El Opus Dei quiere que se retire el libro “La tercera campanada”, en


La Editorial Rambla publica el texto profético de San José María Escrivá de Balaguer denominado “La tercera campanada”. Una carta interna de 1974 dirigida a los miembros del Opus Dei en la que afirmaba ya que “toda una civilización se tambalea, impotente y sin recursos morales”. Por primera vez se ofrece uno de los textos más importantes del pensamiento cristiano del siglo XX a todo el público, con una descripción clarividente de las causas morales de la crisis de la civilización occidental. Reproducimos un extracto de “La tercera campanada” que ya se pone a la venta:
“10 Pero la humanidad actual, me diréis, no se presenta nada propicia para entender estos deseos de total dedicación a Dios. Efectivamente, el viento que corre, dentro y fuera de la Iglesia, parece muy ajeno a aceptar estos requerimientos divinos tan profundos. Personas alejadas de hecho de Jesucristo, porque carecen de fe, han ido fomentando un clima de renuncia a toda lucha, de concesiones en todos los frentes. Y así, cuando el mundo ha necesitado una fuerte medicina, no ha habido poder moral capaz de parar esta fiebre, esta organizada campaña de impudor y de violencia, que el marxismo explota tan hábilmente, para hundir aun más al hombre en la miseria.
Se escucha como un colosal non serviam! (Ierem. 11, 20) en la vida personal, en la vida familiar, en los ambientes de trabajo y en la vida pública. Las tres concupiscencias (cfr. 1 Ioann. 11, 16) son como tres fuerzas gigantescas que han desencadenado un vértigo imponente de lujuria, de engreimiento orgulloso de la criatura en sus propias fuerzas, y de afán de riquezas. Toda una civilización se tambalea, impotente y sin recursos morales.
No cargo las tintas, hijos míos, ni tengo gusto en dibujar malaventuras: basta abrir los ojos y, eso sí, no acostumbrarse al error y al pecado. Un lamentable modo de acostumbrarse ha ocasionado la petulancia de algunos eclesiásticos que —posiblemente para encubrir su esterilidad apostólica— llamaban signos de los tiempos a lo que, a veces, no era más que el fruto, en dimensiones universales, de esas concupiscencias personales. Con ese recurso, en lugar de imponerse el esfuerzo de averiguar la causa de los males para ofrecer el remedio más oportuno y luchar, prefieren claudicar estúpidamente: los signos de los tiempos componen la tapadera de este vergonzoso conformismo.

11 ¿Qué remedios emplearemos nosotros, cuando abunda tanta facilidad para desvariar? Hijos míos, inactivos no vamos a quedarnos. Equivaldría a desertar. El procedimiento primero se basa en la santidad individual. Es hora de exigencias en la conducta. Cada uno debe considerarse personalmente comprometido a responder con generosa fidelidad a la vocación recibida. No hemos de aflojar en el cumplimiento de nuestras Normas de piedad, si queremos aportar algún auxilio contra estos males. Hemos de luchar por guardar los sentidos, para que la presión de toda una sociedad cargada de erotismo no debilite la finura de nuestra vida casta; ni hemos de abrir la mano tampoco en las lecturas, aunque se lancen a diario, llenando kioskos y librerías, quintales de basura contra la fe y contra la moral.
Hay que pelear y resistir, hijos, no cabe más solución que ir contra la corriente, ayudándonos a mantenernos fieles y atribuyendo mucha importancia aun a lo más insignificante, en el ejercicio cotidiano de las virtudes. No existe nada de poca categoría: un abandono, en algo que se nos antoja de escasa monta, puede traer detrás una historia desagradable de traiciones. No os fiéis, pues, de vosotros mismos, aunque pasen los años. Mirad que lo que mancha a un chiquillo mancha también a un viejo.
Velad, para individuar con prontitud el menor síntoma de flojera en la lucha. Así no nos dejaremos dominar por una mentalidad y una norma de conducta ajenas a las enseñanzas de Jesucristo. Todo tiene su trascendencia. Mirad que el demonio pretende engañar y sugestiona, argumentando que tal o cual detalle no lesiona ni la fe ni el camino y, si uno se deslizara por esos pequeños abandonos, acabaría perdiendo el camino y la fe. Atentos, hijas e hijos de mi alma, que el diablo no para, y todos arrastramos concupiscencias y pasiones.

12 En esta última decena de años, muchos hombres de Iglesia se han apagado progresivamente en sus creencias. Personas con buena doctrina se apartan del criterio recto, poco a poco, hasta llegar a una lamentable confusión en las ideas y en las obras. Un desgraciado proceso, que partía de una embriaguez optimista por un modelo imaginario de cristianismo o de Iglesia que, en el fondo, coincidía con el esquema que ya había trazado el modernismo. El diablo ha utilizado todas sus artes para embaucar, con esas utopías heréticas, incluso a aquellos que, por su cargo y por su responsabilidad entre el clero, deberían haber sido un ejemplo de prudencia sobrenatural.
Resulta muy significativo que —quienes promovían todo este fenómeno de desmejoramiento— solían escamotear las exigencias cristianas de reforma personal, de conversión interior, de piedad; para abandonarse, con un obsesivo interés, a denunciar defectos de estructura. Entraban ganas de clamar, con el profeta, scindite corda vestra et non vestimenta vestra (Ioel II, 13): ¡basta de comedias hipócritas!: a confesar los propios pecados, a tratar de mejorar cada uno, a rezar, a ser mortificados, para ejercitar una auténtica caridad cristiana con todos.
Hijos míos, curaos en salud y no condescendáis. El demonio anda rondando tamquam leo rugiens circuit (I Petr. V, 8): como un león inquieto, y espera que hagáis la mínima concesión, para dar el asalto al alma: a la entereza de vuestra fe, a la delicadeza de vuestra pureza, al desprendimiento de vosotros mismos y de los bienes terrenales, al amor de las cosas pequeñas.”
Roma, 14 de febrero de 1974.

La Tercera Campanada

,

Anuncios

capitalismo vs marxismo= china


En las últimas horas vemos como el “corrupto” y mano política del grupo Bilderberg Durao Barroso, ha lanzado un ultimátum a los gobiernos “democráticos” de Europa, “si no se implantan los paquetes de medidas de austeridad, en esos países podría desaparecer la democracia como la conocemos actualmente. No hay otra alternativa”, podemos ver la información detallada: Aquí. Hacemos un puntualización al escrito de referencia, el Marxismo fue financiado por Rockefeller y por lo tanto solo es una representación diferente del poder, la falsa sensación de poder elegir un bando) Y por lo tanto no es una visión válida al 100% de la situación real. Esta es mucho más simple (capitalismo + marxismo= nuevo modelo socio económico o Nuevo orden mundial)

En otra línea vemos al antiguo presidente de Francia Giscard D’Estaing, uno de los responsable de la construcción de la UE, en una televisión Francesa, reconoce que la crisis a sido pre-fabricada por grupos secretos y que el próximo país en caer es Francia, después de los “PIGS/cerdos en Inglés”, “P”ortugal, “I”rlanda, “G”recia y “S”pain.
O

Las economías del mundo desarrollado de occidente como Europa y EEUU continúan su imparable hundimiento mientras otras zonas como Sudamérica comienzan su desarrollo. Hay un dicho muy sabio que versa algo como lo siguiente “cuando algo se contrae es porque algo se expande”.
No obstante, algunas preguntas que asaltan de inmediato pueden ser ¿qué bondades y qué desgracias traerá el desarrollo generalizado a Sudamérica? ¿Seguirá a largo plazo los mismos nefastos caminos y modelos que Europa o EEUU?
DESPERTARES
El Gobierno de China está dispuesto a invertir hasta 10.000 millones de dólares en proyectos de infraestructuras de los países de América Latina. Y es una cuarentava parte de lo que quiere que llegue a ser en el próximo lustro el intercambio comercial con la región.
Dicha importante cifra la ofreció durante su gira por cuatro capitales sudamericanas el primer ministro chino Wen Jiabao. Así el gigante asiático “diversifica la cartera que tiene como opción en términos de inversión en los países latinoamericanos”, según opina Rubén Flores Agreda, profesor de economía en la Universidad Católica de Quito.
A su juicio, Pekín ha destacado los excelentes esfuerzos de Ecuador y Venezuela para reestructurar su economía. Toda la región ha entrado, después de un período de “aprendizaje”, en un momento importante de desarrollo, afirma el experto. Sus países “finalmente ofrecen oportunidades de inversión a distintas fuentes”. La inversión podría centrarse en los sectores hidroeléctrico, petrolero y básicamente en los de movilidad y transporte.
Pulsa PLAY:

Visita las secciones CRISIS para más información relacionada