Entrevista a Ian Henshall. Reinvestigar-11-s y Bilderberg 2013

Programa entrevista a Ian Henshall, periodista independiente retirado de su trabajo con los medios corporativo… s. Escritor de libros como “Reinvestigate911” entre otros. Con él repasamos las últimas noticias sobre la investigación del 11-S y la reunión Bilderberg de este año que se celebra en Londres. Comienzo con un repaso a las noticias de corrupción en España. El Fiscal general del Estado lo dice claro: “La fiscalía no dispone de medios para combatir el aluvión de casos de corrupción de los últimos años”. http://www.ivoox.com/entrevista-a-ian-henshall-reinvestigar-11-s-bilderberg-2013-audios-mp3_rf_2029687_1.html

 Por esto es por lo que el maestro decía hablando de una mujer paralítica:«Satán la ha ligado»; una enfermedad proviene siempre de un defecto o de un exceso y siemprehallaréis en el origen de un mal físico un desorden moral; esta es una ley invariable de la naturaleza

——- Os acordáis de todos los vídeos que puse sobre los químicos feminizantes? ¿Os acordais de la relación entre algunos de ellos y el cáncer de testículos? Aquí os envío lo que ya es doctrina oficial: el Bisfenol A es cancerígeno.

El efecto “Shylock”, se producirá ahora sobre España como lo han hecho sobre Grecia y otros países. Como siempre los ciegos dirán, es la crisis. Desde aquí les decimos que Shylock ha venido a cobrar su libra de carne y la seguirá cobrando a todos y cada uno de los países que tuvieron la “osadía” de pedirle prestado dinero a los “usureros”, cierto los tiraban desde el puente de Rialto en Venecia, por practicar la usura. Y ahora no debería ser diferente.

¡Viva la muerte!… ¡Muera la inteligencia!…

El 12 de octubre de 1936 se celebraba en el paraninfo de la universidad de Salamanca el Día de la Raza, aniversario del descubrimiento de América por Colón.

Millán Astray había llegado escoltado por sus legionarios armados con metralletas, afectación que conservaría a lo largo de toda la guerra. Varios oradores soltaron los consabidos tópicos acerca de la “anti-España“.

Un indignado Miguel de Unamuno, que había estado tomando apuntes sin intención de hablar, se puso de pie y pronunció un apasionado discurso

Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana. Yo mismo lo hice otras veces. Pero, no, la nuestra es solo una guerra incivil… Vencer no es convencer y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión… Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España. Pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí esta el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis…

En ese punto, Millán Astray empezó a gritar

¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?

Su escolta presentó armas y alguien del público gritó

¡Viva la muerte!

Entonces Millán Astray gritó

¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!

Millán Astray se excitó sobremanera, hasta tal punto que no pudo seguir hablando. Resollando, se cuadró mientras se oían gritos de ¡Viva España!. Se produjo un silencio mortal y unas miradas angustiadas se volvieron hacia Miguel de Unamuno

Acabo de oír el grito negrófilo de ¡Viva la muerte!. Esto me suena lo mismo que ¡Muera la vida!. Y yo, que he pasado toda la vida creando paradojas que provocaron el enojo de quienes no las comprendieron, he de deciros, con autoridad en la materia, que esta ridícula paradoja que me parece repelente. Puesto que fue proclamada en homenaje al último orador, entiendo que fue dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que el mismo es un símbolo de la muerte. ¡Y otra cosa! El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono mas bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente hay hoy en día demasiados inválidos, Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de psicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carezca de esa superioridad de espíritu, suele sentirse aliviado viendo como aumenta el numero de mutilados alrededor de él… El general Millán Astray quisiera crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por ello desearía una España mutilada…

Furioso, Millán Astray grito

¡Muera la inteligencia!

A lo que el poeta José María Pemán exclamo

¡No! ¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!

Miguel de Unamuno no se amilanó y concluyó

¡Éste es el templo de la inteligencia! ¡Y yo soy su supremo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido , diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir, y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España…

Millán Astray se controló lo suficiente como para, señalando a la esposa de Franco, ordenarle

¡Coja el brazo de la señora!

Cosa que Miguel de Unamuno hizo, evitando así que el incidente acabara en tragedia.

M

Read more: http://www.1936-1939.com/?page_id=4825#ixzz2Fhqw99MY

L

Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes

——- Os acordáis de todos los vídeos que puse sobre los químicos feminizantes? ¿Os acordais de la relación entre algunos de ellos y el cáncer de testículos? Aquí os envío lo que ya es doctrina oficial: el Bisfenol A es cancerígeno.

El efecto “Shylock”, se producirá ahora sobre España como lo han hecho sobre Grecia y otros países. Como siempre los ciegos dirán, es la crisis. Desde aquí les decimos que Shylock ha venido a cobrar su libra de carne y la seguirá cobrando a todos y cada uno de los países que tuvieron la “osadía” de pedirle prestado dinero a los “usureros”, cierto los tiraban desde el puente de Rialto en Venecia, por practicar la usura. Y ahora no debería ser diferente.

¡Viva la muerte!… ¡Muera la inteligencia!…

El 12 de octubre de 1936 se celebraba en el paraninfo de la universidad de Salamanca el Día de la Raza, aniversario del descubrimiento de América por Colón.

Millán Astray había llegado escoltado por sus legionarios armados con metralletas, afectación que conservaría a lo largo de toda la guerra. Varios oradores soltaron los consabidos tópicos acerca de la “anti-España“.

Un indignado Miguel de Unamuno, que había estado tomando apuntes sin intención de hablar, se puso de pie y pronunció un apasionado discurso

Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana. Yo mismo lo hice otras veces. Pero, no, la nuestra es solo una guerra incivil… Vencer no es convencer y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión… Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España. Pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí esta el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis…

En ese punto, Millán Astray empezó a gritar

¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?

Su escolta presentó armas y alguien del público gritó

¡Viva la muerte!

Entonces Millán Astray gritó

¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!

Millán Astray se excitó sobremanera, hasta tal punto que no pudo seguir hablando. Resollando, se cuadró mientras se oían gritos de ¡Viva España!. Se produjo un silencio mortal y unas miradas angustiadas se volvieron hacia Miguel de Unamuno

Acabo de oír el grito negrófilo de ¡Viva la muerte!. Esto me suena lo mismo que ¡Muera la vida!. Y yo, que he pasado toda la vida creando paradojas que provocaron el enojo de quienes no las comprendieron, he de deciros, con autoridad en la materia, que esta ridícula paradoja que me parece repelente. Puesto que fue proclamada en homenaje al último orador, entiendo que fue dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que el mismo es un símbolo de la muerte. ¡Y otra cosa! El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono mas bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente hay hoy en día demasiados inválidos, Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de psicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carezca de esa superioridad de espíritu, suele sentirse aliviado viendo como aumenta el numero de mutilados alrededor de él… El general Millán Astray quisiera crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por ello desearía una España mutilada…

Furioso, Millán Astray grito

¡Muera la inteligencia!

A lo que el poeta José María Pemán exclamo

¡No! ¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!

Miguel de Unamuno no se amilanó y concluyó

¡Éste es el templo de la inteligencia! ¡Y yo soy su supremo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido , diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir, y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España…

Millán Astray se controló lo suficiente como para, señalando a la esposa de Franco, ordenarle

¡Coja el brazo de la señora!

Cosa que Miguel de Unamuno hizo, evitando así que el incidente acabara en tragedia.

M

Read more: http://www.1936-1939.com/?page_id=4825#ixzz2Fhqw99MY

L

Buscar un jubilado confiado


Se ha hablado mucho en el siglo último de un adepto acusado de charlatanismo, y que se llamó envida el divino Cagliostro. Se sabe que practicaba las evocaciones y que no ha sido superado en estearte más que por el iluminado Schroepffer 1. Sábese que se vanagloriaba de anudar las simpatías, yque se decía estar en posesión del secreto de la Gran obra; pero lo que todavía le hacía más célebreera la confección de cierto elixir de vida, que devolvía instantáneamente a los viejos el vigor y lasavia de la juventud.

Esta composición tenía por base el vino llamado malvasía, y se obtenía por ladestilación de la esperma de ciertos animales con el jugo de muchas plantas. Nosotros poseemos lareceta, y desde luego se comprenderá por qué nos debemos callarla

Quantcast

Según la Comisión Nacional de Mercado de Valores, el 60% de los comerciales bancarios que vendieron preferentes cometieron irregularidades, en un entramado de mentiras y omisiones de lamentables resultados para los afectados.


La OCU ha elaborado un informe detallado sobre el tema que incluye testimonios reales de afectados.
Tras atender a centenares de afectados que han perdido grandes cantidades de dinero y gracias a sus testimonios, desde la organización de consumidores han elaborado una lista de seis puntos que describe el modus operandi típico de las entidades que vendieron preferentes a clientes que no supieron en ningún momento las consecuencias de esta compra ni el enorme riesgo al que estaban expuestos.

1. Buscar un jubilado confiado

Los jubilados suelen acumular los ahorros de toda una vida y son confiados con las personas que ya conocen, como el personal de su oficina bancaria. También sirven personas con escasos conocimientos financieros. Y es que más del 80% de los afectados atendidos por la OCU es mayor de 65 años.

2. Prometerle alta rentabilidad

Explicarle que una preferente es un producto de inversión nuevo y “recomendado por nuestra propia Caja de Ahorros”, que se caracteriza por su sencillez y su alta rentabilidad, superior a la de un depósito. Importante: el tamaño de la letra de la oferta comercial (donde se destaca la rentabilidad) debe ser mucho más grande que el de la letra del contrato en sí.

3. Ocultarle que no hay garantía

La rentabilidad ni es fija ni está garantizada (depende de la evolución financiera de la Caja), pero esto no se le dice al ahorrador. Es cierto que se indica en el contrato, pero como tiene más de 30 páginas escritas en letra pequeña no es probable que lo lea (necesitaría una hora para hacerlo). El contrato de las preferentes es largo, escrito a doble cara y de tipografía pequeña y abigarrada. Desalienta la lectura y puede dar sensación de desconfianza.

4. No decirle que podría perder dinero

En ningún caso se comenta al ahorrador que, a diferencia de lo que ocurre en un depósito, su dinero no está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (hasta 100.000 euros). Si pregunta por el riesgo, se le tranquiliza. No se le cuenta que es un producto para inversores con un perfil de alto riesgo (si la Caja quiebra perderá todo su dinero). Los canjes posteriores de preferentes han supuesto pérdidas a los ahorradores de entre un 35% y un 90% de su capital inicial.

5. Si pregunta por la disponibilidad…

No se le dice que ha contratado un producto a perpetuidad (o a muy largo plazo) porque, obviamente, muchos de estos ahorradores (sobre todo los jubilados) pueden preferir tener su dinero siempre disponible. En la OCU hay varios casos de personas mayores de 85 años con preferentes que no pueden recuperarse antes de 20 años.

6. ¡Y que no se vaya sin firmar! (vale todo)

Da igual que la aplicación de riesgos señale que es una inversión “no conveniente”. De hecho, los comerciales procuraban pasar el test de conveniencia previamente marcado, para que así la valoración fuese idónea. Es más: introducían un documento de conocimiento del riesgo entre los 30 folios del contrato y hacían que el ahorrador lo firmase también el cliente.

La OCU ha detectado multitud de contratos con las respuestas del test de conveniencia previamente marcadas.