El cabalista Bodin, israelita por convicción y católico por necesidad

El cabalista Bodin, israelita por convicción y católico por necesidad, no ha tenido otra intención en su denomonomancia de la brujería, que atacar alcatolicismo en sus obras y de cogerle los dedos —por decirlo así— en el más grande de todos losabusos de su doctrina. La obra de Bodin, es profundamente maquiavélica y hiere en pleno corazón alas instrucciones y a los hombres, a quienes parece defender.

Difícilmente se imaginaría, sin haberleleído, todo cuanto ha recogido y amontonado, en cuanto se refiere a vergonzosas y repugnanteshistorias, actos de superstición que asquean, decretos y ejecuciones de una ferocidad estúpida

¡Quemadlo todo!, parecían decir los inquisidores;

Dios reconocerá perfectamente a los suyos…!Pobres locos, mujeres histéricas, idiotas, todo, todo era quemado, sin misericordia, por el delito demagia; pero, también, ¡cuántos grandes culpables escapaban a tan injusta y sanguinaria justicial

Esto es lo que Bodin nos hace saber cuando nos refiere anécdotas del género de la que atribuye a lamuerte del rey Carlos IX. Es una abominación poco conocida y que no ha tentado todavía, al menosque lo sepamos, aun en las épocas de las más febriles y desoladoras literaturas, el verbo de ningúnnovelista. La de guindos nariz

hamlet : ya hemos dicho que esta pagina se considera cristiana y dudosamnee catolica, y por supuesto no se nos pasa por la cabeza ni tenemos fuerza para ello acabar con la igelsia atolica, ahora si creemos que necesita una renovacion

Youtube :  alternativosCL

CUPULA PP

Atacado de un mal que ningún médico podía descubrir la causa, ni explicarse a los espantososefectos y síntomas, el rey Carlos IX iba a morir. La reina madre, que le dominaba por completo yque podía perder toda su influencia bajo otro reinado; la reina madre, a quien se suponía causantede esa misma enfermedad, aun en contra de sus propios intereses, porque esa mujer era capaz detodo, de ocultas astucias y de intereses desconocidos, consultó primero a sus astrólogos respecto alRey, recurriendo luego a las más detestables de las magias. El estado del enfermo empeoraba de díaen día, hasta el punto de hacerse desesperado. En vista de esta situación quiso consultar el oráculode la cabeza sangrienta, y he aquí cómo se procedió a esta infernal operación:


http://www.lesianas.tv/famosas/catalinademedici/

Se buscó un niño, hermoso de rostro e inocente de costumbre; se le hizo preparar en secreto para su primera comunión por un limosnero de palacio; cuando llegó el día, mejor dicho, la noche delsacrificio, un fraile jacobino, apóstata y entregado al ejercicio oculto de la magia negra, al comenzar la media noche, en la propia alcoba del enfermo y en presencia únicamente de Catalina de Médicisy de sus fieles, se procedió a decir lo que entonces se llamaba la misa del diablo.Esta misa, celebrada ante la imagen del demonio, teniendo bajo sus pies una cruz invertida, elhechicero consagró dos hostias, una negra y otra blanca. La blanca fue servida al niño, a quien se lecondujo vestido como para un bautismo y a quien se degolló sobre las mismas gradas del altar,inmediatamente que hubo comulgado. Su cabeza, separada del cuerpo de un solo tajo, fue colocada,completamente palpitante, sobre la gran hostia negra, que cubría el fondo de la patena, y después

Un nuevo escándalo de pedofilia sacude a la curia romana luego de abrirse una investigación contra un ex carabinero que supuestamente organizó una red de explotación sexual infantil para ofrecerla a clérigos.

——————
llevada encima de una mesa, en la que ardían dos misteriosas lámparas. Entonces comenzó elexorcismo y el demonio hubo de ser colocado en situación de pronunciar un oráculo y de responder por la cabeza y la boca de esa cabeza, a una pregunta secreta que el rey no osaba hacer en voz alta yque ni siquiera había confiando a nadie. Entonces una voz débil, una voz extraña que no tenía nadade humana, salió de la pobre y sangrienta cabecita del pequeño mártir. «Soy a ello forzado», decíaesa voz en latín: Vim parior. A esta respuesta, que anunciaba sin duda el enfermo que el infierno nole protegía ya, un temblor horrible se apoderó de él y sus brazos se retorcieron… Luego gritó convoz ronca: «¡Alejad esa cabeza, alejad esa cabeza! », y hasta que exhaló su último suspiro no se leoyó decir otra cosa. Aquellos de sus servidores, que no habían sido confidentes del afrentososecreto, creyeron que el rey se hallaba perseguido por el fantasma de Coligny, y que creía ver constantemente la cabeza del ilustre almirante; pero lo que agitaba al moribundo, no era ya unremordimiento, sino un espanto sin esperanza y un infierno anticipado.

¿

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s