colon erA ITALIANO

México, DF.- Las mejores comisiones ilegales en construcción las otorgan los políticos mexicanos, señala el escritor Oriol Malló, al hablar sobre la corrupción del Partido Popular y del presidente español Mariano Rajoy. El escándalo de la corrupción del gobierno español que ha alcanzado niveles internacionales involucra también al gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto, quien es acusado de haber recibido financiamiento para su elección como presidente en 2012 por parte del partido español PP a cambio de contratos de construcción de edificios oficiales. El autor de El cártel español señaló también que el “íntimo amigo de la gente de Peña Nieto”, José Andrés de Oteyza, hizo la mayor parte de obra pública en el Estado de México en tiempos de su gubernatura. Oteyza actualmente es el presidente del Grupo OHL México, la empresa que más contratos ha obtenido de obras de gran envergadura, vinculada al Partido Popular. Fuente: Ramsés Ancira/Hispan TV Categories: 3 Guerra Mundial, Bilderberg, conspiracion, corrupcion, crisis, desclasificacion, desinformacion, economia, historia Read more http://www.mundoconmisojos.es/corrupcion-de-rajoy-involucra-a-pena-nieto/

Anuncios

Los cables y emails revelan que Obama sabía del ataque al consulado de Bengasi: ¿conectado con las decapitaciones de cuerpos de seguridad?

El Salvador del mundo dijo que el vino nuevo no debe ser puesto en odres viejos y que no se debecoser un paño nuevo en un manto usado. Los hombres son simplemente los representantes de lasideas, y no debe admirar que los errores encarnados repelen la verdad con desden o con cólera. Peroel Verbo es esencialmente creador, y en cada nueva emisión de su calor y de su luz, hace nacer en elmundo una nueva humanidad. La época del dogma obscuro y de la ceguera intelectual pasó, por tanto no habléis del nuevo sol a los viejos ciegos; llama a su testimonio ojos que se abran, y esperaa los clarividentes para explicar los fenómenos del día

CAMPS BARBERA ASTERIX OBELIX
Me imagino que esta mañana os estaréis preguntando por esta nueva tendencia del “decapitamiento en plena calle” que ha tomado la franquicia sionista de Al Qaeda, con el ocurrido en París ayer mismo.
Al igual que el cine de los últimos años, hemos entrado en una fase “gore”, de asesinatos cada vez más absurdos y cercanos a la realidad común. Es difícil saber de momento el sentido último pero el hecho de que se dirijan hacia fuerzas de seguridad (un militar inglés y un policía antiterrorista en Francia) nos indica que los sionistas quieren amedrentar a estas fuerzas en el sentido de avisarlas contra, por ejemplo, un intento de golpe de estado…
En los últimos días, sin ir más lejos, nos enteramos de que dos agentes especiales del FBI del grupo que investigaban a los chechenos de Boston habían “muerto al caerse de un helicóptero…” Sin duda, las filtraciones sobre la conexión de los supuestos asesinos con una parte de los servicios de seguridad pueden estar en el origen de estas muertes. Pero hay más.
Como os venía anunciando estos días, en Estados Unidos se están publicando los emails que prueban la complicidad de la administración Obama en el ataque sobre el consulado USA, en Bengasi, Libia, sucedido el 11 de septiembre del 2012.
Al parecer, y según informes de diplomáticos USA que han decidido hablar, el embajador Chris Stevens estaba recomprando a terroristas islámicos misiles Stinger que ellos mismos habían vendido previamente a Al Qaeda cuando estalló esa “bandera falsa” en torno al Corán que fue el pretexto del ataque a la embajada. El 11 de septiembre del 2012.
Donde reside el “Jaquemate” real de este asunto es en que la CIA tenía conocimiento previo del ataque y se ordenó al ejército que sucediera: y lo “mejor de todo” es que, como digo sucedió en “otro 11-de septiembre”.
¿Por qué digo “lo mejor de todo”?
Pues porque si este asunto continúa se produciría un “efecto boomerang” en la elección de esa fecha en concreto por parte de los conspiradores; evidentemente, de conocerse la implicación del propio gobierno en ese acto de Alta Traición, (castigado con la pena de muerte en Estados Unidos) y que apuntaría hasta Hillary Clinton y el propio Obama, de rebote afectaría a la verdad sobre lo sucedido el 11 de septiembre del 2001.
Una cosa llevaría a la otra, por una conexión lógica: “si esto es verdad, entonces, lo otro, también”.
Por eso creo que están matando a militares y fuerzas de seguridad por medio de estos “asesinos MK Ultra”; pretenden amedrentar a las fuerzas de seguridad leales a la Justicia para que no den el siguiente paso.
Aunque sea trágico decirlo, lo absurdo de estos asesinatos es una prueba de que la élite sionista está desesperada.
PD: La ingeniería social sionista conocida como “Femen” ha abierto una franquicia en España. Casualmente, son 13 COMPONENTES. Ya veréis como acaba apareciendo que son actrices, modelos y sociólogas… pagadas
http://www.rafapal.com/?p=21474

El Movimiento 15M -renovar el poder de la vida fluídica

Oponer una corriente a otra corriente, es renovar el poder de la vida fluídica. Así, los reveladores nohan hecho más que adivinar por la exactitud de sus cálculos la hora propicia para las reaccionesmorales. Quantcast

El Movimiento 15M volverá este domingo a las calles y plazas de toda España para celebrar su segundo aniversario, nacido tras las multitudinarias manifestaciones del 15 de mayo de 2011.

Andamos de segundo aniversario del 15-M y no sabemos muy bien qué balance hacer. Una síntesis aceptable de lo conseguido sería decir que el balance material es escuálido pero el balance espiritual es notable. El 15-M no ha conseguido cosas concretas y palpables pero sí ha logrado que se hable con intensidad de cosas de las que apenas se había hablado hasta entonces. El principal triunfo del 15-M es que a estas alturas nadie puede honestamente dejar de admitir que sus promotores tenían razón. No en todo, pero sí en casi todo. No en todas sus respuestas, pero sí en todas sus preguntas. No en su medicina, pero sí en su diagnóstico.
Los muchachos y muchachas del 15-M tenían y tienen razón en muchas cosas, lo único que ocurre es que la crisis económica es un viento huracanado que no permite oír otra cosa que el propio viento. La transparencia de la vida pública, las deficiencias de la representatividad política, la ausencia de controles institucionales, la esclerosis de los partidos, la impotencia de los sindicatos, el desmedido poder del dinero: estas y otras cuestiones planteadas por aquella flor de un día que fue el 15-M (flor revolucionaria sí, pero flor apenas de un día) siguen siendo igual de importantes que entonces, pero la galerna de la crisis impide prestarles atención, pues cómo dedicarse a acometer reformas en la nave cuando las vías de agua abiertas en ella amenazan con hundirla para siempre.
La derecha simula despreciar al 15-M, pero en realidad le tiene pánico. Por eso ha extremado tanto y con tan aplicado cinismo la presión policial sobre los manifestantes de todo tipo y la criminalización de sus acciones. La derecha respira con alivio al comprobar cómo, dos años después, el 15-M se diluye en una nebulosa incapaz de intimidar a nadie. La derecha hace como el que 15-M está muerto, pero no lo está. Vino sin saber cómo y se fue sin saber cómo: imposible, por tanto, predecir si volverá y, si es así, con cuánta extensión, intensidad y furia lo hará.
La victoria del 15-M no depende tanto de él mismo como de la izquierda política convencional, pues sólo ésta puede convertir los éxitos espirituales del movimiento  en éxitos propiamente materiales, es decir, en nuevas prácticas, nuevas conductas y nuevas exigencias de esa izquierda consigo misma; y también en nuevas leyes, nuevas instituciones, nuevos controles, nuevas propuestas. Sólo si el Partido Socialista e Izquierda Unida se toman en serio el 15-M éste comenzará a dar frutos palpables y efectivos. Izquierda Unida ya lo está haciendo en buena medida, pero no así el Partido Socialista, que ni siquiera ha comprendido del todo cuánto se juega en este envite. Mientras IU se juega su crecimiento y proyección futura, pero en ningún caso su desaparición, el PSOE se juega su propia supervivencia como PSOE, es decir, como partido de referencia de la democracia española. Para el 15-M sería sin duda muy conveniente que el PSOE le hiciera caso. Para el PSOE no sólo es conveniente, para el PSOE es cuestión de vida o muerte hacerle caso al 15-M.

Néstor Kirchner: primero fue su secretaria,

Miriam Quiroga estuvo durante más de una década cerca de Néstor Kirchner: primero fue su secretaria, lo acompañó en las campañas electorales y ocupó una importante oficina en la Casa Rosada, pero durante la presidencia de Cristina Fernández la echaron. Jorge Lanata le hizo una entrevista exclusiva y la ex funcionaria afirmó -entre otras cosas- que a Néstor solían llevarle bolsos negros llenos de dinero en efectivo a Santa Cruz.
“Los bolsos con la plata los recibía Daniel Muñoz”, dijo Quiroga haciendo referencia al ex secretario de Kirchner. Cuando el periodista le preguntó sobre qué empresarios iban a verlo listó a Lázaro Báez, Cristóbal López y Eskenazi. Sobre la Presidenta Cristina Fernández afirmó: “No le gustaba tocar a los pobres o a las personas que estaban un poco sucias, después se lavaba las manos, en eso Néstor era todo lo contrario”.
Llegando al final del programa el conductor de PTT dejó un mensaje claro y destinado a varias personas: “El aparato de propaganda del Gobierno, es decir el 80 por ciento de los medios en la Argentina, no les sirve para nada porque no los ve ni los lee nadie; aunque lo usan para atacar y a nosotros nos han atacado más que nunca”.
El periodista hizo un repaso sobre varios casos que él mismo denunció, que al principio fueron desmentidos y que luego se terminó comprobando que todo era verdad. Así cerró Lanata: “Por todo esto quería dedicarle este programa a todos los hijos de p… que cobran por tratar de desacreditarnos a nosotros y les quiero decir que a pesar de todo yo sigo siendo de esos que creen que las películas siempre terminan bien y en el final el chico besa a la chica”.

Categories

Read more http://www.mundoconmisojos.es/ruta-del-dinero-k-5-de-mayo/

el nueve – la decima sinfonia

El iniciado es aquel que posee la lámpara de Trismegisto, el manto de Apolonio y el bastón de los patriarcas.La lámpara de Trismegisto es la razón ilusionada por la ciencia, el manto de Apolonio es la posesión completa de sí mismo, que aísla al sabio de las comentes instintivas y el bastón de los patriarcas, es el socorro de las fuerzas ocultas y perpetuas de la naturaleza.

La lámpara de Trismegisto ilumina el presente, el pasado y el porvenir, muestra al desnudo laconciencia de los hombres, e ilumina los repliegues del corazón de las mujeres. La lámpara brillacon triple llama, el manto se pliega tres veces y el bastón se divide en tres partes.El número nueve es, por tanto, el de los reflejos divinos; manifiesta la idea divina en toda su potencia abstracta; pero manifiesta también el lujo en la creencia y por consecuencia la supersticióny la idolatría..

Por esta causa Hermes le ha hecho el número de la iniciación porque el iniciado reina sobre lasuperstición, y por la superstición puede marchar sólo en las tinieblas, apoyado en su bastón,envuelto en su manto e iluminado por su lámpara.

La razón ha sido otorgada a todos los hombres, pero no todos saben hacer uso de ella; es unaciencia que es necesario aprender. La libertad ha sido ofrecida a todos, pero no todos pueden ser libres; es un derecho que es preciso conquistar. La fuerza es para todos, pero no todos sabenapoyarse en la fuerza; es un poder del que es necesario apoderarse

————-

La humanidad esclava de la tecnología, morirá a manos de su ‘amo’ by maestroviejo Según un equipo de científicos del Instituto para el Futuro de la Humanidad (IFH) en la Universidad de Oxford, la causa más probable de la futura desaparición de la raza humana será nuestra creciente dependencia de la tecnología. Aunque varios medios de comunicación especulan que la humanidad se extinguirá por una serie de terribles desastres naturales, los especialistas de Oxford opinan que ni la caída de un asteroide, ni las erupciones volcánicas, ni ningún otro fenómeno de la naturaleza causarán en un futuro próximo la desaparición de la población de nuestro planeta. Al estudiar el asunto, el filósofo Nick Bostrom, director del Instituto, y sus colegas, llegaron a conclusiones muy curiosas. De acuerdo con su nuevo informe, nosotros mismos, los seres humanos, somos los que podemos contribuir a la extinción de la raza, y en particular, las tecnologías que creamos. “Actualmente podemos ver una carrera a gran escala entre distintos países en términos de tecnología y debemos ser lo suficientemente sabios como para utilizar estas innovaciones solo para lo bueno”, explica Bostrom. La rápida evolución de las tecnologías como, por ejemplo, el desarrollo de la inteligencia artificial y varios tipos de nanosistemas, nos presentan tanto numerosas oportunidades como ciertos riesgos. Nick Bostrom y sus colegas indicaron que el abuso deliberado de la nanotecnología es bastante alarmante. Con los avances de la actual nanotecnología molecular, se crearían robots autorreplicantes del tamaño de una bacteria, algo que abre la posibilidad de utilizarlos contra los humanos. Asimismo, el equipo británico considera que los científicos pueden crear una superinteligencia mal programada y un mínimo error en los cálculos podría ser fatal para el futuro de la Tierra. Los experimentos en la esfera genética también son potencialmente peligrosos. Con el creciente progreso de las tecnologías en esta área, la ciencia ya dispone de recursos suficientes para crear el “virus del fin del mundo”. Algunos biólogos ya están creando bacterias peligrosas en sus laboratorios, algo que pone en peligro la existencia de la humanidad http://actualidad.rt.com/actualidad/view/93583-tecnologia-humanidad…

xg.addOnRequire(function () { xg.post(‘/main/viewcount/update?xn_out=json’, {key: ‘4414434:BlogPost:932681′, x: ’93a3d66’}); });

Visitas: 37

VIVA LA REVOLUCIÓN NACIONAL SINDICALISTA

Posiblemente nunca como ahora ha estado tan amenazada la Unidad Nacional de España y los separatistas más cerca de cumplir sus objetivos.
Posiblemente nunca como ahora las cifras del paro y del trabajo basura y, por supuesto, de las tragedias que hay detrás de cada número, han sido tan catastróficas.
Posiblemente nunca como ahora les ha resultado tan difícil sobrevivir y trabajar dignamente a los que conservan un empleo debido a las reformas legislativas laborales y a las subidas de impuestos.
Posiblemente nunca como ahora la desigualdad social y económica entre los que viven cómodamente de este sistema, y los que sufren sus injusticias, ha sido tan insultante.
Posiblemente nunca como ahora el problema de la vivienda y sus derivadas de desahucios y miedo a no poder pagar la hipoteca ha sido tan sangrante.
Posiblemente nunca como ahora la corrupción ha estado tan generalizada entre todas las instituciones del sistema, desde la monarquía hasta el último ayuntamiento, y las arcas del estado han estado tan vacías a causa de este robo democrático que, salvo contadísimas excepciones, siempre queda sin castigo.
Posiblemente nunca como ahora las pensiones de los españoles han estado tan amenazadas y difíciles de conseguir mientras la casta parasitaria democrática sigue con su futuro blindado con nuestro dinero.
Posiblemente nunca como ahora se habían impuesto tantos y tan criminales recortes en terrenos sociales en lugar de aplicarlos en autonomías, partidos políticos, sindicatos del régimen, casas reales y otras asociaciones parasitarias, culpables de nuestra deuda creciente a entidades usureras a las que se les rinde pleitesía.
Posiblemente nunca como ahora la sanidad y la educación han estado más inaccesibles a los españoles que llevan décadas sufragándolas, ellos y sus padres y abuelos, para que las disfruten intrusos o se privaticen en beneficio de los de siempre.
Posiblemente nunca como ahora nuestras Tradición, Lengua, Historia, Cultura y Fe han estado tan amenazadas y perseguidas incluso por las instituciones que deberían defenderlas.
Posiblemente nunca como ahora España haya tenido menos soberanía frente a los mandatos del exterior, cuyas logias e internacionales democráticas deciden nuestro futuro para garantizarse el suyo.
Posiblemente nunca como ahora los Sindicatos Chaperos han engañado, traicionado y robado tanto a los trabajadores españoles a los que deberían defender.
Posiblemente nunca como ahora el otrora valiente, digno y rebelde pueblo español ha estado tan sumiso, anestesiado y aborregado y ha servido de cómplice necesario a los enemigos internos y externos de nuestra Patria.
Posiblemente nunca como ahora ha sido tan indispensable que los patriotas afrontemos nuestras responsabilidades y encabecemos la revolución que saque a nuestra nación del agujero al que nos ha llevado este régimen corrupto, injusto y antiespañol que padecemos.
Por todas estas razones, posiblemente nunca como ahora ha sido tan necesario que los nacionalsindicalistas en particular, y todos los españoles en general, hagamos que en un 1º de Mayo se escuchen atronadoras las reivindicaciones de Patria y Justicia Social que liberen a España de las criminales garras de las izquierdas y derechas, a cada cual más esclavista.
Por lo tanto, el Sindicato Trabajadores Nacional Sindicalistas, con el apoyo de las organizaciones patrióticas La Falange, Nudo Patriota Español, Alianza Nacional, Vieja Escuela Madrid, Movimiento Católico Español – Acción Juvenil Española y Democracia Nacional, dentro de la Iniciativa de las campañas de “La España en Marcha”, convoca a todos los españoles a una manifestación el próximo 1º de Mayo en Madrid, con el lema de “La España Social en Marcha” que partirá a las 18 horas de Tribunal (C/ Barceló esquina C/ Fuencarral) y finalizará en la Plaza de Chamberí con la lectura de un Manifiesto conjunto y un discurso del Jefe Nacional del Sindicato TNS Carlos Rodríguez.
¡HOY MÁS QUE NUNCA, LUCHA CON NOSOTROS POR ESPAÑA Y LA JUSTICIA SOCIAL!
¡ARRIBA ESPAÑA!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN NACIONAL SINDICALISTA!
Sindicato Trabajadores Nacional Sindicalistas
¡NINGÚN ESPAÑOL SIN TRABAJO!
¡NINGÚN TRABAJO SIN DIGNIDAD!

el alma del mundo – da vinvhy

El gran agente mágico que hemos llamado luz astral, que otros llaman el alma de la tierra, losantiguos alquimistas denominaban Azoe y Magnesio, esa fuerza oculta, única e incontestable lallave de todos los imperios, el secreto de todos los poderes, es el dragón volador de Medea, laserpiente del misterio Edénico; es el espejo universal de las visiones, el nudo de las simpatías, elmanantial de amores, de la profecía y de la gloria.

La luz astral o el alma del mundo era el instrumento del todopoderoso Adam, convirtiéndose luegoen instrumento de su suplicio, después de haberse corrompido y turbado por el pecado que mezcloun reflejo impuro a las imágenes primitivas que componían, para su imaginación todavía virgen, ellibro de la ciencia universal.La luz astral figurada en los antiguos símbolos por la serpiente que se muerde la cola, representaescalonadamente la malicia y la prudencia, el tiempo y la eternidad, el tentador y el redentor.

¿En qué medida el genio indiscutible de Leonardo da Vinci comulgó con el conocimiento que solo se otorga a los iniciados en el Misterio? ¿Es posible disociar su obra del misticismo impreso en los símbolos que se ofrecen con aparente inocencia al espectador?
Salvatore Mundi
Nessuna cosa si può amare nè odiare, se prima non si ha cognition di quella
[“No se puede amar ni odiar nada si antes no se ha llegado a su conocimiento”]
Leonardo da Vinci
Se dice que siendo niño, Leonardo da Vinci buscaba ser obsequiado por su padre con objetos por los cuales manifestaba vivo interés. El problema era que el padre viajaba con relativa frecuencia y, cuando volvía al hogar, descubría que dicho interés había cambiado, que si al irse el niño tenía curiosidad por la vida y su funcionamiento, al regresar tenía en la mecánica la fuente de su curiosidad, o en los animales mitológicos o en la historia sacra. Así, aquello que el padre traía consigo —libros, pequeñas máquinas, acaso especímenes disecados o un testimonio recogido en alguna taberna— se revelaba si no inútil, al menos atrasado con respecto a la inquietudes de su hijo, siempre en movimiento, siempre en otra cosa.
La historia puede o no ser verdadera, pero sin duda es verosímil. Leonardo es el hombre renacentista por antonomasia —una distinción que, paradójicamente, no es fácil otorgar pero al mismo tiempo parece incontrovertible—, aquel en quien la curiosidad del humanismo se manifestó con mayor autenticidad y provecho.
Sin embargo, también es cierto que esta misma celebridad nos impide ver realmente la obra de Leonardo, tanto la consumada como la que solo proyectó. Sus pinturas y sus bocetos se han reproducido tantas veces, su genialidad ha sido tan publicitada, que pareciera ya nada puede sorprendernos cuando se habla del hombre.
Este proceso, sin embargo, no parece casual. Parte esencial del misterio es ocultarse en lo obvio y lo evidente, en esa especie de superficie profunda asequible solo a los iniciados en el conocimiento específico: “llamad y se os abrirá”.
Así, Leonardo y su obra son también objeto de una curiosidad que va más allá del humanismo en el sentido aséptico que este adquirió con los años. No olvidemos que el Renacimiento es la época inmediatamente posterior al llamado “oscurantismo” de la Edad Media, una forma más bien injusta de calificar todo un periodo del pensamiento europeo cuyo pecado, cuya falta, es no comulgar con los valores del racionalismo que imperaría a partir de los siglos siguientes. En este sentido, es obvio que la transición no fue límpida ni las nuevas maneras de pensar acabaron instantáneamente con prácticas heredadas del pasado y que, paralelamente, la figura de da Vinci connote cierta iluminación.
De ahí esa cualidad mistérica, oculta, que en ocasiones se ha atribuido a la obra de Leonardo, ligando parte de su genialidad a un sistema más amplio que toma la forma de una sociedad secreta, una comunidad poseedora de un conocimiento que entrega solo a los probos (como Newton y su pretendida relación con los rosacruces). Es cierto: Leonardo pintó La última cena, ¿pero esta sería la misma sin el cúmulo de significados que se agolpa ante el espectador con aparente inocencia?
Da Vinci, la gran imagen que tenemos de la genialidad omni-abarcante, que se extiende sobre todos los ámbitos con pinceladas luminosas, cautiva también por su método, hasta el punto de que históricamente se le ha atribuido cierta conexión con el misticismo. Sus técnicas para maximizar el intelecto, que hoy podrían ser parte de una revista de salud y de ciencia, en una época anterior parecen frutos de la preclaridad y del ocultismo. Una figura de su inmensidad siempre se recarga de un aura de misterio. Casi un superhéroe antes de la cultura pop.
Parte de las conexiones no del todo comprobadas, alimentadas por los bestsellers que existen en torno al genio de Leonardo, lo relacionan con dos hermandades: por un parte los misterios de Mitra y por otra el Priorato de Sion
De la primera, conocida como mitraísmo y considerada incluso una religión, sus orígenes se pierden en la Antigüedad mediterránea, pero si sobrevivió hasta la época de Leonardo fue por su amplia presencia entre la milicia romana y también por los muchos símbolos que lo hermanaron secretamente con el cristianismo. Los soldados de las legiones eran especialmente devotos de Mitra, una divinidad cuyo origen algunos sitúan en Asia Menor, concretamente entre el enigmático pueblo de los hititas, vencedores en un par de ocasiones de los ejércitos faraónicos, aunque igualmente otras fuentes la identifican con un dios védico de la luz.
Entre las varias características que distinguen al mitraísmo es que el culto se llevaba a cabo en cavernas naturales o construcciones que las imitaban. En cierta forma este era el vínculo con los grandes misterios de la antigüedad —por ejemplo, los de Eleusis o los de Isis—, los cuales comparten ese rasgo de sustraerse a la mirada del común, de llevar a los iniciados y los Maestros a un rincón apartado pero al mismo tiempo íntimo, donde confluyen esas potencias del mundo que rigen invisiblemente el universo.
Por otro lado, en los misterios de Mitra hay una base simbólica que permitió cierta mímesis con la nueva religión con pretensiones de hegemonía: el cristianismo. Como en esos trabajos artesanales de los pueblos conquistados donde bajo los rasgos de la nueva deidad se disimulan los de la antigua, así el mitraísmo pareció asimilarse con los seguidores de Jesús, gracias  a circunstancias como que ambos creían en un ser salvador, la trasposición de la carne y la sangre de la víctima sacrificada en pan y vino o, como también en el caso de Isis y Horus, el nacimiento de un hombre del vientre de una virgen, su muerte y su posterior resurrección, además de otros quizá menos trascendentes (como la consagración del domingo como día dedicado al culto de la divinidad, o la de la principal festividad de esta el 25 de diciembre) pero igual de importantes en la práctica, al momento de asegurar el paso más o menos indemne del conocimiento custodiado al nuevo suelo donde florecerán sus perlas.
Por otro lado, en el caso del Priorato de Sion, se trata de una sociedad que también plantea un serio desafío a los límites de realidad y fantasía, de mentira y verdad, de posibilidad y hecho fáctico. Algunos sitúan su fundación en la década de 1950 en Francia, por Pierre Plantard, un dibujante que bosquejó la historia de la cofradía con supuestos fines lúdicos, sembrando la interrogante sobre la realidad de su existencia. ¿Pero no es una broma, una ficción, una de las mejores estrategias para ocultar una verdad y un asunto serio? “Con el anzuelo de la mentira pescarás la carpa de la verdad”, escribió Shakespeare en Hamlet. ¿”No ha existido nunca y no existirá”, como “La Lotería de Babilonia” de Borges?
Lo interesante del Priorato de Sion es que dentro del tejido de la mitología esotérica  se considera que una de sus principales misiones fue preservar el Santo Grial, el recipiente donde según la leyenda José de Arimatea recogió la sangre de Cristo. Solo que esto no debe tomarse en sentido literal, sino metafórico: el Santo Grial es, dentro de la simbología del Priorato de Sion, el vientre de una mujer, donde efectivamente se guardó la sangre del Salvador, que es otra forma de llamar a su descendencia. Según esta genealogía, la dinastía de los Merovingios, una de las 4 grandes y emblemáticas dinastías del trono de Francia (junto a los Carolingios, los Capeto y los Borbones) son herederos directos de Cristo, hijos después de varias generaciones de María Magdalena y Jesús, y por lo tanto del Rey David.
“El Diablo” en un Tarot inspirado en obras de da Vinci y diseñado por A. Atanassov y I. Ghiuselev
En el sistema jerárquico del Priorato de Sion —fantasía o historia secreta— los Grandes Maestros incluyen a nombres como René d’Anjou, Robert Fludd, Isaac Newton, Claude Debussy y Jean Cocteau, destacando especialmente el de Leonardo da Vinci, todos los cuales tienen en común la marca de la genialidad, pero que comprenden una lista tan dispar que evocan una sociedad más parecida a “La Liga Fantástica” que a las logias masónicas.
Por esta razón, en este punto, la pregunta es en qué medida el talento de Leonardo da Vinci participó de ese conocimiento reservado que da sentido a la existencia de una sociedad secreta. En qué medida, también, buscó transmitirlo por medio de sus obras, como el Maestro que susurra al oído del iniciado las palabras que este debe entender en ese momento, manifestando en sus pinturas una armonía divina o dejando tal vez en sus investigaciones una especie de código secreto.
Se dice que cuando los soldados romanos destruyeron el Templo de Jerusalén y llegaron hasta el Sancta Sanctorum, ahí donde se resguardaba, entre otros tesoros, el Arca de la Alianza, el puente de comunicación entre Yahvé y su pueblo elegido, encontraron este recinto último vacío. La Sabiduría ya no estaba ahí, sino en la memoria de quienes habían huido con la consigna de preservarla. ¿Fue Leonardo obsequiado con este conocimiento? Y, en dado caso, ¿su misión fue acelerar el conocimiento para avanzar en un proyecto de ilustración mundial, símbolo de una divinidad racional?
No se trata solamente de resaltar el cariz esotérico del gran artista italiano, sino, de momento, hacer ver que durante el Renacimiento eso que hoy echamos cómodamente al cajón de las “doctrinas secretas” era la episteme del día a día. La figura de da Vinci es inabarcable y fascinante, al igual que el hermetismo neoplatónico y la alquimia de sus épocas. Quizás como ocurre con las teorías de la conspiración,  postular que Da Vinci fue parte de una sociedad secreta o que su genio proviene de algún tipo de disiciplina esotérica sea sólo una forma de entender aquello que nos parece insondable y que necesitamos incrustar en una trama que se ajuste a nuestras expectativas de cómo funciona la realidad.  Por otro lado también es históricamente irrefutable que grandes personalidades como Isaac Newton se alimentaron de manera primordial de la magia, la alquimia y la masonería.
La serie Da Vinci’s Demons que se estrenará el próximo martes 16 de abril a las 22:00 horas por Fox, promete explorar los misterios de la vida de Leonardo Da Vinci desde una óptica radical. Habrá que estar atentos a esta recreación posmoderna del gran genio renacentista.

¿Controlan Nuestros Pensamientos?Daniel Estulin

El periodista e investigador Daniel Estulin causó mucho revuelo con la publicación de “La Verdadera H istoria del club Bilderberg”. Ahora, regresa a las librerías con “El Instituto Tavistock”, el resúmen de sus pesquisas sobre un instituto que él sitúa en el condado de Sussex, en Inglaterra, y que según asegura, ha sido creado para controlar mentalmente el planeta.

. He aquí en los términos que el se explica: revelación. He aquí en los términos que el se explica:“Conforme a la historia de todas las sectas y de todos los partidos en religión y conforme ala analogía y el ejemplo de la Escritura, podemos concluir razonablemente que la doctrinacristiana admite desarrollos formales, legales, reales, desarrollos previstos por su divinoautor. La analogía general del mundo físico y moral confirma es conclusión: Todo el mundonatural y su gobierno – dice Butler – es un plano o sistema, no un sistema fijo pero si progresivo, un plano en el cual tiene lugar la enseñanza de diversos medios, antes que los fines propuestos puedan ser alcanzados. El cambio de las estaciones, la cultura de los frutos en la tierra, la propia historia de una flor es la prueba de eso; y lo mismo se da conla vida humana. Así los vegetales y los animales, a pesar de que fueron formados una vez,crecen por grados hasta llegar a la edad madura. Y así los agentes razonables que animanlos cuerpos son llevados naturalmente hacia el carácter que le es propio por la adquisicióngradual de conocimientos y experiencias y por una larga continuidad de acciones. Nuestra existencia no es solamente sucesiva, como debe ser necesariamente, si no tambiénun estado de nuestro ser es designado por el Creador para servir de preparación a otroestado y de transición aquel que le sucede. Así, la adolescencia viene después de lainfancia, la juventud después de la adolescencia y la edad madura después de la juventud. Los hombres en su impaciencia quieren precipitarlo todo. Pero el autor de la naturaleza parece solo operar conforme a una larga deliberación y llega a sus fines por progresossucesivos y lentamente realizados….. Dios opera de la misma forma, a lo largo de su providencia natural y en la manifestaciónreligiosa, haciendo suceder una cosa a otra, después otra a esta y continuando siempre por una serie progresiva de medios que se extienden más allá de nuestra limitada visa. La leynueva del cristianismo nos es representada en la naturaleza.En sus parábolas – observa el Dr. Newman – Nuestro Señor compara el reino del cielo a ungrano de mostaza que el hombre toma y siembra en su campo. Este grano, en verdad esmenor que todos los gramos, pero cuando crece es la mayor de las plantas y se vuelveárbol, y como dice San Marcos: este árbol tiene ramas en los cuales las aves del cielovienen a reposar. Y después en el mismo capitulo de San Marcos: El reino de Dios essemejante a un hombre que hecha a la tierra su simiente. Sin embargo, este despierto odormido, día y noche la simiente germina y crece sin que el lo sepa, porque la tierra produce su fruto por si misma. Aquí se trata de un elemento íntimo de la vida, ya sea en el principio o en la doctrina, antes de cualquier manifestación exterior, y debe observarse queconforme al espíritu del texto, el carácter espontáneo, tanto como el gradual pertenecen alcrecimiento. Esta descripción del progreso corresponde al que ya fue observado en relaciónal desarrollo; esto es, que no es ni el resultado de la voluntad, ni de la resolución, ni de unaexaltación ficticia, ni del mecanismo de la razón, ni de una mayor sutileza de lainteligencia, pero se alcanza por su fuerza nativa cuya expansión y efecto tiene lugar en unmomento determinado. Sin duda que la refleja, hasta cierto punto, la rige y modificaapropiándolo al genio particular de las personas, pero siempre conforme al desarrollomoral del propio espíritu.”

el ave fenix – el benjamin – filadelfia

Dar un punto fijo por apoyo a la actividad humana, es resolver el problema de Arquímedes,realizando el empleo de su famosa palanca. Eso es lo que hicieron esos grandes iniciadores que produjeron sacudidas en el mundo, no pudiendo hacerlo sine mediante el grande e incomunicablesecreto. Para garantía, por otra parte, de su nueva juventud, el fénix simbólico no reaparece nunca alos ojos del mundo sin haber consumido solemnemente los despojos y las pruebas de su vidaanterior. Así es como Moisés hizo morir en el desierto a todos aquellos que habían podido conocer el Egipto y sus misterios; así es también como San Pablo en Efeso quemó todos los libros quetrataban de ciencia ocultas; es así, finalmente, también como la Revolución francesa, 17 hija delGran Oriente Johannita y de la ceniza de los Templarios, saquea las iglesias y blasfema de lasalegorías del culto divino. Pero todos los dogmas y todos los renacimientos proscriben la magia yregalan los misterios al fuego o al olvido. El que todo culto o toda filosofía que viene al mundo esun Benjamín de la humanidad, que no puede vivir más que dando la muerte a su madre; es que laserpiente simbólica gira siempre devorando su cola; es que hay necesidad, por razón de ser, que entoda plenitud haya un vacío, en toda magnitud un espacio, en toda afirmación una negación; es larealización eterna de la alegoría del fénix.



hamlet : a esta plenitud que llena el vacio hemos osado llamarla filadelfia

SAN FRANCISCO DE ASIS
Nacimiento (enero-febrero 1182). Francisco nació en Asís, ciudad umbra del centro de Italia, en ausencia del padre, Pedro de Bernardone, rico importador de tejidos franceses de calidad, que luego vendía en los mercados de la región. Su madre, madonna Pica, lo bautizó con el nombre de Juan, pero su padre, al volver, empezó a llamarlo “Francesco” (francés). El mísmo día de su nacimiento un peregrino llamó a la puerta de su casa y recibió de Pica una generosa limosna. Entonces él, agradecido, bendijo al pequeño, anunciando que sería uno de los hombres más buenos del mundo.
Educación y carácter
(1196-1198) El niño recibió de su madre una buena educación. Fue a la escuela de su parroquia, San Jorge, y a los 14 años empezó a trabajar en la tienda del padre, demostrando ser un hábil comerciante. El estudio grafológico de su escritura nos revela a un hombre con alma de artista, creativo, voluntarioso, altruista al máximo y con tendencia a imponerse sobre los demás. Los biógrafos lo describen como un joven alegre y expansivo por naturaleza, con talla de líder entre los amigos. Tenía buenos sentimientos y, más que generoso, era derrochador, y muy vanidoso. Le gustaban las canciones de moda y vestir a la última. Él mismo se diseñaba la ropa. La madre, recordando tal vez las palabras del peregrino, salía al paso de los comentarios de las vecinas diciendo: “algún día lo veréis hijo de Dios”. Un hombre muy simple de Asís, que al parecer presenció también la escena del peregrino-, a veces extendía la capa a su paso, anunciándole gloria y proezas. Prisión y enfermedad de un joven soñador (1198-1204)Asís, perteneciente desde hacía siglos al ducado longobardo de Espoleto, en 1198 pasó a depender del papa Inocencio III, ocasión que los asisanos aprovecharon para proclamar un régimen autónomo, el Comune o Comunidad, destruyendo la fortaleza de la Roca, símbolo del poder imperial, y las casas-torres de los señores feudales, y reconstruyendo de prisa las murallas de la ciudad.Los nobles que no aceptaron el nuevo régimen tuvieron que emigrar a la cercana Perusa, secular enemiga de Asís. Entre ellos iba la familia de Clara de Favarone, que tenía apenas 8 años, mientras Francisco, con 19, se alistaba en el ejército asisano para defender los límites entre ambas ciudades. En noviembre de 1201 el ejército asisano fue derrotado en Ponte San Giovanni, junto a Collestrada, y Francisco permaneció un año prisionero en Perusa, antes de que un acuerdo de paz le permitiera regresar a su casa. Mas no por eso se desanimaba. A los compañeros de prisión, que le reprochaban su incurable optimismo, les replicaba: “Algún día me veréis honrados por el mundo entero”. Al volver de Perusa cayó gravemente enfermo. Cuando pudo levantarse y dar los primeros pasos con ayuda de un bastón, se asomó con ansia a contemplar la inmensa llanura asisana, pero notó con asombro que las cosas ya no eran como antes. Estaba madurando. El sueño de las armas y la voz de Espoleto (verano, 1205)El 15 de junio moria en Salerno el conde Juan de Brienne, luchando por los intereses del Papa y del pequeño emperador Federico II, que su padre Enrique VI había encomendado al pontífice antes de morir. Su lugar fue ocupado por el conde de Lecce Gentil de la Paleara, que combatía en Puglia. Éste buscó enseguida refuerzos en el valle de Espoleto, y un noble de Asís quiso responder con un pequeño contingente, al que Francisco quería agregarse. Convencido de que llegaría a ser un gran príncipe, estaba dispuesto a todo.Una noche soñó con un palacio lleno de riquezas, armas y trofeos de guerra y una bella esposa. Una voz le decía que todo sería suyo y de su ejército, si luchaba bajo el estandarte de la cruz. Tomándolo como un presagio, contrató un escudero y se encaminó hacia la Puglia, mas, al llegar a Espoleto, la voz le salió al paso de nuevo: “¿A dónde vas, Francisco?”, le decía; y él, comprendiendo por fin quién era el que le hablaba, respondió: ¿Señor, qué quieres que haga?”. La respuesta fue: “Vuelve a Asís, porque el sueño tienes que interpretarlo de otro modo. Yo te diré lo que tienes que hacer”. Una dulzura interior (verano-otoño, 1205)Francisco ya no era el mismo. Seguía haciendo vida normal, pero algo lo atraía interiormente. Un día sus amigos lo nombraron, “jefe de cuadrilla”. Según costumbre debía pagarles un banquete. Lo nombraban a él casi siempre, porque sabían que no reparaba en gastos. Pero esa noche, cuando, comidos y bebidos, recorrían cantando las calles y plazas de la ciudad, algo lo dejó absorto y clavado en el sitio. Los compañeros. se asustaron al verlo tan inmóvil. Cuando volvió en sí, alguno dijo, bromeando: “¿En qué pensabas Francisco? ¿En casarte?”; a lo que él replicó, con tono misterioso: “Sí, con la mujer más hermosa que os podáis imaginar”. Arrebatos de este tipo se le repetirán en más ocasiones. Interés por los pobres (verano-otoño, 1205)Francisco, siempre generoso con los pobres, ahora lo era mucho más. Un día despidió de la tienda a un mendigo con malos modos, pero enseguida se dijo: “Si te hubiese pedido algo en nombre de un gran señor se lo habrías dado. ¡Cuánto más deberías darle, si te lo pidió en el nombre del Señor de señores!” Y se comprometió a no negar nunca más una limosna a quien se la pidiera por el amor de Dios. Si no llevaba dinero, les daba el cinto, la gorra o la camisa. En casa, a la hora de comer, cortaba más pan del necesario, con la esperanza de que algún pobre llamara a la puerta para darle un trozo. La madre lo observaba y meditaba en silencio ese cambio tan repentino, sabiendo que antes sólo vivía pendiente de que los amigos vinieran a buscarlo, para irse con ellos. Y no eran sólo los pobres, también le atraía la pobreza. En cierta ocasión peregrinó a Roma y, después de echar una generosa limosna en el cepillo del altar de San Pedro, cambió sus ropas por las de un pordiosero y se puso pedir en francés -que no lo dominaba bien- tal vez para pasar inadvertido. Busca lugares solitarios para orar (verano-otoño, 1205)En sus ratos libres se retiraba a orar en lugares solitarios. A veces iba a una cueva o “cripta” que, según la tradición, estaba en las inmediaciones de la iglesia de Santa María la Mayor o del Obispado, no lejos de su casa. Al amigo que lo acompañaba le explicaba, con mucho misterio, que había descubierto un tesoro, en alusión, sin duda, al tesoro escondido del reino por el cual, según la parábola de Jesús, un rico comerciante es capaz de venderlo todo. Allí, en lo secreto, oraba con ansia, pidiendo al Señor le revelase su voluntad, pero también tuvo que hacer frente a sus propios miedos, ya que temía que por ese camino podría terminar igual que una pobre paisana suya, horriblemente deforme. Sería lo peor que podría ocurrirle a un joven como él, sensible, delicado, cuidadoso de su imagen y amante de todo lo bello. Encuentro con el leproso (otoño, 1205)Lo que más le repugnaba a Francisco era ver leprosos. No los soportaba ni de lejos; pero un día le reveló el Señor que, si quería conocer su voluntad, tenía que cambiar, hasta el punto que lo amargo se le volviera dulce y lo dulce amargo. Al día siguiente se le cruzó un leproso en el camino, y quiso hacer la prueba: bajó del caballo, le besó la mano y le dio una limosna. Tuvo que hacer un terrible esfuerzo, mas luego experimentó tal dulzura, que desde entonces empezó a frecuentar la leprosería, para dar limosna a los enfermos y curar sus llagas purulentas. San Damián: “Repara mi Iglesia” (noviembre-diciembre, 1205)Un día salió a dar un paseo y entró a rezar en la vieja iglesia de San Damián, fuera de Asís. Y, mientras rezaba delante del Crucifijo puesto sobre el altar, tuvo una visión de Cristo crucificado que le traspasó el corazón, hasta el punto de que ya no podía traer a la memoria la pasión del Señor sin que se le saltaran las lágrimas. Y sintió que el Señor le decía: “Francisco, repara mi iglesia; ¿no ves que se hunde?”.El Señor se refería a la Iglesia de los creyentes, amenazada, como siempre, por mil peligros, mas él entendió que se refería a San Damián y, como era rico, pensó que era cuestión de dinero. Se fue a la tienda de su padre, cargó el caballo con las mejores telas y se fue a venderlas al mercado de Foliño. Al regreso entregó el dinero a messer Pedro, el cura de San Damián, más éste no quiso aceptar, temiendo que fuese una burla, y por miedo a sus padres. Entonces Francisco decidió quedarse allí, y reparar él personalmente la iglesia y ayudar a los pobres, según sus planes. Renuncia a todos sus bienes (invierno, 1205-1206)La brusca reacción de Pietro Bernardoni al saber lo ocurrido obligó al hijo a permanecer escondido más de un mes en un sótano, atendido en secreto por alguien de su casa. Allí lloraba y rezaba, pidiendo al Señor verse libre de las iras del padre; hasta que, un día, experimentó tal dulzura, que no dudó en salir a la luz y exponerse a las burlas de sus paisanos, que lo tomaban por loco, y a la violenta furia del padre, que lo encerró sin contemplaciones en un cuarto oscuro de su casa. Pero la madre, viendo que nada podía hacer entrar en razón a Francisco, aprovechó una de las ausencias del marido para dejarlo libre. Cuando el padre regresó, viendo que no sólo se mantenía en su propósito, sino que además le hacía frente, lo denunció a los cónsules de la ciudad, con intención de desheredarlo y desterrarlo; mas Francisco se negó a comparecer, alegando su propósito de consagrarse al Señor. Entonces Pedro Bernardoni trasladó la denuncia al obispo y éste citó a ambos a juicio y logró convencer al hijo para que devolviera el dinero, animándolo a comportarse como un hombre y a confiar en el Señor, que ya le daría los medios para reparar la iglesia. Dicho y hecho: Francisco entró en la antecámara del obispo, se quitó toda la ropa, la dobló cuidadosamente y puso encima el dinero; luego salió fuera y, ante el asombro de todos, devolvió todo a su padre, diciendo: “Ya no diré más padre mío Pedro de Bernardone, sino, solamente, Padre nuestro que estás en los cielos”. El obispo, que lo había cubierto inmediatamente con su capa, pues era pleno invierno, trataba de descifrar el significado de todo aquello, que no era sino la consagración improvisada y atípica de un penitente. Poco después le dejaron la túnica corta del hortelano del obispado, y así, desnudo, como explica San Buenaventura, se dispuso a seguir a Cristo pobre y desnudo, en una nueva vida radicalmente distinta a la anterior. El padre se marchó furioso a su casa, dejando al hijo sin nada y a los testigos de la escena indignados y llorando de compasión. No se sabe cuando murió, pero es seguro que fue antes de mayo de 1215, fecha en que al hermano de Francisco, en un acto notarial, lo llaman Ángel “de Pica”, y no “de Pedro Bernardoni”.
En Gubbio y con los leprosos(invierno, 1206). Casi desnudo y tiritando de frío, después de desprenderse de todos sus bienes Francisco tomó el camino de Gubbio, buscando estar a solas con el Señor. En el camino lo apalearon unos bandidos, ante los cuales se presentó como “el heraldo del gran Rey”. Las aguas en crecida del Chiascio lo obligaron a permanecer en un monasterio, probablemente Santa María de Valfabbrica, donde no fue muy bien tratado por los monjes. En cuanto pudo continuó hasta Gubbio. Allí un comerciante de telas amigo suyo, Federico Spadalunga, le regaló una túnica. Luego permaneció algún tiempo en un lazareto, no se sabe si en Gubbio o en Asís, sirviendo a los leprosos.
Repara San Damián(1206-1208). Recordando el mandato del Señor, Francisco regresó pronto a San Damián, para reparar la iglesia. El sacerdote, conociendo su delicada vida anterior, le preparaba bien de comer, más él se dijo a sí mismo que no era esa la vida de pobre que había escogido, así que se propuso ir de casa en casa, escudilla en mano, a mendigar su comida. El primer día casi vomitó, viendo aquellos comistrajos mezclados en el plato, pero de nuevo se hizo violencia, comió y le supo a gloria. Desde entonces pidió al sacerdote que no le preparase más de comer. También mendigaba piedras para la obra y aceite para la lámpara del crucifijo, a veces en francés y pasando mucha vergüenza. Su padre, al verlo, lo maldecía, mas él encontró el antídoto en Alberto, un anciano pobre de Asís, que lo bendecía a cambio de la mitad de sus limosnas. También el hermano se burlaba de él al verlo en oración y tiritando de frío, mas Francisco no se echaba atrás por ello.
“No llevéis nada para el camino”(24 febr. 1208). Dos años tardó en reparar la iglesia con ayuda de algunos pobres, a quienes anunciaba que aquel lugar llegaría a ser un día un monasterio de mujeres santas. Francisco vestía de ermitaño, con túnica larga, sandalias, cinturón de cuero y bastón, usaba alforja y recibía dinero, hasta que un día, en misa, oyó el evangelio de la misión de los apóstoles (Mt 10), cuando Jesús los envía de dos en dos a evangelizar, a curar leprosos y a echar demonios, sin nada por el camino. Al oírlo, exclamó diciendo: “Eso es lo que buscaba, y lo que quiero practicar con todo mi corazón”, y se desnudó de nuevo, abandonando el bastón, la alforja, el cinturón, las sandalias y el dinero, quedando sólo con los calzones, una túnica con capucho grande cosido a la espalda, y una cuerda a la cintura. En adelante no quiso tener nada más.
Primeros compañeros(15-16 abril, 1208). A partir de entonces Francisco empezó a saludar con la paz, según el evangelio, y a invitar a todos a la conversión, bajo la mirada atenta de algunos jóvenes que lo observaban con interés. Un día, Bernardo de Quintavalle, rico como él, lo invitó a cenar y a dormir en su casa y le manifestó su deseo de seguirlo. Al día siguiente, muy temprano, fueron a buscar a Pedro Cattanei, canónigo de San Rufino, y se fueron con él a la iglesia de San Nicolás, atendida por los canónigos. Acabada la misa, Francisco pidió a Pedro que les ayudara a encontrar en los Evangelios lo que tenían que hacer (los textos estaban en latín). Abrieron el evangeliario (que ahora se conserva en la Walters Art Gallery de Baltimore, USA) y dieron con estos pasajes: “Si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo” (Mt 19, 21), “no toméis nada para el camino” (Lc 9, 3) y “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Lc 9, 23), después de lo cual exclamó el santo: “hermanos, esta es nuestra regla y vida, y la de todos los que quieran unirse a nosotros. Id, pues, y cumplir lo que habéis oído”. Ambos vendieron cuanto tenían, según sus posibilidades, y lo distribuyeron todo entre los hospitales, monasterios, leprosería y pobres de Asís, con ayuda de Francisco. Tanto desprendimiento dio qué pensar a otro canónigo, muy avaro, de nombre Silvestre, que acabará por unirse al grupo después de la aprobación de la Regla. Bernardo, Pedro y Francisco se instalaron desde el primer momento en un tugurio o choza abandonada en la llanura, junto a un riachuelo llamado Rivotorto. Con fray Gil, primera incursión apostólica(23 abril y ss., 1208). A los siete días, un joven de condición humilde, después de oír misa en San Jorge (era la fiesta de este santo, se fue con ellos a Rivotorto, y Francisco lo recibió muy contento, invitándolo a alegrarse por haber sido “elegido por Dios como caballero y servidor suyo amado en la perfecta observancia del Evangelio”. Pocos días después, ambos se fueron de gira “apostólica” por la Marca de Ancona, dejando a todo el mundo perplejo por la manera extraña de vestir y de saludar y por su aspecto desaliñado. Dos niños los tomaron por el “coco”, unos campesinos los confundieron con hechiceros que embrujaban al ganado, las muchachas corrían asustadas y la mayoría los tomaba por locos, más Francisco animaba a fray Gil, anunciándole que la orden llegaría a ser como el pescador que saca la red llena de peces y selecciona a los más grandes. En Gualdo Tadino fueron tan mal recibidos, que Francisco no dudó en sacudirse el polvo de los pies, como dice el Evangelio. Pobres como Cristo y su Madre “pobrecilla”(mayo-junio, 1208). Ya e regreso en Asís se unieron al grupo otros tres: Sabatino, Juan de Capella y Morico “el Chico”. Francisco los quería fundados en la pobreza, viviendo como pobres y peregrinos en este mundo; y en la humildad, sirviendo a todos, sobre todo a los marginados, los pobres y débiles, los enfermos y leprosos y los mendigos. Al principio, él mismo pedía limosna por todos, hasta que, viendo que era superior a sus fuerzas, les explicó que no tenían que avergonzarse de mendigar, pues esa era la herencia legada por Cristo a cuantos quieren ser pobres como él y su madre “pobrecilla”. Pero los parientes y paisanos casi no les daban nada, ya que les parecía una estupidez darlo todo para luego vivir a costa de otros. Al obispo Guido I también le parecía demasiado áspera y rigurosa aquella forma de vida y el propósito de no tener nada en este mundo, pero Francisco replicaba que las propiedades hay que defenderlas con las armas, y de ahí nacen disputas y pleitos. La realidad de algunos monasterios de la región era , efectivamente, esa.
Rezar Padrenuestros y adorar la cruz(mayo-junio, 1208). La oración del grupo de Rivotorto era más mental que oral, pues no tenían libros para el rezo del oficio. Francisco les propuso que rezaran tres Padrenuestros por cada hora canónica y oír misa cada mañana, y los exhortaba a “leer” el libro de la cruz de Cristo, para lo cual plantó una cruz de madera en medio del tugurio . Además les enseñó a repetir siempre esta oración, cada vez que encontrasen una: “Te adoramos, Señor Jesucristo, aquí y en todas tus iglesias que hay en el mundo entero, y te bendecimos, pues por tu santa cruz redimiste el mundo”. Por último, les enseñaba a respetar a los sacerdotes y demás ministros católicos, a quienes él mismo, según su testamento, honraba como a sus señores, tratando de mirar en ellos no sus pecados, sino al Hijo de Dios.
De dos en dos por el mundo(verano, 1208). Por este tiempo se agregó al grupo el octavo miembro, fray Felipe Longo de Andria (castillo cercano al lago Trasimeno). Francisco, mientras tanto, se dedicaba a llorar su vida pasada, hasta que, en cierta ocasión, la gracia del Señor le concedió ver el futuro de la orden. Entonces, un día se retiró con sus siete compañeros en el bosque de la Porciúncula (solían hacerlo los días festivos, a raíz, según parece, del relato de un campesino que contó al santo haber oído allí de noche cantos de ángeles), y les habló asi: “El Señor no nos ha llamado sólo para nuestro bien. Tenemos que dispersarnos para socorrer al mundo en peligro con la palabra de Dios y nuestro buen ejemplo”. Ellos se excusaron alegando su ignorancia, más él los animaba diciéndoles que el Espíritu del Señor hablaría por ellos, y que soportaran todo con paciencia y humildad. Y, para quitarles el miedo, les anunció que el Señor haría pronto de ellos una gran multitud y que muchos nobles e intelectuales se unirían a ellos para predicar a reyes, príncipes, naciones y pueblos numerosos, y los extendería por todo el mundo. Después de haberlos animado con estos y otros consejos de inspiración evangélica, los fue enviando de dos en dos hacia los cuatro puntos cardinales, no sin antes haberlos abrazado uno por uno, diciéndoles: “Confía en el Señor, que él te ayudará”.
Grandes penalidades(1208-1209). Los hermanos se esforzaron por cumplir todo lo mandado: se postraban ante el signo de la cruz, saludaban con la paz, exhortaban a todos a temer y amar al Creador y a cumplir sus mandamientos. Unos los escuchaban con agrado, otros los acosaban con preguntas que no siempre sabían responder, muchos los trataron con desprecio y como a delincuentes. Tuvieron que padecer frío, hambre, sed y muchas tribulaciones, mas ellos no se entristecían ni se quejaban por nada, nada reclamaban, rezaban por todos, se manifestaban un profundo amor mutuo y no aceptaban dinero, en vista de lo cual algunos recapacitaban y les pedían perdón por haberlos maltratado. Fray Gil y fray Bernardo peregrinaron a Santiago de Compostela. Ese mismo verano estaban en España, obligados a dormir, a veces, al aire libre, en alguna era, y a comer habas o lo que encontraban. Fray Gil anduvo 20 días sin capucho, porque no tenía otra cosa que darle a un pobre. En el invierno siguiente estaban ya de regreso en Italia. En Florencia a duras penas lograron dormir en el porche de una casa, junto a un horno, sin una manta siquiera con qué taparse. Por la mañana temprano se fueron a rezar a la iglesia cercana, y allí conocieron a Guido Volto dell’Orco, que se interesó por ellos y les ofreció su casa y todo cuanto necesitaran. De lo sucedido a los otros hermanos y a Francisco durante esta misión no hay noticias, aunque podemos suponer que su suerte no fue distinta a la de Gil y Bernardo. Francisco recorrió, al parecer, en esta ocasión el valle de Rieti. En Poggio Bustone, donde se cuentan algunas leyendas sin fundamento, recuerdan su paso y su original saludo: “¡Buenos días, buena gente!Redacción de la primera Regla(marzo-abril, 1209). En el tiempo convenido, el grupo regresó crecido a Rivotorto. A los ocho primeros se habían agregado Bárbaro, Juan de San Constanzo y Bernardo de Vigilante. Reunidos en la Porciúncula, cada cual contó a Francisco su experiencia y le pidió perdón por las posibles negligencias cometidas. Él, por su parte, les expuso su proyecto de escribir una regla de vida, y de solicitar al Papa su aprobación . Fue el Señor quien se lo inspiró, como recuerda él mismo en su Testamento, pero también debió de influir el hecho de que todos les preguntaban quiénes eran y a qué orden pertenecían. Aparte de eso, en aquellos años el Papa había aprobado la regla o “propósito” de vida de algunos grupos de vida apostólica y evangélica semejante a la de ellos y, sin dicha aprobación, corrían el riesgo de ser considerados herejes. La Regla primitiva era muy breve, formada por algunos textos evangélicos y unas pocas normas esenciales, como el modo de ser recibidos en la Orden y la forma del hábito, la vida de oración, el trabajo manual y cómo debían ir los hermanos por el mundo.
Aprobación oral de la Regla(abril, 1209). Animado por el sueño de un árbol corpulento y alto, cuya copa se inclinaba ante él, Francisco y los suyos se pusieron en camino, a las órdenes de Bernardo de Quintavalle. A mitad de camino, en Rieti, se les unió el caballero Ángel Tancredi, alcanzando así el número apostólico de doce. En Roma los encontró el obispo Guido I de Asís, que ignoraba sus proyectos. Con su recomendación, el cardenal Juan de San Pablo examinó sus intenciones y decidió presentar a Francisco a Inocencio III. La primera entrevista fue un desastre, pero el papa, esa misma noche soñó que un fraile muy pobre sostenía la Basílica de Letrán con sus hombros. Entonces mandó buscar a Francisco y, aunque le puso muchas objeciones, después de oírle contar una parábola acerca del cuidado providencial de Dios sobre los hermanos, se convenció de que era un hombre de Dios y les aprobó la Regla provisionalmente, con permiso para predicar. Según una antiquísima tradición, la aprobación tuvo lugar el 23 de abril de 1209.
¿Vida eremítica o apostolado?(abril-mayo, 1209). Los hermanos, que no salían de su asombro, visitaron los sepulcros de San Pedro y San Pablo antes de abandonar Roma. Se detuvieron quince días en un lugar abandonado cerca de Orte, contentos de no poseer nada, ni siquiera un lugar donde habitar. Luego prosiguieron hacia Rivotorto. Por el camino se planteaban si debían dedicarse a la vida eremítica o al apostolado entre la gente. Este problema no quedó nunca resuelto del todo, y está en la raíz de las futuras divisiones en la Orden.
Vida de oración, trabajo y predicación(1209-1210). En Rivotorto llevaban una vida rigurosa de oración, trabajo, mortificación y extrema pobreza. La estrechez era tal, que Francisco tuvo que escribir el nombre de cada uno en los palos de la choza. Los hermanos se amaban con amor entrañable y vivían en paz y mansedumbre entre ellos y con todos, eran intachables y evitaban cualquier escándalo. Respetaban a los sacerdotes y no querían ver pecados en ellos, hasta el punto de tener como confesor a uno de vida poco recomendable. Vivían en continuas oraciones y alabanzas, rezaban los Padrenuestros en cada hora del Oficio divino, lloraban sus pecados pasados, se mortificaban de mil modos y aceptaban sólo lo necesario para vivir. Si alguno se excedía en las penitencias y ayunos, Francisco lo exhortaba a la prudencia. Vivían de limosna o del trabajo manual, que el santo recomendaba para combatir el ocio. De hecho, tuvo que despedir a un hermano a quien llamaba “fray mosca”, porque rezaba poco, no quería trabajar, pero comía por cuatro. Sus principales ocupaciones eran el cuidado de los leprosos, la ayuda a los campesinos más pobres y la reparación de la iglesia de San Pedro de la Espina, a un kilómetro de Rivotorto. También predicaban en las parroquias de la diócesis. Un sábado por la noche, estando Francisco orando en un chamizo del huerto de los canónicos de San Rufino, en espera de predicar a la mañana siguiente en la catedral, los hermanos, que estaban en el tugurio, vieron aparecer un carro con una bola de fuego que iluminó la habitación, y comprendieron que era el mismo Francisco que, a pesar de estar ausente, seguía velando por ellos.
El emperador pasa por Rivotorto(finales de septiembre, 1209). El emperador Otón IV de Brunswich, yendo de camino hacia Roma para ser coronado emperador por Inocencio III, atravesó el valle de Espoleto y pasó por delante mismo del tugurio, pero Francisco no permitió que ningún hermano se asomara a verlo; tan sólo a uno de ellos le ordenó que le saliera al paso, anunciándole lo pasajero de su gloria. El emperador, efectivamente, fue depuesto un año después.
Traslado a la Porciúncula(1210). Cierto día llegó al tugurio de Rivotorto un campesino con su asno para cobijarse en él y, para evitar que lo echaran, se puso a decir al animal: “entra, que ayudaremos a los hermanos a mejorar este sitio”. Eso molestó mucho a San Francisco, pues no era su intención ampliar el lugar, ni estaba dispuesto a permitir que la gente les estorbara su forma de vida. Y, puesto que el grupo seguía creciendo, propuso a sus hermanos buscar una pequeña iglesia donde poder rezar y ser sepultados. Ante la respuesta negativa del obispo y de los canónigos, se dirigieron a los benedictinos del monte Subasio, que les cedieron la iglesia de Santa María de la Porciúncula, la misma que el Santo había deseado tener desde un principio. Más hermanos(1210-1212). Por este tiempo entró en la Orden un joven de las familias más poderosas de Asís, Rufino de Escipión. Su prima Clara de Favarone, que tenía entonces 17 años, empezó a tener contacto con ellos, ayudando con limosnas a los que trabajaban en Santa María. La iglesia se encontraba en muy mal estado y los hermanos tuvieron que ponerse a restaurarla. según una nota del siglo XIII conservada en el Sacro Convento de Asís, ésta no volvió a estar dedicada al culto hasta el 2 de agosto de 1215, un año antes de la concesión de la famosa Indulgencia o Perdón de la Porciúncula. También se agregaron al grupo Juan “el Simple”, de la aldea asisana de Nottiano, tan simple, que remedaba a Francisco incluso cuando éste tosía, pues decía que había prometido imitarlo en todo; fray Silvestre, el canónico avaro que empezó a cambiar cuando Bernardo de Quintavalle y Pedro Cattani dieron toda su fortuna a los pobres; el caballero fray Masseo de Marignano (Perusa), de buena presencia, agradable y discreto, que aspiraba a conseguir la virtud de la humildad; fray Rufino de Escipión, primo de Clara de Favarone, tímido y quizás tartamudo, que prefería el retiro y la contemplación al cuidado de los leprosos o a la predicación, por lo que mereció la penitencia de tener que predicar en Asís con sólo los calzones; fray Junípero, el “bufón” extravagante del grupo, que destacaba por su paciencia, humildad y deseo de seguir a Cristo crucificado, y era famoso por sus ardientes jaculatorias; y fray Simón de Asís, del que apenas se sabe que fue un gran contemplativo y que hablaba de Dios con palabras sublimes sin haber estudiado. Son bien conocidas las “tertulias” espirituales de estos hermanos de los primeros tiempos, junto a la iglesia de la Porciúncula. Las principales virtudes de cada uno de ellos puestas en común, según San Francisco, daban como resultado el “hermano menor perfecto”. Eso revela hasta qué punto el Santo sabía valorar el carisma y la idiosincrasia de cada uno. Con el pasar del tiempo, Francisco quiso que hubiera siempre en Santa María un número limitado de hermanos, escogidos de todas partes, y los quería realmente devotos y perfectos; pero jamás lograron igualar a los primeros. Por eso, antes de morir, se lamentaba diciendo: “Ahora son más tibios en la oración y en otras obras buenas, y más disipados que antes a las palabras ociosas y a las novedades de este mundo. Por eso ya no se le tiene a aquel lugar la devoción y el respeto que se merece y que a mí me gustaría”.Vida en la Porciúncula(1210-1212). La vida de los hermanos en Santa María de la Porciúncula no era diferente de la que llevaban en Rivotorto: “Aunque este lugar era ya santo -Recordaba el Santo en su lecho de muerte- nuestros antiguos hermanos conservaban su santidad orando continuamente, día y noche, y observando constantemente el silencio; y, si alguna vez hablaban después de la hora fijada para el silencio, era para tratar, con la mayor devoción y del modo más discreto, de las cosas referentes a la gloria de Dios y al bien de las almas. Y si sucedía, cosa rara, alguno empezaba una conversación inútil u ociosa, enseguida era advertido por otro. Se mortificaban no sólo con ayunos, sino también con frecuentes vigilias, con el frío, la desnudez y el trabajo manual. Con frecuencia iban a ayudar a los pobres en sus campos, para no estar ociosos, y éstos, a veces, les daban pan por amor de Dios. Con estas y otras virtudes se santificaban a sí mismos y el lugar. Los que vinieron después vivieron durante muchos años de forma parecida, aunque sin llegar a igualar a los primeros”. También observaban la clausura, para evitar que los seglares distrajeran a los frailes, y hacían salidas esporádicas para predicar en las parroquias cercanas y cuidar a los leprosos. Francisco, por su parte, no dejaba de meditar continuamente la pasión y muerte de Cristo crucificado, por lo que alguna vez lo encontraron llorando por el camino, cerca de la Porciúncula.
Clara de Asís, la primera franciscana(28-29 de marzo, 1211). La primera mujer que siguió a Francisco fue Clara de Asís, hija de Favarone de Offreduccio. Era once años menor que él, de modo que, cuando el santo renunció a todo, ella tenía apenas doce años, pero se propuso hacer lo mismo, cuando llegara a la mayoría de edad. Cumplidos los 18 años, la madrugada del lunes santo salió a escondidas de su casa, y se marchó a Santa María, donde Francisco la esperaba con sus hermanos para consagrarla al Señor. Al día siguiente la llevaron al monasterio benedictino de San Pablo de las Abadesas (en el actual cementerio de Bastía Umbra), de donde intentaron sacarla, inútilmente, su tío Monaldo y todo el clan familiar. De allí pasó al monasterio de Santo Ángel de Panzo en las faldas del Subasio. Aquí se le unieron su hermana Catalina (Santa Inés de Asís) y otras amigas. Juntas se trasladaron luego a San Damián, donde fundaron la Orden de las Hermanas Menores, rebautizadas luego por Francisco como “Damas Pobres”. Popularmente las llamaban Damianitas y sólo tras la muerte de Clara (1253), empezaron a llamarlas “Hermanas Clarisas”. Francisco, viéndolas tan animadas, les escribió una forma o regla de vida que no llegó a ser aprobada, y se comprometió a cuidar siempre de ellas, visitándolas con frecuencia y animándolas con la palabra y el ejemplo. (Fratefrancesco.org – Fr. Tomás Gálvez).

http://quieroquemeleas.com/escritos/55-franciscanos

como dijera el Ché,_cafe?-o agua "ser hermano en la indignación

La boliviana de origen aleman, Monica Erl, demostró que ningún criminal está lejos del alcance de la justicia, y que los fascistas no tienen por qué permanecer impunes aunque los tribunales oficiales oficiales y los legisladores sean sus cómplices.

También nos enseñó que a pesar del origen de uno, de haber nacido en una familia nazi, o en una familia burguesa, una persona puede cambiar su destino, sentirse indignado y, entonces, como dijera el Ché, “ser hermano en la indignación” de todos aquellos que sueñan y luchan por un mundo mejor, igualitario y justo. 

Hija de uno de los grandes propagandistas del nazismo (Hans Ertl, al que por mucho tiempo se lo conoció como “el fotógrafo de Hitler”), Monika fue llevada por su padre a  Bolivia cuando el Ejercito Rojo acabó con el Tercer Reich, y sus altos cargos se desperdigaron, muchas veces con la colaboracion de la elite capitalista estadounidense, inglesa o francesa, etc…, por diferentes lugares del mundo, especialmente América Latina.
Mónica se crió en un círculo tan cerrado como racista, en el que brillaban tanto su padre como otro siniestro personaje al que ella se acostumbró a llamar con cariño  “El tío Klaus”. Un empresario germano (seudónimo de Klaus Barbie (1913-1991) y ex jefe de la Gestapo en Lyon, Francia) mejor conocido como el “Carnicero de Lyon”.
Klaus Barbie, cambiaría su apellido por  “Altmann” antes de involucrarse con la familia Ertl. En el estrecho círculo de personalidades en La Paz, donde este hombre ganó suficiente confianza de tal forma que, el propio padre de Mónica, fue quien lo introdujo, incluso, le consiguió su primer empleo en Bolivia como ciudadano Judío Alemán, de quien se dice asesoro a las criminales dictaduras sudamericanas, con el apoyo de los aliados de siempre del nazismo (las grandes corporaciones capitalistas norteamericanas).
Pero la joven y bella alemana creció y todo cambió en el final de los años sesenta. La muerte de Ernesto Guevara en la selva boliviana significó el empujón final: Monica rompió con sus raíces y en un giro copernicano terminó militando en las filas del Ejército de Liberación Nacional, el grupo guerrillero creado por el mismísimo Che.

En 1971, cruza el Atlántico, vuelve a su Alemania natal, y en Hamburgo ejecuta personalmente al cónsul boliviano en esa ciudad. ¿Quién era ese despreciable fascista? Nada menos que el coronel Roberto Quintanilla, el responsable del ultraje final a Guevara: la amputación de sus manos. 

En Hamburgo, Alemania, eran las diez menos veinte de la mañana del 1 de abril de 1971. Una bella y elegante mujer de profundos ojos color de cielo entra en la oficina del cónsul de Bolivia y, espera pacientemente ser atendida.
Mientras hace antesala, mira indiferente los cuadros que adornan la oficina. Roberto Quintanilla, cónsul boliviano, vestido elegantemente de traje oscuro de lana, aparece en la oficina y saluda impactado por la belleza de esa mujer que dice ser la australiana, y quien días antes le había pedido una entrevista.
Por un instante fugaz, ambos se encuentran frente a frente. La venganza aparece encarnada en un rostro femenino muy atractivo. La mujer, de belleza exuberante lo mira fijamente a los ojos y sin mediar palabras extrae un revolver y dispara tres veces. No hubo resistencia, ni forcejeo, ni lucha. Los impactos dieron en el blanco. En su huida, dejó atrás una peluca, su bolso, su Colt Cobra 38 Special, y un trozo de papel donde se leía ‘Victoria o muerte. ELN’ 
Después de cumplir su objetivo comenzaría una cacería que atravesó países y mares y que solo encontró su fin cuando Mónica cayó muerta en el año de 1973, en una emboscada que según algunas fuentes fidedignas le tendió su traicionero “tío” Klaus Barbie.

Una historia increíble que parece, pero no es, ficción. Una gran investigación de Jürgen Schreiber,  uno de los más premiados periodistas alemanes de la actualidad, ha rescatado del olvido esta historia.

Visto en  La Mancha Obrera