El movimientoes el resultado de una preponderancia alternada.

El equilibrio es la resultante de dos fuerzas. Si las dos fuerzas son absolutamente y para siempreiguales, el equilibrio será la inmovilidad, y por consiguiente, la negación de la vida. El movimientoes el resultado de una preponderancia alternada.La impulsión dada a uno de los platillos de una balanza determina necesariamente el movimientodel otro platillo. Los contrarios obran así sobre los contrarios, en toda la naturaleza, por correspondencia y por conexión analógica.

El último informe Fulford aclara que la facción positiva de los servicios secretos, polícías y militares estadounidenses y planetarios ha sido quien no sólo ha liberado la información que desnuda la película “Atentado en la maratón de Boston” sino que un operativo del MI6 avisó de lo que iba a pasar a la embajada de Australia en Tokio, haciendo que el gobierno en la sombra tuviera que cambiar su inicial línea argumental (el culpable iba a ser un ultraderechista yanqui) por los pobres desgraciados chechenos que se han “comido el marrón” (Dios se apiade de ellos). Continue reading ‘Fulford confirma que la mentira del atentado de Boston fue reventada “desde dentro”’

La vida entera se compone de una aspiración y de un soplo; la creación es la suposición de unasombra para servir de límite a la luz; de un vacío, para -servir de espacio a la plenitud del ser; de un principio pasivo fecundado para apoyar y realizar el poder del principio activo generador.

 


EHABILITACIÓN DEL PATRIOTISMO

23 – I – 33
Primer principio unitivo.- Protesta y regeneración. El padre del nacionalismo español.
La unidad es el fin del Estado.
La unidad es la grandeza de la nación.
La unidad es la salud del pueblo.
Si bien lo miramos, el exponente de bienestar y grandeza de un Estado ha sido siempre el grado de unidad de sus componentes en lo territorial-político, en lo político-ideológico, en lo social, en lo religioso. Ni existe para otra cosa más principal el Estado que para labrar y mantener esa unidad, facilitando y aun obligando a la sociedad a extraer de la acción armónica de sus miembros el mayor bien posible para el mayor número posible.
Son ideas estas vulgares, pero son las que más comúnmente se ignoran o desprecian por pedantería intelectual de los políticos que construyen sus triunfos con la ruina de todo lo que une y fomento porfiado de todo lo que separa.
Si fuese nuestro objeto desenvolver en estos trabajos ideas más o menos adquiridas en los tratados de ciencia política o pretendiéramos componer uno nuevo, sería nuestro deber extendernos sobre el fundamental tema de la unidad en el Estado y por el Estado, cotejando doctrinas y manejando autores. Como no pretendemos hacer ciencia política, sino orientar a nuestra juventud nacionalista en forma al mismo tiempo acelerada y suficiente, hacemos aquí punto en la enunciación más que explicación del principio superior de nuestra religión política: la UNIDAD.
Trabajando en la cantera mental de la UNIDAD para extraer el ideario de la nueva política, surge como piedra angular del edificio en proyecto una afirmación que ha de colocarse en el lugar de mayor prestigio: la Patria. Este es el primero y mayor ideal unitivo.
Al nuevo movimiento le incumbe rehabilitar el patriotismo dotándole de contenido útil y de poder dinámico.
Nada tan decaído y falsificado como el patriotismo. Militaba contra el concepto vigoroso de la Patria una intelectualidad “europeizante” sometida sin pudor a las normas traidoras de la cultura enemiga. Y frente a esos traidores, germanizados, afrancesados, masones y judaizantes que hoy se relamen en las orgías de su siniestro triunfo, musitaba sus voces claudicantes una burguesía materializada, recostada a los pies de una aristocracia sin honor.
¿Qué nos han enseñado a nosotros, jóvenes amigos, de la Patria? ¿No es cierto que apenas ocupan en nuestro entendimiento el ancho lugar que a ella debe estar dedicado, absurdos preconceptos de la infancia? Quien más, quien menos, se figura a la Patria como un conjunto estampado de gritos, recuerdos y colores; mezcla insulsa de ecos de marcha, colores de bandera fríamente sentida y uniformes de soldados del sesenta.
Apenas si las glorias antiguas vienen sirviendo a nuestros católicos y a escritores “de la buena prensa”, para trazar unas lacónicas disertaciones, en que lo corriente es “descubrir” con alguna timidez, nuestra grandeza histórica.
Se ha convenido tácitamente en que el ideal de la Patria es aquí una gloria de museo, posiblemente hermosa pero inútil para vivir en la calle y saludar con sus enseñanzas al porvenir.
Nuestra revolución, camaradas de la Nueva España, debe erguir con denuedo un patriotismo robusto de fe y henchido de afirmaciones constructivas. Será como una protesta lo más airada y tenaz contra los inauditos crímenes anti-españoles del Estado antinacional; pero será también una revolución a fondo contra la pérfida deserción de los “europeizantes” de todas la épocas, y el cobarde consentimiento de la sociedad conservadora hundida en un positivismo sin alma.
Basta ya de incultas humillaciones ante el decadente prestigio de la civilización comercial extra-española. Basta ya de ser considerados como el arrabal pintoresco y disparatado de Europa, al que se brinda una protección envuelta en desprecio y al que se facturan todas las ideas y personajes indeseables para gozarse en el ridículo de nuestras piruetas imitatorias. Basta de calumnias mansamente tragadas y de lecciones malignas de pseudo-cultura.
La juventud nacionalista revolucionaria debe expulsar a los estómagos insaciables y a las gargantas huecas de tanto charlatán encumbrado, de los bastardos que han hecho su fortuna política sobre la ruina del patriotismo. Porque ellos representan y sirven sacrílegamente, desde los puestos superiores, el odio histórico de los enemigos y la práctica negación de la España libre.
Mas el patriotismo inteligente y serio de la nueva política no limitará su virtud a la protesta ni reducirá sus efectos a la lucha contra los traidores. Este es el valor negativo, parte importante por su eficacia purificadora, por su poder de lucha, pero no suficiente.
El nacionalismo racional, el culto a la Patria, ha de ser sobre todo rico en influencias constructivas. Nada menos que la resurrección de la cultura hispana hasta alturas donde todo el mundo tenga que contemplarla y la restauración económica del país, deben brotar irresistiblemente del patriotismo nuevo.
Tenemos una nación grande por su suelo, incomparable por su belleza varia, fuerte por el ingenio nativo de la raza, sólida todavía por el cemento cristiano de la familia y los antiguos hábitos de la lealtad. Hay  millones de españoles de lengua y de raza que tienen derecho a una proyección renacentista, salvadora, de la cultura hispana. Son, por tanto, deberes de Imperio, los que España conserva, y la juventud nacional que entre en la lid de la nueva política vendrá seriamente resuelta a llenarlos.
Ved aquí someramente indicadas y pidiendo una continuación que procuraremos realizar, algunas propiedades del patriotismo serio y revolucionario que debe iluminarnos. No caeré en la simplicidad de suponer que han faltado en la lamentable etapa de la decadencia del patriotismo quienes altamente le han representado y aun interpretado con facultades geniales. Bastará nombrar a Menéndez y Pelayo para sentir el aliento del genio animando las ideas salvadoras de que el nacionalismo resurgente debe nutrirse.
Junto al genio de la cultura hispana, el nacionalismo español puede sentirse patrocinado por una figura cuya grandeza se mide con ventaja entre los fundadores de nacionalismos hoy triunfantes en Europa. No necesitamos modelos de fuera para empezar con un orientación, vasta hasta lo monstruoso, atinada hasta rozar con lo divino, honrada como ninguna y sabiamente cristiana.
Menéndez y Pelayo es el padre del nacionalismo español revolucionario
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s