sareb-No es, pues, inoportuno empezar a poner las cosas en claro.

Juan Carlos Barba y Diego Lorenzana hablan sobre la evolución de la economía estadounidense, sorprendente po r su mejoría, el desacoplamiento entre la economía americana y la europea, si esta situación será duradera o no, la creación del dinero y el papel de los bancos centrales.

Ya son bastantes los que cuando nos ven nos saludan con el brazo en alto. Pero da la casualidad de que muchos saludan así en presencia de un whisky, al que consagran, sorbo a sorbo, las mejores horas de un día cuyo rendimiento conocido empieza a la una de la tarde.

Esos mismos que así intercalan el saludo romano entre el whisky y nuestra presencia son los más apremiantes en sus censuras por nuestra lentitud, los más exigentes en los propósitos de represalias y los más radicales en la elección verbal de los procedimientos combativos.

Bueno es hacer constar que luego, a la hora de la verdad, no se halla a los tales repartiendo y recibiendo, golpes. Ni, más modestamente, se los encuentra propicios a suministrar el más moderado auxilio económico.

* * *

No es, pues, inoportuno empezar a poner las cosas en claro.

A Falange Española no le interesa nada, como tipo social. el señorito.

El “señorito” es la degeneración del “señor”, del “hidalgo” que escribió, y hasta hace bien poco, las mejores páginas de nuestra historia. El señor era tal señor porque era capaz de “renunciar”, esto es, dimitir privilegios, comodidades y placeres en homenaje a una alta idea de “servicio”. Nobleza obliga, pensaban los hidalgos, los señores; es decir, nobleza “exige”. Cuanto más se es, más hay que ser capaz de dejar de ser. Y así, de los padrones de hidalguía salieron los más de los nombres que se engalanaron en el sacrificio.

Pero el señorito, al revés que el señor, cree que la posición social, en vez de obligar, releva. Releva del trabajo, de la abnegación y de la solidaridad con los demás mortales. Claro que entre los señoritos, todavía, hay muchos capaces de ser señores. ¿Cómo lo vamos a desconocer nosotros? Estos reproches, por definición, no van con ellos. Sí van, en cambio, contra los señoritos típicos: contra los que creen que con un saludo romano en un “bar” pagan por adelantado los esfuerzos con que imaginan que nosotros vamos a asegurarles la plácida ingurgitación de su vhisky.

* * *

Como aquí no se engaña a nadie, quede bien claro que nosotros, como todos los humanos que se consagran a un esfuerzo, podremos triunfar o fracasar. Pero que si triunfamos no triunfarán con nosotros los “señoritos”. El ocioso convidado a la vida sin contribuir en nada a las comunes tareas, es un tipo llamado a desaparecer en toda comunidad bien regida. La Humanidad tiene sobre sus hombros demasiadas cargas para que unos cuantos se consideren exentos de toda obligación. Claro que no todos tienen que hacer las mismas faenas; desde el trabajo manual más humilde hasta la magistratura social de ejemplo y de refinamiento, son muchas las tareas que realizar. Pero hay que realizar alguna. El papel de invitado que no paga lleva camino de extinguirse en el mundo.

Y eso es lo que queremos nosotros: que se extinga. Para bien de los humildes, que en número de millones llevan una vida infrahumana, a cuyo mejoramiento tenemos que consagrarnos todos. Y para bien de los mismos “señoritos”, que, al volver a encontrar digno empleo para sus dotes, recobrarán, rehabilitados, la verdadera jerarquía que malgastaron en demasiadas horas de holganza.

(F.E., núm. 4, 25 de enero de 1934)

En el centro de la foto, con gafas es el nuevo consejero del “Banco Malo” (SAREB), Rodolfo Martín Villa, Consejero Nacional del Movimiento por el tercio sindical de las Cortes, Secretario General del “sindicato” único, Gobernador Civil de Barcelona durante la dictadura de Franco, posteriormente Ministro de Relaciones Sindicales y Ministro del Interior durante el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha y el asesinato por la policía de María Luz Nájera, en una manifestación en Madrid, la matanza de Vitoria del 3 de Marzo, entre otras muchas cosas. Más de un centenar de muertes a manos de la extrema derecha y las fuerzas de represión bajo su mandato.


La noticia:
El Ministro de Economía, Luis De Guindos, ha rescatado a dos viejas glorias del sector público para el consejo de SAREB (la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, el banco malo). Se trata de Rodolfo Martín Villa y José Ramón Álvarez-Rendueles, que ocuparán sillón de ‘independientes’ en el directorio de 13 consejeros que ha configurado la presidenta Belén Romana y que pilotará la resolución de los activos tóxicos de la banca con ayudas públicas.
Tanto Martín Villa como Álvarez-Rendueles, que superan los 70 años, llegan a la SAREB tras haber ocupado cargos públicos en la últimas décadas. El primero empezó como ministro en los gobiernos de Carlos Arias Navarro, Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo. Tras pasar por la ejecutiva del PP, presidió Endesa y capitaneó su privatización para, posteriormente, recalar en Sogecable. Por su parte, Álvarez-Rendueles fue gobernador del Banco del España, técnico de Hacienda y secretario de Estado  a principios de los ochenta antes decantarse por la empresa privada.
Según ha comunicado, la SAREB pretende una organización ágil y “dotada solo con el personal estrictamente necesario para optimizar los recursos disponibles”. Además, de Martín Villa y Álvarez-Rendueles, el ‘banco malo’ quedará formado por Ana María Sánchez Trujillo; Emiliano López Achurra; Javier Trillo Garrigues; Celestino Pardo; Luis Sánchez-Merlo; Remigio Iglesias; Antonio Massanell; Francisco Sancha; Miquel Montes; Antonio Trueba y José Ramón Montserrat. A estos hay que sumar Walter de Luna como consejero director general.
El secretario no consejero será Oscar García Maceiras y se han constituido los Comités de Retribuciones y Nombramientos y de Auditoría, que estarán presididos por Javier Trillo Garrigues y José Ramón Álvarez-Rendueles, respectivamente.
Completado el 100% del capital
A parte de estas incorporaciones a la cúpula directiva, la Sareb ya está lista para funcionar. La entidad presidida por Romana comunicó anoche el se había completado el 100% del capital social inicial con la incorporación de diez nuevos bancos. El banco alemán Deutsche Bank y el británico Barclays Bank se han incorporado como inversores de la SAREB, junto a bancos nacionales encabezados por Banco Santander y Caixabank como principales accionistas y cuatro aseguradoras.
De este modo, se pondrá en marcha en esta primera fase con un 55% de accionistas privados y un 45% de capital público. Así, los principales accionistas de esta sociedad serán el Banco Santander, que se hará con el 16% tras invertir hasta 840 millones, y Caixabank, que tendrá un 11,7%, al participar con hasta 606 millones. Ambos, junto a Sabadell, Popular y Kutxabank, aportarán en conjunto 430 millones de euros de capital (a lo que hay que sumar la inversión en deuda subordinada) en una primera fase, en la que no participará BBVA.

la marca – Calendario Liga BBVA

mhyv 02

el “lapsus mail” enviado por el Partido Popular a periodistas y opinadores proporcionándoles un argumentario para defender su ideario y sobre el escándalo de los interinos en la Comunidad de Madrid que ha terminado con un suspenso masivo de estos. Con Jaime Garo, Chus Marcano y Antonio Rosenthal. Conduce Juan Carlos Barba.

Lo expuesto en este artículo, es solo una parte de lo que se conoce, pero dado el secretismo del Opus, es de temer que su poder real sea mucho mayor.

Tras la muerte de Franco, aparecieron diversos libros en los que se calificaba al Opus Dei, bastión del régimen, como “masonería” o “mafia blanca”. La Obra, considerada una secta por la mayoría de los observatorios de sectas, basa su éxito en un sistema vertical, unas finanzas opacas (supuestamente engordadas por medio de lo que Escrivá de Balaguer llamaba “el santo sablazo”) y un férreo control de la vida sexual de sus prosélitos, aderezada con cilicios y bromuro. Ochenta años después de su fundación, el poder del Opus Dei se extiende por todo el planeta.

– Cargos medios.

Los exconcejales Jesús Pedroche, condenado por despedir a una embarazada soltera, y Antonio Moreno, absuelto en el caso Funeraria, forman parte de la Asamblea General de Cajamadrid, nombrados por el Ayuntamiento de Madrid. Se relaciona a ambos con el Opus.

– Acoso a una menor.

El pasado año, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid se reunió con Javier Contreras, vicario general del Opus Dei en Madrid, para que instase a los empleados del centro escolar Los Tilos del Opus Dei a que cortasen la comunicación con una menor. Según el expediente, la niña habría manifestado su deseo de convertirse en numeraria de la Obra cuando tuviese edad suficiente para hacerlo. En este caso, los padres acudieron al Defensor del Menor para detener la captación de su hija.

– El Opus Dei conserva su caché. La Prelatura fundada por Escrivá de Balaguer sigue presente en la vida pública del Estado español.

La influencia del Opus Dei en el Parlamento ha caído enteros durante el Gobierno del PSOE. No obstante, la Obra mantiene su influencia empresarial mediante centros de gestión y fundaciones.
Robert De Niro, Nicolas Cage o Antonio Banderas, cualquiera de estos tres actores podría ser José María Escrivá de Balaguer en la gran pantalla, o al menos es lo que anunciaba uno de los foros cinematográficos del Opus Dei. La película se planteó como una respuesta al ataque mediático más importante que ha sufrido el Opus en ochenta años: “El Código Da Vinci”, una ficción que escoció en el seno de la Obra y que, para algunos analistas, la sumió en una crisis de vocaciones acentuada por la mayor popularidad de otros movimientos de la ultraderecha católica, como los Legionarios de Cristo y Camino Neocatecumenal, los numerosos ‘Kikos’. No obstante, el Opus cuenta en la actualidad con más de 80.000 fieles oficiales, de los cuales 1.750 son sacerdotes. Más de la mitad de los seguidores de la Obra, ahora dirigidos por el prelado Javier Echevarría, viven en Europa. América es la segunda fuente de militantes, con más de 28.000 individuos adscritos al grupo. Oficialmente, la prelatura es una organización “sin ánimo de lucro”, si bien su fundador recomendaba emplear lo que él llamaba “el Santo sablazo” para financiar sus “obras de caridad”; misiones orientadas casa exclusivamente al proselitismo.

– Políticos afines.

Escrivá aseguraba desde el púlpito que él no se metía en política. Sin embargo, la nómina de afiliados al Partido Popular relacionados con el Opus es extensa. Ex ministros como Federico Trillo, Juan José Lucas, Cristóbal Montoro, Margarita Mariscal de Gante, Isabel Tocino o Romay Beccaría, y otros ‘populares’ de la vieja guardia como Ana Mato o el exdirector general de la policía y actual Conseller de la Generalitat valenciana, Juan Cotino, aparecen en las quinielas de supuestos allegados al grupo. Junto a tan notorio elenco, otros partidos cuentan con sus propios “sospechosos”, como el embajador de España en el Vaticano, Francisco Vázquez, del PSOE, que ha participado en charlas para defender el compromiso con la libertad de Escrivá, y personalidades de otros grupos como CiU, UPN o EA también son simpatizantes, colaboradores o allegados a este grupo. Los mismos rumores -inevitables cuando se trata de una organización que cohabita con el secreto- situaban al propio José María Aznar como “afecto” al Opus, no en vano, sus hijos se educaron en colegios de la prelatura (excepto el pequeño Alonso, que estudió con los Legionarios) y su esposa, Ana Botella, es sobrina del supernumerario José Botella.

En más altas esferas suele recordarse la larga relación entre la Obra y la casa real. François Normand recordó en su libro “El poder del Opus” que el rey Juan Carlos tuvo como preceptor a un miembro de la Obra, Anael López Amo, así como el apoyo del Opus durante el proceso de sucesión de Franco. Un sacerdote de la prelatura, Federico Suárez, fue capellán de la Zarzuela, y otro miembro, Álvaro del Amo, fue el encargado de la educación del príncipe Felipe. La amistad de la secretaria personal de la reina, Laura Hurtado de Mendoza, que pertenece al Opus, con la periodista Pilar Urbano pudo influir en la elección de esta última como biógrafa oficial de la Reina. La misma periodista arremetía en 1994 contra los “maricas”, las “machihembras” y los “sarasas recomidos de sida”.

– Escuelas y fundaciones.
Urbano se apresuró a explicar que el 80% de los beneficios de su biografía irían a parar a obras benéficas. Se refería a la Fundación Senara, que gestiona un colegio con el mismo nombre en el barrio de Moratalaz (Madrid), una sociedad de la prelatura que recibe, además de las donaciones de Urbano, distintas ayudas de Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, así como de las obras sociales de Cajamadrid y La Caixa.

El Opus funciona en el Estado a través de diversos grupos para la educación: Centros Familiares de Enseñanza, Fomento de Centros de Enseñanza, Fomento de Centros de Enseñanza, Attendis, Institució Familiar o el Grupo COAS entre otros. Estas sociedades se encargan de la gestión de centros privados, a los que numerosos cabildos y comunidades han cedido el usufructo de terrenos. Recientemente, la Comunidad de Madrid, gobernada por Esperanza Aguirre, otorgó a la Fundación Educatio Servanda, presuntamente vinculada con la Obra, 26.000 metros cuadrados para la construcción de un nuevo colegio en el municipio de Alcorcón. Esta fundación recoge en su web una guía práctica para la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, caballo de batalla del universo Opus junto a temas como la investigación con células madre, el aborto o la eutanasia.

La Universidad de Navarra, otra entidad sin ánimo de lucro, recibe millones de euros de financiación pública para proyectos de investigación. Asociada a la universidad navarra, está la IESE Busines’ School, escuela de negocios de prestigio internacional.

La principal vía de financiación de la Prelatura es a través de fundaciones y organizaciones no gubernamentales, así como de las aportaciones de sus numerarios, supernumerarios y allegados.

La página web “Opus Dei Awareness Network” aporta un amplio listado de Fundaciones vinculados al Opus que operan en Estados Unidos y en países como México, Argentina, Italia o Inglaterra. Como ejemplo, una de las ONGs de la Obra, Séniors Españoles para la Cooperación Técnica (SECOT) recibe fondos del Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Industria, el Instituto de Crédito Oficial o la Unión Europea, entre otros. Según Agustina López, coordinadora de Opus Libros, una web crítica con la prelatura, las ONGs del Opus “dicen que van a ayudar a los pobres de Perú y en realidad lo que hacen es abrir una escuela para captar numerarias auxiliares o dicen que ayudan a jóvenes campesinos para que tengan acceso a la educación, y lo cierto es que lo que hay detrás es un seminario para conseguir futuros sacerdotes agregados”.

– Empresas y jueces.

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron, declaró al aterrizar a su cargo que “el Opus Dei no influye para nada y dudo que haya influido (en la gestión) en l pasado”, sin embargo el vicepresidente de la entidad, Luis Hernando y Prat de la Riba, es hermano del vicario regional de la Obra. Más empresas o corporaciones importantes en cuyos organismos directivos hay o ha habido allegados al Opus son FCC, BBVA, ONO o Europa Press, y organismos como el Fondo Monetario Internacional, la Unesco, la ONU o el FBI, cuyo director durante el mandato de Clinton, Louis Freeh (miembro del Opus) organizó, entre otras operaciones, el asalto contra la secta de David Koresh en Waco (Texas).

Como señalan las fuentes consultadas, lo más habitual es que los allegados nieguen pertenecer a la Obra, salvo que sea demasiado evidente. Uno de los que ha negado su filiación es el presidente del Consejo General del Poder Judicial, propuesto por el PSOE, Carlos Dívar, que explicó durante su toma de posesión la ventaja que tenía respecto a ateos y agnósticos a la hora de juzgar: “Los católicos, obedeciendo al Papa, nunca nos equivocamos”. Otros magistrados en la órbita del Opus Dei son el ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Luis Requero (que participa activamente en actos del movimiento antiabortista), la presidente de la Audiencia de Bizkaia, Ana Iracheta, o el ex fiscal general del Estado, Jesús Cardenal.

– Cuando el verbo se hizo contante y sonante. La historia negra del Opus Dei.

La muerte de Juan Pablo I “de la que nunca se sabrá toda la verdad”, como indica Alberto Moncada, aupó al arzobispo polaco Wojtyla a la silla de san Pedro, desde la que estableció a la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei como la primera y, hasta el momento, única “prelatura personal” sobre la faz de la tierra. Este privilegio supone que los miembros laicos del Opus pueden dedicarse a labores apostólicas sin depender de las diócesis regionales. La Obra se nutre de las aportaciones de los numerarios (eternos solteros que no tienen dinero para sus gastos personales), los supernumerarios que habitualmente están casados, y los allegados, cercanos o simpatizantes, que aportarían aproximadamente el 10% de su salario y gran parte de su testamento a cambio de guía espiritual.

En octubre de 1928, pergeñado por el sacerdote José María Escrivá tras una propuesta del mismo dios, nace el Opus Dei, que desde el inicio se establece como una organización anticomunista, misógina y de un oscurantismo manifiesto. Tras su periplo fascista, el régimen de Franco encuentra en la Obra un aliado que le ayuda a gestionar el período de autarquía por medio de varios ministros: los más famosos, los López (López Bravo y López Rodó). En 1969 12 de los 19 ministros del régimen eran miembros del Opus. Las muertes de Carrero Blanco, del propio Escrivá y de Franco restan parte de su influencia política al Opus que, no obstante, mantiene su influencia financiera gracias a los banqueros Rafael Termes y Luis Valls y su poder en el Vaticano por medio de Joaquín Navarro Valls, portavoz del Estado papal hasta 2002 (año de la canonización de Escrivá).

El “rescate” del Papa Juan Pablo II de manos de sus acreedores polacos por medio de la red financiera tejida en torno a la Fundación Limmat evidenció la pericia de los “banqueros del Opus” en materia de maquillaje financiero. Pese a que la organización se ha visto sacudida por escándalos como los de Rumasa, Matesa o Gescartera, el Opus ha salido sin mayor perjuicio dado que las aportaciones a la Obra no constan en ningún libro oficial. Según señala François Normand, en su libro “El poder del Opus Dei”, la estrategia actual de este grupo consiste en infiltrarse en organización como la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico (OCDE), Naciones Unidas (ONU), en la Unesco o el Parlamento Europeo. En 1997, el Gobierno belga incluyó al Opus Dei en una lista de sectas por su carácter “integrista y elitista”.

– Entrevista a Alberto Moncada, autor de “Historia oral del Opus Dei”: “Todo el dinero del Opus Dei es dinero negro”.

Moncada reconoce que meterse con el Opus Dei “es un deporte” aunque hoy prefiere dedicar el tiempo a su trabajo como presidente de Sociólogos Sin Fronteras.
Moncada estuvo en la Obra durante los ’50. Ahora califica al Opus “como una extraña secta civil que controla a sus miembros solteros hasta límites inverosímiles”. Considera que el Opus no influye en la vida política tanto como lo hizo durante las dictaduras de Franco en España o Pinochet en Chile o como lo viene haciendo la Conferencia Episcopal desde las legislaturas de Aznar.

– ¿Ha entrado el Opus en un período de recesión?

– Me da la sensación de que la gente está abandonando el Opus en desbandada. Hay una contradicción entre una primera generación cercana al poder y lo que pasa en la actualidad, que es un poder limitado que se concentra en la red de colegios que tiene. Yo le doy mucha importancia a sus centros de formación empresarial. Aparte del de Barcelona [IESE], hay en México, en Nafarroa, etc. Estos colegios han sabido dar con ese tipo de gestor neoconservador, capitalista a ultranza y muy legal que interesa a las empresas. Luego están las profesiones más conservadoras, por ejemplo la judicatura, donde hay personajes especialmente conservadores que son un trozo de Opus. Ese tipo de fundamentalismo funcionó muy bien con el Papa polaco, que les hizo muchos favores, como crearles esa independencia de los obispos territoriales o la ‘turbocanonización’ de Escrivá. Ahora ya no está tan claro, porque este Papa ya no es tan amigo.

– ¿Por qué dice que es una secta y no un grupo católico más?

– Como secta, es un grupo cerrado, donde no hay democracia interna, en la que los miembros están totalmente subordinados a lo que dice el superior. Evidentemente, la mayoría de los observatorios de sectas ya lo tienen clasificado como tal. A medida que la gente se informa, se va limitando su alcance.

– ¿Les han afectado las últimas películas críticas?

– La situación de las mujeres en el Opus es muy siniestra y eso es lo que aparece en “Camino”. Es un reflejo muy bueno de lo que es el fanatismo, de cómo cogen a una niña y la manipulan hasta su muerte. En cuanto a la respuesta del Opus, ahora han sido más listos: se han callado, han puesto a la familia de la niña a dar la cara, pero ellos se han inhibido. Han aprendido del error que tuvieron con “El código Da Vinci”.

– ¿Sólo hay gente de derechas en el Opus?

– Ellos no han inventado nada, simplemente cogen el Concilio de Trento y lo aplican hasta las últimas consecuencias. Son muy poco amigos de luchar contra los pecados del dinero: hay gente del Opus muy sinvergüenza, siempre la ha habido, pero eso se perdona. Se obsesionan por lo que tiene que ver con la obediencia, con el sexo, es decir, con la moral tradicional. Han tenido varios escándalos financieros, ahí está Ruiz Mateos, por ejemplo, que tuvo problemas porque dijo que había dado dinero para salvar al Papa Juan Pablo II. Ellos no quieren que se diga nada de la contabilidad del Opus. Por ejemplo, todo el dinero del Opus es negro. Alguien del Opus tiene la obligación, como casado, de dar el 10% de sus ingresos. Pero nunca les dan un recibo. Tienen una contabilidad falsa: lo que ganan no va al fisco. El Opus es un paraíso fiscal.

– Itinerario de captación (Agustina López de los Mozos).
(Agustina López de los Mozos es la coordinadora de la página web Opus Libros (www.opuslibros.org)).

Actualmente la mayoría de las vocaciones de numerarios o numerarias que llegan a la prelatura provienen de los colegios de enseñanza media promovidos por la prelatura. Y, por lo general, son niños que anteriormente llevaban años como “socios” de los clubes infantiles familiares, promovidos en el entorno de la prelatura. Son escasas las vocaciones de numerarios entre universitarios y personas maduras: entre otras razones porque el afán de obtener “resultados proselitistas inmediatos” ha llevado a que los directores se hayan interesado por objetivos aparentemente “más rentables”. Así, en los últimos lustros, se han centrado en los estudiantes de enseñanzas medias y en los de enseñanza primaria. Como el Código de Derecho Canónico no permitía ninguna incorporación hasta los 18 años, se acudió al subterfugio de crear la figura del aspirante a fin de tramitar “peticiones de admisión” sin validez canónica. No había más razón que el hecho de que fue el fundador quien estableció ese mínimo.

Desde el momento de su petición se les trata como “personas de la Obra” a todos los efectos: obligación de asistir a los medios de formación, disponibilidad, encargos, participación en las reuniones de familia, etc. Y se les va inculcando el espíritu de sumisión a los directores como portavoces de la “voluntad divina”. No pocas veces se hace esto en contra del parecer de sus padres.

Se comienza por atraer niños a los clubes familiares donde aquéllos encuentran un ambiente grato que les ayuda a ocupar bastantes de sus ratos libres en “actividades de formación”: esto es, se resuelve ahí el ocio de los pequeños, que siempre es un problema para los padres. Es en el club donde esos niños toman contacto con fieles numerarios o agregados que los superan en edad, en preparación y en experiencia vital. Éstos saben ganarse sus voluntades, su “amistad”, y tantas veces su admiración. Saben entretenerlos, ayudarlos en sus tareas, también “adoctrinarlos” en el bien, al tiempo que les hacen sentirse “mayores”.

(fuente: Diagonal, 27 de noviembre de 2008, pág. 34-35)

la signatura -la dación en pago

Todas las formas están proporcionadas y son analógicas a la idea que las hadeterminado; son el carácter natural, la signatura de esa idea, como dicen los magistas, y desde quese evoca activamente la idea, la forma se realiza y se produce.

Votos

Quantcast

Desoyendo el millón cuatrocientas mil firmas de la Iniciativa legislativa popular, el Partido Popular y el Gobierno no aprobarán la dación en pago para la liquidación de las deudas hipotecarias

—————
Señores, se va cerrando el círculo.

Hace unos días hablábamos de las conexiones malayas del Banco Popular (Opus Dei) y del BBVA (Manuel Herrando y Prat de la Riba)

Hoy toca ver las interesantes relaciones entre la familia Millet (el chorizo catalán) con el Banco Popular y el Opus.

Ellos se crían y la Mierda los junta.

Les presentamos al padre del Felix Millet que ustedes conocen:

Fèlix Millet i Maristany

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Fèlix Millet i Maristany (Barcelona, 1903-1967) Financiero, mecenas y promotor cultural catalán. Era hijo del industrial algodonero Joan Millet i Pages y sobrino del cofundador del Orfeon catalán, Lluis Millet. Trabajó siempre en el sector de seguros. En 1932 fue presidente de la Federació de Joves Cristians y director del diario El Matí, próximo a UDC. Cuando estalló la Guerra Civil vio amenazada su vida y se marchó de Cataluña. Se instaló en Burgos, colaborando con el ejercito franquista. En 1943 fundo Benéfica Minerva, que se dedicaba clandestinamente al mecenazgo catalanista. En 1947 fue secretario de la comisión Abat Oliva y en 1948 fue presidente del consejo de administración del Banco Popular y de la compañía Hispano Americana de Seguros y Reaseguros (Chasyr). En 1951 fue elegido presidente del Orfeón Catalán, desde donde impulsó la Obra del Ballet Popular. En 1961 fue uno de los fundadores de Ómnium Cultural. También fundó Banca Catalana.

Fèlix Millet i Maristany – Wikipedia, la enciclopedia libre

LA BANCA ESPAÑOLA Y EL ESTADO: EL CASO DEL BANCO POPULAR, 1926-1957

José Luis García Ruiz
Universidad Complutense de Madrid

• El Grupo Millet sindicó sus acciones, pero se vio desafiado por otro grupo de accionistas procedentes de Valencia, la segunda sucursal en importancia del Banco Popular. Este grupo estuvo liderado por Juan Castellano, que se enfrentó violentamente a Millet. Es difícil saber si Castellano albergaba alguna intención secreta de entregar el Banco Popular al Banco Central del también valenciano Villalonga.

Millet era católico militante y en su ayuda acudiría el Opus Dei, en un momento en que esta organización estaba en pleno ascenso político y económico. La importancia de las redes familiares y empresariales queda probada en el caso del Banco Popular. Luis Valls-Taberner, primo de Millet, sería el directivo que, en pocos años, convertiría a la entidad en miembro del Club de los Siete Grandes.

http://www.ucm.es/centros/cont/desca…mento22944.pdf

Así esos burgueses que habían vivido directamente o en familia la entrada del nuevo catolicismo en Cataluña antes de la guerra y que habían encontrado en el alzamiento de los militares en 1936 la salvaguardia de sus intereses y privilegios, leían Camino con aprovechamiento porque encontraban en su lectura algo que les era vagamente familiar y que les había ayudado en su lucha contra el pueblo: una ideología fascista.

Fernando Valls Taberner, el marqués de Comillas, Cambó, Félix Millet Maristany, son algunos de estos prohombres catalanes.

Juan March -financiero de calibre internacional- merece ser citado aunque sólo de paso: tuvo la clarividencia de apoyar con todos sus recursos el alzamiento antirrepublicano.

Algunos grandes industriales vascos participaron de esta clarividencia autosalvadora.

Entre todos estos capitalistas católicos catalanes, la peripecia biográfica de Félix Millet Maristany ilustra ejemplarmente nuestra historia. En su juventud había participado en la fundación de la “Federació de Joves Cristians de Catalunya” y colaborador en el diario “El Mati”. Hacia los años cuarenta aparece como presidente del consejo de administración del que luego sería Banco Popular Español, sirviendo Millet Maristany de cabeza de puente de la penetración y control de este banco por el Opus Dei.

Opus Dei: Los tentáculos del CSIC

Youtube  :  ToimbiaPictures