Nueva Vacuna contra la gripe contiene Virus de Insectos Transgénicos

Últimamente los drones han logrado captar la atención de los cibernautas gracias a los diversos usos que se les ha dado, alejándose del concepto militar para el cual fueron creados.

Esta vez los vemos en el mundo de los alimentos, pero no precisamente cocinando, sino que repartiendo sushi. La iniciativa fue desarrollada por la cadena de restaurantes japoneses “Yo!”, que opera en Londres.
Para que el servicio funcione, los cocineros ponen la comida en una bandeja especial que posee el drone y otros trabajadores del restaurante manejan los movimientos del aparato a través de una aplicación del iPad.
Los drones, que pueden cubrir una distancia de hasta 50 metros, regresan a su “base” una vez que el cliente ha recogido el pedido.

24horas.cl

Parece que la industria farmacéutica en colaboración con nuestros queridos gobernantes no cesan de preparar nuevos y cada vez más aberrantes cócteles ahora transgénicos para vacunar a la población, así como métodos industriales de producirlos mucho más rápidadamente para inyectar las dósis lo más rápido y másivamente posible.

Los tentáculos de esta mafia farmacéutica mundial que padecemos no paran de extenderse sobre el futuro de nuestros descendientes.

Despertares

La Food and Drug Administration (FDA) aprueba la primera vacuna contra la gripe contiene virus de insectos transgénicos.

Una nueva vacuna para la gripe ha llegado al mercado, y es el primero que contiene proteínas genéticamente modificadas (GM) derivadas de células de insecto. Según los informes, los EE.UU. Food and Drug Administration (FDA) aprobó recientemente la vacuna, conocida como FluBlok, que contiene la tecnología del ADN recombinante y un virus de insecto conocido como baculovirus que se pretende para ayudar a facilitar la más rápida producción de vacunas.
De acuerdo con el prospecto de FluBlok, la vacuna es trivalente, que significa que contiene proteínas transgénicas a partir de tres cepas de la gripe diferentes. El fabricante de la vacuna, Protein Sciences Corporation (PSC), explica que FluBlok se produce mediante la extracción de células del gusano cogollero del maíz, un tipo de oruga, y alterar genéticamente para producir grandes cantidades de hemaglutinina, una proteína del virus de la gripe que permite que el virus de la gripe en sí para entrar en el cuerpo rápidamente.
Así que en lugar de tener que producir vacunas de la manera “tradicional” a partir de cultivos de huevo, los fabricantes de vacunas, ahora tendrán la capacidad para producir rápidamente grandes cantidades de proteína del virus de la gripe a partir de Organismos geneticamente modificados (OGM),que está seguro de aumentar los beneficios para la industria de las vacunas. Pero también es seguro que conducir a todo tipo de efectos secundarios graves, como la enfermedad de los nervios Síndrome de Guillain-Barre mortal (GSB), que cotiza en la escena como un posible efecto secundario.
Fuentes:  worldtruthtvnaturalnews
Visto en  : Despertares

Anuncios

El experto en Inteligencia Artificial Mark Bishop

El experto en Inteligencia Artificial Mark Bishop dice que es vital la prohibición de las armas que pueden desplegarse y destruir sin intervención humana
¿Qué es la Campaña para Detener a los Robots Asesinos? (Campaign to Stop Killer Robots)
Es una confederación de organizaciones no gubernamentales y lobby de grupos de presión para que se prohiba la producción y despliegue de sistemas de armas totalmente autónomas, en las que se elimina la capacidad de un ser humano tanto de elegir el objetivo preciso e intervenir como en la decisión final de atacar.
¿Cuán cerca estamos de esto?
Ya existen ejemplos. Algunos, como el sistema de armamento Phalanx, que se utiliza en la mayoría de los buques de la Armada de Estados Unidos para detectar y atacar de forma automática las amenazas que se acrecan, han estado alrededor por algún tiempo. Otra es la Harpy israelí “dispara y olvida”, un vehículo aéreo no tripulado que busca y destruye instalaciones de radar.
¿Qué está impulsando el desarrollo de esta tecnología?
La estrategia militar occidental actual se centra más en los aviones no tripulados que en las fuerzas tradicionales, pero los drones teledirigidos son vulnerables al secuestro. Los sistemas completamente autónomos son virtualmente inmunes a esto. También reduce los costos. Esto significa que los fabricantes venden más, por lo que es un imperativo comercial para desarrollar sistemas autónomos y los gobiernos para implementarlos.
¿Cuáles son los peligros?
Hay razones para dudar de que los sistemas autónomos puedan juzgar adecuadamente la necesidad de participar, reaccionar a las amenazas en forma proporcional, o ser fiables para discriminar entre combatientes y civiles. Además, cuando usted logra sistemas de software complejos que interactúan, existe un enorme potencial de consecuencias imprevistas. Un claro ejemplo fue visto en Amazon en 2011, cuando los robots de precio elevaron el costo de un libro, The Making of a Fly, a más de $ 23 millones de dólares.
¿Entonces, usted está preocupado por la escalada?
Sí. En Corea del Sur, los científicos están desarrollando un robot para patrullar la frontera con Corea del Norte. Si esto se desplega y participa incorrectamente o de manera desproporcionada, es fácil imaginar que una incursión fronteriza menor se convierta en un grave enfrentamiento. Aún más alarmante es que en 1983, durante el ejercicio militar de EE.UU. llamado Able Archer, los sistemas de defensa rusos automáticos detectaron falsamente un misil y fue sólo la intervención de un coronel ruso lo que evitó una guerra nuclear. Pero el potencial de una escalada se pone especialmente aterrador cuando se tienen sistemas autónomos que interactúan con otros sistemas autónomos.
¿Los robots no pueden reducir el riesgo para los seres humanos?
Hay un caso, presentado por personas como el robotista Ronald Arkin de EEUU, quien afirma que los robots pueden hacer evaluaciones más desapasionados que los soldados en caso de dolor o venganza. Esto no sólo no se ocupa del problema de la escalada, también sólo deja de lado si los sistemas pueden decidir con fiabilidad cuándo participar, decidir la proporcionalidad y discriminar con precisión los objetivos.
Entonces, ¿qué debemos hacer?
La tecnología detrás de los sistemas autónomos tiene otros usos, como el sistema de conducción de automóviles de Google, por lo que prohíbir el desarrollo sería difícil. En su lugar, debemos centrarnos en un tratado internacional que prohíba el despliegue de armas autónomas.
Fuente: New Scientist. Aportado por Eduardo J. Carletti

máquinas robóticas que polinicen sus campos de cultivo.

En una tendencia más de la artificialidad que comúnmente asociamos a Monsanto, además del daño que provoca con sus acciones, existe un proyecto para sustituir la fauna asociada con la agricultura, exterminada por los pesticidas utilizados, con máquinas robóticas que polinicen sus campos de cultivo.

.-

El hombre parece estar en el presente, pero eso es sólo apariencia. El hombre vive en el pasado. Pasa a través del presente, pero sigue estando enraizado en el pasado. El presente no es un tiempo de verdad para la conciencia ordinaria. Para la conciencia ordinaria, el tiempo real es el pasado, el presente es sólo una conexión entre el pasado y el futuro, sólo un paso momentáneo. El pasado es real y el futuro también, pero el presente no tiene realidad para la conciencia ordinaria.
El futuro no es nada más que una prolongación del pasado. El futuro no es más que el pasado proyectado una y otra vez. El presente parece no existir. Si piensas en el presente, no lo encontrarás… porque en el momento en que lo encuentres, ya habrá pasado. Y un momento antes, cuando aún no lo habías encontrado, estaba en el futuro.
Para una conciencia búdica, para un ser despierto, sólo el presente existe. Para la conciencia ordinaria, inconsciente, dormida como un sonámbulo, el pasado y el futuro son reales, pero el presente es irreal. Sólo cuando uno despierta el presente se hace real, y el pasado y el futuro se vuelven irreales.
¿Por qué es así? ¿Por qué vives en el pasado? Porque la mente no es más que una acumulación de pasado. La mente es memoria… todo lo que has hecho, todo lo que has soñado, todo lo que quisiste hacer y no pudiste hacer, todo lo que has imaginado en el pasado, eso es tu mente. La mente es una entidad muerta. Si miras a través de la mente, nunca encontrarás el presente, porque el presente es vida, y la vida nunca se puede abordar a través de un medio muerto. La mente está muerta.
La mente es como el polvo que se acumula en un espejo. Cuanto más polvo se acumula menos espejo es el espejo. Y si la capa de polvo es muy gruesa, como ocurre en ti, el espejo no refleja nada.
Todo el mundo acumula polvo. No sólo lo acumulas, te aferras a él. Lo consideras un tesoro. El pasado ya se fue. ¿Por qué te aferras a él? No puedes hacer nada con él, no puedes retroceder, no puedes deshacerlo… ¿por qué te aferras a él? No es un tesoro. Y si te aferras al pasado y crees que es un tesoro, es lógico que tu mente quiera revivirlo una y otra vez en el futuro. Tu futuro no puede ser otra cosa más que tu pasado modificado… un poco retocado, un poco más decorado, pero va a ser lo mismo porque la mente no puede pensar en lo desconocido. La mente sólo puede proyectar lo conocido, lo que ya sabes.
Te enamoras de una mujer y la mujer muere.¿Cómo vas a encontrar ahora otra mujer? La otra mujer va a ser una forma modificada de tu difunta mujer; es la única manera que conoces. Hagas lo que hagas en el futuro, no será más que una continuación del pasado. Puedes cambiarlo un poco…un apaño por aquí, otro por allá… pero la parte principal seguirá siendo la misma.
Estaba el mulá Nasruddin en su lecho de muerte y alguien le preguntó: «Si te concedieran otra vida, ¿cómo la vivirías, Nasruddin? ¿Harías algún cambio?» Nasruddin consideró la cuestión con los ojos cerrados, se lo pensó, lo meditó, y después abrió los ojos y dijo: «Sí, si me concedieran otra vida, me peinaría con raya en el medio. Siempre quise hacerla, pero mi padre siempre insistió en que no me peinara así. Y cuando mi padre murió, el pelo se me había condicionado de tal modo que ya no podía peinarme con la raya en el medio.»
¡No te rías! Si te preguntan qué harías si volvieras a vivir, introducirías pequeños cambios como ese. Un marido con una nariz ligeramente distinta, una esposa con un tipo ligeramente distinto, una casa más grande o más pequeña… pero todo eso es como peinarse con la raya en el medio: trivialidades, cosas no esenciales. Tu vida esencial seguiría siendo la misma. Lo has hecho muchas, muchísimas veces. Se te han concedido muchas vidas. Has vivido muchas veces; eres muy, muy antiguo. No eres nuevo en este mundo, eres más viejo que el mundo, porque has vivido en otros mundos, en otros planetas. Eres tan antiguo como la existencia; y así debe ser porque eres parte de ella; Eres muy antiguo, pero has repetido los mismos patrones una y otra vez. Por eso los hindúes lo llaman la rueda de la vida y la muerte: una “rueda” porque sigue repitiéndose a sí misma;. Es una repetición: los mismos radios suben y bajan, bajan y suben.
La mente se proyecta a sí misma, y la mente es el pasado, así que tu futuro no va a ser distinto del pasado. ¿Y qué es el pasado? ¿Lo que has hecho en el pasado? Hayas hecho lo que hayas hecho, bueno, malo, esto, aquello; lo que sea ello crea su propia repetición. Esa es la teoría del karma. Si estuviste furioso anteayer creaste un cierto potencial para volver a enfurecerte ayer. Y cuando lo repetiste, le diste más energía a la ira. Hiciste que el estado irascible arraigara más, lo regaste; así que hoy lo volverás a repetir con más fuerza, con más energía. Y mañana volverás a ser víctima del hoy.
Cada acción que ejecutas, incluso cada cosa que piensas tiene su manera de persistir y repetirse una y otra vez, porque crea un canal en tu ser. Empieza a absorber energía de ti. Estás irritado, se te pasa el mal humor y crees que ya no estás irritado. Pues te equivocas. Aunque se ha pasado el mal humor, no ha ocurrido nada. La ira estaba en la superficie hace unos minutos; ahora ha pasado al subconsciente, a las profundidades de tu ser. Allí aguardará a que vuelva a llegar su momento. Si has actuado de ese modo, la has reforzado. Le has permitido seguir viviendo. Le has vuelto a dar poder, energía. Está palpitando como una semilla bajo tierra, esperando la oportunidad y la estación adecuadas, y entonces brotará.
Todo acto se auto perpetúa, todo pensamiento se auto perpetúa. En cuanto cooperas con él, le estás dando energía. Tarde o temprano, se convierte en habitual. Lo harás y no serás tú el que actúa; lo harás sólo por la fuerza de la costumbre. La gente dice que la costumbre es una segunda naturaleza y no es una exageración. Al contrario, es quedarse corto. De hecho, la costumbre acaba por convertirse en la primera naturaleza, y la naturaleza pasa a un plano secundario. La naturaleza se convierte en algo parecido al apéndice de un libro, o a las notas a pie de página, y la costumbre pasa a ser el texto principal del libro.
Has vivido basado en hábitos… eso significa que los hábitos viven básicamente por medio de ti. El hábito persiste, tiene una energía propia. Claro que esa energía te la quita a ti, pero tú cooperaste en el pasado y sigues cooperando en el presente. Poco a poco, el hábito se convertirá en el señor, y tú serás sólo un sirviente, una sombra. La costumbre dará las órdenes, será quien mande, y tú serás sólo un sirviente obediente. Tendrás que obedecer.
Sucedió una vez que un místico hindú llamado Eknath partió de peregrinación. La peregrinación iba a durar por lo menos un año, porque tenía que visitar todos los lugares sagrados del país. Por supuesto, era un privilegio acompañar a Eknath, así que con él salieron de viaje mil personas. Llegó también el ladrón del pueblo y dijo:
-Sé que soy un ladrón y que no soy digno de ser miembro de tu grupo religioso, pero dame una oportunidad también a mí. Me gustaría ir en la peregrinación.
-Será difícil -dijo Eknath-, porque un año es mucho tiempo y puedes empezar a robar cosas a la gente. Puedes causar problemas. Por favor, renuncia a esa idea.
Pero el ladrón era insistente.
-Dejaré de robar durante un año, pero tengo que ir. Te prometo que durante un año entero no le robaré nada a nadie.
Eknath accedió. Pero antes de una semana empezaron los problemas, porque empezaron a desaparecer cosas de los equipajes de la gente. Pero lo más desconcertante era que nadie las estaba robando. De la bolsa de un viajero desaparecían cosas, pero tras unos días de búsqueda se encontraban en la bolsa de algún otro. Y el hombre en cuya bolsa se encontraban decía: «Yo no he hecho nada. De verdad que no sé cómo han llegado estas cosas a mi bolsa.»
Eknath sospechaba, así que una noche fingió dormir pero se mantuvo despierto y vigilando. El ladrón apareció a eso de la medianoche, en medio de la oscuridad, y empezó a cambiar cosas de los equipajes de unos a los equipajes de otros. Eknath lo atrapó con las manos en la masa y le dijo:
-¿Qué estás haciendo? ¡Me lo habías prometido!
-Y cumplo mi promesa -dijo el ladrón-. No he robado ni una sola cosa. Pero tengo esa vieja costumbre… en mitad de la noche, si no he cometido alguna fechoría, me resulta imposible dormir. ¿Voy a pasarme todo un año sin dormir? Tú eres un hombre compasivo. Deberías tener compasión de mí. ¡Y no estoy robando! Las cosas se encuentran siempre. No van a ninguna parte, sólo pasan de una persona a otra. Y además, dentro de un año tendré que empezar a robar otra vez, así que me viene bien practicar.
Los hábitos te obligan a hacer ciertas cosas; eres una víctima. Los hindúes llaman a esto la teoría del karma. Cada acción que repites, o cada pensamiento -porque el pensamiento es también un sutil acto de la mente-, adquiere más y más poder cada vez. Y entonces estás en sus garras. Eres prisionero del hábito. Entonces vives como un preso, como un esclavo. Y la prisión es muy sutil; la prisión está constituida con tus hábitos y condicionamientos y con los actos que has realizado. Rodea todo tu cuerpo y estás atrapado en ella, pero tú sigues pensando que eres tú quien actúa, y engañándote a ti mismo.
Cuando te enfureces, crees que lo estás haciendo tú. Lo racionalizas y dices que la situación lo exigía: “Tuve que enfadarme, de lo contrario el niño se habría escapado”. Si no me enfadara, las cosas irían mal, y la oficina sería un caos. Los criados no hacen caso; tuve que echarles una bronca para que se hicieran las cosas. Tuve que ponerme furioso para poner a mi mujer en su sitio. Esto son racionalizaciones. Así es como tu ego sigue pensando que todavía eres tú quien manda. Pero no eres tú.
La ira surge de antiguas pautas que vienen del pasado. Y cuando surge la ira, tú procuras encontrar una excusa. Los psicólogos han experimentado con esto y han llegado a una misma conclusión que la sicología esotérica oriental: el hombre es una víctima, no es el que manda. Los psicólogos han colocado a personas en total aislamiento, con todas las comodidades posibles. Se les proporcionaba cualquier cosa que necesitaran, pero no se les permitía establecer ningún contacto con otros seres humanos. Vivían en aislamiento en una celda con aire acondicionado. Sin trabajar, sin preocupaciones, sin problemas… pero los viejos hábitos persistían. Una mañana, sin ninguna razón aparente -porque se le proporcionaban todas las comodidades, no había preocupaciones, no había excusas para irritarse-, el sujeto sufría un repentino ataque de ira.
Está dentro de ti. A veces, de pronto te sientes triste sin razón aparente. Otras veces, te sientes feliz, o te sientes eufórico, extático. Un hombre privado de relaciones sociales, aislado a todo confort, con todas las necesidades satisfechas, pasa por todos los estados de ánimo por los que pasaría si se relacionara. Eso significa que algo sale de dentro, y tú lo achacas a otro. Eso no es más que una racionalización.
Te sientes bien, te sientes mal, y esas sensaciones burbujean desde tu propio subconsciente, desde tu propio pasado. Nadie es responsable, excepto tú. Nadie puede ponerte furioso y nadie puede ponerte contento. Te pones contento tú solo, te pones furioso tú solo y te pones triste tú solo. Si no te das cuenta de esto, seguirás siempre siendo un esclavo..
El dominio de uno mismo se adquiere cuando uno se da cuenta: «Soy absolutamente responsable de todo lo que me ocurre. Ocurra lo que ocurra, sin condiciones, el responsable absoluto soy yo.»
Al principio, esto te pondrá muy triste y te deprimirá, porque si puedes cargar a otro con la responsabilidad, te sentirás bien porque no has actuado mal ¿Qué puede uno hacer cuando su esposa se comporta de un modo tan desagradable? Tienes que enfadarte. Pero recuérdalo bien: tu esposa se porta de manera desagradable por sus propios mecanismos internos. No está siendo desagradable contigo. Si tú no estuvieras, sería desagradable con los niños. Si los niños no estuvieran, sería desagradable con la vajilla; tiraría los platos al suelo. Habría roto la radio. Algo tendría que hacer, porque le venía el mal humor. Fue pura casualidad que te encontrara a ti leyendo el periódico y se pusiera desagradable contigo. Fue pura coincidencia que tú estuvieras a mano en un mal momento.
Tú estás enfadado, pero no porque tu mujer estuviera desagradable; ella proporcionó la situación, eso es todo. Ella te dio la oportunidad de ponerte furioso, una excusa para ponerte furioso, pero la ira estaba burbujeando ya. Si tu mujer no hubiera estado ahí, tú te habrías enfadado de todos modos… con algún otro, con alguna idea, pero la ira tenía que hacerse presente: Era algo que venía de tu propio subconsciente.
Todo el mundo es responsable, totalmente responsable de su propio ser y su conducta. Al principio, te resultará deprimente ser tú el responsable, porque siempre has pensado que querías ser feliz… ¿cómo vas a ser tú el responsable de tu infelicidad? Tú siempre has querido estar en paz… ¿cómo vas a ponerte furioso tú solo? Y por eso echas las culpas a otro.
Si sigues echando las culpas a otros, recuerda que seguirás siempre siendo, un esclavo, porque nadie puede cambiar a los demás. ¿Cómo vas a cambiar a otro? ¿Alguien ha cambiado alguna vez a otro? Uno de los deseos más incumplidos del mundo es el de cambiar a otro. Nadie lo ha conseguido jamás. Es imposible, porque el otro tiene su propia existencia y tú no puedes cambiarle. Puedes echarle las culpas al otro, pero no puedes cambiarle. Y como len has echado la culpa al otro, nunca te darás cuenta de que la responsabilidad básica es tuya. El cambio básico que se necesita hay que hacerlo en tu interior.
Así es como quedas atrapado: si empiezas a pensar que eres el responsable de todas tus acciones; de todos tus estados de ánimo, al principio te sentirás muy deprimido. Pero si eres capaz de superar esa depresión, pronto te sentirás más ligero, porque te has liberado de los demás. Ahora puedes actuar por tu propia cuenta.
Puedes ser libre; puedes ser feliz. Aunque todo el mundo sea desdichado y no sea libre, para ti será igual. Y la primera libertad consiste en dejar de echar las culpas a otros; la primera libertad consiste en saber que el responsable eres tú. Entonces muchas cosas se hacen posibles de inmediato.
Si sigues cargando a otros con la responsabilidad, recuerda que seguirás siendo siempre un esclavo, porque nadie puede cambiar a los demás. ¿Cómo vas a cambiar a otro? ¿Alguien ha cambiado alguna vez a otro? Te ocurra lo que te ocurra… Si te sientes triste, cierra los ojos y contempla tu tristeza. Sigue el camino que indica, profundiza en ella. Pronto llegarás a la causa. Puede que tengas que hacer un largo recorrido, porque toda tu vida ha influido; y no sólo esta vida, sino otras muchas vidas. Encontrarás muchas heridas en tu interior, heridas que duelen, y debido a esas heridas te sientes triste… son tristes; esas heridas no han cicatrizado; están vivas. El método de retroceder hasta el origen, del efecto a la causa, las curará. ¿Cómo las cura? ¿Por qué las cura? ¿Qué fenómeno interviene en ello?
Cuando retrocedes, lo primero que tienes que hacer es dejar de echar las culpas a otros, porque si echas las culpas a otros irás hacia fuera. Y entonces todo el proceso saldrá mal; estarás intentando, encontrar la causa en otro. «¿Por qué se pone desagradable mi mujer?» Y el «por qué» sigue penetrando en la conducta de tu mujer. Has dado mal el primer paso, y todo el proceso saldrá mal.
«¿Por qué soy desdichado? ¿Por qué estoy enfadado?» Cierra los ojos y súmete en profunda meditación. Túmbate en el suelo, cierra los ojos, relaja el cuerpo y siente porqué estás enfadado. Olvídate de tu mujer; eso es una excusa. Y de A, B, C, D… déjate de excusas. Sigue profundizando en ti mismo, penetra en la ira. Utiliza la ira misma como si fuera un río; fluye con la ira y la ira te llevará hacia dentro. Encontrarás sutiles heridas dentro de ti. Tu mujer te pareció desagradable porque tocó una de esas sutiles heridas, algo que duele. Siempre has pensado que no eres guapo, que tu cara es fea, y eso deja una herida interior. Cuando tu mujer se pone desagradable, te hace consciente de tu cara. Te dice: «¡Anda y mírate en el espejo!» Cosas que duelen. Has sido infiel a tu mujer, y cuando ella quiere ponerse desagradable, lo saca a relucir: «¿Por qué te reías con aquella mujer? ¿Por qué estabas sentado tan a gusto con aquella mujer?» Ha tocado una herida. Has sido infiel, te sientes culpable; la herida está viva.
Cierra los ojos, siente la ira, déjala surgir en su totalidad para que puedas verla entera, ver lo que es. Y entonces, deja que esa energía te ayude a moverte hacia el pasado, porque la ira procede del pasado. No puede venir del futuro, eso está claro. El futuro aún no ha llegado a existir. No está viniendo del presente. Esta es la teoría del karma.
No puede venir del futuro, porque el futuro aún no existe; no puede venir del presente, porque tú no sabes nada del presente. El presente sólo lo conocen los que están despiertos. Tú vives sólo en el pasado, así que tiene que venir de alguna: parte de tu pasado. La herida tiene que estar en algún lugar de tu memoria. Retrocede. Puede que no haya una sola -herida, sino muchas, grandes y pequeñas. Profundiza más y encuentra la primera herida, la fuente original de toda la ira. Conseguirás encontrarla si lo intentas, porque está ahí. Está ahí; todo tu pasado sigue estando ahí. Es como una película, enrollada y esperando en tu interior. Desenróllala y empieza a buscar en la película. Así es el proceso de retroceder hasta la causa original. Y he aquí la belleza del proceso: si puedes retroceder conscientemente, si puedes sentir una herida conscientemente, la herida se cura al instante.
¿Por qué se cura? Porque la herida se crea por la inconsciencia, por no ser consciente. La herida forma parte de la ignorancia, del sueño. Cuando retrocedes conscientemente y contemplas la herida, la conciencia es una fuerza curativa. En el pasado, cuando se produjo la herida, se produjo en la inconsciencia. Te pusiste furioso, fuiste poseído por la ira, hiciste algo. Mataste a un hombre y has estado ocultándoselo al mundo. Puedes ocultárselo a la policía, puedes ocultárselo a los tribunales y a los jueces, pero ¿cómo vas a ocultártelo a ti mismo? Tú lo sabes, y duele. Y cada vez que alguien te da la oportunidad de ponerte furioso, te entra miedo porque podría volver a ocurrir, podrías matar a tu mujer. Retrocede, porque en ese momento en el que mataste a un hombre o te portaste como un loco porque estabas muy furioso, estabas inconsciente. Esas heridas se han conservado en el subconsciente. Ahora tienes que ir allí conscientemente.
Retroceder significa ir conscientemente hasta cosas que hiciste en la inconsciencia. Retrocede. Solo la luz de la conciencia puede curarte; es una fuerza curativa. Todo lo que puedas hacer consciente quedará curado, y ya no dolerá más. Una persona que retrocede se libera del pasado. Y entonces el pasado ya no funciona, entonces el pasado ya no tiene poder sobre ella y el pasado queda terminado. El pasado ya no tiene sitio en su ser. Y cuando el pasado no tiene sitio en tu ser, quedas accesible para el presente, pero no antes.

"Aquí estoy. Si la gente no tuviese interés por saber qué pasó en el Tercer Reich

Los libros que han quedado en el protocolo de este segundo proceso son, entre otros: “Fundamentos de Biopolítica” de Jacques de Mahieu y “Raza, inteligencia y educación” de H.J. Eysenck así como, “Autorretrato de un fascista” de Léon Degrelle, “Los Protocolos de los Sabios de Sión” y “Mi Lucha” de Hitler.
A fecha del 10 de febrero de 2009 se inicia la vista oral del mismo.
Simultáneamente el Estado de Baviera se encuentra procesando contra Pedro Varela desde el día de hoy, como presunto propietario de los derechos de edición del Mi Lucha.
El juez del Juzgado 33 exigió el 9 de febrero el pago de 7.000 Euros como caución ante el inicio del juicio para que Pedro Varela no escape a la justicia.
El Fiscal general de Cataluña solicita 4 años de prisión, 5.000 euros de multa y la destrucción de los 4.850 nuevos libros secuestrados.
Holocausto

A pesar de la confiscación de miles de sus libros por parte de la policía en diversas redadas, Pedro Varela no se rinde y continúa difundiendo el otro lado de la historia, el que los intereses políticos y grupos de presión intentan silenciar por el peso de la ley.
“Aquí estoy. Si la gente no tuviese interés por saber qué pasó en el Tercer Reich yo ya habría cerrado… después de toda una vida, no puedo decir: “Vale, me creo lo del holocausto””
Pedro Varela.

en egypto el faraon era D…

Image Detail

 
 
 
 
 

 

i
 
2 Votos

Quantcast

Los robots son por naturaleza mecánicos, fríos, insensibles. Pero un nuevo desarrollo científico podría en el futuro hacerlos sentir.


Un equipo de científicos estadounidenses y chinos logró imitar artificialmente el sentido humano del tacto, lo que dicen podría ayudar a dotar a los robots con este sentido primario.
Se trata de sensores elaborados con nanocables de óxido de zinc, formando una matriz de 8.000 transistores.
Semejante avance, aseguran los investigadores, podría acelerar el desarrollo de piel inteligente artificial que permitiría “sentir” actividad en una superficie.
Los sensores, descritos en la revista Science, consisten en unos transistores capaces de producir independientemente una señal electrónica cuando se le somete a tensión mecánica.
Los transistores sensibles al tacto, llamados taxels, tienen una sensibilidad comparable a la de un dedo humano.
“Cualquier movimiento mecánico, como el movimiento de los brazos o los dedos de un robot pueden ser traducidos en señales de control”, cuenta Zhong Lin Wang, profesor del Insituto Tecnológico de Georgia.
“Esto podría hacer que la piel artificial sea más inteligente y más similar a la piel humana. Permitiría a la piel sentir la actividad de la superficie”.
Imitar el sentido del tacto electrónicamente es todo un reto para el mundo de la ciencia y puede conseguirse midiendo los cambios en la resistencia generada por contacto mecánico.
Los aparatos desarrollados por los investigadores de Georgia Tech se basan en un fenómeno físico diferente: minúsculos cambios en la polarización cuando los llamados materiales “piezoeléctricos” como el óxido de zinc se mueven o se someten a tensión.
La piezoelectricidad se refiere esencialmente a la corriente que acumulan ciertos sólidos cuando se les aplica tensión mecánica.

Zhong Lin Wang, profesor del Instituto Tecnológico de Georgia

En los “transistores iezotrónicos, las cargas piezoeléctricas controlan el flujo de corriente a través de los cables”, explica
La técnica sólo funciona en materiales que tienen propiedades tanto piezoeléctricas y simiconductoras. Estas propiedades las tienen los nanocables y ciertas películas finas.
“Esta es una nueva tecnología fundamental que nos permite controlar directamente aparatos electrónicos usando agitación mecánica”, añadió.
“Esto podría usarse en una gran variedad de áreas, incluyendo la robótica, interfaces entre computadoras y humanos, así como en otras áreas que involucran deformación mecánica”.
BBC Mundo