor pagados, los que están organizados, creen de buena voluntad que la existencia y la lucha del proletariado se prosiguen dentro de límites de honorabilidad y compostura. ¿La gris teoría del pauperismo no ha sido refutada (1) ya desde hace tiempo?. Todos saben bien que existen asilos de noche, mendigos, prostitutas, “soplones”, criminales y otros elementos de perturbación. Pero se piensa ordinariamente en esto, como en algo lejano, existente en alguna parte, fuera de la sociedad propiamente dicha.

Entre la clase obrera exitosa y sus parias hay un muro y se piensa raramente en los miserables que se arrastran en el fango, al otro lado del muro. Pero, bruscamente algo sucede, algo que hace el mismo efecto que si en un círculo de gentes bien educadas, amables y distinguidas, alguien descubriera por casualidad en medio de los muebles caros y preciosos, las huellas de un crimen abominable o de innobles corrupciones. Bruscamente un horrible espectro arranca a nuestra sociedad su máscara de compostura y enseña a todos que su honorabilidad no es más que el atavio de una prostituta. Bruscamente aparece que la superficie brillante de la civilización cubre un abismo de miseria, de sufrimiento y de barbarie. Verdaderos cuadros del infierno surgen, en los que se ven criaturas humanas hurgando en los montones de basura. Buscan los desechos, retorciendose en los espantos de la agonía. Se les ve así, agonizando, enviar a lo alto su aliento pestilente.


Guerras de saqueo (Libia 2012)

Y el muro que nos separa de este siniestro reinado de sombras aparece bruacamente como un simple decorado de papel pintado.
¿Quienes son, pues, estos habituales del asilo de noche envenenados por el arenque podrido o el aguardiente infecto? Un dependiente de almacen, un albañil, un tornero, un herrero, obreros, obreros, nada más que obreros. ¿Y quienes son, pues, los sin nombre que no han podido ser identificados por la policía? Obreros, siempre; nada más que obreros, en todo caso que lo eran todavía no hace mucho tiempo.

Y, en verdad, ningún obrero está garantizado contra el asilo o el arenque podrido. Ahora, vigoroso todavia, honesto, trabajador, ¿qué devendrá mañana si ya no es recibido en su trabajo porque habrá alcanzado el fatal limite de edad o que su patrón lo declara inutilizable? ¿Qué será de esta vida si mañana cae víctima de un accidente que hará de él un inválido, un mendigo? Se dice: las gentes fracasadas en el asilo no son en su mayor parte más que débiles y malos elementos. Viejos con el espíritu débil, jóvenes criminales, de atenuada responsabilidad. Es posible, pero los malos elementos de las clases superiores no caen nunca en el asilo sino son enviados a los sanatorios o al servicio de las colonias donde puedan satisfacer con toda libertad sus perversos instintos en las personas de los negros y de las negras.

Ancianas reinas y grandes duquesas que devienen idiotas, pasan el resto de sus dias en palacios suntuosos rodeadas de una muchedumbre de respetuosos servidores. Para el viejo sultán Abdul Amid (2), ese monstruo abyecto que tiene sobre su conciencia millares y millares de víctimas y al que sus crímenes innumerables y sus excesos sexuales han entorpecido los sentidos, la sociedad lo tiene preparado como último refugio una explendida villa con magnificos jardines, cocineros de primer orden y un harem de florecientes mujeres, de doce anos para arriba.

Para el joven criminal Prosper Eherenberg (3), una prisión confortable, bien provista de champagne, de ostras y una gozosa socieciad. Para los príncipes de instintos pervertidos, la indulgencia de los tribunales la abnegación de esposas heroicas y la dulce consolación de una buena y añeja cara. Para Madame d’Kbestein, esa mujer que tiene sobre su conciencia un asesinato y un suicidio, una confortable existencia burguesa, “toilettes” de seda y la simpatía dicreta de la sociedad.

Pero los viejos proletarios en los que la edad y el trabajo y las privaciones han debilitado el espíritu revientan como los perros de Constantinopla, en las calles, contra las muros, en los asilos, en el arroyo, y al lado de ellos se encuentra por todo rastro una cola de arenque podrido. La división de clases se evidencia duramente, cruelmente, hasta en la locura, hasta en el crimen, hasta en la muerte. Para la canalla aristocrática, la indulgencia de la sociedad y los goces hasta el último sorbo. Para el Lázaro proletario, el hambre y el bacilo de la muerte en los montones de basura.

Es así como se acaba la existencia reservada al proletario en la sociedad capitalista. Apenas sale de la infancia, comienza como un obrero trabajador y honesto en el infierno del servicio paciente y cotidiano en provecho del capital. Por millones y decenas de millones el oro aumenta en las granjas de los capitalistas. Una ola de riquezas cada vez mas formidable se vierte en los bancos y las bolsas de valores. En tanto, los obreros en masas grises y silenciosas atraviesan cada tarde las puertas de las fabricas y de las construcciones, como las pasaron en las mañanas, miserables, vagabundos, comerciantes eternos que llevan al mercado el solo bien que poseen: su propia piel.


Capitalismo: igual de criminal en 1912 que en 2012


De tiempo en tiempo un accidente, una tempestad los barre por docenas y por centenas de la superficie de la tierra. Una pequena nota en el periódico, una cifra redonda, hacen conocer brevemente el accidente. Al cabo de algunos días se les ha olvidado y su ultimo suspiro es apagado por el jadeo y las trepidaciones de la carrera de las ganancias. Al cabo de algunos dias, nuevas decenas y centenas, ocupan sus plazas bajo el yugo del capital.

De tiempo en tiempo sobreviene una crisis, semanas y semanas de paro, de lucha desesperada con el hambre. Siempre el obrero consigue prenderse a cierta capa infernal, feliz de poder tender de nuevo sus musculos y sus nervios al servicio del capital.

Sin embargo, las fuerzas disminuyen poco a poco. Un prolongado desempleo, un accidente, la vejez que se aproxima y, he aquí al obrero obligado a aceptar la primera ocupación que encuentra. Pierde su profesión y cae cada vez más bajo irremediablemente. El azar domina hien pronto su existencia, la desgracia lo persigue. El encarecimiento de la vida lo golpea cada vez más duramente. La energía constantemente desplegada en la lucha por el pan, se relaja al fin; su amor propio desaparece y he aquí que bien pronto se encuentra ante la puerta del asilo de noche y en otros casos ante la de la prisión.

Todos los años millares de existencias proletarias se desplazan así, fuera de las condiciones de existencia normal de la clase obrera, hacia los bajos fondos de la miseria. Se desplazan insensiblemente como un sedimento sobre el suelo de la sociedad, igual que las sustancias inútiles, de los que el capital no puede sacar ya ningún provecho: igual que un montón de basura humana que la sociedad barre despiadadamente con su escoba de hierro. El brazo de la ley, el hambre y el frío, sirven aquí a su entera comodidad. Y en fin de cuentas, la sociedad burguesa tiende a sus parias la copa de veneno que les hace desaparecer.

“El Sistema de asistencia pública, dice Carlos Marx en “El capital”, está representado por la casa de invalidos, los obreros ocupados y el peso muerto de los “sin trabajo”. En la sociedad capitalista el trabajo está indisolublemente ligado al paro. El uno y el otro son igualmente necesarios; el uno y el otro son una condición indispensable de la producción capitalista. Más son considerables la riqueza social, el capital explotador, las dimensiones y velocidad de su crecimiento y por consecuencia la plenitud absoluta dcl proletariado y del rendimiento de su trabajo y más considerable es la capa de sus desocupados. Pues, mientras más considerable es esta capa de desocupados en relación a la masa de obreros ocupados, es más considerable también la capa de obreros en excedente, reducidos a la miseria. Es esta una ley ineluctable de la producción capitalista”.

Lucien Scipterovski que muere en la calle envenenado por un arenque podrido pertenece al proletariado, tanto coma el obrero calificado que recibe buen salario, compra cartas postales de nuevo año y una dorada cadena de reloj. El asilo de noche y el Deutsche Bank (4)son los dos pivotes basicos de esta sociedad. Y el festín de arenque podrido y de aguardiente envenenada en el asilo de noche es el reverso invisible del caviar y del champagne en la mesa del millonario. Esos señores de los consejos medicos secretos pueden seguir buscando durante mucha tiempo al micróscopio el germen de muerte en los intestinos de los envenenados y preparar líquidos de cultivo. Sin embargo, el verdadero bacilo del que han muerto las gentes del asilo municipal es la sociedad capitalista y sus productos.

Cada día los sin albergue mueren de hambre y de frío. Nadie se ocupa de ellos, a no ser el parte cotidiano de la policía. La emoción provocada esta vez par este fenómeno banal se explica únicamente por su carácter de masa. Pues no es más que cuando su miseria adquiere un carácter de masa que el proletario puede obligar a la sociedad e interesarse por él. Hasta el mismo sin hogar en su aspecto de masa simplemente tomada coma un montón de cadaveres adquiere una verdadera importancia pública.

En tiempo ordinario, una cadáver es una cosa muda, sin la menor importancia. Pero hay cadáveres que hablan más alto que las trompetas e iluminan aventajando a las antorchas. Después del combate de barricadas del 18 de marzo de 1848, las obreros de Berlín levantando en sus brazos los cadáveres de sus hermanos caídos en el curso de la lucha, las condujeran delante del palacio real y obligaron al despotismo a saludar a sus víctimas. Ahora se trata de levantar los cadáveres de los sin hogar de Berlín envenenados, que son la carne de nuestra carne, y la sangre de nuestra sangre, sobre nuestros brazos, nuestros millones de brazos proletarios y de conducirlos en la nueva jornada de lucha que se abre ante nosotros, a los gritos mil veces repetidos: “¡Abajo el orden social infame que engendra tales horrores!”

——————————————————————————–

*Texto publicado en el periodico Die Gleichheit (La Igualdad) de las mujeres socialistas de Alemania, dirigido por Clara Zetkin.

[1] Expresión tomada del Fausto de Goethe.

[2] Abdul-Hamid II (1842-1918), 34º sultan otomano. Fue asesinado por los arménios. Destronado en 1909 por Mehmet V.

[3] Los Eherenberg eran una vieja familia principesca alemana.

[4] El más importante banco en la Alemania del emperador Guillermo II. Financió, por ejemplo, la construcción del Ferrocarril de Bagdad.

http://www.radiotirana.es/navidad-asilo-luxemburgo.php

Señor Ministro, ¿está usted buscando un muerto en España?

Estados Unidos, a punto de declararse en bancarrota (eso es lo que significa “abismo fiscal”), nuestro hermano Hugo Chávez debatiéndose entre la vida y la muerte y el demonio Hillary Clinton, ingresada p0r un coágulo de sangre (en breve publicaré otra versión de su “enfermedad”).
Parece que la transición al año gregoriano 2013 va a ser dura y, mientras tanto, siguen apareciendo vídeos cada vez más claros en los que se ven naves no sé sabe de dónde.
Este fue grabado en un avión el pasado 27 de diciembre. Juzgad por vosotros mismos.
————-

  ———–  

Exámenes realizados por científicos de un equipo franco-español y coordinado por el francés Philippe Charlier han hallado un perfil genético común analizando la cabeza momificada de Enrique IV y la sangre de su descendiente Luis XVI, ambos reyes de Francia, validando un parentesco que llegó a ser cuestionado. Enrique IV, el primer rey de Francia de la casa de Borbón, fue asesinado por un fanático católico el 14 de mayo de 1610, y Luis XVI, el marido de María Antonieta, subió al trono en mayo de 1774 pero fue arrestado y juzgado por los revolucionarios de 1789, para ser finalmente sometido a la guillotina en el 21 de enero de 1793. De acuerdo con Charlier, especialista del hospital Raymond Poincaré y experto en enigmas históricos, los estudios muestran que “Enrique IV y Luis XVI tenían el mismo patrimonio genético repasado por sus padres”.
Los estudios también comprueban la autenticidad de la famosa cabeza de Enrique IV, también fuertemente cuestionada durante décadas. La cabeza de Enrique IV fue separada del cuerpo en 1793, durante el llamado Régimen del Terror, luego de la profanación de su tumba. La cabeza reapareció en el siglo XIX en una colección privada y en 1919 fue adquirida por un anticuario, que a su vez la revendió a un matrimonio de jubilados que la cedió a la casa de Borbón. Esa cabeza momificada fue autentificada en 2010 sobre la base de diversos estudios históricos pero faltaba la realización de un estudio de ADN.
En el caso de Luis XVI, los estudios se centraron en un pañuelo manchado con su sangre al momento de su ejecución. Ese pañuelo fue hallado en poder de una familia de aristocráticos italianos y fue analizado por un equipo de expertos coordinado por Carles Laluela-Fox, del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona, España.
Para Charlier, la coincidencia en el perfil genético entre las dos muestras analizadas confirma “la veracidad del árbol genealógico entre Enrique IV y Luis XVI”.
Cuestionamientos reales
Los cuestionamientos al parentesco entre Enrique IV y Luis XVI se centraron durante mucho tiempo en la posibilidad de que el rey Luis XIV, el famoso ‘Rey Sol’, no haya sido en realidad hijo del rey Luis XIII sino del influyente cardenal Jules Mazarino, quien substituyó al cardenal Richelieu como primer ministro en 1642. Luis XIV había nacido en 1638.
Esta sospecha se apoyaba en el hecho de que Luis XIV nació solamente 22 años después del casamiento de Luis XIII con Ana de Austria, y por esa razón diversos historiadores lo apodaron ‘El niño del milagro’. Sin embargo, el perfil genético compartido entre Enrique IV y Luis XVI descarta cualquier posibilidad de que Mazarino haya sido el padre de Luis XIV.
Fragmentos del corazón de Luis XIII y de Luis XIV se conservan en la basílica de Saint Denis, cerca de París, pero el equipo de científicos no fue autorizado a analizarlos
de smranonimus Publicado en caid-2

REHABILITACIÓN DEL PATRIOTISMO


En esta ocasión traemos a nuestra Sección de Pensamiento Político un texto de Onésimo Redondo. Lo hacemos como apoyo a la MARCHA POR LA UNIDAD DE ESPAÑA que varias organizaciones patriotas hemos convocado este 25 de Mayo. La idea esencial de este texto es que la función irrenunciable del Estado, y la que hace eficaz al estado, es la unidad máxima de sus miembros en todos los aspectos.

En segundo lugar, conviene atender a la idea activa, dinámica, de Patria que sostiene Onésimo  Redondo. Una idea que plantea frente  al patriotismo de museo burgués.
Como casi todos los artículos que traemos a esta sección, también este podría valer como artículo de plena actualidad ya que  describe  una situación actual idéntica al momento histórico en el que este texto fue escrito.
REHABILITACIÓN DEL PATRIOTISMO
23 – I – 33
Primer principio unitivo.- Protesta y regeneración. El padre del nacionalismo español.
La unidad es el fin del Estado.
La unidad es la grandeza de la nación.
La unidad es la salud del pueblo.
Si bien lo miramos, el exponente de bienestar y grandeza de un Estado ha sido siempre el grado de unidad de sus componentes en lo territorial-político, en lo político-ideológico, en lo social, en lo religioso. Ni existe para otra cosa más principal el Estado que para labrar y mantener esa unidad, facilitando y aun obligando a la sociedad a extraer de la acción armónica de sus miembros el mayor bien posible para el mayor número posible.
Son ideas estas vulgares, pero son las que más comúnmente se ignoran o desprecian por pedantería intelectual de los políticos que construyen sus triunfos con la ruina de todo lo que une y fomento porfiado de todo lo que separa.
Si fuese nuestro objeto desenvolver en estos trabajos ideas más o menos adquiridas en los tratados de ciencia política o pretendiéramos componer uno nuevo, sería nuestro deber extendernos sobre el fundamental tema de la unidad en el Estado y por el Estado, cotejando doctrinas y manejando autores. Como no pretendemos hacer ciencia política, sino orientar a nuestra juventud nacionalista en forma al mismo tiempo acelerada y suficiente, hacemos aquí punto en la enunciación más que explicación del principio superior de nuestra religión política: la UNIDAD.
Trabajando en la cantera mental de la UNIDAD para extraer el ideario de la nueva política, surge como piedra angular del edificio en proyecto una afirmación que ha de colocarse en el lugar de mayor prestigio: la Patria. Este es el primero y mayor ideal unitivo.
Al nuevo movimiento le incumbe rehabilitar el patriotismo dotándole de contenido útil y de poder dinámico.
Nada tan decaído y falsificado como el patriotismo. Militaba contra el concepto vigoroso de la Patria una intelectualidad “europeizante” sometida sin pudor a las normas traidoras de la cultura enemiga. Y frente a esos traidores, germanizados, afrancesados, masones y judaizantes que hoy se relamen en las orgías de su siniestro triunfo, musitaba sus voces claudicantes una burguesía materializada, recostada a los pies de una aristocracia sin honor.
¿Qué nos han enseñado a nosotros, jóvenes amigos, de la Patria? ¿No es cierto que apenas ocupan en nuestro entendimiento el ancho lugar que a ella debe estar dedicado, absurdos preconceptos de la infancia? Quien más, quien menos, se figura a la Patria como un conjunto estampado de gritos, recuerdos y colores; mezcla insulsa de ecos de marcha, colores de bandera fríamente sentida y uniformes de soldados del sesenta.
Apenas si las glorias antiguas vienen sirviendo a nuestros católicos y a escritores “de la buena prensa”, para trazar unas lacónicas disertaciones, en que lo corriente es “descubrir” con alguna timidez, nuestra grandeza histórica.
Se ha convenido tácitamente en que el ideal de la Patria es aquí una gloria de museo, posiblemente hermosa pero inútil para vivir en la calle y saludar con sus enseñanzas al porvenir.
Nuestra revolución, camaradas de la Nueva España, debe erguir con denuedo un patriotismo robusto de fe y henchido de afirmaciones constructivas. Será como una protesta lo más airada y tenaz contra los inauditos crímenes anti-españoles del Estado antinacional; pero será también una revolución a fondo contra la pérfida deserción de los “europeizantes” de todas la épocas, y el cobarde consentimiento de la sociedad conservadora hundida en un positivismo sin alma.
Basta ya de incultas humillaciones ante el decadente prestigio de la civilización comercial extra-española. Basta ya de ser considerados como el arrabal pintoresco y disparatado de Europa, al que se brinda una protección envuelta en desprecio y al que se facturan todas las ideas y personajes indeseables para gozarse en el ridículo de nuestras piruetas imitatorias. Basta de calumnias mansamente tragadas y de lecciones malignas de pseudo-cultura.
La juventud nacionalista revolucionaria debe expulsar a los estómagos insaciables y a las gargantas huecas de tanto charlatán encumbrado, de los bastardos que han hecho su fortuna política sobre la ruina del patriotismo. Porque ellos representan y sirven sacrílegamente, desde los puestos superiores, el odio histórico de los enemigos y la práctica negación de la España libre.
Mas el patriotismo inteligente y serio de la nueva política no limitará su virtud a la protesta ni reducirá sus efectos a la lucha contra los traidores. Este es el valor negativo, parte importante por su eficacia purificadora, por su poder de lucha, pero no suficiente.
El nacionalismo racional, el culto a la Patria, ha de ser sobre todo rico en influencias constructivas. Nada menos que la resurrección de la cultura hispana hasta alturas donde todo el mundo tenga que contemplarla y la restauración económica del país, deben brotar irresistiblemente del patriotismo nuevo.
Tenemos una nación grande por su suelo, incomparable por su belleza varia, fuerte por el ingenio nativo de la raza, sólida todavía por el cemento cristiano de la familia y los antiguos hábitos de la lealtad. Hay  millones de españoles de lengua y de raza que tienen derecho a una proyección renacentista, salvadora, de la cultura hispana. Son, por tanto, deberes de Imperio, los que España conserva, y la juventud nacional que entre en la lid de la nueva política vendrá seriamente resuelta a llenarlos.
Ved aquí someramente indicadas y pidiendo una continuación que procuraremos realizar, algunas propiedades del patriotismo serio y revolucionario que debe iluminarnos. No caeré en la simplicidad de suponer que han faltado en la lamentable etapa de la decadencia del patriotismo quienes altamente le han representado y aun interpretado con facultades geniales. Bastará nombrar a Menéndez y Pelayo para sentir el aliento del genio animando las ideas salvadoras de que el nacionalismo resurgente debe nutrirse.
Junto al genio de la cultura hispana, el nacionalismo español puede sentirse patrocinado por una figura cuya grandeza se mide con ventaja entre los fundadores de nacionalismos hoy triunfantes en Europa. No necesitamos modelos de fuera para empezar con un orientación, vasta hasta lo monstruoso, atinada hasta rozar con lo divino, honrada como ninguna y sabiamente cristiana.
Menéndez y Pelayo es el padre del nacionalismo español revolucionario

LA CONSEJERÍA GASTA MÁS EN DOS COLEGIOS DEL OPUS QUE EN TODOS LOS COLEGIOS PÚBLICOS.

A continuación algunos textos de opusliblos donde se revela la relación entre el Opus Dei y el PP.

«Es el retorno del Opus Dei. Su objetivo es recristianizar el aparato del Estado a partir de una red en la que sus miembros se identifican entre sí, se reconocen y se ayudan unos a otros en su carrera hacia los puestos clave», asegura Mariano Sánchez Soler, autor de Las sotanas del PP, libro que se acaba de presentar.De la misma opinión es el ex director general de Asuntos Religiosos y catedrático de Derecho Eclesiástico de la Complutense, Dionisio Llamazares: «El PP se ha echado en brazos de la Iglesia y pretende imponer como ética global la moral católica en su versión más integrista auspiciada por el Opus Dei»

Tambien es interesante este otro texto extraido de la misma fuente:

Dirigir o estar muy cerca de los que dirigen. «Aznar llega al PP rodeado por la curia del Opus, que es la que le aúpa a la presidencia y se convierte en su guardia de corps», asegura Sánchez Soler. Los Aznar no son socios de la Obra. Pero el abuelo del presidente, Manuel Aznar, era íntimo amigo de Escrivá. Ana Botella es sobrina de José Botella, uno de los más reconocidos miembros de la Obra durante el franquismo. Los hijos de los Aznar estudiaron en los colegios Peñalba y Pinoalbar, que se rigen por el ideario de la Obra, y su ahora yerno, Alejandro Agag, en el Retamar, buque insignia del Opus en Madrid. Aun así, sigue habiendo en el PP de Aznar cierta prevención hacia el Opus por su deteriorada imagen pública.

Sobre la no pertenencia de Aznar al Opus, es algo que yo pongo en duda, teniendo en cuenta el siguiente texto en referencia a los estatutos del Opus:

“En la constitución del Opus Dei, redactada en 1950, el artículo 191 afirma: “Los miembros numerarios y supernumerarios sepan bien que deberán observar siempre un prudente silencio sobre los nombres de otros asociados y que no deberán revelar nunca a nadie que ellos mismos pertenecen al Opus”.

Teniendo en cuenta que, como señalan las fuentes consultadas, lo más habitual es que los allegados nieguen pertenecer a la Obra, salvo que sea demasiado evidente, es difícil poder determinar con precisión el número de miembros del PP que son del Opus. Pero está claro que los miembros del PP si no son del Opus son “allegados” ya que en el Opus tienen la mentalidad de “o eres de los nuestros o estás en contra de nosotros”. De cualquier forma si Federico Trillo después del escándalo de la tragedia del Yak-42, no solo no se le ha expulsado del partido, sino que además se le ha nombrado presidente de la comisión de justicia del PP, esto muestra que el PP aún negando ser del Opus, actúa con un descaro sin precedentes cuando se trata de proteger a un conocido miembro del Opus (de los suyos), esto los hace complices a todos. Pero solo por poner algunos ejemplos de como se beneficia el Opus por medio de su partido el PP, ver las actuaciones de Esperanza Aguirre con una ONG del Opus, o también este ejemplo de como se conceden terrenos para colegios de esta secta.

Uno de los que ha negado su filiación es el presidente del Consejo General del Poder Judicial, propuesto por el PSOE, Carlos Dívar, que explicó durante su toma de posesión la ventaja que tenía respecto a ateos y agnósticos a la hora de juzgar: “Los católicos, obedeciendo al Papa, nunca nos equivocamos”. Otros magistrados en la órbita del Opus Dei son el ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Luis Requero (que participa activamente en actos del movimiento antiabortista), la presidente de la Audiencia de Bizkaia, Ana Iracheta, o el ex fiscal general del Estado, Jesús Cardenal. Pero estos solo son algunos nombres,  la verdad es que según sus actuaciones se puede ver quienes están en la Sala II de lo Penal del Tribunal Supremo, (Ver LA SECTA OPUS Y EL TRIBUNAL SUPREMO).

Si Aznar fue alzado a la presidencia por el Opus Dei, es de suponer que Rajoy también. Solo hay que ver a quienes designa Rajoy en los cargos públicos, estos son solo unos ejemplos:

Fiscal General del Estado Eduardo Torres Dulce es del Opus Dei según este artículo (pinchar el enlace)
Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz
Ministro de Defensa Pedro Morenés
Ministra de Sanidad Ana Mato
Ministro de Educación, el trístemente famoso Wert y su opusina ley de educación.
etc,etc.

Aquí podemos ver como los del PP que recortan en la enseñanza pública, multiplica el gasto público en colegios privados del Opus Dei: LA CONSEJERÍA GASTA MÁS EN DOS COLEGIOS DEL OPUS QUE EN TODOS LOS COLEGIOS PÚBLICOS.

En cuanto al trístemente famoso miembro del Opus Federico Trillo, este ha sido nombrado nada menos que embajador de España en Londres, a pesar del compromiso del PP de no nombrar embajadores a gente que no fuese de la carrera diplomática.

El PP ha designado a dedo y sin el preceptivo trámite previo del Congreso, a miembros del Opus Dei para ocupar cargos en el Consejo de Estado.

El resultado de tener al Opus Dei en el Poder, es un saqueo espectacular del dinero público con total impunidad (ver más en SAQUEO DEL DINERO PÚBLICO)

En la entrada anterior sobre La religión como pretexto para la delincuencia , explicaba el paraiso que supone para los delincuentes una red de poder como lo es el Opus Dei, el caso Gürtel solo es una muestra de la magnitud del problema que supone el Opus Dei para la sociedad española.

En este video se aprecia una vez más la (santa) desvergüenza de los políticos del PP para conseguir el poder y por tanto tener acceso ilimitado a los bienes públicos.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

LA SECTA OPUS Y EL TRIBUNAL SUPREMO

LA SECTA OPUS Y EL DINERO NEGRO

LA SECTA OPUS COMO LOBBY DE PODER

Las leyes de Estados Unidos facilitan el lavado de dinero a los narcos.

Después del escándalo del HSBC sobre el lavado de dinero de los cárteles de drogas Mexicanos, mira si son patriotas los banqueros que ahora prefieren blanquear directamente ellos el dinero de la droga en EE.UU…. increíble. Como siempre Goldman Sachs, JP Morgan y compañía están de fondo en todos los escándalos…

Recordemos un poco para los no iniciados en la historia de como desde la compañía de las Indias y el tráfico de opio en Honk Kong hasta el HSBC y los cárteles de la droga mexicanos.

crea zombis y luego persiguelos


hamlet: esta pagina esta en contra de la inmigracion descontrolaa, o mas bien controlada con fin de debilitar a las naciones en general, ahora nuca contra los emigrantes, estas no son formas…. 

Hace casi 4 años, escribimos sobre la campaña lanzada por la Plataforma “Salvemos la Hospitalidad” para tratar de detener la injusticia que suponía el artículo pretende la reforma en concreto del artículo 53 de la Reforma de la Ley de Extranjería que nos coló el gobierno del PSOE, y que sancionaba a quienes –solidariamente- ayudaran a los extranjeros en situación irregular. Se trataba de criminalizar a las redes de apoyo al inmigrante, poniendo en automática situación de ilegalidad a miles de personas que acompañábamos, empadronábamos en nuestras casas y apoyábamos a las personas inmigrantes, tuvieran o no papeles. Claro que entonces ya lo denunciábamos “vergonzoso y desapercibido dictamen de patronal y sindicatos quienes a través del CES, avalaron los recortes de derechos para las personas inmigrantes, y propusieron al gobierno endurecer algunos aspectos del anteproyecto de reforma. VER AQUÍ http://luisangelaguilar.blogspot.com.es/2009/02/el-gobierno-ilegaliza-la-solidaridad.html. Vergüenza que llevó a SOS Racismo a denunciar como “el gobierno socialista había cogido la interpretación más extrema y dura de la directiva de la vergüenza (Directiva europea del retorno de inmigrantes) y el CES, con el beneplácito de UGT y CCOO le han pasado por la derecha al propio gobierno”.
En esta ocasión no es el PSOE, sino el PP; no es La reforma de la Ley de extranjería sino la del mismísimo Código Penal; no es el artículo 53, sino el 318 bis; y no es aquella barbaridad, sino la injusticia elevada a su enésima potencia.
Y es que ahora, agravada la situación por la crisis por un lado, y por el mal gobierno y las peores soluciones por otro, un grupo de personas que durante años hemos acogido en nuestras casas a estas personas -con o sin papeles-, que llegaban a España buscando un futuro mejor, tenemos que poner nuevamente el grito en el cielo.
Porque si se aprueba la reforma del Código Penal que ha propuesto el Sr. Gallardón, muchos de nosotros/as nos convertiremos en criminales. Ya no hablamos de pagar las injustas multas que arbitrariamente nos están reiterando para ver si así nos amedrentamos, y este reaccionario PP nos cambia el modelo en un “pis-pas”, no. Es que ahora, simplemente por comportarnos humanamente con quien lo necesite, pueden caernos hasta dos años de cárcel.
El Gobierno del PSOE ya intentó –sin éxito- introducir sanciones tanto a las personas que desarrollábamos prácticas de solidaridad y hospitalidad, como hacia las personas extranjeras que se encontraran en España en situación “irregular”, que no “ilegal”.
Pero la reforma del Código Penal que acaba de presentar el gobierno va ahora mucho más allá: “las personas o instituciones que apoyen, ayuden o acojan en sus domicilios de forma altruista a las personas extranjeras en situación irregular que transiten por España serán considerados criminales: detenidas, juzgadas y, en su caso, condenadas a hasta dos años de cárcel”. Y lo mismo sucedería con quienes ayuden a las personas extranjeras en situación irregular a permanecer en España, aunque fuera de manera retribuida (con ánimo de lucro dice el texto), es decir, que por ejemplo, quienes contribuyeran mediante el alquiler de una habitación o quienes dispensaran un menú del día a una persona inmigrante en situación irregular, conociendo esta condición, podrían ser asimismo incriminados.
El nuevo art. 318 bis del Anteproyecto de reforma del Código Penal iguala conductas ilícitas e inmorales como la trata de seres humanos y los abusos sobre las personas migrantes con prácticas humanitarias de solidaridad, hospitalidad y asistencia hacia aquellas personas que transitan “sin papeles” por España.
Por todo ello hay que decir BASTA YA, y por eso la Plataforma “Salvemos la Solidaridad“ nos plantea esta nueva acción (yo ya la he firmado en solo un minuto), para que tú también firmes esta petición pidiendo al Gobierno que corrija este desafortunado artículo y no criminalice el comportarse humanamente. Porque la asistencia humanitaria y la solidaridad no se pueden penalizar en ningún caso cuando son movidas por sentimientos de hospitalidad y altruismo.
Blog del autor: http://luisangelaguilar.blogspot.com.es/

============================================

El manifiesto completo “Salvemos la Hospitalidad”, se dirige al ministro de Justicia Alberto Ruíz-Gallardón, puedes firmarlo AQUÍ, http://www.change.org/es/peticiones/ministro-de-justicia-salvemos-la-hospitalidad, y dice así:
He tenido conocimiento de que el Anteproyecto de modificación del Código penal en su art. 318 bis) castiga con penas de prisión a quien:

1. El que intencionadamente ayude a una persona que no sea nacional de un Estado miembro de la Unión Europea a entrar en el territorio de otro Estado miembro o a transitar a través del mismo vulnerando la legislación de dicho Estado sobre entrada o tránsito de extranjeros, será castigado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de seis meses a dos años. “El Ministerio Fiscal podrá abstenerse de acusar por este delito cuando el objetivo perseguido sea únicamente prestar ayuda humanitaria a la persona de que se trate”. Si los hechos se cometen con ánimo de lucro se impondrá en su mitad superior.

2.- El que intencionadamente ayude, con ánimo de lucro, a una persona que no sea nacional de un estado Miembro de la Unión europea a permanecer en el territorio de Estado miembro de la Unión Europea, vulnerando lo legislación de dicho Estado sobre estancia de extranjeros será castigado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de seis meses a dos años.

Si entra en vigor la reforma del Código penal en estos términos supondrá criminalizar a:

1º.- Las personas o instituciones que apoyen, ayuden, acojan en sus domicilios de forma altruista a las personas extranjeras en situación irregular que transiten por España, serán considerados criminales: detenidas, juzgadas y en su caso, condenadas.

2º.- Las personas que ayuden a personas extranjeras en situación irregular a permanecer en España con ánimo de lucro, es decir, el que contribuya mediante el alquiler de una habitación o dispense el menú del día a una persona inmigrante en situación administrativa irregular conociendo esta condición.

3º.- Por otro lado, las personas extranjeras en situación irregular quedarán en la calle. Nadie podrá apoyarles ni altruistamente, ni cobrando por los servicios básicos prestados.

CONCLUSIONES

1.- El nuevo art. 318 bis del Anteproyecto de reforma del Código Penal, aun con la pretensión contraria, confunde socialmente conductas ilícitas e inmorales de trata de seres humanos y abusos sobre las personas vulnerables migrantes con las prácticas humanitarias de solidaridad, hospitalidad y asistencia hacia aquellas personas que transitan “sin papeles” por España. El bien jurídico de estos delitos “contra lo derechos de los ciudadanos extranjeros” no queda afectado por estas conductas.

2.- El objetivo de esta norma es intimidar a los ciudadanos españoles o extranjeros con papeles para que nieguen toda forma de apoyo a la persona en situación irregular y ésta se quede sin ningún tipo de ayuda, es decir, en la calle, sin comida, ni vestido, ni dinero, para que mediante la presión de esta situación de precariedad absoluta, vuelva a su país. 2.- La equívoca trasposición de la previsión del art. 1.2 de la Directiva 2002/90/CE debe subsanarse considerando penalmente atípica cualquier forma de ayuda altruista que impida la criminalización de la solidaridad y de la hospitalidad debida entre unos seres humanos que tienen “el deber de comportarse fraternalmente los unos para con los otros” (art.1 DUDH), especialmente si se considera el derecho a la movilidad recogido en el art. 13 de la misma Declaración Universal.

3.- Se deja en manos del Ministerio Fiscal la posibilidad de acusar. Algo grave, pues como denuncia esta institución (Consejo Fiscal) en el informe que ha elaborado sobre el anteproyecto, esta forma de criminalización tiene que ser una opción del legislador, pues el art. 1.2 de la Directiva 2009/52 señala que “los estados miembros podrán decidir en aplicación de su regulación y de sus prácticas internas no imponer sanciones a la conducta … en que el objeto de esta conducta sea prestar ayuda humanitaria”. En suma: debe desaparecer tanto la tipificación como el principio de oportunidad reglada que deja en manos de la Fiscalía y de sus particulares criterios perseguir penalmente o no la ayuda a una persona sin papeles cuando concurran razones humanitarias. El principio de humanidad no puede ser criminalizado. La asistencia humanitaria y la solidaridad no se pueden penalizar en ningún caso cuando son movidas por sentimientos de hospitalidad y altruismo. Con el pretexto de proteger a los extranjeros sin papeles frente al abuso y las mafias, se incrementa exponencialmente su vulnerabilidad y se les priva de toda suerte de apoyo social solidario. Esta reforma legal tiene una enorme trascendencia ético-política: crea una norma que convierte en ilegal un principio-valor tan estructuralmente necesario en un Estado como es la solidaridad.

4.- Esta normas deben subsanarse sacando del Código penal estas conductas (el artículo 318 bis del Código Penal), tanto la criminalización de conductas altruistas y humanitarias, como las que se realicen con ánimo de lucro, para que las personas que llegan o se encuentren en España puedan tener unos mínimos para subsistir –alimentos, casa, sanidad-.

5.- La criminalización de cualquier ayuda o apoyo a una persona extranjera en situación irregular, incluso con ánimo de lucro, supondría que los ciudadanos, para poder respetar esa norma penal, tendrían que infringir otra. Se trata de la establecida como delito de omisión del deber de socorro en el art. 195 del Código penal. Se puede llegar a una situación paradójica en que unos ciudadanos denuncien a otros por atender a inmigrantes y a su vez, estos a los otros, por no socorrer a quien se encuentre desamparado y en peligro manifiesto y grave sin que exista riesgo propio ni de terceros (esta descripción del delito coincidirá plenamente con la situación en que quedarán muchas personas).

Por todo ello le pido que retire del anteproyecto el art. 318 bis y:

1.- NO DEMONICE LA SOLIDARIDAD y SALVE LA HOSPITALIDAD DE LA CRIMINALIZACIÓN no persiguiendo penalmente estos comportamientos movidos por razones humanitarias y altruistas,

2.- Que no CASTIGUE PENALMENTE A QUIENES, AÚN CON ANIMO DE LUCRO, OFREZCAN SERVICIOS DE SUBSISTENCIA A ESTAS PERSONAS.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

rastreator :les implantaron a ambos felinos chips con rastreadores, para que su próximo entierro sea para siempre :D

La familia Petrillo tenia un gato muy hermoso, de esos que son parecidos a Garfield (que a mi, me encantan). Pero cayeron en desgracia cuando un amigo le aviso que su querido Alfie yacía muerto al costado de la carretera. Inmediatamente el señor Petrillo fue a buscar a su mascota y a prepararle un digno funeral, con entierro incluido.
Paso el tiempo, la familia superó la tragedia y se mudaron a otra casa a otro vecindario llevándose también a Freddie, su otro gato igual a Alfie. Vivían muy felices, estaban a punto de comer perdices cuando reciben un llamado de un antiguo vecino, informándoles que un felino color jengibre muy similar a Alfie, intentaba ingresar en su anterior casa. Angelo Petrillo le contesto que era imposible, Freddie estaba con ellos y Alfie… estaba muerto. Pero el vecino prosiguió y contó que este extraño gato intentaba colarse al antiguo dormitorio de la familia Petrillo, de la misma manera que Alfie solía hacerlo.
Así que los dueños fueron hasta su antiguo hogar y para sorpresa de todos, Alfie estaba vivito y coleando. Ambos se reconocieron mutuamente, a pesar de que Alfie perdió su collar y engordo un poco. Angelo estaba totalmente desconcertado y declaró:

Fue increíble – el gato que había enterrado a nueve meses antes, el gato que pasamos cerca de un mes de duelo otra vez, estaba de regreso. Mi esposa no podía creer lo que estaba viendo.

¿Resurrección? No para nada. Creo que Angelo Portillo se confundió de gato, aunque él siga creyendo lo contrario. ¿Que paso durante ese tiempo con Alfie? ¿A quien enterró el señor Portillo? Eso nunca lo sabremos 😛
Pero para que esto no suceda nunca más, los dueños decidieron hacer algo bastante particular: les implantaron a ambos felinos chips con rastreadores, para que su próximo entierro sea para siempre 😀
Vía: Daily Mail UK

Hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca( rfid ) o el nombre de la bestia o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”

9.1 rfid

El Opus Dei echará mano de la alta tecnología para llevar a cabo un seguimiento más preciso de sus integrantes. Un sistema basado en teléfonos inteligentes equipados con GPS obligará a todos los miembros de la organización a implantarse un chip subcutáneo prácticamente indoloro. “La intención no es otra que detectar a tiempo a los que se sientan perdidos. Habilitaremos también un sistema para que cada usuario pueda conocer la ruta más rápida que le lleva hacia Dios”, ha explicado el prelado Javier Echevarría.

“Con este nuevo sistema, cualquier seguidor de Cristo podrá actualizar constantemente su posición, comunicándola al resto de la comunidad. Me refiero no sólo a la posición física sino también a la moral. Ahora no habrá excusas para alejarse del Señor”, proseguía Javier Echevarría durante la presentación del servicio. “Creemos que estas nuevas herramientas comulgan perfectamente con la Obra y que pueden hacernos mucho bien a todos”.

La organización ya regaló hace años a sus miembros cuentas de correo gratuitas. Con este nuevo servicio de geolocalización, vinculado a una red social, la institución se une a la senda iniciada por Google. “Pero nosotros, a diferencia de Google, nos comprometemos a respetar la privacidad de cada usuario. En nosotros sí que se puede confiar”, ha recalcado monseñor Echevarría.

http://www.elmundotoday.com/2010/02/el-opus-dei-localizara-a-sus-miembros-mediante-gps/

España – asistentes al buildelber  –
 
Cebrián, Juan Luis, CEO de PRISA
Cospedal, María Dolores de, Secretario General del Partido Popular
Bruta de León, Bernardino, Secretario General de la Presidencia española
Nin Génova, Juan María, El presidente y consejero delegado de La Caixa
H.M. la Reina de España

http://matrix-matrixrev.blogspot.com/2011/02/mentes-de-frayles-m.html

Fin del dinero-deuda en el Reino Unido

El primer ministro británico, David Cameron, compareció ayer públicamente ante los medios de comunicación para anunciar un cambio radical en el sistema financiero del Reino Unido. En pocas semanas, la creación y la gestión del dinero estarán controladas directamente por varios organismos estatales cuya labor será sometida cada año a la aprobación ciudadana. La decisión de Cameron termina con el monopolio del que disfrutaban históricamente los bancos para emitir dinero en forma de deuda a través de préstamos, descubiertos y otros sistemas de créditos.
La reforma es el resultado de un largo proceso de reflexión sobre el papel del dinero en el Reino Unido, en el que ha sido decisiva la labor de la ONG británica Positive Money, que lleva desde su aparición, en el año 2010, presionando a favor de un cambio del sistema financiero.
De hecho, esta Ley del Dinero Público, como bautizó ayer Cameron a la nueva normativa, se ha inspirado principalmente en un proyecto de Ley anterior redactado por la propia Positive Money. Proyecto que sus militantes defendieron en cientos de charlas y debates a lo largo de todo el territorio de las Islas, en una exitosa campaña que le ha valido a la ONG para conseguir el apoyo de los dos grandes partidos.
Apoyo que garantiza la aprobación en el Parlamento de la reforma, prevista para “la primera semana de febrero, como muy tarde”, según Cameron. Su entrada en vigor dará paso a la aparición de un nuevo organismo público, el Comité de Política Monetaria, que dependerá directamente del Banco de Inglaterra. Será el único organismo que podrá crear dinero. “No así recaudarlo, pues esta es, como bien saben, competencia de la Hacienda Pública a través de los impuestos, que por supuesto seguirán existiendo”, ha aclarado Cameron.
El dinero emitido por el Comité de Política Monetaria estará además “libre de deuda”, destacó el primer ministro, “pues no habrá que devolverlo al comité ni a ningún banco, al contrario de lo que sucede con los préstamos emitidos por estos”.
Dicho dinero libre de deuda que será gastado en aquellas partidas que propongan las fuerzas políticas representadas en el Parlamento británico y que vote la ciudadanía en referéndum vinculante que será convocado con carácter anual.
Cada partido podrá realizar un número determinado de propuestas para el gasto del dinero libre de deuda, según su representación parlamentaria. El número de propuestas de gasto que podrán realizarse varía entre tres, cinco, siete o diez como máximo, dependiendo del número de diputados que representen a dicha fuerza política en el Parlamento.
Las propuestas de gasto de los partidos serán posteriormente votadas para su aprobación en referéndum popular. A la hora de votar, el ciudadano se encontrará con una papeleta donde figurarán todas las propuestas. Podrá seleccionar un máximo de diez, procedentes del mismo o de distintos partidos políticos. Las diez propuestas más votadas serán las destinatarias del grueso del dinero creado (salvo ciertas partidas para casos excepcionales) hasta la celebración de un nuevo referéndum, al año siguiente.
Sobre los fines a los que podrá dedicarse este dinero libre de deuda, Cameron ha señalado que “puede ser utilizado para pagar las deudas existentes y, al reducir la deuda personal, las personas y las familias tendrán más dinero para gastar en las empresas. De este modo, se crearán puestos de trabajo y se reducirá el actual nivel de desempleo”.
Por su parte, el fundador de Positive Money, Ben Dyson, ha añadido que “una opción (para el uso del dinero) puede ser la construcción de infraestructuras. Por ejemplo, para realizar la transición a un modelo energético basado plenamente en las energías renovables, algo que deberíamos hacer antes de que los precios del petróleo terminen fuera de control por el llamado pico del petróleo”.
“También podría utilizarse el dinero para rebajar los impuestos al 20% más pobre de la población mediante la reducción del IVA, un impuesto que pagan hasta los pensionistas y los desempleados cada vez que compran algo en una tienda. O, alternativamente, ese dinero podría ser distribuido de manera proporcional entre todos los adultos del país, como una renta básica”, añade Dyson.
Se acaba el “peor sistema” posible
Después de la aprobación de la Ley del Dinero Público, los bancos privados británicos podrán seguir prestando dinero, “pero no crearlo de la nada”, señala el fundador de Positive Money. “Muchas personas creen que cuando un banco les concede un préstamo, reciben de la entidad bancaria el dinero depositado por otras personas. La realidad es totalmente distinta. Lo que hace el banco con el prestatario es crear para él una nueva entrada contable en la que anota el dinero de su préstamo. Dinero que básicamente acaba de surgir de la nada, y que no está respaldado por ningún depósito de nadie. Dinero creado de la nada por el que además, el prestatario tendrá que pagar unos intereses adicionales”, añade el fundador de Positive Money.
La New Economics Foundation (NEF), fundación británica que defiende la necesidad de un profundo cambio del sistema económico para hacerlo sostenible social y medioambientalmente, comparte esta visión de Positive Money, para la que ha realizado diversos estudios sobre la creación y la función del dinero.
El responsable de muchas de estas investigaciones e investigador jefe de la NEF, Josh Ryan-Collins, afirma que es un verdadero mito que los bancos sean meros intermediarios: “en el Reino Unido no hay ninguna ratio obligatoria que los bancos tengan que cumplir entre los depósitos que guardan para otros y sus reservas de dinero, de manera que los bancos no necesitan el dinero de los ahorradores para poder prestárselo a quienes lo necesitan”.
Desde Positive Money también destacan el hecho de que el 97% del dinero con el que se opera en el Reino Unido se expresa en forma de meras anotaciones electrónicas que figuran en las cuentas bancarias de los usuarios. El resto, apenas un 3%, es dinero en metálico impreso por el Banco de Inglaterra. “En definitiva, casi todo el dinero en circulación es dinero digital cuya creación está monopolizada por los bancos privados, que usan este poder para imponerse a los poderes democráticos, como bien se está viendo en esta crisis. Ya lo dijo Mayer Rothschild: dejadme emitir y controlar la creación del dinero de una nación y me dará igual quién haga las leyes”, recuerda Dyson.
“También es interesante -prosigue el fundador de la ONG- lo que dijo el propio Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, sobre este sistema del dinero-deuda, cuando afirmó, hace año y medio, que de todas las maneras en que se puede organizar la banca, la peor es la que tenemos hoy en día”.
Una de las razones para el fundador de Positive Money de afirmaciones tan extremas como esta es que el dinero-deuda genera, como no podría ser de otra manera, un endeudamiento excesivo y generalizado: “muchos políticos insisten machaconamente con la idea de que no se puede gastar más de lo que se ingresa. Pero lo que no dicen es que esa es precisamente la base de este sistema, ya que el dinero solo se crea como deuda. Así sucede, por ejemplo, al constituir un préstamo y, posteriormente, cuando el préstamo se devuelve, alguien más debe pedirlo prestado para que ese dinero pueda seguir existiendo. Sin deuda no hay dinero, por tanto”.
Endeudamiento que además acaba siendo destinado preferentemente a la especulación en detrimento de la economía real. Según Dyson: “los préstamos productivos, esto es, el dinero prestado a empresas que producen bienes, prestan servicios y crean puestos de trabajo, solo representan el ocho por ciento de los préstamos concedidos por los bancos, mientras que el restante 92% se destina a la especulación financiera e inmobiliaria”.
Situación que cambiará tras la entrada en vigor de la reforma financiera. “Al dirigir este dinero nuevo a la economía real y productiva, en lugar de a los bancos que lo prestan en forma de deuda, se reducirán los niveles de pobreza. Al tiempo que también se reducirá el endeudamiento, redundando en una mayor igualdad, dado que los más pobres no tendrán que pagar tanto dinero a los más ricos en forma de intereses”.
“Tampoco serán necesarios nuevos recortes de los servicios públicos del Estado del Bienestar, pues se podrán generar los ingresos necesarios para mantenerlos, e incluso mejorarlos”, concluye el fundador de Positive Money.
DATOS DE CONTACTO:
http://www.positivemoney.org/
(Imagen: Ben Dyson. Cortesía de Positive Money).
Artículos anteriores sobre Positive Money:
http://www.noticiaspositivas.net/2012/02/03/cambiemos-el-dinero-cambiemos-el-mundo/
http://www.noticiaspositivas.net/2012/03/09/%C2%BFcomo-reducir-la-deuda-y-el-desempleo/
http://www.noticiaspositivas.net/2011/04/08/nuevos-pasos-hacia-la-reforma-de-la-banca/

Oliver Stone: “EEUU se ha convertido en un Estado orwelliano”

 

 

i
2 Votos

Quantcast

El cineasta considera que Barack Obama ha empeorado la difícil situación heredada de su predecesor, George W. Bush.
Los estadounidenses están viviendo en un Estado orwelliano, según afirman el director de cine Oliver Stone y el historiador Peter Kuznick en una entrevista exclusiva concedida a RT.

En la entrevista, concedida a un programa del canal RT en su edición en inglés, el cineasta habló acerca del libro y la serie documental que produjo en colaboración con el historiador y que se titula ‘The Untold History of the United States’ (‘La historia no relatada de EEUU’).
Entre los temas abordados, ambos hablaron acerca de la política exterior de EEUU, la indiferencia del Gobierno de Obama hacia el Estado de derecho y la vigilancia que esta administración ejerce sobre sus ciudadanos.
“Actualmente [el Gobierno] intercepta más de 1,7 millones de mensajes al día de los estadounidenses. Correos electrónicos, llamadas telefónicas y otras formas de comunicación”, dijo Kuznick, quien describió la situación como una especie de pesadilla al estilo de la novela de George Orwell ’1984′.
“Es un Estado orwelliano. Puede que no sea opresivo en la superficie, pero no hay lugar donde esconderse. Una parte de ti terminará en alguna base de datos”, lamentó Stone.
Obama, un “lobo con piel de cordero”
Tanto en el libro como en la serie, el director de cine critica duramente al mandatario estadounidense, acusándolo de haber empeorado la difícil situación que heredó de su predecesor, George W. Bush.
“Creo que bajo el disfraz de piel de cordero ha sido un lobo. Debido a la pesadilla de la presidencia de Bush que le precedió, la gente le perdonó mucho. Fue una gran esperanza para el cambio. El color de su piel, su educación, el internacionalismo, la globalización, todo parecía evidente. Y es un hombre inteligente”, señaló Stone. No obstante, en su opinión, la administración Obama no respeta la ley y los fundamentos del sistema pese a ser abogado constitucional.
En este sentido, Kuznick recordó que cuando era candidato para el cargo, Obama prometió convertirse en un presidente transparente, pero lamentó que en realidad no haya habido transparencia y que no cambió las medidas políticas que tantas críticas despertaron durante la administración Bush.
“La vigilancia no ha cesado, el encarcelamiento sin juicio no se ha detenido. Así que esas políticas han continuado”, dijo el historiador, que también indicó que continúan en vigencia las políticas de guerra y militarización.
En lo que se refiere a la debatida política de aviones no tripulados, Kuznick recordó que en sus primeros ocho meses en el cargo, el actual mandatario llevó a cabo más ataques de drones que Bush durante toda su presidencia y que este tipo de operaciones “tienen una legalidad internacional muy dudosa”.
De acuerdo con el historiador, durante los años que gobernó Bush, los ciudadanos se quejaban de que su administración estaba llevando a cabo vigilancia sin autorización judicial. Sin embargo, subrayó que “Obama está matando a personas sin autorización judicial”, algo que calificó de “grave”.
“Gastamos tanto dinero en nuestra inteligencia de seguridad militar como el resto del mundo en total. ¿Tenemos realmente enemigos que nos hagan sentir tan amenazados? ¿Realmente necesito todo esto?”, se preguntó el historiador.

RT /  Li