La Guerra Contra el Terror ha Terminado

Santo Tomas ha dicho: Una cosa no es justa porque dios la quiera, sino que dios la quiere porque es justa Santo Tomás hubiera deducido lógicamente todas las consecuencias de tan hermoso pensamiento, habría encontrado la piedra filosofal, y, en vez de limitarse a ser ángel de la escuela,habría sido el reformador.Creer en la razón de Dios y en el Dios de la razón es hacer el ateísmo imposible. Son los idólatraslos que han hecho los ateos.

Cuando Voltaire decía: «Si Dios no existiera, habría que inventarle»,sentía más bien que comprendía la razón de Dios. ¿Existe realmente Dios? Nosotros no sabemosnada, pero deseamos que así sea, y por eso creemos en su existencia. Formulada así la fe, es una ferazonable, porque admite la duda de la ciencia y, en efecto, no creemos más que en las cosas quenos parecen probables, aun cuando no las conozcamos. Luego no es a semejante personas a quienesla piedra filosofal ha sido prometida

Imágenes realistas de personajes fallecidos han hecho apariciones en fiestas privadas y conciertos. ¿Qué tecnología está detrás de estos milagros? Ya te lo digo yo , la tecnología se llama proyecto rayo azul (blue beam).


Seguir leyendo en BBC Mundo

http://periodismoalternativoblog.wordpress.com/category/el-proyecto-blue-beam/

.Los ignorantes que han desviado el cristianismo de su camino, sustituyendo a la ciencia por la fe, ala experiencia por el sueño, a la realidad por lo fantástico; los inquisidores que, durante siglos ysiglos declararon a la magia una guerra de exterminio, sólo lograron cubrir de tinieblas losdescubrimientos del espíritu humano, de tal modo, que hoy marchamos tanteando para volver aencontrar la clave de los fenómenos de la naturaleza. Ahora bien, todos los fenómenos naturalesdependen de una sola e inmutable ley, representada por la piedra filosofal y, especialmente, por suforma simbólica, que es el cubo. Esta ley, manifestada en la Cábala por el cuaternario, habíasuministrado a los hebreos todos los misterios de su tetragrama divino. Puede, por tanto, decirse,que la piedra filosofal es cuadrada en todos sentidos, como la Jerusalén celeste de San Juan, y queen un lado llevan escrito el nombre dedmlyy en otro el de Dios; sobre una de sus faces, el de

El misterioso comienzo de la civilización en Sumer, hace casi seis mil años, estuvo acompañado por su igualmente repentina y misteriosa desaparición.
Las circunstancias que rodean esta desaparición son generalmente barridas por los libros de historia general. Nos dicen que esta magnífica civilización engendra un rival en el igualmente misterioso imperio acadio vecino, y que alrededor del año 2000 A.C., tanto los sumerios como los acadios desaparecieron sin ninguna razón en particular.
En 1985, Zecharia Sitchin presentó un escenario creíble para el uso de armas nucleares en el oeste de Sumer, en una fecha que coincidió con su misteriosa caída.
Nos ocuparemos de ese escenario en su momento, pero mientras tanto, vamos a examinar la alegación de Sitchin de que los sumerios fueron diezmados por la lluvia radiactiva nuclear. La evidencia está contenida en varios textos, conocidos como “lamentaciones” sobre la destrucción de varias ciudades sumerias.
Las siguientes traducciones han sido publicadas por el experto más destacado en Sumer, el profesor Samuel Kramer.
En la tierra [Sumer] cayó una calamidad, una desconocida para el hombre;
una que nunca se había visto antes,
uno que no podría ser soportada.
Una gran tormenta del cielo…
Una tormenta aniquiladora de la tierra…
Un viento maligno, como un torrente…
Una tormenta arrasadora unida por un calor abrasador…
De día se privó a la tierra del brillante sol, por la noche las estrellas no brillaban…
La gente, aterrorizada, casi no podía respirar;
el viento maligno les agarró, no les concedió otro día …
Las bocas estaban empapadas de sangre, las cabezas se revolvían en sangre…
El rostro se tornó pálido por el Viento Maligno.
Esto causó que las ciudades fueran desoladas, las casas se volvieron desoladas;
los establos se volvieron desolados, los redileas fueron vaciados …
Hizo que los ríos de Sumer fluyeran con agua que es amarga;
sus campos de cultivo crecieron con malas hierbas, sus pastos crecían plantas marchitas.
La naturaleza del desastre fue tal que hasta los Dioses eran impotentes para resistirla.
Una tablilla llamada El lamento de Uruk afirma:
Así, todos sus Dioses evacuaron Uruk, se mantuvieron alejado de ella, se escondieron en las montañas, escaparon a las distantes llanuras.
En otro texto, llamado El lamento de Eridu, Enki y su esposa Ninki también huyeron de su ciudad Eridu:
Ninki su gran dama, volando como un pájaro, dejó su ciudad… El Padre Enki se quedó fuera de la ciudad… Por el destino de su perjudicada ciudad lloró con amargas lágrimas.
Numerosas tablillas sumerias con lamentos han sido encontradas y traducidas en los últimos cien años, cubriendo Uruk, Eridu, Ur y Nippur.
Estas tablillas sugieren que todas las ciudades simultáneamente experimentaron el mismo fenómeno. Sin embargo, no hay ninguna mención de guerra – un tema en el que los cronistas sumerios estaban muy familiarizados. Por el contrario, el desastre no apareció como una destrucción sino como una desolación.
Un erudito, Thorkild Jacobsen, concluyó que Sumer no había sido golpeada por invasores, sino por “grave catástrofe “, que fue “realmente muy desconcertante”. Según se cita más arriba, lo que golpeó las ciudades sumerias fue un “mal viento” que llevó la muerte como un invisible “fantasma” que “nunca había sido visto antes”.
No es de extrañar que una lluvia radiactiva nuclear ha sido sugerida como la causa. ¿Cuáles son las alternativas? ¿Podría simplemente haber sido una enfermedad mortal sin precedentes?
Si bien esto debe permanecer como una posibilidad, las detalladas descripciones de los sumerios del agua haciéndose amarga, la gente con arcadas de sangre, y el efecto en animales como en humanos, sugiere que esto no fue cualquier tipo de enfermedad que conocemos hoy en día. Por otra parte, varios textos de lamentaciones, como el citado anteriormente, se refieren a una “tormenta” que acompañó al “fantasma” invisible.
Los que han experimentado la lluvia radioactiva invisible de una explosión nuclear seguramente no pudo encontrar mejores términos para describirlo. Vamos ahora a revisar la evidencia de esa explosión.
.bibliotecapleyades.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s