Corinna es la amante que quería ser reina y la que iba a recoger las comisiones del Borbón a Kuwait, Qatar y Arabia Saudí.

http://www.ivoox.com/organizaciones-criminales-estatales-polinomia-04-03-2013_md_1836161_1.mp3

Enrique de Diego.-Voy a hablar claro, como es mi estilo y como ha sido el de nuestros ancestros hasta esta etapa de degradación, miseria moral y lacayismo: el rey Juan Carlos es un corrupto que nos ha vendido al integrismo. Corolario menor, en el que no me voy a extender: Corinna es la amante que quería ser reina y la que iba a recoger las comisiones del Borbón a Kuwait, Qatar y Arabia Saudí.

Cuando a comienzos de 2011 publiqué “La monarquía inútil” sabía, era consciente de que rompía un tabú de cuatro décadas, abría la veda y acababa con la monarquía. Es mi mérito y me siento muy orgulloso de ello, a pesar de los pesares. También era consciente de que iba a ser perseguido y condenado al ostracismo, pero era fundamental asumir la responsabilidad de avisar a mis compatriotas que el epicentro de todos los males que asolan a la sociedad, el jefe de la casta parasitaria, el que la montó en una abrumadora compra de voluntades y estómagos agradecidos y el mayor corrupto de la nación –y la putrefacción en las sociedades empieza, como en los peces, por la cabeza- es Juan Carlos de Borbón. Era también fundamental denunciar que esa corrupción se perpetra al servicio de las petromonarquías integristas y especialmente de Riad y La Meca, con toda la gravedad y la traición que ello implica.

Era consciente de que con “La monarquía inútil” se abría la veda y eso representaba el fin, el principio del fin de la monarquía y ese engendro del juancarlismo porque ni el monarca, ni la falsa familia real, rota desde 1975, puro posado, ni el sistema que se sustenta sobre el rey –y le dio el título legal, porque no es mi rey, soy republicano, y Juan Carlos es la estricta indignidad nacional, el mal con ausencia de todo bien- iban a ser capaces de soportar el escrutinio de la opinión pública, de la verdad sin tapujos. Abrir la veda es abrir una senda por la que luego otros transitan, con los riesgos que ello conlleva. Es el problema de los pioneros o de los atalayaderos, como se decía en los tiempos medios. Y esos riesgos llegaron de inmediato, conminado furibundamente a callarme. Tan consciente de que los medios han funcionado con una espesa censura lacaya que recurrí a la publicación de un libro en la editorial que yo había puesto en marcha y que con “La monarquía inútil” alcanzó todo su sentido de aventura de libertad. Antes de publicarlo, me entrevisté con Jesús Cacho para sugerirle que debía culminar su obra con un libro sobre la corrupción de Juan Carlos, pero no estaba dispuesto, se había acomodado al sistema, así que asumí la tarea.

Durante años, Corinna actuó de enlace entre el rey Juan Carlos y la Casa Real saudí.

Durante años, Corinna actuó como representante del rey Juan Carlos ante la corrupta Casa Real saudí.

Durante cuarenta años no se ha informado de nada que pudiera perjudicar a Juan Carlos para mantener los privilegios de toda una casta de políticos, banqueros, empresarios del pelotazo y la comisión, periodistas cortesanos. Se ha ocultado la verdad, se ha mentido. Han mentido el Borbón y su disfuncional familia. Eso es muy grave para los medios de comunicación o incomunicación españoles, que han engañado literalmente a la sociedad española y que han llegado a la impostura de presentar a la familia real como ejemplar. Tanta mentira y tanta ocultación porque todo el sistema de la corrupción y el expolio pivota sobre el monarca; todo el expolio de las preferentes, todas las burbujas de la corrupción, todo el hundimiento de las clases medias a manos de una jauría de depredadores codiciosos se fundamenta en el falaz prestigio de la monarquía, en la mitología servil hacia un Juan Carlos que ha sido un desastre sin paliativos para España, de una frivolidad exasperante y de un aventurerismo irresponsable enervante.

Ante esta gran denuncia, que representa echar abajo toda la mitología de la transición como proceso heroico y benefactor, casi parece menor que explicara en “La monarquía inútil” que el 23-F fue un autogolpe monárquico por encargo de Juan Carlos, cuyo efecto más visible fue la decapitación del Ejército como institución.

Ahora, abierta la veda, con el elogiable celo de honradez de un juez casi anónimo, José Castro, con el caso Urdangarín, andan todos echando carreras mareados como patos, desde los lacayos de argumentario hasta las marujonas del corazones, sin atreverse, con todo, en entrar a fondo en la cuestión. Juan Carlos lleva toda la vida cobrando una comisión de cada barril de petróleo que viene de las petromonarquías. Esa fue una decisión que se adoptó el mismo día de la sesión de las Cortes en que es no se sabe qué muy bien, pero que empieza a reinar, en el despacho de José María de Areilza, en la Plaza de la Lealtad, número 2, por una veintena de patricios monárquicos, que deciden que Juan Carlos debe tener una importante fortuna para que esté tranquilo y que lo deben pagar los contribuyentes. A esa reunión asistió Manuel Prado y Colón de Carvajal que fue durante décadas el hombre del maletín y la carabina del adicto al sexo Juan Carlos, al que pilló Sofía en 1975 folgando con Sara Montiel. Los españoles llevamos pagando más cara la gasolina para hacer más rico al avaricioso Borbón.

Corinna lo que ha hecho ha sido ocupar la función de Sara Montiel, la de Sofía de Grecia y la de Manuel Prado y Colón de Carvajal. Y ahora, tras tanto trajín, y tanto Botswana (cacería que pagaron los saudíes, un empresario egipcio a sueldo de Riad) anda despechada. Normal, ni tener las joyas de Victoria Eugenia le consuela, ni el collar de esmeraldas de la colección de Liz Taylor, regalos del Borbón, “tuyo siempre”. Cuando Corinna, la princesa de pacotilla y divorcio, se entrevista con el príncipe saudí Al Waleed bien Talal, de la Kingdom Holding Company, en calidad de “representante del Jefe del Estado español” y como tal se la agasaja en una recepción en su honor en el Kingdom Resort –como se indicó en nota oficial del emporio saudí- perpetra una clara asunción de funciones impropias, pero el principal culpable es su amante zarzuelero. Y a lo que va a es a velar por los negocios corruptos de Juan Carlos, que es, según la revista Forbes, la cuarta fortuna de España, con 1.720 millones de dólares.

Está publicada –también en mi libro- por el jefe del gabinete del sha de Persia la carta de Juan Carlos en la que le pide diez millones de dólares y está el caso Kio en el que, sobre la sangre de los soldados, Manuel Prado y Colón de Carvajal y su señorito, le habían estafado a la familia Al Sabah la cifra de 55.000 millones de pesetas. Tranquilo, lector, todo eso está contado con pelos y señales en “La monarquía inútil” en el capítulo “La corrupción siempre empieza por la cabeza”.

A lo que se ha dedicado Corinna es a la corrupción, al tiempo que al barraganeo. Menos rollos, lacayos, y menos ínfulas de la trepa sobre servicios gratis a España. No es la primera. Hay una larga lista de corruptos en el círculo de Juan Carlos: el citado Manuel Prado y Colón de Carvajal, Javier de la Rosa, el príncipe (de pacotilla) georgiano Zourab Tchokotua, Kasoghi, Mario Conde, que fue el banquero del monarca y tiene los documentos a buen recaudo pero no se atreve a cumplir con su obligación moral, los estafadores indultados Alberto Cortina y Alberto Alcocer –el encargado de despachar a Corinna fuera de la frontera, a la casa en Mónaco que por seis millones de euros le puso el Borbón-, Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández… No hay nadie honrado entre los amigos del monarca, porque también, al parecer, a los corruptos Dios les cría y ellos se juntan. Al margen de otras muchas cosas, si el rey es un corrupto, todo el sistema se corrompe y todos se creen –se han creído- investidos de la inviolabilidad del monarca. Y a imagen y semejanza del monarca, todos los políticos españoles se pretenden vitalicios, colocan a su familia y transmiten sus cargos a sus hijos. ¡Basta ya!

Por supuesto, es obvio, cualquiera lo puede entender, que si Juan Carlos no le hubiera abierto las puertas a Urdangarín no le hubiera recibido ni Francisco Camps, ni Jaume Matas, ni Alberto Ruiz Gallardón, ni Esteban González Pons, ni Rita Barberá, porque todos los generosos donantes del dinero del contribuyente eran -¡Oh! Casualidad- eran del PP, que en materia de corrupción es el mayor grupo mafioso de la historia de España y que en el abyecto y tú más queda muy mal parado, porque es incluso más corrupto, mucho más corrupto que el PSOE (Bárcenas ha robado mucho más que Luis Roldán). Sólo un apunte más sobre esta materia: encima de corrupto, Juan Carlos es un tacaño, porque podía dar algo de su inmensa fortuna a sus hijas, en vez de estar regalando joyas multimillonarias a su amante daneso-germana, en vez de enseñar a su yerno a vivir corruptamente del contribuyente. Y ahora ni le paga la fianza, ni la hipoteca, sin piedad ni para su hija, ni para sus nietos. Aquí no se tiene piedad con el español indefenso: Corinna vivía en El Pardo en la Colonia Mingorrubio en un pabellón o chalet de la Guardia Real. Es decir, en propiedades del Estado, con cargo al contribuyente, con escolta y protección de los servicios del Estado, que el CNI se ha dedicado durante años a tener un chalet picadero para el Borbón donde consumaba el coito. De Mortadelo y Borbón.

Todo esto está costando muy caro a los españoles en sufrimiento, miseria y hambre. Por eso publiqué “La monarquía inútil”, porque era fundamental jugármela por decencia y patriotismo. Se montaron las autonomías para que hubiera puestos para todos los políticos profesionales. Se ha convertido el periodismo en una cloaca, en un juguete roto. Pero mucho más grave: Arabia Saudí no es ninguna broma para España. Arabia Saudí es la financiadora del wahabismo y mantiene un criterio imperial del islamismo que amenaza a España, denominada Al Andalus, y que el jefe del Estado esté a sueldo de los saudíes es gravísimo. Ya está bien de eso del mejor embajador español: si sólo viaja de Marruecos a Suiza, y a Qatar, a Kuwait y a Arabia Saudí con el cazo puesto. Un detalle histórico: Juan Carlos acudió presto, el 21 de septiembre de 1992, a inaugurar la mezquita de la M-30, que se financió (2.000 millones de pesetas) y se financia con dinero saudí, y donde tuvieron su iniciación los terroristas wahabistas de la terrible masacre de Atocha el 11 de marzo de 2004. Y el wahabismo campa por sus respetos en una España que se islamiza a golpe de talonario hispano-saudí.

El sistema pivota sobre esta monarquía corrupta y corruptora y ambas tienen tan ligada su suerte, que el sistema caerá cuando la monarquía caiga, más pronto que tarde, y como Juan Carlos ya no da una –nunca la ha dado, pero antes no era público- y tiene menos credibilidad que Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas juntos, ahora andan con lo de la abdicación y lo bueno que es Felipe, que es un pavón, y saldrá mal, muy mal si lo intentan. Juan Carlos ha sido siempre un traidor: empezando por su padre, Don Juan, al que ninguneó y dejó en la estacada suplantándole, a Franco, a Adolfo Suárez, a los españoles, a Sofía de Grecia, por supuesto y con compulsión. No se votó la monarquía, se incluyó en el paquete de la Constitución, que no se sometió a referéndum, sino que se plebiscitó. En un referéndum hay opciones, en un plebiscito, sólo hay una. Y resulta que esta monarquía instaurada actualmente, por edad, la mayoría de los españoles ni la han refrendado ni la han plebiscitado y proceder a la sucesión es un trágala que carece de legitimidad y no tiene otra finalidad que mantener a la casta parasitaria y por eso quieren que abdique cuanto antes, porque esto se cae; se está cayendo sobre los españoles y se va a caer sobre ellos, porque la paciencia está agotada y está costando salir del aborregamiento de cuatro décadas, pero se saldrá. Así que es obligado un referéndum con dos opciones: monarquía o república.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s